logoIntroduzca su email y recibirá un mensaje de recuperación de su contraseña






                    




articulo

¿Somos todos iguales?

Pascual Ionata

Pues sí, somos todos iguales. Las reacciones neuronales mismas no cambian y son prácticamente idénticas en todos los individuos y en cualquier parte del mundo.
Pues sí, somos todos iguales. Las reacciones neuronales mismas no cambian y son prácticamente idénticas en todos los individuos y en cualquier parte del mundo. Sin duda hay una parte de nuestra sensibilidad que nos distingue a unos de otros, y por su puesto todos tenemos una idiosincrasia y un carácter que nos hace únicos. A esta parte de nosotros es a la que nos referimos cuando explicamos nuestras emociones y las comparamos con las de los demás. Aun así, si nos fijamos bien, se trata solo del 10% de lo que experimentamos. En cuanto al 90% restante, nuestros sentimientos y nuestras emociones nos hacen a todos iguales. Esta naturaleza universal que todo el género humano comparte ha sido olvidada por parte de muchos y ocultada por un montón de opiniones, diferencias individuales y conflictos alimentados por determinados gobernantes, por determinadas religiones, por hombres políticos, por no pocos académicos, por muchas celebridades y, por supuesto, por los omnipresentes y todopoderosos medios de comunicación. Todas estas voces nos han separado a unos de otros y nos han endurecido el corazón. Pero tenemos que hacer caso omiso de tales voces de la discordia y volver a poner de manifiesto y respetar ese inmenso océano, ese 90% de emociones que nos hacen a todos iguales. Puede ser que si lo hacemos, lleguemos a realizar aquella profética visión del gran genio Albert Einstein, el cual decía que «un ser humano es una parte de esa unidad llamada universo, una parte limitada en el tiempo y en el espacio. Hace experiencia de sí mismo, de sus pensamientos y de sus emociones como si fueran algo separado del resto, una especie de ilusión óptica de su propia conciencia que es una forma de prisión. Nuestra tarea ha de ser la de liberarnos a nosotros mismos de esa prisión ampliando la esfera de la compasión para así abrazar a todas las criaturas vivientes y a la naturaleza entera con toda su belleza».

Leer más



Política protección de datos
Aviso legal
Mapa de la Web
Política de cookies
@2016 Editorial Ciudad Nueva. Todos los derechos reservados
CONTACTO

DÓNDE ESTAMOS

facebook twitter instagram youtube
OTRAS REVISTAS
Ciutat Nuova
Unidad y Carismas