logoIntroduzca su email y recibirá un mensaje de recuperación de su contraseña






                    




articulo

Las dos conciencias ante el juez

Francisco Pantano

Cuando no tienes fe ¿Cómo reacciona un no creyente ante las pruebas de la vida? He aquí el caso de una persona que sufrió un grave problema de mobbing.
Desde que nace, toda persona va almacenando en su mente un conjunto de preceptos y valores dictados por la moral corriente, por su propia familia, por la sociedad a la que pertenece y por la religión que profesa. Todo este bagaje lo interioriza y lo estratifica de manera inconsciente, de manera que con normalidad se desatan en su mente, y sin que se dé cuenta de ello, unos mecanismos de control ante cualquier comportamiento o acción antes de que se produzcan. Así es la conciencia tal y como la entiende un no creyente, como es mi caso. Naturalmente, no siempre funciona el mecanismo de control preventivo, pues la parte peor de nosotros, esa que está estrechamente unida a los instintos animales y primordiales, siempre está dispuesta a saltarse el puesto de bloqueo que constituye nuestra conciencia. Un no creyente, dado que no puede rezar por los que sufren ni esperar que tengan algo mejor en el más allá, siente más que otros la necesidad de hacer algo concretamente, y esa exigencia nace en su conciencia. Desde que conocí el Movimiento de los Focolares, para mayor seguridad, me he dotado de una segunda conciencia, más atenta a los valores humanos que la anterior. O sea, que mi manera de actuar tiene que pasar por estos dos mecanismos de control, y aunque me lleva más tiempo, la ventaja es que de vez en cuando experimento esa desagradable y sana sensación que llamamos “remordimientos de conciencia”. En estos últimos años en vivido situaciones que han sometido a dura prueba a mis dos conciencias. En el trabajo, por ejemplo, he sido víctima de eso que llaman mobbing, o sea, acoso y maltrato solapado para obligarme a abandonar mi empleo. Yo era director de departamento en una gran empresa y de mí dependían unas veinte personas. Pero por razones que nunca me han explicado, mis superiores, algunos de los cuales tienen la presunción de considerar elementos inútiles a la gente de sesenta, como yo, me mandaron a otro departamento, en otra localidad, aunque también con la función de director. Como tenía a mi cargo a un familiar con una grave discapacidad, me opuse al traslado, y la magistratura, después de dos juicios, me dio la razón y dispuso que fuese reintegrado en mi anterior departamento. Por toda respuesta, la empresa me traspasó a la filial, me cambió las funciones y me colocó en mi viejo despacho pero sin un verdadero encargo, designando en él a otro director. Hoy tengo que compartir la silla y el escritorio con otra persona con la cual nos alternamos a lo largo de la jornada: cuando yo me levanto se sienta ella y viceversa. Y así llevamos dos años.

Leer más



Política protección de datos
Aviso legal
Mapa de la Web
Política de cookies
@2016 Editorial Ciudad Nueva. Todos los derechos reservados
CONTACTO

DÓNDE ESTAMOS

facebook twitter instagram youtube
OTRAS REVISTAS
Ciutat Nuova
Unidad y Carismas