Esta web utiliza 'cookies' propias y de terceros para ofrecerle una mejor experiencia y servicio y poder registrar el proceso de compra. Al navegar o utilizar nuestros servicios el usuario acepta el uso que hacemos de las 'cookies', puedes ver nuestra política de cookies, aquí
Política de cookies +
Editorial
Ciudad Nueva
logoIntroduzca su email y recibirá un mensaje de recuperación de su contraseña






                 

Conozca
nuestra
revista
libro
¡¡La búsqueda no ha producido resultados!!
logoBusqueda avanzada por uno o más campos










                 

¡¡La búsqueda no ha producido resultados!!
logoSu bolsa de la compra


  •        - 0 euros


  • El total de productos adquiridos es de 0 euros


                       

    Orbe, Antonio


    Se nos marchó el padre Orbe En silencio se nos marchó, como si hubiera querido aprovechar el ruido de Pentecostés para con toda discreción dirigirse a la Casa paterna donde, según san Ireneo, los invitados conversan por siempre novedades con Dios. El 8 de junio, solemnidad de Pentecostés, moría el padre Antonio Orbe. El nombre quizás diga poco a muchos, pero algunos sentimos que ese día se nos desgarraban las carnes del alma: es mucho lo que recibimos sus discípulos. Estos días se me agolpaban en la cabeza y el corazón las imágenes de mi primer encuentro con él en su sobria habitación de la Universidad Gregoriana de Roma, donde enseñó e investigó por más de cuarenta años. Alguien me había advertido de su carácter esquivo: «No te sorprenda si no te recibe». Muy pronto comprendí que mi consejero se había equivocado: me encontré con un maestro atento, extremadamente respetuoso, sobrio, riguroso, que esquivaba a los diletantes, a los que pudieran hacerle perder el tiempo, a los que no estaban dispuestos a entregarse a una larga y honda conversación con los Padres de la Iglesia. Los que tratamos con él difícilmente nos podemos avenir a llamarlo profesor; Orbe era un maestro, uno de los grandes maestros del siglo XX, que revolucionó la manera de estudiar el pensamiento teológico de los primeros siglos cristianos, hasta el punto de que sus investigaciones, tanto sobre los autores heterodoxos como ortodoxos, pueden considerarse pioneras e inevitable punto de referencia en el ámbito de la investigación patrística. Hay asuntos difícilmente superables. Hace unas semanas le escribí a un eminente profesor de París para que pronunciara en Madrid una conferencia sobre algunos aspectos del gnosticismo; a vuelta de correo se excusaba diciendo: «¿Qué podría decir en ese campo después de la investigación del padre Antonio Orbe?» Sus trabajos sobre movimientos heterodoxos, como el gnosticismo o el marcionismo, resultan sorprendentes, pero no menos importantes son los estudios que llevó a cabo sobre autores como san Ireneo de Lyon, cuya riqueza nunca se cansó de exponer y proclamar, consciente de que abría perspectivas nuevas y profundas para la teología. Alguien escribió, hace algunos años, que el padre Orbe era un don del Señor para la Iglesia de hoy, aunque el sabor de su fidelidad y novedad sólo podría ser gustado plenamente por los creyentes y estudiosos de las generaciones futuras. No le gustaban las chapuzas; era hombre de horizontes grandes. Antonio Orbe era un jesuita, de los pies a la cabeza, contundentemente fiel, a pesar de las incomprensiones, gozosa y sencillamente libre a pesar de las apariencias.«Sea usted libre; sea libre», me repitió a propósito de los asuntos más diversos: desde los científicos y académicos a los más personales. Era un hombre de Dios, a veces con alma de niño, mezcla de candidez y travesura, a veces con una finísima ironía, a veces con una ternura espiritual rayana en lo divino, pero siempre ajeno a las estrategias de poder, a los fastos eclesiásticos poco evangélicos, al carrerismo, tan poco edificante. Era un verdadero vir ecclesiasticus, un hombre de Iglesia. Todo ello respondía al trato largo, hondo y finísimo con su Señor: yo vi cómo la luz del día lo sorprendía ante el Sagrario. ¡Siempre atento y vigilante! Ahora permítanme que lo vea más vivo que nunca antes, saboreando aquellas palabras de san Ireneo que tan bien supo explicar: «La gloria de Dios es el hombre viviente. Y la vida del hombre es la visión de Dios». ¡Bendito sea Dios que agració el camino de mi vida con un hombre tan sencillo y tan grande! Juan José Ayán














    Obras del autor
    • lpatristica
    • lpatristica
    • lpatristica


    email
    Suscríbase a nuestro
    BOLETÍN DE NOVEDADES
    email
    Envíenos una sugerencia o consulta

    FORMULARIO DE CONTACTO

    Rellene el siguiente formulario indicando sus datos de contacto
    Introduzca su nombre:


    Introduzca su email:




    Texto del mensaje:


    Introduzca los caracteres que vea en la imagen

    Numeros aleatorios




    Descarga
    Descárguese nuestro
    CATÁLOGO EN PDF


    Editorial Ciudad Nueva
    C/ José Picón, 28
    28028 Madrid (España)
    info@ciudadnueva.es

    Aviso legal
    Mapa de la Web
    Política de cookies
    Condiciones de compra y devolución
    @2015 Editorial Ciudad Nueva. Todos los derechos reservados

    facebook