Esta web utiliza 'cookies' propias y de terceros para ofrecerle una mejor experiencia y servicio y poder registrar el proceso de compra. Al navegar o utilizar nuestros servicios el usuario acepta el uso que hacemos de las 'cookies', puedes ver nuestra política de cookies, aquí
Política de cookies +
logorevista

Usuario
Contraseña   
Recordar contraseña
logoIntroduzca su email y recibirá un mensaje de recuperación de su contraseña






                 

Conozca
nuestros
libros
libro

Escaparate
Enero - 2008


EN ESTE NÚMERO


Suscríbase si quiere tener acceso a la descarga de los pdf de todos los artículos.
Regístrese para poder descargarse dos artículos del número actual y tres de números anteriores al mes.

La Roldana

Clara Arahuetes


Exposición

Ser mujer y artista en el siglo XVII, todo un reto que Luisa Roldán supo afrontar en la época dorada de la cultura española. La Roldana nació en 1654 en Sevilla, en pleno Barroco. Aunque aún faltan muchos datos de su vida y su obra, sabemos que era una mujer decidida y valiente, que tenía muy clara su vocación de escultora y contaba con las cualidades necesarias para llegar a la meta que se había propuesto. Podemos imaginar que no le sería nada fácil, pues en la época en que le tocó vivir, el protagonismo de las mujeres en el terreno artístico y en la sociedad era insignificante. Les estaba vedado el acceso a cualquier profesión, ni siquiera podían elegir libremente a su futuro marido. Su única salida era el matrimonio o el convento. Sin embargo hubo mujeres que se dedicaron profesionalmente al arte en ese momento, y todas ellas tenían un punto en común: sus familias ejercieron la escultura o la pintura. El padre de Luisa, Pedro Roldán, tuvo un taller de gran prestigio en Sevilla, y en él trabajaron sus nueve hijos. De esta manera Luisa y sus hermanas pudieron acceder a la formación artística en el ámbito privado, que era el destinado a las mujeres, sin tener que ir en contra de las normas sociales establecidas. Hasta 1671, año en que contrae matrimonio y deja la casa paterna, Luisa aprendió las técnicas del trabajo en madera, piedra y barro, así como el empleo de la pintura, dorado y estofado de las imágenes. La Roldana, a pesar de la oposición paterna, contrajo matrimonio en 1671, a los 19 años, con Luis Antonio de los Arcos, aprendiz de escultor. De su etapa en Andalucía no hay documentos oficiales firmados por ella. Su actividad como escultora está incluida en las obras que contrataron primero su padre y después su marido. Las leyes de la época impedían que la mujer casada firmara documentos. A pesar de todo y en estas circunstancias, Luisa Roldán sobresalió en la escultura, primero en Sevilla y en Cádiz y después en la corte madrileña, por su destreza y creatividad, tanto en la talla de la madera como en el modelado en barro. En el siglo XVII, el centro artístico de la escultura estaba en Andalucía. Granada y Sevilla reunían en sus talleres a los artistas más destacados de la época. Los escultores sevillanos, siguiendo las normas del Concilio de Trento (1545-1563), crean imágenes que incitan a los fieles al recogimiento y la oración. En este contexto La Roldana tiene un estilo propio. Aunque hereda de su padre la técnica, la iconografía y el realismo expresivo de sus tallas en madera, realizó un nuevo tipo de escultura llena de ternura y poesía: pequeñas figuras de barro cocido y de rica policromía a las que aporta una habilidad y calidad hasta entonces desconocidas. Luisa Roldán era una artista culta, conocía los textos literarios que recogían las tradiciones artísticas y las últimas tendencias del arte en Europa a través de los grabados. A todo esto se añade la tradición barroca andaluza, a la que aporta una mayor dulzura, aprendida sin duda de modelos napolitanos a los que da su impronta personal. En el periodo sevillano, desde 1671 a 1686, colaboró con su padre en algunas obras, como en el paso de Cristo de la Exaltación, para el que la Roldana hizo los cuatro ángeles y los dos ladrones. Sobre la estatua de San Fernando de la Catedral de Sevilla, se cuenta que el cabildo rechazó la imagen terminada de Pedro Roldán; su hija Luisa la arregló aserrándola por las ingles y la cabeza, dándole más movimiento, de manera que el cabildo la aceptó creyendo que se trataba de una imagen nueva. La estancia de la artista y su marido en Cádiz, entre 1687 y 1689, es muy significativa; señala el inicio de la madurez artística de la escultora y la definición de su estilo, con una mayor expresividad y dinamismo en sus obras. Al ser restaurado en 1984 el Ecce Homo de la catedral de Cádiz, se encontró en su interior un documento autógrafo en el que Luisa Roldán se declaraba autora de esta obra, ayudada por su marido; la fecha es del 29 de junio de 1684. En el reverso del escrito, se conservan esbozos a lápiz que recuerdan la influencia académica de Murillo. Esta obra es extraordinaria; además de la realización abocetada, heredada de su padre, tiene una estética muy personal, caracterizada por el tratamiento naturalista de la anatomía. La boca entreabierta y la corona de espinas tallada en el bloque de la cabeza transmiten el dramatismo del momento. En los Santos patronos de Cádiz, Servando y Germán (1687), de gran realismo, tal vez los propios artistas sirvieron de modelo para los rostros. La Roldana habría tallado el retrato de su marido para la expresiva cabeza de san Servando, y su marido, el de Luisa para la de san Germán, de menor calidad plástica. Es de destacar el grupo escultórico que representaba La agonía de la Magdalena. En esta obra hay influencias de Bernini y Pedro de Mena. Su diseño innovador, como la manera en que el cuerpo se reclina sobre las rocas o la calavera y el libro metido entre las rocas debajo del cuerpo, anticipa las innovaciones de sus obras madrileñas y revela su habilidad para representar complejas escenas religiosas. A los treinta y siete años se instala en Madrid (1689) y vive una etapa de plenitud desde el punto de vista artístico, a pesar de los problemas económicos familiares. En el periodo madrileño alternó los trabajos de madera policromada con la realización de esculturas de pequeño formato, muy demandadas por la aristocracia para oratorios y capillas privadas. El éxito de este tipo de obras, de composiciones dinámicas y de vivo cromatismo, le procuró el reconocimiento social y artístico que ninguna mujer ha tenido en España: ser nombrada escultora de cámara en 1692 de los reyes Carlos II y Felipe V. La temática de las esculturas de barro es la exaltación de María, como Madre de Dios, representándola en escenas de su vida. Son obras que reflejan el mundo afable que en Sevilla difundió Murillo, con gran detallismo en los elementos secundarios: San Joaquín, santa Ana y la Virgen niña (1692-1706), Educación de la Virgen (1692-1706), Sagrada Familia con el Niño dando sus primeros pasos (1692-1706)… Pero La Roldana debe ser valorada además como una escultora de talla, pues tiene la maestría de los imagineros del Barroco. De esta etapa son San Miguel venciendo al demonio, encargo del Carlos II para El Escorial en 1692, y El Nazareno (1701-1705). La primera presenta una composición novedosa y muy atrevida: el arcángel es puro movimiento, dramatismo, inestabilidad en su postura. Se dice que puso su propia cara al arcángel, y al diablo la de su marido para vengarse de ciertas desavenencias conyugales. El retrato de la escultora se conserva en el libro Historia del Escorial y hay cierto parecido con el arcángel citado. El 10 de enero de 1706, la Academia de San Luca de Roma la nombró “académica de mérito”. Pocas veces se concedía este reconocimiento a artistas españoles y nunca antes a una mujer española. Como en una novela trágica, murió el mismo día que recibió el nombramiento. Luisa Roldán había triunfado en una profesión reservada a los hombres, pero murió en la miseria. Cinco días antes había firmado una declaración de pobreza, siendo enterrada en secreto en la Iglesia de San Andrés. clara.arahuetes@telefonica.net


Deja aquí tu comentario


Introduce los caracteres que ves en la imagen

Numeros aleatorios Recargar imagen





BUSCADOR
¡¡La búsqueda no ha producido resultados!!
Modos de acceso

De forma gratuita


Acceso a cinco artículos cada mes: dos de la revista del mes en curso y tres de revistas anterior, a su elección
logoIntroduzca los datos para el registro












Suscripción


Recepción de la revista en papel en su domicilio y acceso online a todos los artículos de las revistas

Solicitud de suscripción a la revista Ciudad Nueva


Rellene el siguiente formulario cumplimentando todos los datos solicitados.



Nombre


Apellidos


Dirección


Código Postal


Población




Teléfono de contacto


E-mail



Contraseña



Repita Contraseña



Suscripción anual:
España: 47 €
Otros países: 57 €

Otras suscripciones anuales:
Colaborador: 60 €
España, 5 revistas: 180 €


Forma de pago
Domiciliación bancaria
Giro Postal
Transferencia
Paypal
Pago con tarjeta


Comentario



Acepto los siguientes términos y condiciones: En cumplimiento de lo establecido en el art. 5 de la Ley Orgánica 15/1999, de 13 de diciembre de Protección de Datos de Carácter Personal, procedemos a informarle de que sus datos serán incorporados a un fichero informatizado de datos personales con fines comerciales y promocionales, incluida la publicidad por medios electrónicos que puedan ser de su interés, cuyo responsable es Editorial Ciudad Nueva con domicilio en José Picón, 28 - 28028 Madrid y tiene derecho de acceso, rectificación, cancelación y oposición de los datos que sobre usted figuren en el mismo.


Su solicitud de suscripción ha sido enviada.
Nos pondremos en contacto con usted
Muchas gracias

Enviaremos tres ejemplares a su dirección para que conozca la revista

Conozca la revista Ciudad Nueva


Rellene el siguiente formulario cumplimentando todos los datos solicitados para que podamos enviarle tres ejemplares de la revista a su dirección .



Nombre


Apellidos


Dirección


Código Postal


Población


Provincia


País


Teléfono de contacto


E-mail



Comentario




Recomiende la revista Ciudad Nueva


Rellene el siguiente formulariocon los datos de la persona a la que quiere que le enviemos tres ejemplares de la revista para que la conozca .



Nombre


Apellidos


Dirección


Código Postal


Población


Provincia


País


Teléfono de contacto


E-mail



Comentario








Editorial Ciudad Nueva
C/ José Picón, 28
28028 Madrid (España)
Aviso legal
Mapa de la Web
Política de cookies
@2015 Editorial Ciudad Nueva. Todos los derechos reservados
facebook