Esta web utiliza 'cookies' propias y de terceros para ofrecerle una mejor experiencia y servicio y poder registrar el proceso de compra. Al navegar o utilizar nuestros servicios el usuario acepta el uso que hacemos de las 'cookies', puedes ver nuestra política de cookies, aquí
Política de cookies +
logorevista

Usuario
Contraseña   
Recordar contraseña
logoIntroduzca su email y recibirá un mensaje de recuperación de su contraseña






                 

Conozca
nuestros
libros
libro

Palabra y vida
Enero - 2008


EN ESTE NÚMERO


Suscríbase si quiere tener acceso a la descarga de los pdf de todos los artículos.
Regístrese para poder descargarse dos artículos del número actual y tres de números anteriores al mes.

¿Qué importa? Amarte importa

Chiara Lubich


Palabra de vida - Enero 2008 ¿Qué importa? Amarte importa “Orad sin cesar” (I Tes. 5,17)

Palabra de vida - Enero 2008 ¿Qué importa? Amarte importa “Orad sin cesar” (I Tes. 5,17) Este año la “Semana de oración por la unidad de los cristianos” celebra su centenario. El “Octavario de oración por la unidad de los cristianos” se celebró por vez primera del 18 al 25 de enero de 1908. Sesenta años más tarde, en 1968, la Semana de oración por los cristianos la prepararon conjuntamente la Comisión Fe y Constitución (Consejo Ecuménico de las Iglesias) y el Secretariado para la promoción de la unidad de los cristianos (Iglesia Católica). Desde entonces es costumbre que todos los años, cristianos católicos y de las otras Iglesias, se junten para preparar un librito de sugerencias para la celebración de la Semana de oración. La frase, elegida este año por un amplio grupo ecuménico de los Estados Unidos, está sacada de la primera carta de san Pablo a los cristianos de Tesalónica (Grecia). Era una comunidad pequeña y joven, y Pablo sentía la necesidad de que la unidad entre sus miembros fuese cada vez más sólida. Por eso les invitaba a “vivir en paz”, a ser pacientes con todos, a no devolver mal por mal sino hacerse el bien unos a otros y a todos, y también a “orar sin cesar”, como para subrayar que la vida de unidad en la comunidad cristiana sólo es posible mediante una vida de oración. Muchas veces Jesús oró al Padre pidiendo la unidad de los suyos: “Que todos sean uno” “Orad sin cesar” ¿Por qué “orar sin cesar”? Porque la oración es esencial para la persona en cuanto ser humano. Hemos sido creados a imagen de Dios, como un “tú” de Dios, con capacidad para estar en relación de comunión con Él. La relación de amistad, el diálogo espontáneo, sencillo y verdadero con Él –esto es la oración– es por tanto constitutivo de nuestro ser, nos permite convertirnos en personas auténticas, con la dignidad plena de hijos e hijas de Dios. Creados como un “tú” de Dios, podemos vivir en relación constante con Él, con el corazón lleno de amor por el Espíritu Santo y con la confianza que uno tiene con su Padre, esa confianza que nos lleva a hablarle con frecuencia, a exponerle todas nuestras cosas, nuestros pensamientos, nuestros proyectos; la confianza que nos hace esperar con impaciencia el momento dedicado a la oración –recortado durante el día como consecuencia de otras obligaciones laborales o familiares– para ponerse en contacto profundo con Aquél que sabemos que nos ama. Es necesario “orar sin cesar”, no solamente por nuestras necesidades sino también para contribuir a la edificación del Cuerpo de Cristo y concurrir a la comunión plena y visible dentro de la Iglesia de Cristo. Este misterio podemos intuirlo un poco si pensamos en los vasos comunicantes. Cuando metemos agua en uno de ellos, el nivel del líquido sube en todos. Sucede lo mismo cuando uno reza: como la oración es una elevación del alma a Dios para adorarlo y darle gracias, análogamente cuando uno se eleva se elevan también todos los demás. “Orad sin cesar” ¿Cómo “orar sin cesar”, sobre todo cuando nos encontramos inmersos en el torbellino de los quehaceres diarios? “Orar sin cesar” no significa multiplicar los actos de oración, sino orientar el alma y la vida hacia Dios, vivir cumpliendo su voluntad, estudiar, trabajar, sufrir, descansar e incluso morir por Él. Hasta el punto de no lograr vivir la vida de cada día sin habernos puesto de acuerdo con Él. De este modo nuestro quehacer se transforma en una acción sagrada y el día entero se convierte en oración. Nos puede servir de ayuda el ofrecerle a Dios cada una de nuestras acciones, acompañándola con un “Por ti, Jesús”; o, en las dificultades, “¿Qué importa? Amarte importa”. Así lo transformaremos todo en un acto de amor. Y la oración será continua, porque el amor es continuo.


Deja aquí tu comentario


Introduce los caracteres que ves en la imagen

Numeros aleatorios Recargar imagen





BUSCADOR
¡¡La búsqueda no ha producido resultados!!
Modos de acceso

De forma gratuita


Acceso a cinco artículos cada mes: dos de la revista del mes en curso y tres de revistas anterior, a su elección
logoIntroduzca los datos para el registro












Suscripción


Recepción de la revista en papel en su domicilio y acceso online a todos los artículos de las revistas

Solicitud de suscripción a la revista Ciudad Nueva


Rellene el siguiente formulario cumplimentando todos los datos solicitados.



Nombre


Apellidos


Dirección


Código Postal


Población




Teléfono de contacto


E-mail



Contraseña



Repita Contraseña



Suscripción anual:
España: 47 €
Otros países: 57 €

Otras suscripciones anuales:
Colaborador: 60 €
España, 5 revistas: 180 €


Forma de pago
Domiciliación bancaria
Giro Postal
Transferencia
Paypal
Pago con tarjeta


Comentario



Acepto los siguientes términos y condiciones: En cumplimiento de lo establecido en el art. 5 de la Ley Orgánica 15/1999, de 13 de diciembre de Protección de Datos de Carácter Personal, procedemos a informarle de que sus datos serán incorporados a un fichero informatizado de datos personales con fines comerciales y promocionales, incluida la publicidad por medios electrónicos que puedan ser de su interés, cuyo responsable es Editorial Ciudad Nueva con domicilio en José Picón, 28 - 28028 Madrid y tiene derecho de acceso, rectificación, cancelación y oposición de los datos que sobre usted figuren en el mismo.


Su solicitud de suscripción ha sido enviada.
Nos pondremos en contacto con usted
Muchas gracias

Enviaremos tres ejemplares a su dirección para que conozca la revista

Conozca la revista Ciudad Nueva


Rellene el siguiente formulario cumplimentando todos los datos solicitados para que podamos enviarle tres ejemplares de la revista a su dirección .



Nombre


Apellidos


Dirección


Código Postal


Población


Provincia


País


Teléfono de contacto


E-mail



Comentario




Recomiende la revista Ciudad Nueva


Rellene el siguiente formulariocon los datos de la persona a la que quiere que le enviemos tres ejemplares de la revista para que la conozca .



Nombre


Apellidos


Dirección


Código Postal


Población


Provincia


País


Teléfono de contacto


E-mail



Comentario








Editorial Ciudad Nueva
C/ José Picón, 28
28028 Madrid (España)
Aviso legal
Mapa de la Web
Política de cookies
@2015 Editorial Ciudad Nueva. Todos los derechos reservados
facebook