Esta web utiliza 'cookies' propias y de terceros para ofrecerle una mejor experiencia y servicio y poder registrar el proceso de compra. Al navegar o utilizar nuestros servicios el usuario acepta el uso que hacemos de las 'cookies', puedes ver nuestra política de cookies, aquí
Política de cookies +
logorevista

Usuario
Contraseña   
Recordar contraseña
logoIntroduzca su email y recibirá un mensaje de recuperación de su contraseña






                 

Conozca
nuestros
libros
libro

Palabra y vida
Diciembre - 2007


EN ESTE NÚMERO


Suscríbase si quiere tener acceso a la descarga de los pdf de todos los artículos.
Regístrese para poder descargarse dos artículos del número actual y tres de números anteriores al mes.

Un amor abierto a los demás

Chiara Lubich


Palabra de vida - diciembre 2007 “La caridad es, por tanto, la ley en su plenitud” ( Rm 13, 10)

“La caridad es, por tanto, la ley en su plenitud” ( Rm 13, 10) Estas palabras concluyen una amplia sección de la carta a los Romanos en la que San Pablo nos presenta la vida cristiana como una vida de amor a los hermanos y hermanas. Éste es, de hecho, el nuevo culto espiritual que el cristiano está llamado a ofrecer a Dios bajo la guía del Espíritu Santo[1], que es el primero que lo suscita en los corazones. Resumiendo el contenido de esta sección, el apóstol afirma que el amor al prójimo nos hace cumplir la voluntad de Dios, contenida en la ley (es decir, en los mandamientos) plenamente, perfectamente. El amor a los hermanos y hermanas es la manera más bella, más auténtica, de demostrar nuestro amor a Dios. “La caridad es, por tanto, la ley en su plenitud” Pero ¿en qué consiste concretamente esta plenitud y perfección? Lo sabemos por los versículos anteriores en los que el apóstol nos describe las varias expresiones y efectos de este amor. Ante todo, el verdadero amor al prójimo no hace ningún mal[2] . Por tanto, nos hace vivir todos los mandamientos de Dios, sin excluir ninguno[3], ya que su primer objetivo es el de hacer que evitemos todas las formas del mal con nosotros y con nuestros hermanos y hermanas en las que podríamos caer. Además de no hacer ningún mal, luego, este amor nos impulsa a cumplir todo el bien que el prójimo necesite[4]. Esta Palabra nos empuja a un amor solidario y sensible a las necesidades, expectativas, derechos legítimos de nuestros hermanos y hermanas; a un amor respetuoso de la dignidad humana y cristiana; a un amor puro, comprensivo, capaz de compartir, abierto a todos, como nos enseñó Jesús. Este amor no es posible sin estar dispuestos a salir de nuestro individualismo y de nuestra autosuficiencia. Por esto, esta Palabra nos ayuda a superar todas estas tendencias egoístas (soberbia, avaricia, lujuria, ambición, vanidad, etc.…) que llevamos dentro de nosotros y que constituyen su principal obstáculo[5]. ¿Cómo viviremos, entonces, la Palabra de vida de este mes de Navidad? Teniendo presente las distintas exigencias del amor al prójimo a las que ésta nos llama. En primer lugar, evitaremos hacer el mal al prójimo en todas sus formas. Pondremos una constante atención a los mandamientos de Dios relativos a nuestra vocación, a nuestra actividad profesional, al ambiente en el que vivimos. La primera condición para vivir el amor cristiano es la de no ir nunca contra los mandamientos de Dios. Además, pondremos atención a lo que constituye el alma, el nudo, el objetivo de todos los mandamientos. Cada uno de ellos, como hemos visto, quiere llevarnos a un amor cada vez más alerta, más delicado y respetuoso, cada vez más concreto a nuestros hermanos. Al mismo tiempo, desarrollaremos en nosotros el espíritu de desapego de nosotros mismos, la superación de nuestros egoísmos que es una consecuencia de vivir el amor cristiano. Así, cumpliremos la voluntad de Dios “plenamente”; le demostraremos nuestro amor del modo que más le agrada a Él[6]. “La caridad es, por tanto, la ley en su plenitud” Ésa fue la experiencia de un abogado que trabajaba en el Ministerio de Trabajo: “Un día- cuenta- presenté al propietario de una empresa la denuncia de que a los obreros no se les pagaba según la normativa vigente. Después de catorce días de incesante investigación, encontré todos los documentos que corroboraban las irregularidades. Pedí a Jesús la fuerza de ser fiel a sus palabras que exigen que yo esté en la verdad y a la vez sea instrumento de su amor. El propietario, ante las pruebas, se defendió diciendo que ciertas leyes le parecían injustas. Le hice notar que nuestros errores no podían ser justificados por las incoherencias de los demás. Por la conversación que siguió deduje que tenía mis mismas exigencias de justicia e igualdad, pero se había dejado llevar por el ambiente. Al final, me dijo:”Usted habría podido humillarme y aplastarme, pero no lo ha hecho. Por esto, tengo el deber moral de volver a empezar”. Tenía un compromiso inmediato y no hubo tiempo de redactar el acto de infracción. Entonces, tomó una hoja y la firmó en blanco y me dio la prueba de que estaba dispuesto a cambiar”. Chiara Lubich [1] Cf Rm 12, 1. [2] Cf Rm 13, 10. [3] Cf Rm 13, 9. [4] Cf Rm 12, 6-8. [5] Cf Rm 12, 9-21. [6] Cf Rm 12, 2.


Deja aquí tu comentario


Introduce los caracteres que ves en la imagen

Numeros aleatorios Recargar imagen





BUSCADOR
¡¡La búsqueda no ha producido resultados!!
Modos de acceso

De forma gratuita


Acceso a cinco artículos cada mes: dos de la revista del mes en curso y tres de revistas anterior, a su elección
logoIntroduzca los datos para el registro












Suscripción


Recepción de la revista en papel en su domicilio y acceso online a todos los artículos de las revistas

Solicitud de suscripción a la revista Ciudad Nueva


Rellene el siguiente formulario cumplimentando todos los datos solicitados.



Nombre


Apellidos


Dirección


Código Postal


Población




Teléfono de contacto


E-mail



Contraseña



Repita Contraseña



Suscripción anual:
España: 47 €
Otros países: 57 €

Otras suscripciones anuales:
Colaborador: 60 €
España, 5 revistas: 180 €


Forma de pago
Domiciliación bancaria
Giro Postal
Transferencia
Paypal
Pago con tarjeta


Comentario



Acepto los siguientes términos y condiciones: En cumplimiento de lo establecido en el art. 5 de la Ley Orgánica 15/1999, de 13 de diciembre de Protección de Datos de Carácter Personal, procedemos a informarle de que sus datos serán incorporados a un fichero informatizado de datos personales con fines comerciales y promocionales, incluida la publicidad por medios electrónicos que puedan ser de su interés, cuyo responsable es Editorial Ciudad Nueva con domicilio en José Picón, 28 - 28028 Madrid y tiene derecho de acceso, rectificación, cancelación y oposición de los datos que sobre usted figuren en el mismo.


Su solicitud de suscripción ha sido enviada.
Nos pondremos en contacto con usted
Muchas gracias

Enviaremos tres ejemplares a su dirección para que conozca la revista

Conozca la revista Ciudad Nueva


Rellene el siguiente formulario cumplimentando todos los datos solicitados para que podamos enviarle tres ejemplares de la revista a su dirección .



Nombre


Apellidos


Dirección


Código Postal


Población


Provincia


País


Teléfono de contacto


E-mail



Comentario




Recomiende la revista Ciudad Nueva


Rellene el siguiente formulariocon los datos de la persona a la que quiere que le enviemos tres ejemplares de la revista para que la conozca .



Nombre


Apellidos


Dirección


Código Postal


Población


Provincia


País


Teléfono de contacto


E-mail



Comentario








Editorial Ciudad Nueva
C/ José Picón, 28
28028 Madrid (España)
Aviso legal
Mapa de la Web
Política de cookies
@2015 Editorial Ciudad Nueva. Todos los derechos reservados
facebook