Esta web utiliza 'cookies' propias y de terceros para ofrecerle una mejor experiencia y servicio y poder registrar el proceso de compra. Al navegar o utilizar nuestros servicios el usuario acepta el uso que hacemos de las 'cookies', puedes ver nuestra política de cookies, aquí
Política de cookies +
logorevista

Usuario
Contraseña   
Recordar contraseña
logoIntroduzca su email y recibirá un mensaje de recuperación de su contraseña






                 

Conozca
nuestros
libros
libro

Escaparate
Diciembre - 2010


EN ESTE NÚMERO


Suscríbase si quiere tener acceso a la descarga de los pdf de todos los artículos.
Regístrese para poder descargarse dos artículos del número actual y tres de números anteriores al mes.

CINE

José Luis Panero


«Vivir para siempre» / «The Way»

Vivir para siempre No sabíamos nada del joven director español Gustavo Ron desde su exitosa «Mia Sarah» (2006), que fue un homenaje a su abuelo, «un ser que siempre tenía mil historias fantásticas que contar y que a falta de ellas era capaz de convertir una mentirijilla en una gran historia». A sus 38 años Ron lleva a la pantalla «Vivir para siempre», rodada en inglés, adaptación de la novela de Sally Nicholls. «Vivir para siempre», distribuida por European Dreams Factory, narra la vida de un niño de once años que padece leucemia y tiene los días contados. El pequeño es consciente de que la enfermedad va a negarle muchas experiencias, pero su curiosidad es mucha y quiere saber qué se siente al fumar, qué al besar a una chica o al probar una cerveza. Así que para poner en orden sus inquietudes, decide escribir un diario muy particular. Probablemente será una de las mejores películas españolas en años. «Vivir para siempre» comparte con Isabel Coixet la misma excusa argumental de «Mi vida sin mí» (2003). Fábula esperanzadora sobre la muerte y el sufrimiento, «Vivir para siempre» cuenta con una llamativa puesta en escena y hábiles movimientos de cámara, que le dan un tono moderno, fresco y ágil a la trama, pasando de la comedia hilarante al drama kafkiano y la tragedia desgarradora, sin caer en sentimentalismos. Las preguntas que se hacen Sam y Félix sobre la existencia de Dios y el impecable tratamiento de lo trascendente, de inspiración cristiana, hacen de esta película un referente sobre el asunto, que tan sólo había tratado con elegancia Gracia Querejeta en «Héctor» (2004). Hay que aplaudir la impecable factura técnica, la fotografía y una banda sonora para goce de los sentidos. ¿Recibirá otros premios más elevados que los Goya? ENTREVISTA A GUSTAVO RON –¿Por qué esta película en estos momentos? –A veces es muy difícil saber cuál es el momento idóneo de estreno de una película. Sí es cierto que puedes decidir en cuánto tiempo, si se trata de una película con el invierno o la primavera de telón de fondo. Entiendo que me lo preguntas por la crisis. –Mas bien por la crisis de valores… –Dentro del mundo del cine soy muy respetuoso con la gente que hace lo que cree, que es coherente con lo que piensa. Yo tengo muy buena relación con gente que no piensa igual que yo. Y ese respeto es recíproco. También entiendo que debo hacer un discurso universal, si no sería un poco idiota. Leí el libro «Ways to Live Forever» y me pareció emotivo. Cuenta una historia dura desde un punto de vista maravilloso. Me encantó. El punto de vista es siempre el que cambia una historia. Decidí que merecía la pena adaptarlo y hacer una película, respetando siempre mucho el punto de vista del libro. –¿De qué tipo de cine ha bebido? –Crecí viendo los clásicos. De pequeño veía muchas películas de Alfred Hitchcock, de Frank Capra, de John Ford, de George Cukor, Lubistch, Billy Wilder, que son los típicos. Después he de reconocer que tengo una debilidad con los Hermanos Marx, aunque en esta película no se reflejan, puesto que la historia es más dramática que cómica. Pero los Hermanos Marx abarcan una época de mi vida que aún no ha terminado. De hecho, creo que son muy actuales. Soy de la generación de Spielberg, Coppola, George Lucas… Tengo debilidad por Coppola; es más, cuando le he visto por la calle, he tenido la necesidad de hacerme una foto con él. Con el resto no. Eso sí, fotografiarme con el Coppola de antes, de «El padrino», «Apocalypse Now», de esa época. Y más recientemente por Clint Eastwood. Me gusta mucho el cine que hace. Él es un ejemplo de las obsesiones que tenemos los directores con complicar mucho las secuencias para que sean mejores. Él, sin embargo, las simplifica y funcionan después muy bien. –¿Y ese homenaje a «Juan Nadie», de Capra? –Hay dos razones para esas imágenes. Una, que está libre de derechos; la segunda, que me gusta mucho Capra. En su momento en la historia Capra es absolutamente influyente y absolutamente fundamental, pero ha envejecido fatal. Se salvan «Qué bello es vivir», «El secreto de vivir» o «Vive como quieras», que las ves en cualquier momento de tu vida y mantienen la vigencia de la emoción. Pero sus otras grandes películas han perdido el fenómeno de rabiosa actualidad: la crítica social y política de América, por ejemplo. –¿Se afirma en el grupo de realizadores jóvenes que atajan asuntos sobre la enfermedad o la muerte violenta? –Puede ser; la verdad es que no lo había pensado. Cuando ves a una generación desde ese punto de vista, los puedes juzgar mejor. Hice esta película porque me apasionó el libro; después te das cuenta de que tienes que hablar de temas muy profundos en muy poco tiempo. Aunque también es una ventaja hacerlo desde el punto de vista de un niño, porque puedes atreverte a decir cosas más serias que hagan reflexionar al espectador sin convertirte en un predicador. –¿Tiene en su familia casos de enfermos de leucemia? –No en mi familla cercana, pero sí he tenido casos de cáncer. Un caso próximo en la familia de mi mujer. Y ésa es mi única experiencia. Tuve muchas dudas, tras leer el libro, si debía o no hacer la película, porque no soy un experto en el tema. Entonces busqué a los expertos. Acudí a una asociación de padres de niños con cáncer, Asión, e hice lo siguiente: les compré ejemplares de la novela para que la Asociación se los diera a leer a los niños, y así me decidiría si hacer la peli o no. «Seréis los absolutos jueces de lo que haga en el futuro», les espeté. «Si me decís que no, no lo haré». Y me dijeron que sí, y no sólo que sí y punto, sino que la sorpresa vino cuando me dijeron: «Por favor, hazla. Nos gusta el libro; nos vemos reflejados y queremos que la gente hable de nosotros, que somos niños, que tenemos sueños y que luchamos por vivir la vida, a veces mejor que la gente que no está enferma». Los niños fueron los primeros en ver la película acabada, y se reafirmaron en lo que ya me habían dicho: «Gracias por hacer esta película». –¿Está buscando respuestas a los interrogantes que plantea la película? –Creo que todos. Me parece muy interesante que las preguntas las haga un niño de 12 años y que tengan impacto en un adulto, como me ocurrió a mí. Preguntas tan profundas a las que nadie quiere contestar. Y ahí quedan, para que la gente las piense. –¿Cómo ha sido el proceso de documentación? –Lo único que he hecho es reconfirmar que Sally Nichols había escrito la novela. Apenas hubo nada que modificar. Eso sí, tuvimos a un asesor médico en el plató todo el tiempo para que no cometiéramos errores. –¿Cuál es la importancia de la familia en su vida? –Para mí la familia es clan, es fundamental. Yo me he criado en una familia y pertenezco a esa familia, y el apoyo y la cercanía, estemos donde estemos, es absoluta, y eso que mi familia viaja mucho y vive en lugares muy distintos del mundo. Somos un clan y sobrevivimos como clan, y nos cuidamos unos a otros como tal. Ya no se trata de decir si es algo importante o no; es que eso es esencial para mí. Yo no sé vivir de otra manera; fuera de ahí yo no conozco nada. Me parece horrible; no sobreviviría solo en ningún caso. Y lo que intento es que cada vez seamos más, como algunos amigos que los tengo tan cerca de mí que casi son parte de mi familia. Lo que me gusta de esta película es que todos los personajes tienen que luchar por los otros para ser felices. No vale con ser tú mismo y triunfar. –Hábleme de su modo de trabajo –A mí lo que me gusta en los ensayos es hablar, y hablar con los actores horas y horas… No me importa que nos pasemos el día hablando y no ensayemos nada. Lo importante es comunicar los sentimientos que después quieres llevar a la pantalla. Y eso ha ocupado gran parte de nuestros ensayos. –¿Cómo afrontó la relación padre-hijo, una de las más especiales de la cinta? –En lo que respecta a la figura del padre, Ben Chaplin había tenido la experiencia de que su padre había muerto poco antes de empezar el rodaje a consecuencia de un cáncer, como su hermana; de modo que tenía una relación muy directa con el tema. Y él quería abordarlo desde esa relación que había visto como hijo y ahora como padre. Quería cambiar los roles y convertirse en el padre en lugar del hijo. Fue muy interesante, porque todos somos hijos; no todos somos padres. De hecho, Ben no es padre, pero tiene una relación muy especial con los niños. Y ese proceso me parece muy interesante. The Way En 1977, el reputado actor Martin Sheen estuvo a punto de morir a consecuencia del alcohol y las drogas. Rodaba «Apocalypse Now». En crisis de identidad y conciencia, tras muchos zarandeos, en 1981 se encontró en París con el director Terrence Malik, quien le recomendó leer «Los hermanos Karamazov». «Tardé una semana en leerlo –dice Sheen?–. No podía parar. El día que lo acabé me convertí al catolicismo. Era el 1 de mayo». «The Way», distribuida por Filmax, cuenta la historia de un oculista viudo afincado en Estados Unidos, feliz en su pequeño mundo y cuya máxima aspiración son sus partidos de golf. En cambio, su hijo tiene ganas de ver mundo, y recorriendo el Camino de Santiago muere en un accidente. Tom debe viajar a Francia para hacerse cargo del cadáver. Una vez allí, decide tomar el relevo de su hijo y con sus cenizas hacer el Camino juntos. Va a ser un viaje más interior que físico. Excepcional película de Emilio Estévez, que presenta una amplia galería de personajes muy humanos. No son perfectos, pero anhelan la paz interior y la felicidad; las buscan y su peregrinación es una forma de encauzar esos buenos deseos. El reparto es magnífico y redondea una de las grandes apuestas cinematográficas del momento. joseluispanero2000@yahoo.es Acaba de editarse en formato DVD y BLU-RAY una brillante película de la cineasta alemana Margarethe Von Trotta, distribuida por Karma Films. «Visión» narra la biografía de Hildegarda de Bingen, interpretada por Barbara Sukowa («El tercer milagro», 1999, y «Rosa de Luxemburgo», 1986, que le valió el premio a la mejor actriz en Cannes). Desde muy niña tiene visiones en las que Dios le pide que transmita sus mensajes. Ahora es monja benedictina. Al morir Jutta, su mentora, la joven se horroriza al ver los signos de la autoflagelación en el cuerpo de su maestra y se promete a sí misma cambiar las formas y reglas de la orden. El Papa le permite publicar sus visiones y a partir de este momento la vida de Hildegarda dará un giro. Se le permite construir su propio monasterio y separarse de los monjes benedictinos; inventa un revolucionario y humanista enfoque de la devoción cristiana. Compositora, científica, médico, escritora, poetisa, mística, filósofa, política, activista ecológica… una mujer adelantada a su tiempo, cuya fama, antes y en la actualidad, traspasó los muros del monasterio. «Visión» da vida a uno de los más importantes líderes femeninos con una gran visión de futuro, y la responsable de traer a la oscura Europa medieval la luz de la era moderna. En fin, una amable hagiografía muy recomendable. Goya Producciones ha llegado a un acuerdo de distribución para lanzar en España el exitoso documental de David Rolfe «La sábana santa», sobre la Síndone de Turín. El DVD repasa la historia de la misteriosa tela, reconstruye la Pasión de Jesucristo y realiza una profunda investigación sobre la autenticidad de la Sábana Santa. ¿Es auténtica? El escéptico podrá dudar que esta sábana cubriera el cuerpo de Cristo, pero deberá aceptar los hechos científicos. El creyente verá en ellos signos impactantes del drama de la cruz: las llagas de los clavos y de la lanza, las heridas de la flagelación, las punzadas de la corona de espinas... David Rolfe, ganador de un British Award Academy, es el productor y director de este documental, gracias al cual la Sábana Santa ha podido filmarse por primera vez en alta definición con técnica 3D. Durante 45 minutos plantea el debate sobre la compatibilidad entre los descubrimientos científicos y las enseñanzas de la Biblia sobre la creación y la aparición del hombre sobre la tierra. J. L. P.


Deja aquí tu comentario


Introduce los caracteres que ves en la imagen

Numeros aleatorios Recargar imagen





BUSCADOR
¡¡La búsqueda no ha producido resultados!!
Modos de acceso

De forma gratuita


Acceso a cinco artículos cada mes: dos de la revista del mes en curso y tres de revistas anterior, a su elección
logoIntroduzca los datos para el registro












Suscripción


Recepción de la revista en papel en su domicilio y acceso online a todos los artículos de las revistas

Solicitud de suscripción a la revista Ciudad Nueva


Rellene el siguiente formulario cumplimentando todos los datos solicitados.



Nombre


Apellidos


Dirección


Código Postal


Población




Teléfono de contacto


E-mail



Contraseña



Repita Contraseña



Suscripción anual:
España: 47 €
Otros países: 57 €

Otras suscripciones anuales:
Colaborador: 60 €
España, 5 revistas: 180 €


Forma de pago
Domiciliación bancaria
Giro Postal
Transferencia
Paypal
Pago con tarjeta


Comentario



Acepto los siguientes términos y condiciones: En cumplimiento de lo establecido en el art. 5 de la Ley Orgánica 15/1999, de 13 de diciembre de Protección de Datos de Carácter Personal, procedemos a informarle de que sus datos serán incorporados a un fichero informatizado de datos personales con fines comerciales y promocionales, incluida la publicidad por medios electrónicos que puedan ser de su interés, cuyo responsable es Editorial Ciudad Nueva con domicilio en José Picón, 28 - 28028 Madrid y tiene derecho de acceso, rectificación, cancelación y oposición de los datos que sobre usted figuren en el mismo.


Su solicitud de suscripción ha sido enviada.
Nos pondremos en contacto con usted
Muchas gracias

Enviaremos tres ejemplares a su dirección para que conozca la revista

Conozca la revista Ciudad Nueva


Rellene el siguiente formulario cumplimentando todos los datos solicitados para que podamos enviarle tres ejemplares de la revista a su dirección .



Nombre


Apellidos


Dirección


Código Postal


Población


Provincia


País


Teléfono de contacto


E-mail



Comentario




Recomiende la revista Ciudad Nueva


Rellene el siguiente formulariocon los datos de la persona a la que quiere que le enviemos tres ejemplares de la revista para que la conozca .



Nombre


Apellidos


Dirección


Código Postal


Población


Provincia


País


Teléfono de contacto


E-mail



Comentario








Editorial Ciudad Nueva
C/ José Picón, 28
28028 Madrid (España)
Aviso legal
Mapa de la Web
Política de cookies
@2015 Editorial Ciudad Nueva. Todos los derechos reservados
facebook