Esta web utiliza 'cookies' propias y de terceros para ofrecerle una mejor experiencia y servicio y poder registrar el proceso de compra. Al navegar o utilizar nuestros servicios el usuario acepta el uso que hacemos de las 'cookies', puedes ver nuestra política de cookies, aquí
Política de cookies +
logorevista

Usuario
Contraseña   
Recordar contraseña
logoIntroduzca su email y recibirá un mensaje de recuperación de su contraseña






                 

Conozca
nuestros
libros
libro

Mirador
Diciembre - 2007


EN ESTE NÚMERO


Suscríbase si quiere tener acceso a la descarga de los pdf de todos los artículos.
Regístrese para poder descargarse dos artículos del número actual y tres de números anteriores al mes.

Como la familia de Nazaret

Antonia Contreras y Paco Sánchez


Corría el año 1967 cuando Chiara Lubich, con un mensaje que hoy podemos llamar profético, puso el mundo de la familia sobre los hombros de aquellas familias que compartían con ella la experiencia de una vida arraigada en el Evangelio. Así nacío el Movimiento Familias Nuevas, que hoy aglutina a más de 800.000 familias de 182 países y desarrolla una amplia actividad al servicio de la familia.

Del 1 al 6 de noviembre, en Castelgandolfo (Roma), se llevó a cabo el encuentro internacional anual de Familias Nuevas. En esta ocasión eran más de 400 personas de 34 países, responsables de las múltiples actividades que Familias Nuevas promueve. Y el panorama es amplio: formación y acompañamiento de novios y familias jóvenes, ayuda a parejas en crisis o separadas, viudas y viudos, acogida de menores abandonados, proyectos de cooperación internacional en favor de la infancia y la familia, acciones sociales, promoción de políticas familiares... Se celebraba el 40 aniversario; de ahí que el lema, “Una casa construida sobre la roca. El Evangelio vivido responde hoy a los problemas de la familia”, resumiese la intención de revisar el camino recorrido y plantearse el futuro. En directo, vía internet, muchas personas de todo el mundo revivieron la fundación de Familias Nuevas, recorrieron sus etapas y conocieron a sus protagonistas. Hubo muchos testimonios sobre la fuerza evangelizadora de la vida familiar, así como referencias particulares a la crisis conyugal, a la separación y a las uniones irregulares. Audiencia con el Papa Los papas siempre han acompañado a Familias Nuevas. En la memoria están las entrevistas de Pablo VI con los responsables de Familias Nuevas y las intervenciones de Juan Pablo II en ocasión de dos grandes manifestaciones internacionales: los Familyfest de 1981 y 1993. Esta vez había una gran expectación por el encuentro con Benedicto XVI. La mañana del 3 de noviembre el Santo Padre recibió a los miembros de Familias Nuevas. En su intervención afirmó: «Vuestro empeño es una evangelización silenciosa y profunda que aspira a dar testimonio de que la unidad en la familia, regalo de Dios-amor, puede hacer de ella un auténtico nido de amor, casa acogedora de la vida y escuela de virtud y valores cristianos para los hijos». Y más adelante: «¡El secreto es vivir el Evangelio! Justamente por eso (...) habéis previsto profundizar en la Palabra de Dios y escuchar testimonios que enseñan cómo el Espíritu Santo actúa en los corazones y en la vivencia familiar, incluso en situaciones complejas y difíciles, como pueden ser la incertidumbre de los novios (...), las crisis de pareja, las separaciones y los divorcios, incluso las uniones irregulares». «Deseo de corazón –sigue diciendo el Papa– que gracias a vuestro empeño también se encuentren estrategias pastorales para salir al paso de las crecientes necesidades que tiene la familia contemporánea». Y luego subraya la naturaleza de la familia: «Según el proyecto divino, la familia es un lugar sagrado y santificante, y la Iglesia, desde siempre cercana a ella, la sostiene todavía más hoy en esta misión, ya que son muchas las amenazas que la agreden por dentro y desde fuera». Benedicto XVI expresó al final la certeza de que «la humilde y santa Familia de Nazaret, icono y modelo de toda familia humana, no os dejará sin su celestial apoyo. Pero es indispensable recurrir constantemente a la oración, a la escucha de la Palabra de Dios y a una intensa vida sacramental, además del esfuerzo de vivir el mandamiento de Cristo de amar y perdonar. El amor no busca el interés propio, no tiene en cuenta el mal recibido, sino que se complace con la verdad». Proyectos y realizaciones El programa “solidaridad a distancia” es uno de los medios con que Familias Nuevas actúa en favor de los pobres. Se trata de una acción que comenzó a finales de los 70 propiciada por la guerra del Líbano, tan dramáticamente actual. La educación, la salud y la alimentación son derechos humanos fundamentales. De hecho, entre los Objetivos de Desarrollo para el Milenio aparecen: lograr la educación primaria universal, reducir a la mitad la malnutrición infantil o reducir la mortandad de niños menores de 5 años por enfermedades que se pueden prevenir o curar. Hablamos de un compromiso político y social asumido por las naciones del mundo y las instituciones de desarrollo más importantes a nivel mundial. En esta línea, a través de distintos programas, Familias Nuevas pretende asegurar el derecho de los niños que atiende a crecer en su propia familia y en su propia tierra, ofreciéndoles también la posibilidad de mejorar sus condiciones de vida en su propio ambiente sociocultural. Esto es posible gracias a los “apadrinamientos”, también conocidos como “adopciones a distancia”. Consiste en una donación anual de 336 euros vinculada a un niño determinado, y el compromiso equivale a menos de un euro al día. A modo de balance, Familias Nuevas mantiene actualmente 98 proyectos activos en 52 países distintos, y de ellos se benefician 18.400 menores. Y el número de menores que han sido atendidos hasta hoy alcanza la cifra de 35.000. Ciertamente, no es más que una gota en el mar de los 300 millones de niños que todavía viven por debajo del umbral de pobreza, 100 millones de los cuales están en edad escolar pero nunca han entrado en un aula. Proyecto Pedreira Uno de los proyectos encuadrados en el programa “Solidaridad a distancia” es el que se lleva a cabo en la “favela Pedreira” de Saõ Paulo (Brasil), donde Familias Nuevas viene trabajando desde 1993 a través de la asociación local AFAGO. Los propios habitantes de la favela fueron quienes indicaron en su momento la prioridad de dedicarse a los niños y adolescentes, que quedaban en la calle, ociosos y víctimas potenciales de la droga y la prostitución. Para no tirar por tierra un trabajo de años y ofrecer a estos menores la perspectiva de un futuro laboral, se ha adquirido recientemente una parcela con la idea de edificar un centro de formación profesional. Será un importante instrumento de desarrollo en el entorno local que les permitirá una mayor autonomía. El centro constará de tres plantas con una superficie total de 430 m2. La planta baja estará provista de dos aulas para talleres de carpintería e informática, una lavandería, la secretaría y otros servicios; la primera planta albergará la recepción, la cocina y la despensa; y la segunda tendrá tres aulas para cursos de cerámica, sastrería y panadería. La idea de base es apuntar a una formación integral en varias áreas, cuidando tanto el aspecto profesional como la formación humana y relacional, con el fin de ofrecerles la posibilidad de que desarrollen su sentido de dignidad y responsabilidad como personas y como ciudadanos. Todos los cursos incluyen una formación humana básica (lengua, nociones sobre legalidad y servicios sociales, educación sanitaria, física, matemáticas básicas, nociones de alimentación, actividades recreativas) con unas 200 horas por curso. La formación profesional cubrirá el aspecto teórico y las prácticas específicas según cada curso. Todos los alumnos pagarán una matrícula mínima (unos 3 euros) porque así despierta en ellos su sentido de responsabilidad. Al terminar el curso los chicos podrán obtener, previo examen, un certificado. El coste total del proyecto es de casi 300.000 euros, de los cuales AFAGO ya ha aportado casi 30.000 para la adquisición y acondicionamiento del terreno, así como el proyecto arquitectónico. “Acciones de Familias Nuevas”, organización española, desearía asegurar la suma necesaria para completar la construcción del edificio, que asciende a 140.000 euros. Durante 2006 se han recaudado y enviado los primeros 12.000 euros, y gracias a algunas personas interesadas en el proyecto se ha obtenido un buen numero de máquinas de coser para el taller de corte y confección. Una familia, una casa Este proyecto nace como consecuencia de la actividad de Familias Nuevas en favor de los niños atendidos en el programa “Solidaridad a distancia”. Se empieza ayudando a su educación, su alimentación y su salud, pero en seguida salta el problema de una calidad de vida normalmente condicionada por la situación de la vivienda. De hecho, las familias de los niños suelen vivir en insalubres barracas de chapa o cartón de pocos metros cuadrados. ¿Qué hacer cuando el hábitat no permite mantener una salud recuperada trabajosamente, cuando la falta de espacio les obliga a dormir apiñados en chabolas que no protegen ni del calor ni de los monzones? En Cebú (Filipinas) decenas de familias, ahorrando durante años de sus escasos ingresos, habían constituido un fondo para construir casas de ladrillo. Un esfuerzo por desgracia vano, porque recaudaban poco, mientras que los precios aumentaban continuamente. Sin embargo, el sueño se hizo realidad gracias al afortunado acuerdo entre Familias Nuevas y la fundación “Rayo de Luz” de Pistoia (Italia) pocos meses antes del Familyfest 2005. En febrero de 2005 se inició la construcción de 10 viviendas de 58 m2, bonitas, dignas, por valor de 9.000 euros cada una. Estas casitas han sido entregadas a familias de entre 6 y 8 miembros que pagan un alquiler simbólico, y al cabo de unos años se convertirán en propietarias. Lo que se recauda con el alquiler incrementa el fondo para la construcción de nuevas casas. En el momento de habitarlas, las familias se han impuesto una serie de normas, como garantía de una convivencia pacífica: desterrar el alcohol y los juegos de azar, ser responsables en el trabajo, crear un pequeño fondo familiar para imprevistos, ocuparse por turno del mantenimiento de los espacios comunes, etc. La vida de estas familias ha cambiado completamente. Un padre aseguraba que ahora podría ir tranquilo al trabajo. Antes tenía miedo de no encontrar a sus hijos cuando volvía del trabajo, ya que su barraca estaba debajo de un puente y corrían peligro de ser arrastrados por la corriente en las crecidas, cosa que ya había ocurrido alguna vez. Gracias a las suscripciones de personas, grupos de familias y sobre todo núcleos familiares completos que han optado por la “cultura del dar”, el proyecto de Cebú se ha duplicado. Los fondos recogidos han permitido comprar también una furgoneta para el transporte de personas y cosas, así como la construcción de un taller de costura para las madres. Las nuevas casas y el taller estarán listos para el próximo mes de febrero. Mientras tanto un donante de Suiza ha financiado la construcción de siete casas. La fundación “Rayo de Luz”, impresionada por los primeros resultados, ha vuelto a donar 7.000 euros por casa construida. Faltaba conseguir los fondos para adquirir el terreno y un mínimo de mobiliario (unos 2.000 euros por casa). En un tiempo récord se han localizado otros cuatro lugares donde construir y, una vez obtenidos los permisos, ya se está trabajando en la preparación del terreno. En Tagaytay, cerca de Manila, se levantarán diez casas de 48 m2. En La Unión, al norte del país, se construirá siete casas, una guardería y una sala para biblioteca extra-escolar. En Davao, en la isla de Mindanao, serán once casas. Y en Manila serán nada menos que treinta casas, más un taller de carpintería, pero la idea es llegar con el tiempo a cien viviendas. RECUADRO MENSAJE DE CHIARA LUBICH Queridas Familias Nuevas: Todavía recuerdo el empuje, el ardor, la pasión que tenía en el corazón aquel lejano 19 de julio de 1967, cuando me preparaba (...) al nacimiento de un movimiento para todo el mundo de la familia. Después de cuarenta años, y viendo el desarrollo y los frutos de Familias Nuevas, se comprende mejor el porqué de aquel impulso particular del Espíritu Santo. En efecto, se trataba de un gesto muy comprometedor, no sólo porque la familia, primera célula de la sociedad, tiene una importancia enorme en la construcción de una mundo de valores y de paz, sino porque Dios la ha proyectado siguiendo el modelo de su misma vida, la vida de la Santísima Trinidad. Es un proyecto audaz y bellísimo el de la familia, pero también exigente, especialmente hoy. No hay más que ver cómo considera la cultura contemporánea la familia estable y la fidelidad conyugal. Vosotros existís justamente para dar en este mundo un testimonio de la unidad, del amor duradero, del Evangelio vivido. De este modo no solo viviréis en la alegría, sino que seguiréis atrayendo a muchos corazones al amor, hasta realizar con todo el Movimiento de los Focolares, la fraternidad universal. Estoy siempre con vosotros, con muchísimo cariño, y os confío a cada uno a María, Sede de la Sabiduría y Ama de Casa. Vuestra Chiara. RECUADRO FAMILIAS NUEVAS es una ramificación del Movimiento de los Focolares dedicada al mundo de la familia, fundada en 1967 por Chiara Lubich. Sus miembros tratan de encarnar en la vida de familia, con la mayor radicalidad posible, la espiritualidad de los Focolares, espiritualidad de la unidad, que revitaliza el amor connatural de cada familia, renovando las relaciones a la luz de los valores más profundos. La unidad que los cónyuges construyen cada día es una fuerte referencia educativa para los hijos. La diferencia entre generaciones se transforma en un intercambio positivo de dones. ACCIONES DE FAMILIAS NUEVAS es una Organización No Gubernamental de Desarrollo (ONGD) acreditada ante la Agencia Española de Cooperación Internacional (AECI), sostenida por Familias Nuevas, con el objeto de «promover y realizar actividades cívicas y de desarrollo de los derechos humanos en favor de la mujer, el hombre, la infancia, la juventud y la familia, de forma que resulten más unidas, solidarias y abiertas a las necesidades de los demás, con el fin de cooperar con el desarrollo de la sociedad, teniendo en perspectiva la fraternidad universal». RECUADRO CULTURA DEL DAR Cristina y Luis viven en Majadahonda (Madrid), llevan casados quince años y tienen cuatro hijos: Laura, Marta, Luis y Elena. En un mano a mano nos hablan de su opción por la cultura del dar: «Desde que nos casamos –empieza Luis– hemos tratado de vivir como Jesús propone: amor recíproco y demás palabras del Evangelio, mostrando así a nuestros hijos que el Evangelio no sólo se puede leer, sino vivir, y encarnar cada una de sus palabras en nuestra vida cotidiana». «Hace dos años –prosigue Cristina–, la palabra de vida del mes de septiembre hablaba de “dar”, y un día, leyéndola con nuestras hijas mayores, surgió la pregunta: ¿qué podemos dar? Y se nos ocurrió que sería una buena idea apadrinar a un niño. Ya teníamos apadrinada una niña de Brasil, pero esta vez era toda la familia al completo la que se comprometía en el apadrinamiento. ¿Cómo? Yo tengo una persona que cuida de mis hijos más pequeños, pero ese año no podía venir por las tardes, así que decidimos que, en lugar de contratar a otra persona, las mayores cuidarían a los pequeños cada una una tarde, y Luis llegaría pronto los viernes». «Ese dinero que ahorramos –añade Luis– iría a “adopciones a distancia”, y así lo hicimos. A todos nos costo un poco, pero nos proporcionó una gran alegría este “dar”. Al cabo de un mes nos escribieron una carta diciéndonos que era una niña de 4 años de Lituania. Nos mandaron su foto y la pusimos en la repisa para que fuera alguien de la familia y para mirarla cada vez que nos costara nuestro trabajo». «Un año y medio después -dice Cristina– recibimos una carta desde Lituania de la coordinadora de Familias Nuevas dándonos las gracias. Y adjuntaba unas líneas de la madre de Grazina, la niña adoptada. Decía: (...) Mi familia consta de mi marido, cuatro hijos, mi madre enferma y anciana y mi hermano, que padece epilepsia en grado agudo. Llegamos mal a fin de mes con el poco salario de mi marido y alguna cantidad que la beneficencia nos da. Hace dos años empeoro nuestra situación pues mi marido se dio al alcohol y se gastaba casi todo en beber. No sabía cómo sobrevivir, alimentar y vestir a mi familia. Estaba tan deprimida que incluso deje de creer que Dios es amor. A menudo mi único deseo era morir, y lo único que lo frenaba eran mis hijos. Un día fui a una reunión de los Focolares. Me senté en la última fila, y empecé a llorar mientras oía que Dios es amor (...) Quizá Dios ama a algunas personas, pero no a mí ni a mis hijos. Entonces una señora se sentó a mi lado y me pregunto: ¿cómo puedo ayudarte? (...). Ahora mis cuatro hijos están apadrinados y recibo ayuda económica del proyecto “adopciones a distancia”. No sólo nos han ayudado a sobrevivir, sino que nos han devuelto la fe en Dios amor. (...) Es maravilloso saber que soy querida, y mis hijos y familia, importantes y necesarios a pesar de ser pobres. Ahora mi marido y yo tenemos la esperanza de que él supere su adicción al alcohol. «Esta experiencia –concluye Luis– nos ha dado mucho mas de lo que jamás hubiéramos pensado, y para nuestros hijos ha supuesto una lección de amor, solidaridad y gratitud que de otra forma nunca habrían tenido. Hace poco, con motivo del Domund, nuestro hijo Luis trajo del colegio un sobre para meter dinero. Puso dentro un euro de sus ahorros, pero por la mañana comentó que le parecía poco, y se fue a la hucha y cogió otros dos euros. Luego dijo que le seguía pereciendo poco porque el domingo anterior el cura había dicho en misa que hay que dar hasta que duela. Así que fue nuevamente a la hucha y cogió otros dos euros».


Deja aquí tu comentario


Introduce los caracteres que ves en la imagen

Numeros aleatorios Recargar imagen





BUSCADOR
¡¡La búsqueda no ha producido resultados!!
Modos de acceso

De forma gratuita


Acceso a cinco artículos cada mes: dos de la revista del mes en curso y tres de revistas anterior, a su elección
logoIntroduzca los datos para el registro












Suscripción


Recepción de la revista en papel en su domicilio y acceso online a todos los artículos de las revistas

Solicitud de suscripción a la revista Ciudad Nueva


Rellene el siguiente formulario cumplimentando todos los datos solicitados.



Nombre


Apellidos


Dirección


Código Postal


Población




Teléfono de contacto


E-mail



Contraseña



Repita Contraseña



Suscripción anual:
España: 47 €
Otros países: 57 €

Otras suscripciones anuales:
Colaborador: 60 €
España, 5 revistas: 180 €


Forma de pago
Domiciliación bancaria
Giro Postal
Transferencia
Paypal
Pago con tarjeta


Comentario



Acepto los siguientes términos y condiciones: En cumplimiento de lo establecido en el art. 5 de la Ley Orgánica 15/1999, de 13 de diciembre de Protección de Datos de Carácter Personal, procedemos a informarle de que sus datos serán incorporados a un fichero informatizado de datos personales con fines comerciales y promocionales, incluida la publicidad por medios electrónicos que puedan ser de su interés, cuyo responsable es Editorial Ciudad Nueva con domicilio en José Picón, 28 - 28028 Madrid y tiene derecho de acceso, rectificación, cancelación y oposición de los datos que sobre usted figuren en el mismo.


Su solicitud de suscripción ha sido enviada.
Nos pondremos en contacto con usted
Muchas gracias

Enviaremos tres ejemplares a su dirección para que conozca la revista

Conozca la revista Ciudad Nueva


Rellene el siguiente formulario cumplimentando todos los datos solicitados para que podamos enviarle tres ejemplares de la revista a su dirección .



Nombre


Apellidos


Dirección


Código Postal


Población


Provincia


País


Teléfono de contacto


E-mail



Comentario




Recomiende la revista Ciudad Nueva


Rellene el siguiente formulariocon los datos de la persona a la que quiere que le enviemos tres ejemplares de la revista para que la conozca .



Nombre


Apellidos


Dirección


Código Postal


Población


Provincia


País


Teléfono de contacto


E-mail



Comentario








Editorial Ciudad Nueva
C/ José Picón, 28
28028 Madrid (España)
Aviso legal
Mapa de la Web
Política de cookies
@2015 Editorial Ciudad Nueva. Todos los derechos reservados
facebook