Esta web utiliza 'cookies' propias y de terceros para ofrecerle una mejor experiencia y servicio y poder registrar el proceso de compra. Al navegar o utilizar nuestros servicios el usuario acepta el uso que hacemos de las 'cookies', puedes ver nuestra política de cookies, aquí
Política de cookies +
logorevista

Usuario
Contraseña   
Recordar contraseña
logoIntroduzca su email y recibirá un mensaje de recuperación de su contraseña






                 

Conozca
nuestros
libros
libro

Mirador
Diciembre - 2010


EN ESTE NÚMERO


Suscríbase si quiere tener acceso a la descarga de los pdf de todos los artículos.
Regístrese para poder descargarse dos artículos del número actual y tres de números anteriores al mes.

La vida por grandes ideales

Javier Rubio


En la segunda mitad de enero está prevista la visita a España de María Voce (Emmaus), presidente del Movimiento de los Focolares.

Será una gira con paradas en Barcelona, Sevilla y Madrid para reunirse con las distintas comunidades del Movimiento... y una cita muy especial con los jóvenes. Acerquémonos a ella antes de su llegada. –Han pasado dos años y medio desde que en julio de 2008 fuiste elegida presidente de los Focolares, ¿Hay un antes y un después de esa fecha? –Chiara misma definía este «segundo periodo» como «tiempo de crecimiento, de madurez», «tiempo en el que todo se desarrollará en extensión, se multiplicará y también irá en profundidad». Cuidar las relaciones, vivir «todos por todos» con un interés y una implicación recíprocos que amplía los horizontes; éstas son las pautas que han orientado en estos dos años toda la vida del Movimiento, que asumía el reto de llevar adelante la herencia de Chiara, lo cual depende de cada uno de nosotros en la diversidad de sus funciones y de su vocación. Esto sólo se puede llevar a cabo con ese amor recíproco que garantiza la presencia de Jesús entre nosotros: Él es la Luz y el Guía que nos conduce hacia la realización de aquello por lo que nació la Obra de María. Ahora se me pone de relieve con una fuerza y con una actualidad sin precedentes el inmenso patrimonio de luz que Dios le dio a Chiara, que nos llama a vivir cada vez con mayor radicalidad. La Obra es de Dios. Él seguirá llevándola adelante y lo hará mediante todos nosotros, en la medida en que seamos la realización viva del carisma de la unidad. –En estos dos años has tenido ocasión de conocer de cerca el desarrollo de las comunidades del Movimiento en África y Asia, además de algún país europeo. ¿Crees que es ésta tu labor específica, hacerte cercana? –En todos los sitios donde he estado lo más bonito ha sido encontrarme con la misma familia; distinto idioma, fisionomías nuevas... pero era casi como un descubrimiento. Y me decía: mira, también tengo estos hermanos, también tengo estas hermanas; no los conocía y ahora los conozco. Ya en mi primer viaje, a África, me di cuenta de lo importante que es conocer en directo lo que el Movimiento vive en distintos contextos socio-culturales. En el contacto vivo con las comunidades se puede captar lo específico de cada pueblo, sus riquezas, así como sus problemas y las potencialidades que podrían desarrollarse... En Asia, por ejemplo, comprendí lo mucho que las culturas milenarias de este continente están impregnadas por unos valores de los que Occidente tiene mucha necesidad, como la tolerancia, la paciencia o el respeto a los ancianos, y lo importante que es el diálogo interreligioso que lleva a cabo el Movimiento. Pero mi función como presidente tiene sentido y la puedo ejercer gracias a la reciprocidad. Me ha gustado lo que dijo el Papa en su viaje a Palermo: «He venido para confirmar, pero me vuelvo confirmado». Es exactamente la misma experiencia de comunión que hacemos nosotros. –¿Qué entiendes por relación? –Relación significa tener delante al otro, significa que la persona vale más que cualquier otra cosa. Esto es lo que le pido a Dios, que me ayude a vivirlo cada día, con quien sea y en cualquier circunstancia. Significa atención, capacidad de escuchar, de dejar a un lado mi idea, de “entrar en el otro”. Y más aún, es una gran apertura, plena comunión de lo que uno es y posee. Chiara nos ha enseñado a ser un reflejo de la Trinidad, en donde la relación es donación total de uno mismo para permitir que el Otro sea: Amor. Este mismo amor puede plasmarse también en nuestras relaciones, y a todos los niveles. –En septiembre asistimos a la beatificación de Clara Badano, una vida nacida de la espiritualidad de Chiara Lubich. Ese día, ¿temblabas de alegría, de temor, por la confirmación por parte de la Iglesia…? –En el Santuario del Divino Amor, al dar las gracias a los celebrantes de la hermosa misa de beatificación, hablé de «momento histórico». ¡Eso es lo que me emocionó, y no el temor! Con esta beatificación la Iglesia nos dice: Sí, este carisma lleva a las personas que lo viven a hacerse santas. Lo sabíamos, pero ahora la Iglesia estaba señalando en Chiara Luce un fruto maduro de esta espiritualidad, y no sólo se lo mostraba al Movimiento, sino a todos los cristianos y a toda la humanidad. También fue una gran alegría oír al Papa unos días después de la beatificación cuando presentó a Chiara Luce en Palermo (Sicilia) a los jóvenes y a las familias, y les invitó a conocer el «estupendo mensaje» de su breve vida y habló de la santidad como fruto del camino recorrido junto a sus padres, a sus amigos, en la parroquia, en la diócesis y en el Movimiento de los Focolares... Nos parece que el Papa ha reconocido precisamente una santidad buscada y lograda no a solas, sino en cordada con los hermanos. –La noticia estuvo colgada en la web de la JMJ Madrid11. Uno de los comentarios dice así: «En un mundo tan caótico, este ejemplo me da esperanza de vida y una razón para creer en que Dios es de verdad...». ¿Qué te parece? –En medio de la desorientación general de esta época, se manifiesta, especialmente entre los jóvenes, un deseo por la verdad y por grandes ideales por los que jugarse la vida. Y en Chiara Luce han encontrado a una como ellos que lo ha logrado, sin hacer nada extraordinario, sino en el sí cotidiano a lo que Dios le pedía. Los jóvenes saben jugársela hasta el fondo si encuentran a alguien que sepa presentarles grandes ideales, y en Chiara Luce ven un ejemplo imitable, también porque este viaje fascinante lo realizamos siendo ayuda y alivio unos para otros. –Hace ocho años Chiara Lubich visitó España. Su consigna a los miembros del Movimiento fue la de comprometerse en construir la unidad, una unidad capaz de contemplar y contener las fuertes diferencias sociales y culturales existentes. ¿Tienes en mente algo al respecto? –Si la unidad de la familia humana es el horizonte que tenemos delante, me parece que aquella consigna sigue siendo válida hoy, igual o más que entonces. Recientemente, el mismo papa Benedicto XVI, dirigiéndose a España, invitó a todos a vivir «como una sola familia», abrazando a «todos los españoles, sin excepción ninguna, y a tantos otros que viven entre vosotros sin haber nacido aquí». Las peculiaridades culturales temen ser fagocitadas en un mundo que se vuelve cada vez más global. Nuestras sociedades europeas ya son multiculturales y multirreligiosas y se sienten amenazadas en su identidad. Ahora bien, ¿por qué no ver en este dinamismo un reto, una oportunidad para hacerle sitio a un nuevo mundo que está naciendo? Cada cual tiene una aportación que dar, su propia riqueza que ofrecer y armonizar con las demás. En Europa podemos mostrar la vitalidad de las raíces cristianas llevando a los hechos justamente ese amor que abate los muros entre “iguales” y “distintos”, entre amigos y enemigos, ese amor evangélico capaz de crear donde sea espacios de fraternidad. Y podemos experimentarlo ya, viviendo codo a codo, entre gente de todo color, cultura, religión con la que nos cruzamos en nuestras ciudades. Sólo así Europa podrá seguir siendo protagonista en un mundo que, no obstante los conflictos y las tensiones, corre hacia la unidad. –En el programa de tu gira por España tienes una cita muy especial con los jóvenes. ¿Por qué ellos en uno de los países mas “viejos” del mundo? –Si España es uno de los países más “viejos”, ¡son precisamente los jóvenes quienes pueden hacer visible la esperanza que tanta falta hace! Si se cree en ellos y se les da confianza y responsabilidad, saben sacar potencialidades inesperadas. Creo que solamente juntos, los jóvenes y los adultos, podemos construir ese mundo más fraterno al que aspiramos. Así pues: poner en sus manos el futuro desde ahora mismo, trabajar juntos, con pasión y entusiasmo. –¿Qué quieres transmitir a los jóvenes? ¿Lo ves como una aportación a la preparación del encuentro de los jóvenes con el Papa durante la JMJ? –¡Quisiera dar a los jóvenes la belleza y la alegría de gastarse la vida en grandes ideales! Mostrar la fascinación del reto de apuntar bien alto y hacerse santos: ¡ahí está la felicidad y la plena realización de todos sus deseos! Dios pide cosas grandes porque él es grande y no se conforma con poco, pero te da su gracia para vivir lo que pide. Y también quisiera decirles que sí, que puede parecer una empresa inaccesible si estás aislado, pero que juntos resulta posible. ¡Y vale la pena! La JMJ es una cita que todos esperamos con alegría y a la que también acudirán muchos jóvenes del Movimiento, de todo el mundo. Junto a los demás jóvenes quisiéramos ofrecer el testimonio de personas sólidas, arraigadas en la fe y en el amor, en Jesús, tal y como nos invita el Papa en su mensaje. Si este encuentro mío con los jóvenes puede ser una aportación a la JMJ, me alegraría, aunque ésta no es la finalidad directa por la que lo hemos programado. CITA CON EMMAUS El 29 de enero, a partir de la 1 de la tarde, se espera una nutrida afluencia de jóvenes entre 15 y 25 años al colegio Sagrada Familia (c/ Oberón 6, Madrid). Siguiendo un hilo conductor que gira en torno a la idea del mundo unido, durante dos horas se desarrollarán una veintena de talleres, entendidos éstos como ámbitos dinámicos de contenido lúdico y formativo. Aunque aún se está trabajando en su preparación, ya se prevé que serán de carácter muy variado (deporte, danza moderna, música, teatro, cine, moda, periodismo, voluntariado, medioambiente, bioética, política, economía de comunión, etc.) porque su finalidad no es pasar el rato en una determinada actividad o escuchando una ponencia, sino adquirir, mediante los mecanismos del diálogo fraterno, las bases para aspirar a un mundo más unido. Ya a principios de diciembre un buen grupo de jóvenes de toda España se reunirá en Madrid para preparar el evento, según una dinámica habitual: hacer unidad, es decir, anteponer a las tareas concretas el amor recíproco. A media tarde del día 29, los jóvenes podrán conocer de cerca a la presidenta del Movimiento de los Focolares, María Emmaus Voce, que ha mostrado especial interés en mantener un diálogo cercano con los jóvenes españoles. Y el programa seguirá hasta la noche con un intercambio de las experiencias realizadas en cada uno de los talleres. Sin duda tendrá el característico timbre “fest” de las actividades de los Focolares. Geli Burset


Deja aquí tu comentario


Introduce los caracteres que ves en la imagen

Numeros aleatorios Recargar imagen





BUSCADOR
¡¡La búsqueda no ha producido resultados!!
Modos de acceso

De forma gratuita


Acceso a cinco artículos cada mes: dos de la revista del mes en curso y tres de revistas anterior, a su elección
logoIntroduzca los datos para el registro












Suscripción


Recepción de la revista en papel en su domicilio y acceso online a todos los artículos de las revistas

Solicitud de suscripción a la revista Ciudad Nueva


Rellene el siguiente formulario cumplimentando todos los datos solicitados.



Nombre


Apellidos


Dirección


Código Postal


Población




Teléfono de contacto


E-mail



Contraseña



Repita Contraseña



Suscripción anual:
España: 47 €
Otros países: 57 €

Otras suscripciones anuales:
Colaborador: 60 €
España, 5 revistas: 180 €


Forma de pago
Domiciliación bancaria
Giro Postal
Transferencia
Paypal
Pago con tarjeta


Comentario



Acepto los siguientes términos y condiciones: En cumplimiento de lo establecido en el art. 5 de la Ley Orgánica 15/1999, de 13 de diciembre de Protección de Datos de Carácter Personal, procedemos a informarle de que sus datos serán incorporados a un fichero informatizado de datos personales con fines comerciales y promocionales, incluida la publicidad por medios electrónicos que puedan ser de su interés, cuyo responsable es Editorial Ciudad Nueva con domicilio en José Picón, 28 - 28028 Madrid y tiene derecho de acceso, rectificación, cancelación y oposición de los datos que sobre usted figuren en el mismo.


Su solicitud de suscripción ha sido enviada.
Nos pondremos en contacto con usted
Muchas gracias

Enviaremos tres ejemplares a su dirección para que conozca la revista

Conozca la revista Ciudad Nueva


Rellene el siguiente formulario cumplimentando todos los datos solicitados para que podamos enviarle tres ejemplares de la revista a su dirección .



Nombre


Apellidos


Dirección


Código Postal


Población


Provincia


País


Teléfono de contacto


E-mail



Comentario




Recomiende la revista Ciudad Nueva


Rellene el siguiente formulariocon los datos de la persona a la que quiere que le enviemos tres ejemplares de la revista para que la conozca .



Nombre


Apellidos


Dirección


Código Postal


Población


Provincia


País


Teléfono de contacto


E-mail



Comentario








Editorial Ciudad Nueva
C/ José Picón, 28
28028 Madrid (España)
Aviso legal
Mapa de la Web
Política de cookies
@2015 Editorial Ciudad Nueva. Todos los derechos reservados
facebook