Esta web utiliza 'cookies' propias y de terceros para ofrecerle una mejor experiencia y servicio y poder registrar el proceso de compra. Al navegar o utilizar nuestros servicios el usuario acepta el uso que hacemos de las 'cookies', puedes ver nuestra política de cookies, aquí
Política de cookies +
logorevista

Usuario
Contraseña   
Recordar contraseña
logoIntroduzca su email y recibirá un mensaje de recuperación de su contraseña






                 

Conozca
nuestros
libros
libro

Mirador
Agosto - 2010


EN ESTE NÚMERO


Suscríbase si quiere tener acceso a la descarga de los pdf de todos los artículos.
Regístrese para poder descargarse dos artículos del número actual y tres de números anteriores al mes.

Otra economía

Isaías Hernando


¿Pueden sobrevivir en el mercado empresas que tratan de poner a la persona en el centro de la actividad económica? Encuentro de empresarios de Economía de Comunión.

Seguir impartiendo un curso técnico a sabiendas de que uno de los “alumnos” es en realidad un competidor que quiere copiar las técnicas más novedosas. Dar una nueva oportunidad a una empleada que no termina nunca de hacerse con el trabajo. Atender las protestas de un trabajador, buscando una decisión dialogada en lugar de aplicar el jerárquico y tradicional «aquí mando yo». Vencer a base de cariño la resistencia de un anciano que lleva meses lanzando improperios contra la dirección y el personal del centro, hasta convertirlo en un amigo incondicional. Volver a contratar a esos trabajadores que un día abandonaron la empresa seducidos por las promesas, luego incumplidas, de un directivo que se pasó a la competencia con armas y bagajes, es decir, llevándose los conocimientos, los trabajadores e incluso los pedidos... ¿Existen en el mundo de los negocios personas que actúan así o hablamos de economía-ficción? ¿Pueden sobrevivir en el mercado empresas que operen con semejante lógica? Parece que sí. Prueba de ello es la experiencia de estos empresarios de carne y hueso que llevan años tratando de poner a las personas en el centro de la actividad económica. Se han propuesto nada más y nada menos que convertir el amor en categoría económica: amar a todas las personas que tienen relación con la empresa, incluso a aquellos que podrían considerarse “enemigos”. De hecho, «el amor al enemigo en la vida económica» fue uno de los temas centrales del 7º encuentro de formación que reunió en Madrid los días 15 y 16 de junio a medio centenar de empresarios y otras personas interesadas en el proyecto Economía de Comunión, lanzado por Chiara Lubich en 1991 en Brasil. Al ver las favelas que a modo de “corona de espinas” rodean los rascacielos de la ciudad de Sao Paulo, sintió la urgencia de crear empresas llevadas por personas competentes cuyos beneficios tendrían una triple finalidad: luchar contra la pobreza ayudando a los necesitados; formar a las personas en la cultura del dar, germen de una nueva economía; invertir en la creación de puestos de trabajo en la propia empresa. Los empresarios que siguen estos criterios en España no son todavía muchos; podría pensarse que su experiencia no pasa de tener un valor simbólico y testimonial. Y sin embargo estas empresas, junto con otras 700 repartidas por el mundo, sostienen en la vida diaria el andamiaje teórico de la economía civil, que postula la apertura de la ciencia económica a conceptos que en los últimos siglos habían quedado excluidos de ella: felicidad, gratuidad, bien común o fraternidad. Fraternidad es precisamente la palabra elegida por Benedicto XVI como idea central del capítulo 3º de su última encíclica, «Caritas in veritate», en la que cita textualmente la «economía civil y de comunión», haciéndola salir de algún modo del ámbito en que nació para convertirla en patrimonio universal de la Iglesia al servicio de la humanidad, para fecundar y dejarse fecundar por otras realidades, como ya está ocurriendo en muchas partes del mundo. También el encuentro de Madrid ha sido fiel reflejo del interés que suscita la Economía de Comunión. Algunas de las personas que participaban por primera vez pertenecen a movimientos como Acción Católica, Cursillos de Cristiandad o Hermandades del Trabajo. Otras personas de distintos ámbitos mostraron su interés en los días previos y posteriores al encuentro. Algunos empresarios incluso han pedido entrar a formar parte de la Asociación para una Economía de Comunión en España. A juzgar por las impresiones que algunos dejaron escritas, la Economía de Comunión no ha defraudado sus expectativas: «Una vez más me reconfirmo en esta nueva idea de la economía y en este nuevo modo de hacer empresa. Una economía nueva al servicio de la humanidad y de los más pobres es posible. Es de justicia luchar con todas las fuerzas y con todo el corazón para erradicar de esta tierra la injusticia social que sufren tantos hermanos nuestros…», dice uno de ellos. Y otros: «Es nuestro primer encuentro con vosotros; estamos verdaderamente impresionados por la luz que hemos recibido. Hemos estado como bajo un potente faro de luz»; «Me uno a este proyecto sin vacilación alguna». En el número 46 de su encíclica «Caritas in veritate», Benedicto XVI hace referencia a la «economía civil y de comunión» como un sector «que no excluye el beneficio, pero lo considera instrumento para objetivos humanos y sociales». De algún modo da carta de naturaleza eclesial y universal al proyecto de la Economía de Comunión. Como afirma la encíclica, si la fraternidad y la gratuidad son dimensiones humanas esenciales, el beneficio no puede convertirse en la única finalidad de las empresas, ya que cuando esto ocurre en cualquier empresa, las personas, la naturaleza, las relaciones empiezan a convertirse en instrumento y dejan de tener valor intrínseco. Todas las empresas, y no sólo las que carecen de ánimo de lucro, tienen una vocación cívica y una responsabilidad en la construcción del bien común. La experiencia de las empresas de la EdC demuestra precisamente que es posible ser plenamente empresa y moverse libremente en el mercado, pero convirtiendo al beneficio en un vínculo y no en un objetivo por sí mismo. La Asociación por una Economía de Comunión en España se propone difundir en la sociedad española la cultura del dar y el proyecto concreto de la Economía de Comunión (EdC) lanzado por Chiara Lubich en 1991. A ella pertenecen la mayor parte de las empresas españolas vinculadas al proyecto, así como estudiosos y expertos en distintos ámbitos de la economía y el trabajo y otras personas interesadas en el desarrollo y la promoción de este modelo económico que pone a la persona en el centro de la actividad económica. Una renovada junta directiva, con la reelección de Javier Espinosa como presidente, afronta con ilusión los retos que se abren para el futuro, con la intención de fortalecer las relaciones entre las empresas que forman parte del proyecto, incorporar nuevos socios, fomentar la puesta en marcha de nuevos proyectos y participar en todo tipo de actividades de formación y difusión. Datos de contacto: Asociación por una Economía de Comunión en España. c/ Poniente 28 (Las Matas) 28290 Las Rozas (Madrid) Tel.: 916368428 Correo-e: info.edc@focolares.org Página web: edc-online.org


Deja aquí tu comentario


Introduce los caracteres que ves en la imagen

Numeros aleatorios Recargar imagen





BUSCADOR
¡¡La búsqueda no ha producido resultados!!
Modos de acceso

De forma gratuita


Acceso a cinco artículos cada mes: dos de la revista del mes en curso y tres de revistas anterior, a su elección
logoIntroduzca los datos para el registro












Suscripción


Recepción de la revista en papel en su domicilio y acceso online a todos los artículos de las revistas

Solicitud de suscripción a la revista Ciudad Nueva


Rellene el siguiente formulario cumplimentando todos los datos solicitados.



Nombre


Apellidos


Dirección


Código Postal


Población




Teléfono de contacto


E-mail



Contraseña



Repita Contraseña



Suscripción anual:
España: 47 €
Otros países: 57 €

Otras suscripciones anuales:
Colaborador: 60 €
España, 5 revistas: 180 €


Forma de pago
Domiciliación bancaria
Giro Postal
Transferencia
Paypal
Pago con tarjeta


Comentario



Acepto los siguientes términos y condiciones: En cumplimiento de lo establecido en el art. 5 de la Ley Orgánica 15/1999, de 13 de diciembre de Protección de Datos de Carácter Personal, procedemos a informarle de que sus datos serán incorporados a un fichero informatizado de datos personales con fines comerciales y promocionales, incluida la publicidad por medios electrónicos que puedan ser de su interés, cuyo responsable es Editorial Ciudad Nueva con domicilio en José Picón, 28 - 28028 Madrid y tiene derecho de acceso, rectificación, cancelación y oposición de los datos que sobre usted figuren en el mismo.


Su solicitud de suscripción ha sido enviada.
Nos pondremos en contacto con usted
Muchas gracias

Enviaremos tres ejemplares a su dirección para que conozca la revista

Conozca la revista Ciudad Nueva


Rellene el siguiente formulario cumplimentando todos los datos solicitados para que podamos enviarle tres ejemplares de la revista a su dirección .



Nombre


Apellidos


Dirección


Código Postal


Población


Provincia


País


Teléfono de contacto


E-mail



Comentario




Recomiende la revista Ciudad Nueva


Rellene el siguiente formulariocon los datos de la persona a la que quiere que le enviemos tres ejemplares de la revista para que la conozca .



Nombre


Apellidos


Dirección


Código Postal


Población


Provincia


País


Teléfono de contacto


E-mail



Comentario








Editorial Ciudad Nueva
C/ José Picón, 28
28028 Madrid (España)
Aviso legal
Mapa de la Web
Política de cookies
@2015 Editorial Ciudad Nueva. Todos los derechos reservados
facebook