Esta web utiliza 'cookies' propias y de terceros para ofrecerle una mejor experiencia y servicio y poder registrar el proceso de compra. Al navegar o utilizar nuestros servicios el usuario acepta el uso que hacemos de las 'cookies', puedes ver nuestra política de cookies, aquí
Política de cookies +
logorevista

Usuario
Contraseña   
Recordar contraseña
logoIntroduzca su email y recibirá un mensaje de recuperación de su contraseña






                 

Conozca
nuestros
libros
libro

Palabra y vida
Julio - 2010


EN ESTE NÚMERO


Suscríbase si quiere tener acceso a la descarga de los pdf de todos los artículos.
Regístrese para poder descargarse dos artículos del número actual y tres de números anteriores al mes.

Palabra de vida

Chiara Lubich


«También puede compararse el reino de los cielos a un comerciante que busca perlas finas. Cuando encuentra una de mucho valor, va a vender todo lo que tiene y la compra». (Mt 13, 45-46)

En esta brevísima parábola, Jesús impacta la imaginación de sus oyentes fuertemente. Todos conocían el valor de las perlas que, junto con el oro, eran lo más precioso que se conocía entonces. Además, las Escrituras hablaban de la sabiduría, es decir, del conocimiento de Dios como de algo que no se puede comparar ni a la piedra más preciosa (2). Pero en la parábola se pone de relieve el acontecimiento excepcional, sorprendente e inesperado que representa para ese comerciante el haber visto, quizás en un bazar, una perla que sólo a sus ojos expertos tenía un valor enorme y de la cual podía sacar un gran beneficio. Por eso, después de hacer sus cálculos, decidió que valía la pena venderlo todo para comprar la perla. Y ¿quién no habría hecho lo mismo en su lugar? Ése es, pues, el significado profundo de la parábola: encontrar a Jesús y, por consiguiente, el reino de Dios entre nosotros –¡ésa es la perla!–. Ésa es la ocasión única que hay que coger al vuelo, empleando hasta el fondo todas nuestras energías y lo que poseemos. «También puede compararse el reino de los cielos a un comerciante que busca perlas finas. Cuando encuentra una de mucho valor, va a vender todo lo que tiene y la compra». No es la primera vez que los discípulos se encuentran ante una exigencia radical, es decir, ante ese todo que hay que dejar para seguir a Jesús: los bienes más preciados como los afectos familiares, la seguridad económica, las garantías para el futuro. Pero su petición no es absurda o sin motivo. Por un todo que se pierde hay un todo que se encuentra, enormemente más valioso. Cada vez que Jesús pide algo, también promete dar mucho, mucho más, inconmensurablemente más. Así con esta parábola nos asegura que tendremos entre las manos un tesoro que nos hará ricos para siempre. Y si puede parecer un error dejar lo cierto por lo incierto, un bien seguro por un bien sólo prometido, pensemos en aquel mercader: él sabía que era una perla preciosa y esperaba con confianza lo que obtendría comerciando con ella. Así el que quiere seguir a Jesús sabe, ve con la mirada de la fe, qué inmensa ganancia será compartir con Él la herencia del reino por haberlo dejado todo, al menos espiritualmente. A todos los hombres Dios les ofrece una ocasión parecida en su vida para que la sepan aprovechar. «También puede compararse el reino de los cielos a un comerciante que busca perlas finas. Cuando encuentra una de mucho valor, va a vender todo lo que tiene y la compra». Es una invitación concreta a dejar de lado todos esos ídolos que pueden ocupar el lugar de Dios en el corazón: carrera, matrimonio, estudios, una casa bonita, la profesión, el deporte, la diversión. Es una invitación a poner a Dios en el primer lugar, en el vértice de cada pensamiento nuestro, de cada afecto, porque todo en la vida debe converger en Él y todo debe descender de Él. Si lo hacemos, si buscamos el reino, el resto se nos dará por añadidura (3), como promete el Evangelio. Si lo arrinconamos todo por el reino de Dios, recibiremos el céntuplo en casas, hermanos y hermanas, padres y madres4, porque el Evangelio tiene una clara dimensión humana: Jesús es hombre-Dios y además del alimento espiritual nos asegura el pan, la casa, la ropa, la familia. Quizás deberíamos aprender de los pequeños a fiarnos más de la providencia del Padre, que no deja que le falte nada a quien da por amor todo lo poco que tiene. En el Congo unos chicos fabricaban desde hacía algunos meses unas tarjetas artísticas con cáscara de plátano que luego se vendían en Alemania. En un primer momento se quedaban con todo lo que ganaban (algunos mantenían de este modo a toda su familia). Después decidieron poner el 50% en común y 35 jóvenes parados recibieron una ayuda. Y Dios no se deja vencer en generosidad: dos de estos chicos dieron un testimonio tan grande en la tienda donde trabajaban que varios comerciantes que necesitaban personal fueron a esa tienda. De esta manera hasta once jóvenes encontraron trabajo fijo. 1) Palabra de vida de julio de 1999, publicada en Ciudad Nueva, nº 356. 2) Sab 7, 9. 3) Cf. Lc 12, 31. 4) Cf. Mt 19, 29. Puntos relevantes: –La perla del Evangelio es el encuentro con Jesús, el Reino de Dios en medio de nosotros. Cuando uno la encuentra, le merece la pena empeñar todos sus bienes con tal de adquirirla. –Para seguir a Jesús hemos de desprendernos de todo, al menos espiritualmente: poner a Dios en el primer lugar de nuestra vida. –Quien deja todo para seguir a Jesús recibe el céntuplo. La providencia de Dios no dejará que le falte nada a quien da por amor. Otras lecturas de Chiara Lubich para profundizar en esta Palabra: Esta vez proponemos el tomo 2 de los Escritos Espirituales, obra que reúne textos recogidos entre 1959 y 1981. Este segundo tomo, que lleva por título «Lo esencial de hoy», contiene dos recopilaciones de escritos publicadas por separado bajo los títulos Saber perder (1969) y Sí, sí; no, no (1973). Son meditaciones, pensamientos, reflexiones y poemas a través de los cuales uno entra en relación con una singular experiencia espiritual que se desarrolla en un tiempo determinado, reflejado en acontecimientos y personajes más o menos conocidos de la vida civil y eclesial. La autora aprovecha cada circunstancia para enraizarse más plenamente en Dios y en la Palabra y abrirse cada vez más a la fraternidad universal. Un libro que no ha perdido ni un ápice de su actualidad. En particular recomendamos estas páginas: «Con los pies en la tierra» (p. 24); «Volver a encontrarlo en sus debidas proporciones» (p. 44); «El esplendor de un descubrimiento» (p. 63); «Olvidarse» (p. 79); «Él es el Camino» (p. 85); «En Cristo verdad» (p. 91); «Mantener el corazón» (p 95); «La felicidad» (p. 103); «La nueva visión de la vida» (p. 141); «Lo esencial de hoy» (p. 146); «La perla» (p. 166); «Vive siempre» (p. 186); «Una experiencia única» (p. 204); «El cielo “contesta”» (p. 211); «Penitencia nueva y antigua» (p. 216); «Autenticidad» (p. 218). (selección: Ana Hidalgo)


Deja aquí tu comentario


Introduce los caracteres que ves en la imagen

Numeros aleatorios Recargar imagen





BUSCADOR
¡¡La búsqueda no ha producido resultados!!
Modos de acceso

De forma gratuita


Acceso a cinco artículos cada mes: dos de la revista del mes en curso y tres de revistas anterior, a su elección
logoIntroduzca los datos para el registro












Suscripción


Recepción de la revista en papel en su domicilio y acceso online a todos los artículos de las revistas

Solicitud de suscripción a la revista Ciudad Nueva


Rellene el siguiente formulario cumplimentando todos los datos solicitados.



Nombre


Apellidos


Dirección


Código Postal


Población




Teléfono de contacto


E-mail



Contraseña



Repita Contraseña



Suscripción anual:
España: 47 €
Otros países: 57 €

Otras suscripciones anuales:
Colaborador: 60 €
España, 5 revistas: 180 €


Forma de pago
Domiciliación bancaria
Giro Postal
Transferencia
Paypal
Pago con tarjeta


Comentario



Acepto los siguientes términos y condiciones: En cumplimiento de lo establecido en el art. 5 de la Ley Orgánica 15/1999, de 13 de diciembre de Protección de Datos de Carácter Personal, procedemos a informarle de que sus datos serán incorporados a un fichero informatizado de datos personales con fines comerciales y promocionales, incluida la publicidad por medios electrónicos que puedan ser de su interés, cuyo responsable es Editorial Ciudad Nueva con domicilio en José Picón, 28 - 28028 Madrid y tiene derecho de acceso, rectificación, cancelación y oposición de los datos que sobre usted figuren en el mismo.


Su solicitud de suscripción ha sido enviada.
Nos pondremos en contacto con usted
Muchas gracias

Enviaremos tres ejemplares a su dirección para que conozca la revista

Conozca la revista Ciudad Nueva


Rellene el siguiente formulario cumplimentando todos los datos solicitados para que podamos enviarle tres ejemplares de la revista a su dirección .



Nombre


Apellidos


Dirección


Código Postal


Población


Provincia


País


Teléfono de contacto


E-mail



Comentario




Recomiende la revista Ciudad Nueva


Rellene el siguiente formulariocon los datos de la persona a la que quiere que le enviemos tres ejemplares de la revista para que la conozca .



Nombre


Apellidos


Dirección


Código Postal


Población


Provincia


País


Teléfono de contacto


E-mail



Comentario








Editorial Ciudad Nueva
C/ José Picón, 28
28028 Madrid (España)
Aviso legal
Mapa de la Web
Política de cookies
@2015 Editorial Ciudad Nueva. Todos los derechos reservados
facebook