Esta web utiliza 'cookies' propias y de terceros para ofrecerle una mejor experiencia y servicio y poder registrar el proceso de compra. Al navegar o utilizar nuestros servicios el usuario acepta el uso que hacemos de las 'cookies', puedes ver nuestra política de cookies, aquí
Política de cookies +
logorevista

Usuario
Contraseña   
Recordar contraseña
logoIntroduzca su email y recibirá un mensaje de recuperación de su contraseña






                 

Conozca
nuestros
libros
libro

Palabra y vida
Noviembre - 2007


EN ESTE NÚMERO


Suscríbase si quiere tener acceso a la descarga de los pdf de todos los artículos.
Regístrese para poder descargarse dos artículos del número actual y tres de números anteriores al mes.

Veneración por los mayores

José Varas Arroyo


La caridad es labor de cada día, pero es más necesario ejercitarla con los débiles, los que están solos, los ancianos... La labor de un sacerdote jubilado.

Antes de jubilarme, ya hace dos años, como sacerdote que soy dedicaba unas horas semanales para visitar a los ancianos y a los enfermos de la parroquia. Hablaba con la familia, les leía la palabra de Dios y les llevaba la eucaristía. Normalmente eran unas diez o doce visitas. Tenía predilección por ellos, debido a su situación de debilidad y a veces de soledad; me sentía llamado a dar compañía, escucha, tiempo y comprensión cristiana. Ellos me daban a mí algo en lo que abundaban: serenidad adulta, simplicidad de vida, síntesis de pensamiento, bienaventuranza... Ahora algunos de ellos que han partido para el cielo me darán también su gratitud hecha mediación y oración desde la eternidad. Siempre me ha hecho bien esta fe en la unión con los bienaventurados a la que se refiere la “comunión de los santos” que confesamos en el Credo. La Palabra de Dios nos dice que en Jesucristo «estamos unidos a los justos que han llegado a su destino». Ellos nos dan una verdadera comprensión de la vida cristiana, que se prolonga por toda la eternidad. Hoy mi situación ha cambiado y tengo más tiempo disponible. Ya no estoy circunscrito al quehacer pastoral de una parroquia, pero la veneración que he tenido por los mayores continúa a través de la relación epistolar que mantengo mensualmente con cada uno. Les escribo una carta en la que les comunico mis sentimientos de fe, mis experiencias de vida y les manifiesto mi afecto, pero sobre todo aprovecho para mandarles un pensamiento espiritual junto con la Palabra de Vida, que alimenta su fe, y les invito a vivirla. Y, si es posible, voy a visitarlos alguna de las veces que voy a Madrid. Pero quiero hacer algo más por los mayores. Conozco a varios sacerdotes ancianos a los que me une una espiritualidad que hemos vivido juntos durante años. Viven en distintas ciudades e ir a visitarlos es una tarea prioritaria para mí, que tengo tiempo. Ahora puedo desplazarme para ir a verlos. Mantengo con ellos mucho contacto por carta o por teléfono, pero pasar unos días con ellos es otra cosa. Francisco está en la residencia diocesana de Santiago de Compostela. Tiene ordenador y le mando mensajes y algunos archivos interesantes, pero ir a verlo alguna vez me parece más concreto, más cálido, más dar la vida por el hermano. Santiago está en Las Palmas de Gran Canaria y su simpatía es para mí un regalo cuando voy. Esa frase humano-divina que nos dejó Jesucristo para que fomentemos la fraternidad: «donde hay dos o más reunidos en mi nombre, allí estoy yo en medio de ellos», queda garantizada por la la proximidad, además del afecto que nos aseguramos en las cartas. Jesús se hace presente entre nosotros cuando sellamos el afecto con la presencia concreta. José vive en Valencia. Cuando era joven conoció el Movimiento de los Focolares y viajaba a Madrid para reunirse con otros sacerdotes y llenarse del mensaje de la unidad. Hoy necesita el estímulo de un abrazo y una palabra cercana porque, dadas su edad y sus limitaciones físicas, ni el ordenador ni el teléfono le sirven para mantener el contacto. Le puede llenar más una visita, o una foto que le recuerde al amigo que lo ha visitado. Tomás está en Madrid, es un hombre de oración y contagia vida sobrenatural; se sabe limitado y falto de salud. A veces necesita un consejo para tomar ciertas decisiones sobre su limitado futuro y quiere conversar largo. La caridad es labor de cada día, es alma de toda vida cristiana, y Jesús nos la ha dejado como su mandamiento. Pero es más necesario ejercitarla con los débiles, los que están solos, los ancianos, que precisan del calor de unas manos y de una palabra afectuosa. Hace poco, la muerte de un sacerdote compañero, Jaime, ha sido el reclamo de una oración y de una presencia oportuna junto a los sacerdotes amigos, así como para con los familiares próximos. Murió en Gerona. Pude asistir a su entierro, al funeral que presidió su obispo y luego estar unos días con varios sacerdotes muy apreciados con quienes he compartido siempre mi fe y mi unidad. Estos valores de la amistad, la unidad y la obligada correspondencia brillan cuanto el tesoro de la palabra de Jesús: “estuve enfermo y me visitaste”, y emanan perfume de eternidad.


Deja aquí tu comentario


Introduce los caracteres que ves en la imagen

Numeros aleatorios Recargar imagen





BUSCADOR
¡¡La búsqueda no ha producido resultados!!
Modos de acceso

De forma gratuita


Acceso a cinco artículos cada mes: dos de la revista del mes en curso y tres de revistas anterior, a su elección
logoIntroduzca los datos para el registro












Suscripción


Recepción de la revista en papel en su domicilio y acceso online a todos los artículos de las revistas

Solicitud de suscripción a la revista Ciudad Nueva


Rellene el siguiente formulario cumplimentando todos los datos solicitados.



Nombre


Apellidos


Dirección


Código Postal


Población




Teléfono de contacto


E-mail



Contraseña



Repita Contraseña



Suscripción anual:
España: 47 €
Otros países: 57 €

Otras suscripciones anuales:
Colaborador: 60 €
España, 5 revistas: 180 €


Forma de pago
Domiciliación bancaria
Giro Postal
Transferencia
Paypal
Pago con tarjeta


Comentario



Acepto los siguientes términos y condiciones: En cumplimiento de lo establecido en el art. 5 de la Ley Orgánica 15/1999, de 13 de diciembre de Protección de Datos de Carácter Personal, procedemos a informarle de que sus datos serán incorporados a un fichero informatizado de datos personales con fines comerciales y promocionales, incluida la publicidad por medios electrónicos que puedan ser de su interés, cuyo responsable es Editorial Ciudad Nueva con domicilio en José Picón, 28 - 28028 Madrid y tiene derecho de acceso, rectificación, cancelación y oposición de los datos que sobre usted figuren en el mismo.


Su solicitud de suscripción ha sido enviada.
Nos pondremos en contacto con usted
Muchas gracias

Enviaremos tres ejemplares a su dirección para que conozca la revista

Conozca la revista Ciudad Nueva


Rellene el siguiente formulario cumplimentando todos los datos solicitados para que podamos enviarle tres ejemplares de la revista a su dirección .



Nombre


Apellidos


Dirección


Código Postal


Población


Provincia


País


Teléfono de contacto


E-mail



Comentario




Recomiende la revista Ciudad Nueva


Rellene el siguiente formulariocon los datos de la persona a la que quiere que le enviemos tres ejemplares de la revista para que la conozca .



Nombre


Apellidos


Dirección


Código Postal


Población


Provincia


País


Teléfono de contacto


E-mail



Comentario








Editorial Ciudad Nueva
C/ José Picón, 28
28028 Madrid (España)
Aviso legal
Mapa de la Web
Política de cookies
@2015 Editorial Ciudad Nueva. Todos los derechos reservados
facebook