Esta web utiliza 'cookies' propias y de terceros para ofrecerle una mejor experiencia y servicio y poder registrar el proceso de compra. Al navegar o utilizar nuestros servicios el usuario acepta el uso que hacemos de las 'cookies', puedes ver nuestra política de cookies, aquí
Política de cookies +
logorevista

Usuario
Contraseña   
Recordar contraseña
logoIntroduzca su email y recibirá un mensaje de recuperación de su contraseña






                 

Conozca
nuestros
libros
libro

Mirador
Mayo - 2010


EN ESTE NÚMERO


Suscríbase si quiere tener acceso a la descarga de los pdf de todos los artículos.
Regístrese para poder descargarse dos artículos del número actual y tres de números anteriores al mes.

Sacerdotes de hoy

Javier Rubio


Llega a su conclusión el Año Sacerdotal con una serie de actos en el Vaticano del 9 al 11 de junio.

Corren tiempos difíciles para los curas, al menos en la prensa, con tanto ruido como hacen los casos de pederastia y las iniciativas de llevar ante los tribunales incluso al Papa. Uno se pregunta si, justo ahora que estamos en el Año Sacerdotal, es decir, un tiempo dedicado por iniciativa vaticana a reflexionar sobre el sacerdocio en la Iglesia, toda esta polvareda no tiene promotores ocultos. Podría ser y, como casi todas las trampas, algún día saldrá a la luz. Pero ya que hablamos de luz, lo que ahora nos interesa es poner bajo los reflectores los actos de clausura de este Año Sacerdotal, que toca a su fin en el mes de junio con un gran congreso internacional de varios días. Y en el marco de estos actos destaca el evento «Sacerdotes hoy», que se celebrará la tarde del 9 de junio en el Aula Pablo VI del Vaticano, y está promovido por el Movimiento de los Focolares y el Movimiento de Schoenstatt, en colaboración con la Renovación Carismática Católica Internacional (ICCRS) y otras asociaciones eclesiales. Los organizadores ya prevén la participación de sacerdotes de más de setenta países de todo el mundo. «Sacerdotes hoy» se ha planteado con un estilo y unos lenguajes, el del testimonio y el del arte, que están a la altura del “hoy”, y con ese formato quiere aportar alguna respuesta a los grandes retos que la Iglesia y la sociedad les plantean hoy a los sacerdotes. Para hacernos una idea mejor, el programa consta de tres bloques con los que se delinea la identidad de los sacerdotes de hoy: «Hombres de Dios», «Hermanos entre los hermanos» y «Profetas de un mundo nuevo». Cada una de esas “etapas” es introducida por una intervención en vídeo de Benedicto XVI y concluida por pensamientos de Chiara Lubich, fundadora de los Focolares, y del P. Josef Kentenich, fundador de Schoenstatt. Entre introducción y conclusión, un bocadillo de testimonios y números artísticos de sumo interés. Se anuncian como protagonistas de esos testimonios personas que no obedecen a un guión cinematográfico, pero casi: un sacerdote irlandés hablando sobre la fidelidad a la llamada de Dios; los supervivientes del asalto al seminario menor de Buta (Burundi); un sacerdote alemán que superó el problema del alcohol gracias a la ayuda de su comunidad... y otras historias personales que ilustrarán la experiencia de la enfermedad, de la vida afectiva y del celibato en un contexto de fraternidad, de la pastoral en el ambiente multicultural y multirreligioso de hoy. También un grupo del sur de Brasil presentará una vasta acción evangelizadora en colaboración con los laicos. El cardenal Claudio Hummes, en cuanto prefecto de la Congregación para el Clero, que es la congregación directamente implicada en este asunto, presidirá las vísperas con las que se concluirá la jornada. Por su parte, el cardenal Francisco Javier Errázuriz, arzobispo de Santiago de Chile y ex presidente de la CELAM, aportará un testimonio teológico. En cuanto a la parte artística, correrá a cargo del grupo internacional Gen Verde, además de varios sacerdotes de distintos países del mundo y los seminaristas del Centro Internacional de Espiritualidad “Vinea mea” de Loppiano (Florencia). Dijimos protagonistas, pero en realidad todos los participantes lo serán en la medida en que se integren en los grupos de diálogo, que también están en el programa, a fin de abordar las distintas temáticas propuestas desde el escenario. Y para los que no puedan desplazarse a Roma, los satélites del Centro Televisivo Vaticano, transmitirán el evento por Telepace y otras cadenas televisivas. Y también por internet. Demostrar estima Se acerca el 9 de junio, día en que queremos dar nuestra aportación en el Aula Pablo VI, junto con Schoenstatt y otros movimientos, a la conclusión del Año Sacerdotal, a la que el Papa ha invitado a los sacerdotes. (…) Tengo la impresión de que se perfila una manifestación de gran transcendencia y belleza, que pondrá de manifiesto un estilo de vida muy actual para los sacerdotes. (…) El momento delicado que la Iglesia vive en estos tiempos nos lleva a considerar aún más lo oportuno que es este evento: una ocasión especial para ayudar a la Iglesia y ofrecer nuestro Carisma a muchos sacerdotes. (…) Animo a todos a tener una atención especial con los sacerdotes que conocéis, demostrándoles vuestra estima y vuestro amor. (…) Pido a la Virgen que nos haga vivir con esa pasión por la Iglesia que Chiara tenía. (del mensaje de María Emmaus Voce a los miembros de los Focolares) Ars amoris Fragmentos de la intervención de Mons. Piacenza, secretario de la Congregación para el Clero, en ocasión del encuentro anual de los sacerdotes amigos de los Focolares en enero pasado. «El amor que viene de “ars” no es sino transparencia y visibilidad del mismo Amor divino en un hombre que se dejó permear y plasmar totalmente por ese amor. Es “amor versado en nuestros corazones” (Rm 5, 5) que, por el misterio de la libertad que acoge el don de la gracia, se torna en “ars amoris”, es decir, arte de amar, capacidad para saber amar siempre y como sea, en cualquier ámbito y circunstancia, a toda persona, sea cual sea su condición cultural, histórica, social y religiosa. »El Amor (...) no es sólo una exigencia humana o una característica de Dios, es la Esencia misma de Dios. Por eso, dado que el hombre es creado a su imagen y semejanza, es la esencia misma del hombre. Si bien Dios y el hombre no son “consustanciales” y el hombre es partícipe de la Vida divina sólo por gracia, el amor del que Dios hace partícipe al hombre es el espacio real de diálogo, el ámbito en el que es posible reconocer la verdad de Dios y del hombre. »Dios mismo, que es Amor, ha creado al hombre a imagen del Amor, y sabe muy bien que precisamente el amor es el lenguaje que el hombre comprende mejor. Por esta razón, Dios es Amor no sólo en su Esencia, sino que el Amor es también el método de la Revelación divina, de modo que el “ars amoris” es también “via revelationis”, algo extraordinariamente gratuito que, misteriosa y eficazmente, siempre precede a nuestra capacidad de amar. »El carisma encomendado por el Espíritu a Chiara Lubich y reconocido por la Iglesia vive hoy en todos los que, como vosotros, han sido tocados por este carisma y se sienten custodios y portadores de él. Chiara misma lo definió así el 8 de octubre de 1984: “La chispa inspiradora, la primera idea fue una revelación renovada, por así decirlo, a nuestra alma de Dios como Amor”». «El amor no se estudia en los libros, sino que se ve en la vida; no se aprende con cursos especializados, sino viviendo con quien ama y sabe amar. El Cura de Ars aprendió el “ars amoris” en primer lugar de su familia, de la fidelidad y mansedumbre de su madre, y de la acogida y el cuidado de sacerdotes auténticos que encontró en su camino. La intimidad divina, la profunda relación con el Misterio y un verdadero enamoramiento por su Señor, hasta las lágrimas, fueron la auténtica “escuela del amor” de este gran santo. Los miles de personas que peregrinaban a Ars, cuando les preguntaban por qué, no dudaban en responder: “Para ver a Dios en un hombre”». «A esto están llamados los sacerdotes de todos los tiempos, a hacer visible el Amor de Dios; no un sentimiento genérico de amor, sino el Amor que hizo visible Jesús de Nazaret, Señor y Cristo, el Amor que se dejó clavar en la cruz por nosotros y nuestros pecados, el Amor de Jesús abandonado». «Vosotros, sacerdotes amigos del Movimiento de los Focolares, estáis llamados de manera especial, por la responsabilidad que implica haberse encontrado con un carisma tan bello y fecundo, a vivir esta radicalidad de amor, que se torna inmediatamente en radical unidad en la Iglesia y con vuestros obispos, los cuales, en comunión con el Papa, que preside la caridad universal, son constituidos por Cristo en Colegio Apostólico para custodiar la Unidad y el Amor. »Me gustaría dejaros un verdadero “mandato misionero”: sed fieles testigos del amor y de la unidad en vuestras diócesis y en vuestros presbiterios, competid en estimar a vuestros hermanos y en la obediencia fiel a la Iglesia. Que vuestro amor sea desinteresado y gratuito, previsor y capaz de sorprender; sed auténticas “semillas de amor” para todos los que encontréis y en cualquier circunstancia en que el ministerio sacerdotal os ponga». «Así pues, podemos y debemos dejar que el amor y el Ars Amoris “revolucionen” nuestra existencia con la única revolución que de verdad cambia los corazones y el mundo desde hace más de dos mil años: ¡el cristianismo! »Que desaparezca de nuestra existencia de sacerdotes todo lo que aún no sea conforme a la imagen de Cristo, Único y Sumo Sacerdote, y anunciemos a todos nuestros hermanos que nuestra existencia es amor. El sacerdocio es “el amor del Corazón de Jesús”, repetía constantemente san Juan María Vianney. Todos, creyentes o no, cristianos o no, tienen que “ver” y “entender” el Amor, mirando al sacerdote.»


Deja aquí tu comentario


Introduce los caracteres que ves en la imagen

Numeros aleatorios Recargar imagen





BUSCADOR
¡¡La búsqueda no ha producido resultados!!
Modos de acceso

De forma gratuita


Acceso a cinco artículos cada mes: dos de la revista del mes en curso y tres de revistas anterior, a su elección
logoIntroduzca los datos para el registro












Suscripción


Recepción de la revista en papel en su domicilio y acceso online a todos los artículos de las revistas

Solicitud de suscripción a la revista Ciudad Nueva


Rellene el siguiente formulario cumplimentando todos los datos solicitados.



Nombre


Apellidos


Dirección


Código Postal


Población




Teléfono de contacto


E-mail



Contraseña



Repita Contraseña



Suscripción anual:
España: 47 €
Otros países: 57 €

Otras suscripciones anuales:
Colaborador: 60 €
España, 5 revistas: 180 €


Forma de pago
Domiciliación bancaria
Giro Postal
Transferencia
Paypal
Pago con tarjeta


Comentario



Acepto los siguientes términos y condiciones: En cumplimiento de lo establecido en el art. 5 de la Ley Orgánica 15/1999, de 13 de diciembre de Protección de Datos de Carácter Personal, procedemos a informarle de que sus datos serán incorporados a un fichero informatizado de datos personales con fines comerciales y promocionales, incluida la publicidad por medios electrónicos que puedan ser de su interés, cuyo responsable es Editorial Ciudad Nueva con domicilio en José Picón, 28 - 28028 Madrid y tiene derecho de acceso, rectificación, cancelación y oposición de los datos que sobre usted figuren en el mismo.


Su solicitud de suscripción ha sido enviada.
Nos pondremos en contacto con usted
Muchas gracias

Enviaremos tres ejemplares a su dirección para que conozca la revista

Conozca la revista Ciudad Nueva


Rellene el siguiente formulario cumplimentando todos los datos solicitados para que podamos enviarle tres ejemplares de la revista a su dirección .



Nombre


Apellidos


Dirección


Código Postal


Población


Provincia


País


Teléfono de contacto


E-mail



Comentario




Recomiende la revista Ciudad Nueva


Rellene el siguiente formulariocon los datos de la persona a la que quiere que le enviemos tres ejemplares de la revista para que la conozca .



Nombre


Apellidos


Dirección


Código Postal


Población


Provincia


País


Teléfono de contacto


E-mail



Comentario








Editorial Ciudad Nueva
C/ José Picón, 28
28028 Madrid (España)
Aviso legal
Mapa de la Web
Política de cookies
@2015 Editorial Ciudad Nueva. Todos los derechos reservados
facebook