Esta web utiliza 'cookies' propias y de terceros para ofrecerle una mejor experiencia y servicio y poder registrar el proceso de compra. Al navegar o utilizar nuestros servicios el usuario acepta el uso que hacemos de las 'cookies', puedes ver nuestra política de cookies, aquí
Política de cookies +
logorevista

Usuario
Contraseña   
Recordar contraseña
logoIntroduzca su email y recibirá un mensaje de recuperación de su contraseña






                 

Conozca
nuestros
libros
libro

Mirador
Marzo - 2010


EN ESTE NÚMERO


Suscríbase si quiere tener acceso a la descarga de los pdf de todos los artículos.
Regístrese para poder descargarse dos artículos del número actual y tres de números anteriores al mes.

Por tierras de ASIA

Eduardo Ortubia


Dos etapas del largo viaje que ha llevado a María Emmaus Voce al Extremo Oriente y al sudeste asiático.

A principios del mes de enero pasado comenzó su primer viaje al continente asiático como presidenta del Movimiento de los Focolares María Emmaus Voce, acompañada por Giancarlo Faletti, co-presidente. La finalidad de este viaje: visitar las comunidades del Movimiento en Corea del Sur, Japón, Filipinas y Tailandia, y participar en una serie de eventos tanto en el campo civil como religioso. El periplo se iniciaba, «como auspicio de gracias abundantes», con la bendición de Benedicto XVI, extensible «a las comunidades de los países visitados, especialmente amados por el Papa», según se leía en la carta firmada por el cardenal secretario de estado del Vaticano, Tarcisio Bertone. En este número destacamos algunos aspectos de su paso por Corea del Sur y Filipinas, dejando para el próximo número las etapas de Japón y Tailandia, caracterizadas por un intenso diálogo con el mundo budista. Corea del Sur La historia reciente de Corea está marcada por profundas heridas: la invasión japonesa y su anexión a Japón hasta el final de la Segunda Guerra Mundial, la división política del país y una guerra fratricida que dejó dos millones de muertos. De esa destrucción emerge Corea del Sur, una nación vibrante que en pocas décadas ha experimentado un desarrollo económico sorprendente. Su población, de unos 49 millones de habitantes, es mayoritariamente budista, pero la presencia cristiana se remonta a finales del siglo XVIII, cuando laicos coreanos introdujeron la fe desde China –único caso en la historia en que una Iglesia local ha sido fundada por laicos–. En la actualidad los católicos constituyen el 10% de la población y los protestantes el 30%, y su número sigue creciendo; tan sólo el año pasado se registraron casi cien mil bautismos en la Iglesia católica. Esta vitalidad de la Iglesia y del pueblo coreano en general se vio reflejada en el encuentro que María Voce y Giancarlo Faletti tuvieron el 9 de enero a las afueras de Seúl con unos mil quinientos miembros comprometidos del Movimiento de los Focolares, que en Corea del Sur cuenta con unos veinticinco mil adherentes esparcidos por toda la península. Una vitalidad y riqueza de valores que María Voce pudo descubrir en esa gran familia a la que retó a abrirse cada vez más, de manera que toda la sociedad coreana y toda Asia se beneficie de ella. La incidencia de esta vida evangélica en los frentes del ecumenismo, del diálogo interreligioso y en el más difícil de la política, fue reconocida por el presidente de la conferencia episcopal, mons. Peter Kang U-il, y por el grupo de obispos a los que María Voce y Giancarlo Faletti visitaron. Durante este cordial encuentro, uno de estos prelados se manifestó de esta manera: «Doy gracias a Dios por esta espiritualidad que lleva a sus adherentes laicos incluso al Parlamento; laicos que de esta manera desarrollan su verdadera vocación de cristianos». Y en el Parlamento precisamente estuvieron María Voce y Giancarlo Faletti, donde fueron recibidos por el vice-presidente de la nación, Hee-Sang Moon. Sus deseos: «que la paz y la fraternidad universal que los Focolares tratan de poner de relieve se difundan y den su gran aportación al desarrollo humano y espiritual del país». Allí también tuvo lugar un amplio y provechoso diálogo con algunos diputados cercanos al Movimiento Político por la Unidad en Corea, que desde hace cinco años están trabajando por una política más respetuosa y más dedicada al bien común en un contexto bastante conflictivo entre la mayoría y la oposición. Una de las iniciativas que están llevando a cabo es una acción para “purificar” el lenguaje en el Parlamento, acción que ha suscrito casi la mitad de sus miembros. Más de cien diputados han aceptado incluso que se examinen sus declaraciones para ver si el lenguaje que usan contribuye a la conciliación entre las partes políticas. Conversando con María Voce había miembros de partidos tanto de la mayoría como de la oposición, un hecho que de por sí es un testimonio significativo en el actual contexto político coreano, muy exacerbado. Por este motivo, el diálogo se concentró muy pronto en el mejor modo de llevar el espíritu de la unidad al Parlamento y, de esta manera, volver a acercar a la gente a la política en un momento de gran desconfianza del electorado. «Habría que desterrar los prejuicios –sugirió María Voce con palabras fuertes– y pensar que los adversarios pueden tener algo bueno. Por supuesto, cada uno piensa que su sistema es el mejor, pero no hay que considerarlo como algo absoluto. Los sistemas son siempre relativos y pueden mejorar. Por eso, si se escucha con mente abierta, se puede descubrir que alguna propuesta del partido contrario puede ser positiva y aceptable». La impresión de María Voce al final de esta visita: «He encontrado un movimiento maduro, serio, digno, con capacidad de inventiva, con talentos artísticos, con cualidades para la política y con mucha capacidad para establecer relaciones». Filipinas El ideal de la unidad llegó a Filipinas a principios de los años 60 y en febrero de 1966, un grupo de cinco entre focolarinas y focolarinos aterrizó en Manila para establecer dos centros, los primeros del Movimiento de los Focolares en Asia, a petición del entonces cardenal de Manila, D. Rufino Santos. En los años previos a esta apertura, la práctica de la Palabra de vida se había difundido en muchos ambientes gracias al trabajo pastoral de un religioso que, habiendo conocido la espiritualidad de los Focolares en Europa, la llevó al archipiélago filipino. El desarrollo inicial, pues, fue más allá de las expectativas más optimistas. En la actualidad son 19 los centros de los Focolares esparcidos por todo el país, miles los miembros comprometidos del Movimiento e innumerables los adherentes. A destacar en el contexto de pobreza que caracteriza a muchos sectores de la sociedad filipina, donde el 80% de la riqueza del país se encuentra en manos del 5% de la población, los 7 centros Bukas Palad (Manos Abiertas) establecidos por los Focolares en 5 ciudades del archipiélago, que ofrecen asistencia educativa, dental, médica, etc. a decenas de miles de personas y canalizan la ayuda que miles de niños filipinos reciben a través del proyecto de apadrinamiento que el Movimiento Familias Nuevas de los Focolares promueve en todo el mundo. En este contexto, María Voce y Giancarlo Faletti llegaron a Filipinas el 20 de enero pasado, donde permanecieron hasta el 1 de febrero. En el transcurso de estas casi dos semanas pudieron reunirse en distintas ciudades con unos 4.000 miembros del Movimiento, entre los que se encontraban unas 300 personas procedentes de Hong Kong, Macao y Taiwán, que habían viajado a Manila para la ocasión. «¡Sed lo que sois!» fueron las sencillas pero muy significativas palabras con las que Maria Voce y Giancarlo Faletti concluyeron el día transcurrido en el Philippine International Convention Center con unos tres mil miembros de los Focolares de Manila y de las islas del norte del archipiélago filipino. Con estas palabras intentaban resumir su impresión por el ambiente de alegría, paz, entusiasmo, admiración y, quizás, también un poco de incredulidad que habían vivido juntos. En Manila también, el 28 de enero Maria Voce intervino con un testimonio personal sobre la «llamada a la santidad» en el 2° Congreso Nacional del Clero. Los sacerdotes presentes eran unos 5.000. En su discurso María Voce repasó acontecimientos personales de sus primeros años en su ciudad natal hasta el encuentro con la espiritualidad de la unidad y con Chiara Lubich, y el cara a cara constante con Jesús hasta que decidió seguirlo con un «sí repetido momento tras momento», incluido el de su elección a presidenta del Movimiento de los Focolares en julio del 2008. Y luego, el descubrimiento de la ayuda «más potente» en nuestro camino hacia la santidad: el mismo Jesús, que establece su morada espiritual entre nosotros, si estamos unidos. Por lo tanto, «Más que buscar la santidad, tratemos de caminar con el Santo entre nosotros”, auspició María Voce.


Deja aquí tu comentario


Introduce los caracteres que ves en la imagen

Numeros aleatorios Recargar imagen





BUSCADOR
¡¡La búsqueda no ha producido resultados!!
Modos de acceso

De forma gratuita


Acceso a cinco artículos cada mes: dos de la revista del mes en curso y tres de revistas anterior, a su elección
logoIntroduzca los datos para el registro












Suscripción


Recepción de la revista en papel en su domicilio y acceso online a todos los artículos de las revistas

Solicitud de suscripción a la revista Ciudad Nueva


Rellene el siguiente formulario cumplimentando todos los datos solicitados.



Nombre


Apellidos


Dirección


Código Postal


Población




Teléfono de contacto


E-mail



Contraseña



Repita Contraseña



Suscripción anual:
España: 47 €
Otros países: 57 €

Otras suscripciones anuales:
Colaborador: 60 €
España, 5 revistas: 180 €


Forma de pago
Domiciliación bancaria
Giro Postal
Transferencia
Paypal
Pago con tarjeta


Comentario



Acepto los siguientes términos y condiciones: En cumplimiento de lo establecido en el art. 5 de la Ley Orgánica 15/1999, de 13 de diciembre de Protección de Datos de Carácter Personal, procedemos a informarle de que sus datos serán incorporados a un fichero informatizado de datos personales con fines comerciales y promocionales, incluida la publicidad por medios electrónicos que puedan ser de su interés, cuyo responsable es Editorial Ciudad Nueva con domicilio en José Picón, 28 - 28028 Madrid y tiene derecho de acceso, rectificación, cancelación y oposición de los datos que sobre usted figuren en el mismo.


Su solicitud de suscripción ha sido enviada.
Nos pondremos en contacto con usted
Muchas gracias

Enviaremos tres ejemplares a su dirección para que conozca la revista

Conozca la revista Ciudad Nueva


Rellene el siguiente formulario cumplimentando todos los datos solicitados para que podamos enviarle tres ejemplares de la revista a su dirección .



Nombre


Apellidos


Dirección


Código Postal


Población


Provincia


País


Teléfono de contacto


E-mail



Comentario




Recomiende la revista Ciudad Nueva


Rellene el siguiente formulariocon los datos de la persona a la que quiere que le enviemos tres ejemplares de la revista para que la conozca .



Nombre


Apellidos


Dirección


Código Postal


Población


Provincia


País


Teléfono de contacto


E-mail



Comentario








Editorial Ciudad Nueva
C/ José Picón, 28
28028 Madrid (España)
Aviso legal
Mapa de la Web
Política de cookies
@2015 Editorial Ciudad Nueva. Todos los derechos reservados
facebook