Esta web utiliza 'cookies' propias y de terceros para ofrecerle una mejor experiencia y servicio y poder registrar el proceso de compra. Al navegar o utilizar nuestros servicios el usuario acepta el uso que hacemos de las 'cookies', puedes ver nuestra política de cookies, aquí
Política de cookies +
logorevista

Usuario
Contraseña   
Recordar contraseña
logoIntroduzca su email y recibirá un mensaje de recuperación de su contraseña






                 

Conozca
nuestros
libros
libro

Palabra y vida
Febrero - 2010


EN ESTE NÚMERO


Suscríbase si quiere tener acceso a la descarga de los pdf de todos los artículos.
Regístrese para poder descargarse dos artículos del número actual y tres de números anteriores al mes.

Cuando el tiempo es provechoso

Javier Rubio


«Si el tiempo de la condena se vive “acompañado” de otro sujeto “atento”, las posibilidades de reincidir descienden muchísimo». Experiencia de un psicólogo que trabaja como educador en prisiones.

Privar de libertad a una persona «es un castigo gravísimo», asegura Santiago, que es psicólogo y trabaja como educador en una prisión. «Lo demuestra el hecho –añade– de que todas las culturas lo imponen cuando quieren castigar a sus miembros díscolos». Partiendo de esta premisa, se entiende que el trabajo cotidiano en la prisión, comprobando cómo se vive dentro y cómo se lleva a cabo el cumplimiento de las condenas es un asunto nada sencillo. Así lo razona: «Pretender que sólo el transcurso del tiempo produzca en el penado todos los cambios que precisa es pedir algo poco menos que imposible. Quizás tengamos ahí una de las causas de que nuestros centros estén llenos de internos que han vuelto a delinquir». Santiago se confiesa cristiano y por eso mismo se siente impulsado a «ir más allá en mi trabajo». Le llama poderosamente la atención que Jesús incluyera la atención a los presos entre las demostraciones concretas de amor a Él mismo: «Estuve en la cárcel y vinisteis a verme…». Y además pone el acento en que «curiosamente también Jesús estuvo preso, fue procesado y fue condenado». Sorprende este modo de argumentar, pues tiene tintes de vocación. Ese querer «ir más allá», que se parece a un idealismo vocacional, le ha llevado a Santiago a hacer sus comprobaciones: «Si el tiempo de la condena se vive “acompañado” de otro sujeto “atento”, que puede ser otro preso, un funcionario, un voluntario, un profesional, el capellán, etc., las posibilidades de reincidencia descienden muchísimo». Y una vez constatados los hechos, puede decir con firmeza: «ese es mi empeño diario». Señalemos un dato cierto: el condenado debe asumir la culpa y la responsabilidad por lo que ha hecho. Sólo a partir de ahí se puede comenzar a construir algo nuevo. «Pero es muy difícil conseguirlo solo –dice este experimentado educador–. Se precisa ese otro que aporte el espejo donde reflejarse, que sea capaz de devolver una figura seguramente más real que la que conoce el protagonista, alguien capaz de incorporar a la situación una ración de esperanza que el penado es incapaz de percibir por sí solo, porque se lo impide el miedo y el dolor». Dicho así, se intuye que la labor de Santiago tiene que ser delicada, un empeño que requiere mucha atención y por ello mismo es estimulante. Pero puntualiza: «Sin duda es eficacia profesional, pero también puede ser fruto del amor concreto, de ponerse en el lugar del otro, de llevar a la práctica la universal regla de oro: “Haz a los demás lo que quieras que te hagan a ti”. Es buscar el bien del otro, acompañarlo en su crecimiento personal, sostenerlo cuando flaquean sus fuerzas y motivar, motivar, motivar… Sólo así el tiempo de la condena será un periodo provechoso, porque el penado percibirá que nada se ha interrumpido ni paralizado». Mientras escucho a Santiago, me pregunto si esos mismos argumentos no están definiendo la profesionalidad que él mismo parece poner a un lado. Y entonces me aclara que desde que conoció el Movimiento de los Focolares cuando tenía 14 años, no ha dejado de encontrar ejemplos de cómo hacer las cosas. Señala a Igino Giordani, de quien aprendió que «la caridad perfecciona la justicia», y también Chiara Lubich, que hablaba a menudo de «ver a Jesús en el otro», reconociendo esa «imagen de Dios» que es todo ser humano. Entonces entiendo mejor esto: «Jesús-médico, Jesús-diputado, Jesús-comerciante... En cada profesión es Jesús “encarnado” quien trata con Jesús-enfermo, con Jesús-ciudadano, con Jesús-comprador… y podríamos añadir: con Jesús-preso. La gimnasia de ponerme en el lugar del otro, o “hacerme uno” –continúa Santiago–, me capacita para sentirme enriquecido por el otro. Todo lo contrario a lo que habitualmente ocurre, que se da para recibir algo a cambio, como en un contrato». El paso siguiente es la reciprocidad, consecuencia de una opción libre para aceptar, respetar y valorar al otro en toda su dignidad. «Es un arte –dice– basado en el respeto mutuo. Y el fruto de ese respeto es la cercanía para poder aceptarlo con su humanidad, sin prejuicios ni críticas, sin barreras, queriendo su bien». Está claro que no habla de sentimientos, o no sólo de sentimientos, sino de voluntad: «Procuro amar cuantas veces sea necesario, identificándome con su pensamiento y con su realidad, sin tener miedo a perder algo de mí». Y aquí nuestro educador explicita la raíz evangélica del amor que entreteje su profesión: «Un amor que escucha y comprende, que ofrece su pensamiento e ideas con respeto, que me hace estar dispuesto incluso a no ser correspondido». De esta forma logra que su intervención se convierta en comunicación, en relación que se torna recíproca y desemboca en la participación y la corresponsabilidad en el proceso. «Cualquier otra ética profesional palidece ante ésta. Es el reto que me plantea mi trabajo. Obviamente no es fácil, pero sigue siendo mi objetivo». Diariamente surgen oportunidades para vivir este programa en cada entrevista, en cada contacto, en cada consejo y en cada ocasión para escuchar sin interrumpir con recomendaciones inútiles por sabidas. «Cuando consigo escuchar a fondo, noto rápidamente los efectos: aparece la confianza. Sólo al final, como parte de la información, afrontamos el hecho del delito, que no es el protagonista de la situación pues los protagonistas somos el interno y yo mismo». Un ejemplo: «Hace poco hicimos una parte del Camino de Santiago con un grupo de internos. Fue una ocasión única para tratar de vivir de esa forma las veinticuatro horas del día. Lo compartíamos todo: cansancio, esfuerzo, alegrías, necesidades –desde el champú a los bastones, pasando por las ganas de dialogar o reír–. Días después me dijo uno: “Cuando me desperté en mi celda al día siguiente de regresar, tenía la sensación de que todo había sido un sueño. Luego, por la mañana, cuando me encontré contigo y me diste un abrazo, supe que había sido una realidad, porque la relación se mantenía”». Un estilo de vida, sin duda, que a Santiago le resultó «atractivo por su compromiso y autenticidad» cuando era adolescente, y que hoy, con veintiséis años de casado, padre de tres hijos y trabajando en prisiones, le sigue cautivando.


Deja aquí tu comentario


Introduce los caracteres que ves en la imagen

Numeros aleatorios Recargar imagen





BUSCADOR
¡¡La búsqueda no ha producido resultados!!
Modos de acceso

De forma gratuita


Acceso a cinco artículos cada mes: dos de la revista del mes en curso y tres de revistas anterior, a su elección
logoIntroduzca los datos para el registro












Suscripción


Recepción de la revista en papel en su domicilio y acceso online a todos los artículos de las revistas

Solicitud de suscripción a la revista Ciudad Nueva


Rellene el siguiente formulario cumplimentando todos los datos solicitados.



Nombre


Apellidos


Dirección


Código Postal


Población




Teléfono de contacto


E-mail



Contraseña



Repita Contraseña



Suscripción anual:
España: 47 €
Otros países: 57 €

Otras suscripciones anuales:
Colaborador: 60 €
España, 5 revistas: 180 €


Forma de pago
Domiciliación bancaria
Giro Postal
Transferencia
Paypal
Pago con tarjeta


Comentario



Acepto los siguientes términos y condiciones: En cumplimiento de lo establecido en el art. 5 de la Ley Orgánica 15/1999, de 13 de diciembre de Protección de Datos de Carácter Personal, procedemos a informarle de que sus datos serán incorporados a un fichero informatizado de datos personales con fines comerciales y promocionales, incluida la publicidad por medios electrónicos que puedan ser de su interés, cuyo responsable es Editorial Ciudad Nueva con domicilio en José Picón, 28 - 28028 Madrid y tiene derecho de acceso, rectificación, cancelación y oposición de los datos que sobre usted figuren en el mismo.


Su solicitud de suscripción ha sido enviada.
Nos pondremos en contacto con usted
Muchas gracias

Enviaremos tres ejemplares a su dirección para que conozca la revista

Conozca la revista Ciudad Nueva


Rellene el siguiente formulario cumplimentando todos los datos solicitados para que podamos enviarle tres ejemplares de la revista a su dirección .



Nombre


Apellidos


Dirección


Código Postal


Población


Provincia


País


Teléfono de contacto


E-mail



Comentario




Recomiende la revista Ciudad Nueva


Rellene el siguiente formulariocon los datos de la persona a la que quiere que le enviemos tres ejemplares de la revista para que la conozca .



Nombre


Apellidos


Dirección


Código Postal


Población


Provincia


País


Teléfono de contacto


E-mail



Comentario








Editorial Ciudad Nueva
C/ José Picón, 28
28028 Madrid (España)
Aviso legal
Mapa de la Web
Política de cookies
@2015 Editorial Ciudad Nueva. Todos los derechos reservados
facebook