Esta web utiliza 'cookies' propias y de terceros para ofrecerle una mejor experiencia y servicio y poder registrar el proceso de compra. Al navegar o utilizar nuestros servicios el usuario acepta el uso que hacemos de las 'cookies', puedes ver nuestra política de cookies, aquí
Política de cookies +
logorevista

Usuario
Contraseña   
Recordar contraseña
logoIntroduzca su email y recibirá un mensaje de recuperación de su contraseña






                 

Conozca
nuestros
libros
libro

Palabra y vida
Diciembre - 2009


EN ESTE NÚMERO


Suscríbase si quiere tener acceso a la descarga de los pdf de todos los artículos.
Regístrese para poder descargarse dos artículos del número actual y tres de números anteriores al mes.

Palabra de vida

Chiara Lubich


«Brille así vuestra luz delante de los hombres, para que vean vuestras buenas obras y glorifiquen a vuestro Padre que está en los Cielos». (Mt 5, 16)

[...] La luz se manifiesta en las «buenas obras»; resplandece a través de las obras buenas que realizan los cristianos. Me dirás: pero no sólo los cristianos llevan a cabo «buenas obras». Otros contribuyen al progreso, construyen casas, promueven la justicia... Tienes razón. Sin duda, el cristiano hace y debe hacer todo esto, pero su función específica no es ésa. Debe llevar a cabo las buenas obras con un espíritu nuevo, ese espíritu que hace que no sea él quien vive en sí mismo, sino Cristo en él. De hecho, el evangelista no piensa sólo en actos de caridad aislados (como visitar a los presos, vestir a los desnudos o como todas las obras de misericordia actualizadas según las necesidades de hoy), sino que piensa en la identificación total de la vida del cristiano con la voluntad de Dios para hacer de su vida una obra buena. Si el cristiano lo hace, es «transparente» y la alabanza que se le dará por lo que hace no le llegará a él, sino a Cristo en él, y Dios estará presente en el mundo a través de él. Por lo tanto, la tarea del cristiano es dejar que esa luz que vive en él se vea, ser «signo» de la presencia de Dios entre los hombres. «Brille así vuestra luz delante de los hombres, para que vean vuestras buenas obras y glorifiquen a vuestro Padre que está en los Cielos». Si la obra buena de cada creyente tiene esa característica, la comunidad cristiana también debe tener la misma función específica en medio del mundo: revelar a través de su vida la presencia de Dios que se manifiesta allí donde dos o tres están unidos en su nombre, una presencia que se le ha prometido a la Iglesia hasta el fin de los tiempos. La Iglesia primitiva daba gran importancia a estas palabras de Jesús. Sobre todo en los momentos difíciles. Cuando los cristianos eran calumniados, les exhortaba a que no reaccionaran con violencia. Su comportamiento debía ser la mejor respuesta a la acusación que se les hacía. En la carta a Tito se lee: «Exhorta a los jóvenes para que sean sensatos en todo. Muéstrate dechado de buenas obras: pureza de doctrina, dignidad, palabra sana, intachable, para que el adversario se avergüence, no teniendo nada malo que decir de nosotros» (2). «Brille así vuestra luz delante de los hombres, para que vean vuestras buenas obras y glorifiquen a vuestro Padre que está en los Cielos». Vivir realmente como cristianos es también hoy luz para llevar a los hombres a Dios. Te cuento un hecho. Antonietta es de Cerdeña, pero por motivos de trabajo se ha trasladado a Grenoble (Francia). Trabaja en una oficina en la que muchos no tienen ganas de trabajar. Como es cristiana y ve en cada uno a Jesús a quien servir, ayuda a todos y está siempre tranquila y sonriente. A menudo alguien se enfada, levanta la voz y se desahoga con ella tomándole el pelo: «Ya que tienes tantas ganas de trabajar, toma. ¡Pasa a máquina mi trabajo también!». Ella se calla y trabaja duro. Sabe que no son malos. Seguramente cada uno tiene sus cruces. Un día en que los demás están ausentes, el jefe se dirige a ella y le pregunta: «¿Cómo es que no pierde nunca la paciencia y está siempre sonriente?». Ella se evade diciendo: «Trato de conservar la calma, de tomar las cosas por el lado bueno». El jefe da un golpe en la mesa y exclama: «¡No, seguro que aquí está Dios de por medio! Porque si no, es imposible. ¡Y pensar que yo no creía en Dios!» Algunos días más tarde a Antonietta la llaman a la dirección, donde le dicen que la trasladan a otra oficina «para que –continúa el director– la transforme igual que ha hecho con ésta». «Brille así vuestra luz delante de los hombres, para que vean vuestras buenas obras y glorifiquen a vuestro Padre que está en los Cielos». 1) Palabra de vida de agosto de 1979, publicada íntegramente en CHIARA LUBICH, Palabras para vivir, Madrid, Ed. Ciudad Nueva 1981, p. 31. 2) Tito 2, 9-8. PUNTOS RELEVANTES • La luz resplandece en las buenas acciones de los cristianos, pero ellos no son los únicos que hacen buenas obras. • El evangelista no se refiere únicamente a las acciones aisladas del cristiano, sino a una adhesión total a la voluntad de Dios, que refleja un espíritu nuevo: el de Cristo actuando en nosotros. • Así, la vida entera del cristiano dejará traslucir a Cristo en él, y se convertirá en signo de la presencia de Dios entre los hombres. PARA PROFUNDIZAR EN LOS LIBROS DE CHIARA LUBICH: • La doctrina espiritual (DE): Frase de Chiara Lubich, p. 38. «Los albores», pp. 41-51. «Una espiritualidad de comunión», pp. 70-76. «Si tu ojo es sencillo», pp. 127-128 (cf. Escritos Espirituales/1, p. 155). • Meditaciones (10ª ed.): «Dame a todos los que están solos», p. 22. «En el amor, lo que vale es amar», p. 36. «Si estamos unidos, Jesús está entre nosotros», pp. 39-40. «Invasión de amor», pp. 75-76 (cf. DE, pp. 231-232). «Vivir la vida», pp. 101-103 (cf. DE, pp. 149-151). «Con frecuencia el amor no es amor», pp. 104-106 (cf. DE, pp. 202-203). • Lo esencial de hoy (EE/2): «Perfectos en el amor», pp. 49-50 (Saber perder). «La confianza», p. 75 (Saber perder). «La nueva visión de la vida», pp. 141-145 (Sí, sí; no, no. Cf. DE, pp. 110-113). «Trabajo entre dos», pp. 195-196 (Sí, sí; no, no). Cf. DE, pp. 115-116 • El arte de amar: «Por un mundo nuevo», p. 38. «Al alcance de todos», p. 39. «La revolución cristiana», p. 40. «Gratuidad», p. 50. «La “regla de oro”», pp. 57-58. «Una ley universal», pp.59-60. «Para todos los hombres», p. 61. LECTURA RECOMENDADA ESTE MES: E. M. Fondi – M. Zanzucchi, «Un pueblo nacido del Evangelio»: Reportaje sobre la espiritualidad, la historia y la difusión del Movimiento de los Focolares, un pueblo formado por varios millones de personas que han decidido libremente aportar su ladrillo a la construcción de la fraternidad universal.


Deja aquí tu comentario


Introduce los caracteres que ves en la imagen

Numeros aleatorios Recargar imagen





BUSCADOR
¡¡La búsqueda no ha producido resultados!!
Modos de acceso

De forma gratuita


Acceso a cinco artículos cada mes: dos de la revista del mes en curso y tres de revistas anterior, a su elección
logoIntroduzca los datos para el registro












Suscripción


Recepción de la revista en papel en su domicilio y acceso online a todos los artículos de las revistas

Solicitud de suscripción a la revista Ciudad Nueva


Rellene el siguiente formulario cumplimentando todos los datos solicitados.



Nombre


Apellidos


Dirección


Código Postal


Población




Teléfono de contacto


E-mail



Contraseña



Repita Contraseña



Suscripción anual:
España: 47 €
Otros países: 57 €

Otras suscripciones anuales:
Colaborador: 60 €
España, 5 revistas: 180 €


Forma de pago
Domiciliación bancaria
Giro Postal
Transferencia
Paypal
Pago con tarjeta


Comentario



Acepto los siguientes términos y condiciones: En cumplimiento de lo establecido en el art. 5 de la Ley Orgánica 15/1999, de 13 de diciembre de Protección de Datos de Carácter Personal, procedemos a informarle de que sus datos serán incorporados a un fichero informatizado de datos personales con fines comerciales y promocionales, incluida la publicidad por medios electrónicos que puedan ser de su interés, cuyo responsable es Editorial Ciudad Nueva con domicilio en José Picón, 28 - 28028 Madrid y tiene derecho de acceso, rectificación, cancelación y oposición de los datos que sobre usted figuren en el mismo.


Su solicitud de suscripción ha sido enviada.
Nos pondremos en contacto con usted
Muchas gracias

Enviaremos tres ejemplares a su dirección para que conozca la revista

Conozca la revista Ciudad Nueva


Rellene el siguiente formulario cumplimentando todos los datos solicitados para que podamos enviarle tres ejemplares de la revista a su dirección .



Nombre


Apellidos


Dirección


Código Postal


Población


Provincia


País


Teléfono de contacto


E-mail



Comentario




Recomiende la revista Ciudad Nueva


Rellene el siguiente formulariocon los datos de la persona a la que quiere que le enviemos tres ejemplares de la revista para que la conozca .



Nombre


Apellidos


Dirección


Código Postal


Población


Provincia


País


Teléfono de contacto


E-mail



Comentario








Editorial Ciudad Nueva
C/ José Picón, 28
28028 Madrid (España)
Aviso legal
Mapa de la Web
Política de cookies
@2015 Editorial Ciudad Nueva. Todos los derechos reservados
facebook