Esta web utiliza 'cookies' propias y de terceros para ofrecerle una mejor experiencia y servicio y poder registrar el proceso de compra. Al navegar o utilizar nuestros servicios el usuario acepta el uso que hacemos de las 'cookies', puedes ver nuestra política de cookies, aquí
Política de cookies +
logorevista

Usuario
Contraseña   
Recordar contraseña
logoIntroduzca su email y recibirá un mensaje de recuperación de su contraseña






                 

Conozca
nuestros
libros
libro

Código 20
Noviembre - 2009


EN ESTE NÚMERO


Suscríbase si quiere tener acceso a la descarga de los pdf de todos los artículos.
Regístrese para poder descargarse dos artículos del número actual y tres de números anteriores al mes.

Lo que quieras... pero monja, no

Isabel Montes


Mi historia comenzó hace unos años. Soy Isa y tengo 20 años.

Vengo de una familia numerosa, que me ha educado siempre en valores cristianos y a través de la cual he recibido la fe. Siempre se me ha educado sabiendo que la felicidad la consigues haciendo la voluntad de Dios, pero no siempre es fácil aceptarla... Mi hermana mayor entró en el convento de las clarisas de Lerma hace nueve años. Desde que conocí el convento, ¡empecé a rezar para no ser monja! No sabía muy bien por qué, pero me acostaba todas las noches y decía: «Jesús, lo que quieras... pero monja, no». Y así continué mi vida. Unas veces mi grito era más fuerte y otras veces más débil, pero siempre estaba ahí. Cuando en casa decían que íbamos a ver a mi hermana, yo decía que tenía que estudiar y evitaba ir a verla. No quería porque al entrar en el locutorio, el corazón me palpitaba a 100 por hora, y cuando entraba otra clarisa, me quedaba sin palabras, me gustaba demasiado… A fin de cuentas yo allí era feliz y eso me preocupaba. El año pasado fui por primera vez sola a ver a mi hermana y le conté que no era capaz de decir «sí» al Señor por miedo a lo que me fuera a pedir. ¿Miedo? Sí, sabía lo que él quería de mí y no quería verlo. Mi hermana me dijo que decir “sí» es hacer su voluntad, y eso no significa que tengas que ser cura o monja, y me puso el caso de otra hermana nuestra que al decir su «sí», el Señor le puso en su camino al hombre con el que ahora está felizmente casada. ¿Entonces? ¿Por qué yo no era capaz de decir que sí? Le dije que lo intentaría, pero no lo logré… Hasta este año, en Semana Santa, cuando me fui a celebrar la Pascua a Lerma. En una adoración a la cruz, la madre superiora nos dijo que le pidiésemos lo que más nos preocupaba y yo le pedí su ayuda en esos días para decirle que sí, ¡y lo conseguí! Al día siguiente se lo conté a mi hermana y esa misma noche en la comunión de la Vigilia Pascual le dije «Sí, Jesús, ¡lo que tu quieras! Si quieres que sea monja, lo seré; y si quieres que me case, ponme al hombre adecuado». Fue decírselo y notar ¡¡la mayor paz del mundo!! Tras esto, todo me vino dado. Cada vez tenía más ganas de ir al convento y ya no ponía excusas. Un día fui a hablar con la madre superiora y le conté mis dudas, mis miedos e inquietudes. Sentí que me entendía y que iba a orar por mí. Y justo después, me fui un mes a Londres. Allí me sentía encantada, siempre estaba con Jesús. Sabía que me estaba pasando algo, pero no entendía muy bien el qué… Era feliz ante Él en el sagrario, le sonreía...Vamos que me di cuenta de que ¡estaba enamorada! Y lo que es mejor, que ¡¡Él me había enamorado!! Y ya no tuve más problemas. Era feliz, sonreía por la calle y muchas veces me sorprendía a mí misma radiante. Al volver, fui al convento y se le conté a la madre. Me ofrecieron ir con ellas de ejercicios espirituales; encantada, acepté. Y fue poner un pie allí el 11 de julio y saber que tenía que pedir la experiencia. No me atreví a dar el paso hasta cuatro días más tarde, pero una vez dado, era ¡la mujer más feliz del mundo! Por fin entendí por qué había tenido tantas dificultades a la hora de elegir carrera. De pequeña quería ser guardia civil, hasta que llegó el momento de estudiarlo y vi que no era lo mío. Decidí estudiar Comunicación Audiovisual, pero tuve que esperar un año para poder empezar la carrera. Está claro que tampoco era ése el camino que el Señor me tenía guardado. ¿Por qué? Porque me quiere para Él, y en la vida contemplativa, encerrada en el corazón de Cristo para orar por el sufrimiento de la humanidad, para que nadie se pierda. Y en esa comunidad, porque es la que el Señor me tenía preparada. No he tenido que elegir nada, todo estaba preparado desde hace mucho tiempo; sólo he tenido que “dejarme hacer”. Y es que ¿puede haber algo más bonito que ser de Cristo?


Deja aquí tu comentario


Introduce los caracteres que ves en la imagen

Numeros aleatorios Recargar imagen





BUSCADOR
¡¡La búsqueda no ha producido resultados!!
Modos de acceso

De forma gratuita


Acceso a cinco artículos cada mes: dos de la revista del mes en curso y tres de revistas anterior, a su elección
logoIntroduzca los datos para el registro












Suscripción


Recepción de la revista en papel en su domicilio y acceso online a todos los artículos de las revistas

Solicitud de suscripción a la revista Ciudad Nueva


Rellene el siguiente formulario cumplimentando todos los datos solicitados.



Nombre


Apellidos


Dirección


Código Postal


Población




Teléfono de contacto


E-mail



Contraseña



Repita Contraseña



Suscripción anual:
España: 47 €
Otros países: 57 €

Otras suscripciones anuales:
Colaborador: 60 €
España, 5 revistas: 180 €


Forma de pago
Domiciliación bancaria
Giro Postal
Transferencia
Paypal
Pago con tarjeta


Comentario



Acepto los siguientes términos y condiciones: En cumplimiento de lo establecido en el art. 5 de la Ley Orgánica 15/1999, de 13 de diciembre de Protección de Datos de Carácter Personal, procedemos a informarle de que sus datos serán incorporados a un fichero informatizado de datos personales con fines comerciales y promocionales, incluida la publicidad por medios electrónicos que puedan ser de su interés, cuyo responsable es Editorial Ciudad Nueva con domicilio en José Picón, 28 - 28028 Madrid y tiene derecho de acceso, rectificación, cancelación y oposición de los datos que sobre usted figuren en el mismo.


Su solicitud de suscripción ha sido enviada.
Nos pondremos en contacto con usted
Muchas gracias

Enviaremos tres ejemplares a su dirección para que conozca la revista

Conozca la revista Ciudad Nueva


Rellene el siguiente formulario cumplimentando todos los datos solicitados para que podamos enviarle tres ejemplares de la revista a su dirección .



Nombre


Apellidos


Dirección


Código Postal


Población


Provincia


País


Teléfono de contacto


E-mail



Comentario




Recomiende la revista Ciudad Nueva


Rellene el siguiente formulariocon los datos de la persona a la que quiere que le enviemos tres ejemplares de la revista para que la conozca .



Nombre


Apellidos


Dirección


Código Postal


Población


Provincia


País


Teléfono de contacto


E-mail



Comentario








Editorial Ciudad Nueva
C/ José Picón, 28
28028 Madrid (España)
Aviso legal
Mapa de la Web
Política de cookies
@2015 Editorial Ciudad Nueva. Todos los derechos reservados
facebook