Esta web utiliza 'cookies' propias y de terceros para ofrecerle una mejor experiencia y servicio y poder registrar el proceso de compra. Al navegar o utilizar nuestros servicios el usuario acepta el uso que hacemos de las 'cookies', puedes ver nuestra política de cookies, aquí
Política de cookies +
logorevista

Usuario
Contraseña   
Recordar contraseña
logoIntroduzca su email y recibirá un mensaje de recuperación de su contraseña






                 

Conozca
nuestros
libros
libro

Palabra y vida
Noviembre - 2009


EN ESTE NÚMERO


Suscríbase si quiere tener acceso a la descarga de los pdf de todos los artículos.
Regístrese para poder descargarse dos artículos del número actual y tres de números anteriores al mes.

Que usted lo pase bien

Antonio Espinosa


Un grupo de jubilados de la provincia de Alicante comparte con nuestros lectores la original experiencia que realizan: “Jubiguay”.

¿Quién no ha visto, mientras reposta gasolina o descansa en un parador de carretera, arribar uno o dos autocares de personas mayores, sonrientes y vivaces? La identificación es fácil: jubilados y/o pensionistas. Pero ¿cuál es el secreto de esa alegría espontánea que transmiten? Preguntémosles a algunos expertos en estas cosas. En un pasaje de Maktub, Paulo Coelho pone en boca del maestro: «No acabo de entender lo que me cuentas. Lo que veo son hombres con fe en la vida, comenzando una nueva etapa». Por su parte, Bernabé Tierno explica una de las razones de los comportamientos alegres, sin negar la existencia de circunstancias difíciles: «Cuando creamos a nuestro alrededor un campo espiritual magnético positivo nos convertimos en “luz” y hacemos mucho bien a quienes nos acompañan...». Sirve, entre otras cosas, «buscar la compañía de personas positivas, abiertas y generosas que transmitan tranquilidad, igualdad y autoconfianza». Para Ted O’Neal «no es cuestión de lo mayor que eres, sino de la manera en que lo eres. Si conseguimos ser todavía creativos, resueltos, confiados, esperanzados y entusiastas, podemos seguir siendo felices». Por último, la receta de Narciso Irala es sencilla: «Los seis mejores médicos son: sol, agua, aire, ejercicio, dieta y alegría. Curan tus males y no te cobran un céntimo». Nos quedamos con este último doctor: la alegría. Y entre las formas de atender a su consejo –ardua empresa en estos tiempos de crisis general y no sólo económica– unos jubilados de la provincia de Alicante han encontrado un modo original. No se trata de pasarlo bien, haciendo cosas tan sabidas como viajar, recordar otros tiempos, contarse “batallitas”, consolarse recíprocamente o mediante turismo tercera edad. Un algo más aflora en este descubrimiento de la verdadera “chispa de la vida”: la fraternidad. «¿Y qué hacen?», nos estaremos preguntando. Pues así, sin fórmulas. Sencillamente se convocan, se encuentran en un lugar, generalmente una residencia de religiosas a disposición de grupos. Hay espacios para presentaciones, para proyección con mensaje y diálogo, para la oración –y Eucaristía para quien lo desee–, para el tiempo libre, la comida de confraternidad seguida de café y un rato de recreación amenizada por “acreditados” músicos del grupo. Hay espacio también para compartir cualquier cosa –tiempo fuerte del día– cargado de empatía colectiva, que se cierra con la visualización de la Palabra de vida del mes. Así concluye una jornada feliz, con unas despedidas que se eternizan porque nadie encuentra el modo de marchar. ¿Qué ha pasado? Lo mejor es preguntar a los propios asistentes, sus comentarios lo dicen todo (ver recuadro). Esta experiencia, que comenzó siendo una comida de amigos –la mayoría de ellos personas que habían coincidido en encuentros del Movimiento de los Focolares y que con el transcurso del tiempo comenzaron a peinar o “añorar” canas–, se ha ido convirtiendo en el grupo “Jubiguay”. La receta, como se puede apreciar, es sencilla y al alcance de todo el mundo. No tiene secretos, ni es preciso viajar para participar en una de estas convivencias, donde seguro que nos recibirán con los brazos abiertos. Basta que allí donde se encuentren pongan en marcha un grupo “Jubiguay”. Funciona. Y, como dice la letra pequeña de la “garantía”, «siempre que haya música». SUS COMENTARIOS LO DICEN TODO «Alegría, espontaneidad, unidad y testimonio de fe. Se sentía que estábamos todos muy a gusto. Encuentro muy necesario formalizar este grupo porque para el perfil de nuestra edad no abundan experiencias similares y creo que no debe perderse este filón de fraternidad que está en la línea del testamento que nos dejó Chiara». «Al grupo se le ve con ganas de crecer espiritualmente. La sinceridad en las intervenciones y el espíritu de unidad flotaba en el ambiente. La proyección y la parte lúdica fue flexible y acertada. Salí con muchas ganas de vivir a Jesús a través del amor y de la unidad». «Hubo sencillez, confianza, oración, alegría y comunicación sincera (=Jesús en medio). Horario sereno, sin prisas. Lugar apto, completo. Comida adecuada. Buena acogida por parte de las monjas. Parking, capilla, todo muy bien». «La impresión es muy positiva. Me fortalece la unión con Dios y con todos los que asistimos al encuentro, que resultó ameno, concreto y amistoso. Me sirve también para mirarme en el espejo de todos los que estamos en el encuentro y ver cómo pasa la vida. Y el lugar acogedor, tranquilo, estupendo. Gracias». «A ver si somos capaces de contagiar este espíritu evangélico a los hermanos que nos encontremos, pero especialmente a cada uno de los grupos de jubilados con afinidad focolar o no, para que estos colectivos llenen su corazón, no de rutina sino de inquietud, de actividades, de ilusión». «Me parecieron muy bien y muy sinceras las intervenciones que hubo y sobre todo la que más me gustó fue la del sacerdote. La organización del evento también estuvo muy bien». «Me sale del corazón decir un profundo y sincero “¡Gracias, Señor!” por lo que es capaz de hacer cuando un grupo de personas se reúne en su nombre, sin más pretensiones que celebrar y poner en común, dentro de un ambiente de fiesta y fraternidad, aquello que el espíritu de Jesús va obrando en sus vidas». «Era un gozo comprobar, a medida que avanzaba la jornada, cómo iba creciendo el clima de profunda comunión y cómo se palpaba la presencia de Jesús en medio de nosotros, hasta el punto que se perdía la noción del tiempo y nadie quería que llegara la hora de marcharse». «Para mí esta experiencia se está convirtiendo en todo un signo y me vienen a la mente muchos interrogantes como: “¿Qué nos querrá decir el Señor a través de esta nueva experiencia?” A mí, de momento, sólo se me ocurre asegurar toda nuestra unidad y ponerlo todo, por medio de la oración, en las manos de Jesús y de María para que sean ellos los que nos ayuden a descubrir el camino a seguir y nos den su gracia para recorrerlo con fidelidad».


Deja aquí tu comentario


Introduce los caracteres que ves en la imagen

Numeros aleatorios Recargar imagen





BUSCADOR
¡¡La búsqueda no ha producido resultados!!
Modos de acceso

De forma gratuita


Acceso a cinco artículos cada mes: dos de la revista del mes en curso y tres de revistas anterior, a su elección
logoIntroduzca los datos para el registro












Suscripción


Recepción de la revista en papel en su domicilio y acceso online a todos los artículos de las revistas

Solicitud de suscripción a la revista Ciudad Nueva


Rellene el siguiente formulario cumplimentando todos los datos solicitados.



Nombre


Apellidos


Dirección


Código Postal


Población




Teléfono de contacto


E-mail



Contraseña



Repita Contraseña



Suscripción anual:
España: 47 €
Otros países: 57 €

Otras suscripciones anuales:
Colaborador: 60 €
España, 5 revistas: 180 €


Forma de pago
Domiciliación bancaria
Giro Postal
Transferencia
Paypal
Pago con tarjeta


Comentario



Acepto los siguientes términos y condiciones: En cumplimiento de lo establecido en el art. 5 de la Ley Orgánica 15/1999, de 13 de diciembre de Protección de Datos de Carácter Personal, procedemos a informarle de que sus datos serán incorporados a un fichero informatizado de datos personales con fines comerciales y promocionales, incluida la publicidad por medios electrónicos que puedan ser de su interés, cuyo responsable es Editorial Ciudad Nueva con domicilio en José Picón, 28 - 28028 Madrid y tiene derecho de acceso, rectificación, cancelación y oposición de los datos que sobre usted figuren en el mismo.


Su solicitud de suscripción ha sido enviada.
Nos pondremos en contacto con usted
Muchas gracias

Enviaremos tres ejemplares a su dirección para que conozca la revista

Conozca la revista Ciudad Nueva


Rellene el siguiente formulario cumplimentando todos los datos solicitados para que podamos enviarle tres ejemplares de la revista a su dirección .



Nombre


Apellidos


Dirección


Código Postal


Población


Provincia


País


Teléfono de contacto


E-mail



Comentario




Recomiende la revista Ciudad Nueva


Rellene el siguiente formulariocon los datos de la persona a la que quiere que le enviemos tres ejemplares de la revista para que la conozca .



Nombre


Apellidos


Dirección


Código Postal


Población


Provincia


País


Teléfono de contacto


E-mail



Comentario








Editorial Ciudad Nueva
C/ José Picón, 28
28028 Madrid (España)
Aviso legal
Mapa de la Web
Política de cookies
@2015 Editorial Ciudad Nueva. Todos los derechos reservados
facebook