Esta web utiliza 'cookies' propias y de terceros para ofrecerle una mejor experiencia y servicio y poder registrar el proceso de compra. Al navegar o utilizar nuestros servicios el usuario acepta el uso que hacemos de las 'cookies', puedes ver nuestra política de cookies, aquí
Política de cookies +
logorevista

Usuario
Contraseña   
Recordar contraseña
logoIntroduzca su email y recibirá un mensaje de recuperación de su contraseña






                 

Conozca
nuestros
libros
libro

Palabra y vida
Noviembre - 2009


EN ESTE NÚMERO


Suscríbase si quiere tener acceso a la descarga de los pdf de todos los artículos.
Regístrese para poder descargarse dos artículos del número actual y tres de números anteriores al mes.

Palabra de vida

Chiara Lubich


«Es más fácil que un camello pase por el ojo de una aguja, que un rico entre en el Reino de los Cielos». (Mt 19, 24)

[...] ¿Te causa impresión esta frase? Creo que tienes razón al quedarte perplejo y pensando qué es lo más oportuno hacer. Jesús no dijo las cosas por decir. Por lo tanto, hay que tomar estas palabras en serio, sin querer atenuarlas. Pero tratemos de comprender por su modo de comportarse con los ricos el verdadero sentido que Jesús les daba. Él también se relacionó con personas adineradas. A Zaqueo, que sólo dio la mitad de sus bienes, le dijo: «la salvación ha entrado en esta casa». Los Hechos de los Apóstoles atestiguan, además, que en la Iglesia primitiva la comunión de los bienes era libre y que, por lo tanto, no se pedía que se renunciara concretamente a todo lo que se poseía. Jesús no tenía, pues, la intención de fundar solamente una comunidad de personas llamadas a seguirlo [...] que dejan a un lado todas sus riquezas. Y sin embargo, dice: «Es más fácil que un camello pase por el ojo de una aguja, que un rico entre en el Reino de los Cielos». Entonces, ¿qué es lo que condena Jesús? Sin duda, no los bienes de esta tierra en sí mismos, sino al rico apegado a ellos. Y ¿por qué? Está claro; porque todo pertenece a Dios y el rico, en cambio, se comporta como si las riquezas fueran suyas. El hecho es que las riquezas ocupan fácilmente el lugar de Dios en el corazón humano, ciegan y posibilitan cualquier vicio. Pablo, el apóstol, escribía: «Los que quieren enriquecerse caen en la tentación, en el lazo y en muchas codicias insensatas y perniciosas, que hunden a los hombres en la ruina y en la perdición. Porque la raíz de todos los males es el afán de dinero y algunos, por dejarse llevar de él, se extraviaron en la fe y se atormentaron con muchos dolores» (2). Ya Platón había afirmado: «Es imposible que un hombre extraordinariamente bueno sea a la vez extraordinariamente rico». Entonces, ¿cuál debe ser la actitud del que posee? Tiene que tener el corazón libre, totalmente abierto a Dios, tiene que sentirse administrador de sus bienes y saber que, como dice Juan Pablo II, sobre ellos pesa una hipoteca social. Los bienes de esta tierra, al no ser un mal en sí mismos, no hay que despreciarlos, sino que hay que usarlos bien. Lo que debe estar lejos de ellos no es la mano, sino el corazón. Se trata de saber utilizarlos para el bien de los demás. El que es rico lo es para los demás. «Es más fácil que un camello pase por el ojo de una aguja, que un rico entre en el Reino de los Cielos». Pero tal vez dirás: yo, en realidad, no soy rico; por lo tanto, estas palabras no me atañen. ¡Cuidado! La pregunta que los discípulos consternados le hicieron a Cristo inmediatamente después de esta afirmación suya fue: «Entonces, ¿quién podrá salvarse?» (3). Esa pregunta nos dice claramente que estas palabras iban dirigidas a todos. Incluso alguien que lo ha dejado todo para seguir a Cristo puede tener el corazón apegado a mil cosas. Incluso un pobre que blasfema porque le tocan la talega puede ser rico delante de Dios. [...] 1) Palabra de vida de julio de 1979, publicada íntegramente en CHIARA LUBICH, Palabras para vivir, Madrid, Ed. Ciudad Nueva, 1981, p. 25. 2) Tim 6, 9-10. 3) Mt 19, 25. PUNTOS RELEVANTES • Esta frase impacta por lo radical, pero no debemos minimizar su alcance. • Jesús no se refiere a la posesión de bienes en sí misma, sino a nuestro apego a ellos, a que nos consideremos propietarios sin tener que dar cuenta de su uso. • Todos los bienes de que disponemos forman parte de un “capital de Dios” del que somos administradores, un capital sobre el que pesa una hipoteca social. • Aprendamos a gestionar nuestros bienes preocupándonos por los demás: el que es rico debe serlo en función de ellos. PARA PROFUNDIZAR EN LOS LIBROS DE CHIARA LUBICH: • La doctrina espiritual: «Como la luz de una vela al sol», pp. 210-211 (cf. Escritos Espirituales/1, pp. 161-162). «Cristianos subdesarrollados», pp. 336-341 (cf. Escritos Espirituales/2, 155-160). • Meditaciones (10ª ed.): «No pasa», pp. 26-27 (cf. La doctrina espiritual, pp. 180-181). «Cualquiera que no renuncie», p. 42. «Invasión de amor», pp. 75-76 (cf. La doctrina espiritual, pp. 231-232). «El examen», pp. 88-89. • La vida, un viaje: «Ir a Dios a través del hermano», pp. 77-78. «Dispuestos a morir por el hermano, como el padre Kolbe», pp. 69-71. • Juntos en camino: «Ser donación de sí mismo para ser», pp. 104-106. «Trabajar con perfección y con amor», pp. 42-44. «Un mandamiento viejo y nuevo», pp. 45-47. LECTURA RECOMENDADA ESTE MES: L. Bruni, El precio de la gratuidad: Reciprocidad, fraternidad, comunión, felicidad… Cuantas más mercancías tenemos al alcance, más sentimos la indigencia de estos «bienes relacionales» que sólo se crean cuando entra en juego la dimensión de la gratuidad.


Deja aquí tu comentario


Introduce los caracteres que ves en la imagen

Numeros aleatorios Recargar imagen





BUSCADOR
¡¡La búsqueda no ha producido resultados!!
Modos de acceso

De forma gratuita


Acceso a cinco artículos cada mes: dos de la revista del mes en curso y tres de revistas anterior, a su elección
logoIntroduzca los datos para el registro












Suscripción


Recepción de la revista en papel en su domicilio y acceso online a todos los artículos de las revistas

Solicitud de suscripción a la revista Ciudad Nueva


Rellene el siguiente formulario cumplimentando todos los datos solicitados.



Nombre


Apellidos


Dirección


Código Postal


Población




Teléfono de contacto


E-mail



Contraseña



Repita Contraseña



Suscripción anual:
España: 47 €
Otros países: 57 €

Otras suscripciones anuales:
Colaborador: 60 €
España, 5 revistas: 180 €


Forma de pago
Domiciliación bancaria
Giro Postal
Transferencia
Paypal
Pago con tarjeta


Comentario



Acepto los siguientes términos y condiciones: En cumplimiento de lo establecido en el art. 5 de la Ley Orgánica 15/1999, de 13 de diciembre de Protección de Datos de Carácter Personal, procedemos a informarle de que sus datos serán incorporados a un fichero informatizado de datos personales con fines comerciales y promocionales, incluida la publicidad por medios electrónicos que puedan ser de su interés, cuyo responsable es Editorial Ciudad Nueva con domicilio en José Picón, 28 - 28028 Madrid y tiene derecho de acceso, rectificación, cancelación y oposición de los datos que sobre usted figuren en el mismo.


Su solicitud de suscripción ha sido enviada.
Nos pondremos en contacto con usted
Muchas gracias

Enviaremos tres ejemplares a su dirección para que conozca la revista

Conozca la revista Ciudad Nueva


Rellene el siguiente formulario cumplimentando todos los datos solicitados para que podamos enviarle tres ejemplares de la revista a su dirección .



Nombre


Apellidos


Dirección


Código Postal


Población


Provincia


País


Teléfono de contacto


E-mail



Comentario




Recomiende la revista Ciudad Nueva


Rellene el siguiente formulariocon los datos de la persona a la que quiere que le enviemos tres ejemplares de la revista para que la conozca .



Nombre


Apellidos


Dirección


Código Postal


Población


Provincia


País


Teléfono de contacto


E-mail



Comentario








Editorial Ciudad Nueva
C/ José Picón, 28
28028 Madrid (España)
Aviso legal
Mapa de la Web
Política de cookies
@2015 Editorial Ciudad Nueva. Todos los derechos reservados
facebook