Esta web utiliza 'cookies' propias y de terceros para ofrecerle una mejor experiencia y servicio y poder registrar el proceso de compra. Al navegar o utilizar nuestros servicios el usuario acepta el uso que hacemos de las 'cookies', puedes ver nuestra política de cookies, aquí
Política de cookies +
logorevista

Usuario
Contraseña   
Recordar contraseña
logoIntroduzca su email y recibirá un mensaje de recuperación de su contraseña






                 

Conozca
nuestros
libros
libro

Editorial
Agosto - 2007


EN ESTE NÚMERO


Suscríbase si quiere tener acceso a la descarga de los pdf de todos los artículos.
Regístrese para poder descargarse dos artículos del número actual y tres de números anteriores al mes.

Editorial


Acordarse de Irak


Acordarse de Irak Los cristianos de Irak, que también los hay, sufren persecución y por eso se van del país. El obispo caldeo de Bagdad, Mons. Warduni, se aloja en la iglesia del Sagrado Corazón de María, que está enfrente de la sede de un partido chií "amigo" y rodeada de familias suníes que siempre han defendido a "los hermanos cristianos". Cuando sale, lo hace siempre sin escolta: «¿Por qué poner en peligro la vida de gente inocente? Antes de salir, encomiendo mi protección a Jesús y María». La situación es desastrosa y no se ve el final del túnel. «Cada día es peor que ayer. Muchos cristianos ya se habían ido de Bagdad, pero después de que cerraran las escuelas, han emigrado varios miles, porque aquí corren peligro de morir, de que los rapten o les roben», dice Warduni. También en el norte del país las comunidades cristianas están amenazadas y secuestran a los sacerdotes. Poca gente se atreve a ir a misa. ¿Qué pueden esperar estos cristianos de los demás cristianos? Antes que nada, «que tengan una fe sólida y sean moralmente fuertes», dice el obispo caldeo; luego, que con esa fe «recen por nosotros, porque sólo el Señor puede socorrernos; ya no tenemos confianza en los hombres», añade. Y tercero, «que digan a todo el mundo que los cristianos de Irak y Oriente Próximo están perseguidos, casi como si hubiese un complot contra ellos». Fuertes y dolorosas palabras. Los cristianos de esta zona del mundo se sienten abandonados. Y cuando emigran, no suelen ser bien recibidos en el extranjero, como si los iraquíes fuesen leprosos. Se comprende que Warduni diga: «Éste es nuestro clamor: ¡Dios mío, Dios mío, ¿por qué nos has abandonado?». La suerte de los cristianos no difiere de la de los demás iraquíes. «En los tiempos que corren, imperan el fanatismo y el terrorismo, la ley y el gobierno es como si no existieran, los lugares de culto, tanto musulmanes como cristianos, son destruidos, y cuando se publican unas viñetas ofensivas en Dinamarca, o se proyecta una película ofensiva en Holanda, o en Inglaterra le dan un premio a un escritor que ofende el Corán, entonces están siguiendo el juego de los terroristas». Los iraquíes ya no pueden salir a la calle, a los niños los tratan casi como animales, y ya nadie quiere hablar por miedo a molestar a alguien... Y esto vale para cristianos y musulmanes. ¿Hay solución? Según el obispo de Bagdad, sí: «Bastaría que las naciones poderosas quisieran traer la paz de verdad a Irak. Pero por desgracia cada país busca sus propio interés». Las guerras tienen siempre consecuencias terribles. En este caso, además puede desaparecer el cristianismo de la zona, cosa que ya anunció Warduni cuando empezó esta guerra. Pero la ayuda que pide está a alcance de todos: «que recen por nosotros» con fe. Estamos de vacaciones y nuestro país lleno de santuarios. ¿Por qué no detenerse en ellos y acordarse de Irak?


Deja aquí tu comentario


Introduce los caracteres que ves en la imagen

Numeros aleatorios Recargar imagen





BUSCADOR
¡¡La búsqueda no ha producido resultados!!
Modos de acceso

De forma gratuita


Acceso a cinco artículos cada mes: dos de la revista del mes en curso y tres de revistas anterior, a su elección
logoIntroduzca los datos para el registro












Suscripción


Recepción de la revista en papel en su domicilio y acceso online a todos los artículos de las revistas

Solicitud de suscripción a la revista Ciudad Nueva


Rellene el siguiente formulario cumplimentando todos los datos solicitados.



Nombre


Apellidos


Dirección


Código Postal


Población




Teléfono de contacto


E-mail



Contraseña



Repita Contraseña



Suscripción anual:
España: 47 €
Otros países: 57 €

Otras suscripciones anuales:
Colaborador: 60 €
España, 5 revistas: 180 €


Forma de pago
Domiciliación bancaria
Giro Postal
Transferencia
Paypal
Pago con tarjeta


Comentario



Acepto los siguientes términos y condiciones: En cumplimiento de lo establecido en el art. 5 de la Ley Orgánica 15/1999, de 13 de diciembre de Protección de Datos de Carácter Personal, procedemos a informarle de que sus datos serán incorporados a un fichero informatizado de datos personales con fines comerciales y promocionales, incluida la publicidad por medios electrónicos que puedan ser de su interés, cuyo responsable es Editorial Ciudad Nueva con domicilio en José Picón, 28 - 28028 Madrid y tiene derecho de acceso, rectificación, cancelación y oposición de los datos que sobre usted figuren en el mismo.


Su solicitud de suscripción ha sido enviada.
Nos pondremos en contacto con usted
Muchas gracias

Enviaremos tres ejemplares a su dirección para que conozca la revista

Conozca la revista Ciudad Nueva


Rellene el siguiente formulario cumplimentando todos los datos solicitados para que podamos enviarle tres ejemplares de la revista a su dirección .



Nombre


Apellidos


Dirección


Código Postal


Población


Provincia


País


Teléfono de contacto


E-mail



Comentario




Recomiende la revista Ciudad Nueva


Rellene el siguiente formulariocon los datos de la persona a la que quiere que le enviemos tres ejemplares de la revista para que la conozca .



Nombre


Apellidos


Dirección


Código Postal


Población


Provincia


País


Teléfono de contacto


E-mail



Comentario








Editorial Ciudad Nueva
C/ José Picón, 28
28028 Madrid (España)
Aviso legal
Mapa de la Web
Política de cookies
@2015 Editorial Ciudad Nueva. Todos los derechos reservados
facebook