Esta web utiliza 'cookies' propias y de terceros para ofrecerle una mejor experiencia y servicio y poder registrar el proceso de compra. Al navegar o utilizar nuestros servicios el usuario acepta el uso que hacemos de las 'cookies', puedes ver nuestra política de cookies, aquí
Política de cookies +
logorevista

Usuario
Contraseña   
Recordar contraseña
logoIntroduzca su email y recibirá un mensaje de recuperación de su contraseña






                 

Conozca
nuestros
libros
libro

Palabra y vida
Agosto - 2007


EN ESTE NÚMERO


Suscríbase si quiere tener acceso a la descarga de los pdf de todos los artículos.
Regístrese para poder descargarse dos artículos del número actual y tres de números anteriores al mes.

Palabra de vida, agosto 2007

Fabio Ciardi y Gabriella Fallacara


"Corramos con fortaleza la prueba que se nos propone, fijos los ojos en Jesús" (Hb 12,1-2)

Poner nombre a las dificultades “Corramos con fortaleza la prueba que se nos propone, fijos los ojos en Jesús” La Carta a los Hebreos está dirigida cristianos cuya vida conoce pruebas y sufrimientos. A veces sería como para desanimarse: ¿por qué no elegir un camino más fácil?, ¿por qué no rendirse? El autor del escrito, en cambio, invita a proseguir el camino emprendido: es difícil, cuesta, pero la senda del Evangelio es la que lleva a la plenitud de la vida. Es más, el autor incita a los cristianos para que corran y sigan firmes incluso bajo el peso de los sufrimientos. Igual que cualquier atleta, también todos los que decidimos seguir a Jesús necesitamos perseverancia para llegar a la meta, es decir, resistencia, capacidad de aguantar, y nos la da la convicción de que Dios está con nosotros y la firme decisión de querer conseguirlo. Pero, sobre todo, estamos invitados a mantener la mirada bien fija en Jesús, que nos ha precedido y nos guía. Él, de hecho, en la cruz, especialmente cuando se siente abandonado por el Padre, es modelo de valor, de perseverancia, de sufrimiento: supo mantenerse firme en la prueba y se volvió a abandonar en las manos de ese Dios por quien se sentía abandonado[1]. “Corramos con fortaleza la prueba que se nos propone, fijos los ojos en Jesús” Chiara Lubich habla a menudo de cómo Jesús afronta con valor y sin rendirse la prueba más grande: es el modelo de nuestra carrera y de cómo se superan las pruebas. Jesús en la cruz, con su abandono, ya hizo suyos cada uno de nuestros dolores o pruebas de la vida. Dejemos que ella misma nos indique cómo mantener la mirada fija en Él: «¿Estamos embargados por el miedo? ¿Acaso en la cruz, en su abandono, Jesús no parece dominado por el miedo de que el Padre se haya olvidado de Él?» Cuando seamos presa del desconsuelo y del desánimo, podemos mirar a Jesús, que en ese momento «parece sumergido en la impresión de que en su divina pasión le falte el consuelo del Padre; parece que estuviera perdiendo el ánimo al concluir su dolorosísima prueba (…) ¿Las circunstancias nos llevan a desorientarnos? Jesús en aquel tremendo dolor parece no comprender ya nada de lo que le está sucediendo, y grita: “¿Por qué?”. Y cuando nos sorprenda la desilusión o estemos heridos por un trauma o una desgracia imprevista, o una enfermedad, o una situación absurda, podemos siempre recordar el dolor de Jesús abandonado, que personificó todas estas pruebas y mil más»[2]. Él está a nuestro lado en cada dificultad que tengamos, dispuesto a compartir con nosotros cada dolor. “Corramos con fortaleza la prueba que se nos propone, fijos los ojos en Jesús.” ¿Cómo vivir, pues, esta Palabra? Mirando a Jesús y acostumbrándonos a «llamarlo por su nombre en las pruebas de la vida. Así que le diremos: “Jesús abandonado-soledad”, “Jesús abandonado-duda”, “Jesús abandonado-herida”, “Jesús abandonado-prueba”, “Jesús Abandonado-desolación”, etc. »Al llamarlo por su nombre, Él verá que lo descubrimos y reconocemos detrás de cada dolor y nos responderá con más amor. Y abrazarlo será nuestra paz, nuestro consuelo, la fuerza, el equilibrio, la salud, la victoria. Será la explicación de todo y la solución de todo»[3]. “Corramos con fortaleza la prueba que se nos propone, fijos los ojos en Jesús.” Así le pasó a Luisa, que hace años encontró una hojita con el comentario a esta Palabra de vida. Ella misma cuenta: «De repente nos cayó como una losa la terrible noticia: mi hijo mayor, de 29 años, había tenido un accidente de tráfico y estaba gravísimo. Corrí al hospital con el corazón en un puño. Mi hijo estaba allí, inmóvil, ausente. Estaba desesperada. Uno de esos agustiosos días de espera pasé casualmente por la capilla del hospital y encontré la Palabra de Vida, que me invitaba a mantener la mirada fija en Jesús abandonado. La leí atentamente: sí, me dije, precisamente habla de mi prueba… No tenía esperanzas, pero la sala de reanimación no me parecía ya un martirio, sino un vínculo con el amor de Dios. Y cogiendo la mano de mi hijo, fui capaz de rezar por él, que me estaba dejando. Murió, pero nunca lo había sentido tan vivo». [1] Cf. Mc 15, 34. [2] C. LUBICH, Juntos en camino, Ciudad Nueva, 1988, p. 173-174. [3] Ibid. p. 174.


Deja aquí tu comentario


Introduce los caracteres que ves en la imagen

Numeros aleatorios Recargar imagen





BUSCADOR
¡¡La búsqueda no ha producido resultados!!
Modos de acceso

De forma gratuita


Acceso a cinco artículos cada mes: dos de la revista del mes en curso y tres de revistas anterior, a su elección
logoIntroduzca los datos para el registro












Suscripción


Recepción de la revista en papel en su domicilio y acceso online a todos los artículos de las revistas

Solicitud de suscripción a la revista Ciudad Nueva


Rellene el siguiente formulario cumplimentando todos los datos solicitados.



Nombre


Apellidos


Dirección


Código Postal


Población




Teléfono de contacto


E-mail



Contraseña



Repita Contraseña



Suscripción anual:
España: 47 €
Otros países: 57 €

Otras suscripciones anuales:
Colaborador: 60 €
España, 5 revistas: 180 €


Forma de pago
Domiciliación bancaria
Giro Postal
Transferencia
Paypal
Pago con tarjeta


Comentario



Acepto los siguientes términos y condiciones: En cumplimiento de lo establecido en el art. 5 de la Ley Orgánica 15/1999, de 13 de diciembre de Protección de Datos de Carácter Personal, procedemos a informarle de que sus datos serán incorporados a un fichero informatizado de datos personales con fines comerciales y promocionales, incluida la publicidad por medios electrónicos que puedan ser de su interés, cuyo responsable es Editorial Ciudad Nueva con domicilio en José Picón, 28 - 28028 Madrid y tiene derecho de acceso, rectificación, cancelación y oposición de los datos que sobre usted figuren en el mismo.


Su solicitud de suscripción ha sido enviada.
Nos pondremos en contacto con usted
Muchas gracias

Enviaremos tres ejemplares a su dirección para que conozca la revista

Conozca la revista Ciudad Nueva


Rellene el siguiente formulario cumplimentando todos los datos solicitados para que podamos enviarle tres ejemplares de la revista a su dirección .



Nombre


Apellidos


Dirección


Código Postal


Población


Provincia


País


Teléfono de contacto


E-mail



Comentario




Recomiende la revista Ciudad Nueva


Rellene el siguiente formulariocon los datos de la persona a la que quiere que le enviemos tres ejemplares de la revista para que la conozca .



Nombre


Apellidos


Dirección


Código Postal


Población


Provincia


País


Teléfono de contacto


E-mail



Comentario








Editorial Ciudad Nueva
C/ José Picón, 28
28028 Madrid (España)
Aviso legal
Mapa de la Web
Política de cookies
@2015 Editorial Ciudad Nueva. Todos los derechos reservados
facebook