Esta web utiliza 'cookies' propias y de terceros para ofrecerle una mejor experiencia y servicio y poder registrar el proceso de compra. Al navegar o utilizar nuestros servicios el usuario acepta el uso que hacemos de las 'cookies', puedes ver nuestra política de cookies, aquí
Política de cookies +
logorevista

Usuario
Contraseña   
Recordar contraseña
logoIntroduzca su email y recibirá un mensaje de recuperación de su contraseña






                 

Conozca
nuestros
libros
libro

Mirador
Agosto - 2009


EN ESTE NÚMERO


Suscríbase si quiere tener acceso a la descarga de los pdf de todos los artículos.
Regístrese para poder descargarse dos artículos del número actual y tres de números anteriores al mes.

Ante la crisis económica y antropológica

Fernando Guerrero


La encíclica Caritas in veritate

Documento largamente esperado que ha satisfecho las expectativas. Por resumirlo con una expresión, se trata de una puesta al día de la Doctrina Social de la Iglesia en el comienzo del siglo XXI. Es la tercera encíclica de Benedicto XVI, después de “Deus caritas est” (2005) y “Spe salvi” (2007). Su tema es “el desarrollo humano integral en la caridad y en la verdad” y, aunque aborda cuestiones actuales y candentes, su enfoque es teológico y ya la introducción marca su orientación doctrinal. Hay otros documentos pontificios que tratan este asunto con argumentos más filosóficos, como la “Rerum novarum” de León XIII (1891), aun sin descuidar el referente teológico. Realista y equilibrada, la encíclica aborda la problemática social de nuestro siglo. Es contundente en sus afirmaciones y si reflexionamos en los principios que expone, la encontramos radicalmente antiliberal, aunque no anticapitalista en el sentido económico del término, pues admite instituciones del sistema (propiedad, empresa, mercado, contrato salarial, etc.), pero es incompatible con la concepción liberal de la economía y de la política. El liberalismo, “que es la ideología del capitalismo puro”, se basa en una concepción individualista del orden social, en un racionalismo que niega la transcendencia y en una concepción amoral de la economía y de la vida social. En cambio, esta encíclica parte de la caridad universal y de la verdad teológica y metafísica. Seis capítulos articulan el texto y termina con una conclusión que resume el sentido de la encíclica, centrada en último término en Dios. Sin Dios, el hombre no sabe dónde va, ni tampoco logra entender quién es. En la base de este nuevo documento está la encíclica de Pablo VI “Populorum progressio” (1947), que Benedicto XVI considera como la “Rerum novarum” contemporánea. El de Pablo VI fue un mensaje profético con acentos dramáticos sobre la trágica realidad del siglo XX y los dos mundos en que se dividía, y se sigue dividiendo, la humanidad: ricos pletóricos de bienestar frente al mundo en vías de desarrollo, pobre y marginal. Esa situación, que tanto impresionó a Pablo VI en sus viajes, ha empeorado y no se ve solución, como afirmó Juan Pablo II veinte años después en la “Sollicitudo rei socialis”. Benedicto XVI describe con realismo la crisis económica, pero refleja cierto optimismo, apuntando a los avances que se han dado en el desarrollo de algunos pueblos y a las posibilidades que ofrece la globalización. Afirma que la Iglesia no puede interferir en los aspectos técnicos y políticos, pero tampoco desentenderse, porque Dios no quiere sólo la salvación espiritual de la humanidad, sino también su bienestar temporal. Y los problemas económicos y políticos están íntimamente ligados a los éticos y morales, por eso la Iglesia no puede menos que señalar, desde la Revelación de Dios, el camino de solución. Muchos problemas actuales no siempre han sido tratados por el Magisterio, por lo menos con la extensión y profundidad con que lo hace esta vez. Así, el consumismo, la visión exclusivamente tecnológica del desarrollo, la utilización rígida de la propiedad intelectual, especialmente en campo sanitario, la movilidad de los capitales financieros y los medios de producción, la reducción de la red de seguridad social, la movilidad laboral, el eclecticismo cultural... También considera temas ya tratados, como la alimentación y el acceso al agua en cuanto derechos universales, la difusión de los métodos contraceptivos, la eutanasia, el terrorismo y el derecho a la libertad religiosa. Habla del peligro de la tecnificación excesiva, no sólo en cuestiones económicas y sociales, sino en las que afectan a la interioridad de la persona, reduciéndolas a sus aspectos psicológicos y descuidando el sentido espiritual subyacente, porque desatiende no sólo el sentido teológico de la persona, sino también el antropológico. Insiste en que los diferentes ámbitos del saber humano sean “interactivos” y en que la caridad no excluye el saber, más bien lo exige y lo promueve. La excesiva sectorización del saber y el dejar de lado la metafísica dañan el desarrollo del saber y el de los pueblos. “Caritas in veritate” da mucha importancia a la persona humana en la economía, afirmando que los costes humanos son también costes económicos. La situación actual exige una más profunda reflexión sobre el sentido de la economía y su fin. Señala asimismo que los aranceles impuestos por los países desarrollados impiden que los productos de los países pobres lleguen a los mercados de los ricos. Destaca la novedad de la globalización, que ha sorprendido por su alcance. Tiene unas reflexiones muy sensatas al respecto, ya que se ha establecido una interdependencia planetaria cuyos resultados pueden ser positivos o negativos, según su utilización. Insiste el Papa en que las ventajas y desventajas que se deriven de la actividad económica dependen del comportamiento de los agentes que intervienen. También señala que la “gratuidad” en las relaciones mercantiles, como expresión de fraternidad, debe tener espacio en la actividad económica ordinaria. En este sentido abre la actividad económica hacia la concepción y la praxis de la “economía de comunión”. El tono de la encíclica es siempre positivo y, aunque señala las deficiencias, apunta siempre a las soluciones. El Papa se refiere a una contradicción que se da en estos momentos: se reivindican presuntos derechos de carácter subjetivo, mientras que otros derechos elementales y fundamentales son violados en gran parte del mundo, como el derecho a la vida, a los cuidados sanitarios elementales o a la instrucción básica. La exacerbación de los derechos conduce al olvido de los deberes. La apertura moralmente responsable a la vida es una riqueza social y económica. El hecho de que disminuyan los nacimientos, a veces por debajo del “índice de reemplazo generacional”, pone en crisis los sistemas de asistencia social, aumenta los costes, disminuye la reserva de ahorro y los recursos financieros, reduce la disponibilidad de trabajadores cualificados y diminuye la reserva de “cerebros”. Por eso señala la necesidad de implantar políticas que defiendan la familia, fundada en el matrimonio entre un hombre y una mujer, célula primordial y vital de la sociedad. También trata el Papa de la relación del hombre con el ambiente natural, es decir, de la “ecología”. Alude a la mejora de la eficacia energética y al progreso en la búsqueda de las energías alternativas, sin olvidar a los consumidores, una cuestión que no había sido tratada expresamente en los documentos tradicionales de la Doctrina. Como puede verse, la encíclica es un documento de gran densidad y complejidad que exige un estudio atento y minucioso. Ha puesto de actualidad la importancia de la Doctrina Social de la Iglesia y la necesidad de conocerla para afrontar las cuestiones sociales de nuestro tiempo.


Deja aquí tu comentario


Introduce los caracteres que ves en la imagen

Numeros aleatorios Recargar imagen





BUSCADOR
¡¡La búsqueda no ha producido resultados!!
Modos de acceso

De forma gratuita


Acceso a cinco artículos cada mes: dos de la revista del mes en curso y tres de revistas anterior, a su elección
logoIntroduzca los datos para el registro












Suscripción


Recepción de la revista en papel en su domicilio y acceso online a todos los artículos de las revistas

Solicitud de suscripción a la revista Ciudad Nueva


Rellene el siguiente formulario cumplimentando todos los datos solicitados.



Nombre


Apellidos


Dirección


Código Postal


Población




Teléfono de contacto


E-mail



Contraseña



Repita Contraseña



Suscripción anual:
España: 47 €
Otros países: 57 €

Otras suscripciones anuales:
Colaborador: 60 €
España, 5 revistas: 180 €


Forma de pago
Domiciliación bancaria
Giro Postal
Transferencia
Paypal
Pago con tarjeta


Comentario



Acepto los siguientes términos y condiciones: En cumplimiento de lo establecido en el art. 5 de la Ley Orgánica 15/1999, de 13 de diciembre de Protección de Datos de Carácter Personal, procedemos a informarle de que sus datos serán incorporados a un fichero informatizado de datos personales con fines comerciales y promocionales, incluida la publicidad por medios electrónicos que puedan ser de su interés, cuyo responsable es Editorial Ciudad Nueva con domicilio en José Picón, 28 - 28028 Madrid y tiene derecho de acceso, rectificación, cancelación y oposición de los datos que sobre usted figuren en el mismo.


Su solicitud de suscripción ha sido enviada.
Nos pondremos en contacto con usted
Muchas gracias

Enviaremos tres ejemplares a su dirección para que conozca la revista

Conozca la revista Ciudad Nueva


Rellene el siguiente formulario cumplimentando todos los datos solicitados para que podamos enviarle tres ejemplares de la revista a su dirección .



Nombre


Apellidos


Dirección


Código Postal


Población


Provincia


País


Teléfono de contacto


E-mail



Comentario




Recomiende la revista Ciudad Nueva


Rellene el siguiente formulariocon los datos de la persona a la que quiere que le enviemos tres ejemplares de la revista para que la conozca .



Nombre


Apellidos


Dirección


Código Postal


Población


Provincia


País


Teléfono de contacto


E-mail



Comentario








Editorial Ciudad Nueva
C/ José Picón, 28
28028 Madrid (España)
Aviso legal
Mapa de la Web
Política de cookies
@2015 Editorial Ciudad Nueva. Todos los derechos reservados
facebook