Esta web utiliza 'cookies' propias y de terceros para ofrecerle una mejor experiencia y servicio y poder registrar el proceso de compra. Al navegar o utilizar nuestros servicios el usuario acepta el uso que hacemos de las 'cookies', puedes ver nuestra política de cookies, aquí
Política de cookies +
logorevista

Usuario
Contraseña   
Recordar contraseña
logoIntroduzca su email y recibirá un mensaje de recuperación de su contraseña






                 

Conozca
nuestros
libros
libro

Palabra y vida
Junio - 2009


EN ESTE NÚMERO


Suscríbase si quiere tener acceso a la descarga de los pdf de todos los artículos.
Regístrese para poder descargarse dos artículos del número actual y tres de números anteriores al mes.

Palabra de vida, junio 2009

Chiara Lubich


«Yo soy la vid, vosotros los sarmientos. El que permanece en mí y yo en él, ése da mucho fruto; porque sin mí no podéis hacer nada». (Jn 15, 5)

¿Te imaginas un sarmiento separado de la vid? No tiene porvenir ni esperanza alguna, no tiene vitalidad y sólo le queda secarse y ser quemado. Piensa en la muerte espiritual a la que estás destinado, como cristiano, si no permaneces unido a Cristo. ¡Da miedo! Es la esterilidad completa, aunque estés ocupado de la mañana a la noche, aunque creas que eres útil a la humanidad, aunque los amigos te alaben, aunque aumenten tus riquezas, aunque te sacrifiques mucho. Puede que todo esto tenga sentido para ti aquí en la tierra, pero no tiene ningún significado para Cristo y para la eternidad. Y es ésa la vida que más importa. «Yo soy la vid, vosotros los sarmientos. El que permanece en mí y yo en él, ése da mucho fruto; porque sin mí no podéis hacer nada». ¿Cómo puedes permanecer tú en Cristo y Cristo en ti? ¿Cómo puedes ser un sarmiento verde y frondoso que está unido a la vid? Ante todo hace falta que creas en Cristo. Pero eso no basta. Tu fe debe influir en la realización concreta de tu vida. Es decir, debes vivir de acuerdo con esta fe y poner en práctica las palabras de Jesús. Por tanto, no puedes descuidar los medios divinos que Cristo te ha dejado, mediante los cuales obtienes o adquieres de nuevo la unidad con Él, cuando se hubiese roto. Y, además, Cristo no te sentirá bien unido a Él si no te esfuerzas por estar injertado en tu comunidad eclesial, en tu Iglesia local. «Yo soy la vid, vosotros los sarmientos. El que permanece en mí y yo en él, ése da mucho fruto; porque sin mí no podéis hacer nada». “El que permanece en mí y yo en él”. ¿Te das cuenta de que Cristo habla de tu unidad con Él, pero también de su unidad contigo? Si tú estás unido a Él, Él está en ti, está en lo más íntimo de tu corazón. De aquí nace una relación y un coloquio de amor recíproco, una colaboración entre Jesús y tú que eres discípulo suyo. Y la consecuencia es ésta: das mucho fruto, exactamente igual que un sarmiento bien unido a la vid da racimos sabrosos. “Mucho fruto” significa que estarás dotado de una verdadera fecundidad apostólica, es decir, de la capacidad de abrir los ojos de muchos a las palabras únicas y revolucionarias de Cristo, y podrás darles la fuerza para seguirlas. “Mucho fruto” significa también que sabrás suscitar, o incluso construir, obras pequeñas o grandes para aliviar las más variadas necesidades del mundo, según los carismas que Dios te ha dado. “Mucho fruto” significa “mucho”, no “poco”. Y esto quiere decir que sabrás llevar a la humanidad que te rodea una corriente de bondad, de comunión y de amor recíproco. «Yo soy la vid, vosotros los sarmientos. El que permanece en mí y yo en él, ése da mucho fruto; porque sin mí no podéis hacer nada». Por otra parte, “mucho fruto” no significa sólo el bien espiritual y material de los demás, sino también el tuyo. También el crecer interiormente y el santificarte personalmente depende de tu unión con Cristo. Santificarte. Quizá esta palabra en los tiempos que corren te parezca un anacronismo algo inútil o una utopía. No es así. El tiempo actual pasa, y con él las visiones parciales, erróneas y contingentes. Sólo queda la verdad. Hace dos mil años, Pablo, el apóstol, decía claramente que para todos los cristianos es voluntad de Dios su santificación. Santa Teresa de Jesús, doctora de la Iglesia, está segura de que cualquiera, incluso el hombre de la calle, puede llegar a la más alta contemplación. El Concilio Vaticano II dice que todo el pueblo de Dios está llamado a la santidad. Y éstas sí que son voces seguras. Por tanto, trata de recoger en tu vida también el “mucho fruto” de la santificación, que sólo será posible si estás unido a Cristo. «Yo soy la vid, vosotros los sarmientos. El que permanece en mí y yo en él, ése da mucho fruto; porque sin mí no podéis hacer nada». ¿Te has dado cuenta de que Jesús no pide directamente el fruto, sino que lo ve como consecuencia del “permanecer” unidos a Él? Puede ser que también tú caigas en el error en que muchos cristianos se encuentran: activismo, activismo, obras y obras por el bien de los demás, sin tiempo para considerar si están en todo y por todo unidos a Cristo. Es un error. Parece que damos fruto, pero no es el fruto que Cristo en ti y Cristo contigo podría dar. Para dar un fruto duradero, que tenga el sello divino, es necesario permanecer unidos a Cristo, y cuanto más unido estés a Él mayor fruto darás. Además, este verbo usado por Jesús, “permanecer”, no da tanto la idea de momentos en los que se da fruto, sino de un estado permanente de fecundidad. De hecho, si conoces a personas que viven así, verás que quizás con una simple sonrisa, con una palabra, con el comportamiento normal de cada día, con su actitud ante las distintas situaciones de la vida, a veces tocan los corazones hasta hacerles encontrar a Dios de nuevo. Los santos han sido así. Pero nosotros no tenemos que desanimarnos, porque los cristianos normales también pueden dar fruto. Escucha. Estamos en Portugal. María del Socorro, terminado el bachiller, ha comenzado la universidad. El ambiente es difícil. Muchos de sus compañeros luchan siguiendo su propia ideología, y cada uno quiere convencer a los estudiantes que aún no se han pronunciado. María sabe bien cuál es su camino, aunque no sea fácil explicarlo: seguir a Jesús y permanecer unida a Él. Sus compañeros, que no conocen nada de sus ideas, la consideran indefinida y sin ideales. En alguna ocasión ha sentido respeto humano, sobre todo al entrar en la iglesia. Pero ella sigue yendo allí, porque siente que tiene que permanecer unida a Jesús. Se acerca la Navidad. María se da cuenta de que entre ellos hay algunos que no pueden ir a su casa, porque viven lejos, y propone a los demás compañeros hacer juntos un regalo a los que no se pueden marchar. Con gran sorpresa por su parte todos aceptan enseguida. Más tarde llegan las elecciones y, otra gran sorpresa, eligen a María como representante de su curso. Pero el estupor es mayor aún cuando le dicen: “Es lógico que te hayamos elegido, porque eres la única que tiene una línea precisa, que sabe lo que quiere y qué hacer para realizarla”. Ahora algunos se han interesado por su ideal y quieren vivir como ella. Un buen fruto de la perseverancia de María del Socorro en el permanecer unida a Jesús. Puntos relevantes: • Si vivimos nuestra fe permaneciendo unidos a Cristo, Él está en nosotros y daremos fruto abundante. • El Concilio Vaticano II recuerda que todo el pueblo de Dios debe tender a la santidad. La condición para alcanzarla es la unión con Cristo. • Permanecer en Cristo nos hace ser siempre fecundos, tocar los corazones y llevarlos a Dios. Para profundizar en los libros de Chiara Lubich: • "La doctrina espiritual": «Vivir dentro», p. 106 (cf. "Escritos Espirituales/1", p. 221); «Pensamientos: Con el Omnipotente», p. 107; «Pensamientos: Nada es pequeño si se hace por amor», p. 134; «Pensamientos: Con María», p. 205; «¿Adónde ha ido a parar el aburrimiento?», p. 209 (cf. "Escritos Espirituales/1", p. 158). • "La vida, un viaje": «Cuidar su viña», p. 84; «Es una ilusión», p. 41 • "Meditaciones" (10ª ed.): «No pasa», p. 26; «Si estamos unidos, Jesús está entre nosotros», p. 39; «Nuestra responsabilidad es grande», p. 94. • "El tiempo queda": «Él es el camino», p. 25; «Es cosa de dos», p. 36; «Dejarse llevar», p. 40; «Arraigados en Dios», p. 49. • "Lo esencial de hoy (Escritos espirituales/2)": «Dos grandes amores», p. 53; «Lo esencial de hoy», p. 146. Lectura recomendada este mes: Card. Roger Etchegaray, "Juan XXIII" (colección “15 días”): El Papa del amor, de la unidad y de la paz, convocó el Concilio Vaticano II, el mayor evento en el catolicismo del siglo XX. Este libro nos introduce en los grandes temas de su vida espiritual con numerosos pasajes de su Diario del alma, cartas e intervenciones públicas.


Deja aquí tu comentario


Introduce los caracteres que ves en la imagen

Numeros aleatorios Recargar imagen





BUSCADOR
¡¡La búsqueda no ha producido resultados!!
Modos de acceso

De forma gratuita


Acceso a cinco artículos cada mes: dos de la revista del mes en curso y tres de revistas anterior, a su elección
logoIntroduzca los datos para el registro












Suscripción


Recepción de la revista en papel en su domicilio y acceso online a todos los artículos de las revistas

Solicitud de suscripción a la revista Ciudad Nueva


Rellene el siguiente formulario cumplimentando todos los datos solicitados.



Nombre


Apellidos


Dirección


Código Postal


Población




Teléfono de contacto


E-mail



Contraseña



Repita Contraseña



Suscripción anual:
España: 47 €
Otros países: 57 €

Otras suscripciones anuales:
Colaborador: 60 €
España, 5 revistas: 180 €


Forma de pago
Domiciliación bancaria
Giro Postal
Transferencia
Paypal
Pago con tarjeta


Comentario



Acepto los siguientes términos y condiciones: En cumplimiento de lo establecido en el art. 5 de la Ley Orgánica 15/1999, de 13 de diciembre de Protección de Datos de Carácter Personal, procedemos a informarle de que sus datos serán incorporados a un fichero informatizado de datos personales con fines comerciales y promocionales, incluida la publicidad por medios electrónicos que puedan ser de su interés, cuyo responsable es Editorial Ciudad Nueva con domicilio en José Picón, 28 - 28028 Madrid y tiene derecho de acceso, rectificación, cancelación y oposición de los datos que sobre usted figuren en el mismo.


Su solicitud de suscripción ha sido enviada.
Nos pondremos en contacto con usted
Muchas gracias

Enviaremos tres ejemplares a su dirección para que conozca la revista

Conozca la revista Ciudad Nueva


Rellene el siguiente formulario cumplimentando todos los datos solicitados para que podamos enviarle tres ejemplares de la revista a su dirección .



Nombre


Apellidos


Dirección


Código Postal


Población


Provincia


País


Teléfono de contacto


E-mail



Comentario




Recomiende la revista Ciudad Nueva


Rellene el siguiente formulariocon los datos de la persona a la que quiere que le enviemos tres ejemplares de la revista para que la conozca .



Nombre


Apellidos


Dirección


Código Postal


Población


Provincia


País


Teléfono de contacto


E-mail



Comentario








Editorial Ciudad Nueva
C/ José Picón, 28
28028 Madrid (España)
Aviso legal
Mapa de la Web
Política de cookies
@2015 Editorial Ciudad Nueva. Todos los derechos reservados
facebook