Esta web utiliza 'cookies' propias y de terceros para ofrecerle una mejor experiencia y servicio y poder registrar el proceso de compra. Al navegar o utilizar nuestros servicios el usuario acepta el uso que hacemos de las 'cookies', puedes ver nuestra política de cookies, aquí
Política de cookies +
logorevista

Usuario
Contraseña   
Recordar contraseña
logoIntroduzca su email y recibirá un mensaje de recuperación de su contraseña






                 

Conozca
nuestros
libros
libro

Mirador
Mayo - 2009


EN ESTE NÚMERO


Suscríbase si quiere tener acceso a la descarga de los pdf de todos los artículos.
Regístrese para poder descargarse dos artículos del número actual y tres de números anteriores al mes.

Pasión por educar. Con el futuro en sus manos

Javier Rubio


Cuando la cultura de la fragmentación se impone, es el momento de reactivar las relaciones.

Profesionales de áreas tan distintas como la educación, la sanidad o la jurisprudencia pueden tener en común un mismo planteamiento a la hora de realizar un congreso conjunto: las relaciones humanas. Entrevistamos a Araceli del Pozo, profesora de Psicopatología en la Sección Departamental de Personalidad, Evaluación y Tratamiento de la Facultad de Educación de la Universidad Complutense de Madrid. –Si nos adentramos en los “mundos” que abarca Humanidad Nueva, el ámbito educativo es uno de los más complejos y convulsos ¿Qué está pasando hoy en la educación? –En realidad no está pasando nada que no suceda en el resto de ámbitos en los que viven, trabajan y se desarrollan las personas. Existe lo que podríamos calificar como una crisis en las relaciones, propia de una cultura de la fragmentación. Quizá la educación se resiente más que otros ámbitos porque el fenómeno educativo es esencialmente relacional. En la educación, esta cultura de la fragmentación se percibe como causa de la mayor parte de los conflictos o crisis con los que nos encontramos como “educadores” (padres, profesores, etc.). El educador, por otra parte, que se ve amenazado por el silencio y el desprestigio que hoy se advierte respecto a su figura, presenta síntomas de desconcierto, mostrándose casi impotente ante el poder aplastante de los medios de comunicación, desmotivado por su escasa consideración social respecto de la opinión publica, su pérdida de autoridad frente al alumno e incluso las familias, etc. El llamado malestar docente, la crisis de la autoridad, el desencanto educativo que podemos percibir en un buen número de educadores, son en mi opinión los síntomas de un problema más profundo, propiciado por esta cultura de la fragmentación. El Santo Padre, Benedicto XVI, muy preocupado por cuestiones educativas –no olvidemos que él también ha sido profesor– ha calificado esta realidad como “emergencia educativa” (1). Y, dado el momento particular que estamos viviendo, en el mundo de la educación quizás hoy sea necesario «invertir la óptica con la que se considera la educación: de “producto social” a verdadero “motor de cambio” de la sociedad», según palabras del profesor De Beni, docente en la universidad de Verona y una autoridad en materia de educación en el ámbito del Movimiento de los Focolares. –Parece algo muy complejo. ¿Cómo se vive esto en Humanidad Nueva? ¿En qué medida encuentros como el que se acaba de realizar pueden responder a estas situaciones? –Efectivamente se trata de cosas realmente complejas. Hoy ya nos hemos acostumbrado a la palabra crisis. Sin embargo, en mi opinión no es sino el síntoma de una sociedad enferma. Si me lo permites, te diría que el amor es la mejor medicina para cualquier enfermedad. Justamente desde Humanidad Nueva tratamos de hacer eso: vivir desde el amor las realidades educativas cotidianas. Se subraya así la necesidad de una nueva cultura de la formación de los educadores, punto decisivo para despertar una nueva esperanza en la educación. Para conseguirlo, urge crear una sinergia de fuerzas que posibiliten el lanzamiento hacia una nueva pasión educativa. El educador, cualquier educador, que tiene en sus manos el futuro de las jóvenes generaciones, debe y puede creer incesantemente en la extraordinaria fuerza de la educación... Siempre, claro está, que esté en condiciones de hacerlo. Y en esta línea han transcurrido los dos días de intenso trabajo en este último congreso. De hecho, hemos profundizado precisamente en aquellos temas más candentes: la identidad del rol del docente, la relación del docente con los padres y con los alumnos, las relaciones que se establecen entre los diversos agentes educativos, como la familia, el Estado, los centros educativos, etc. Ha sido un encuentro importante por la numerosa asistencia y participación, y también por la variedad y la diversidad de los ámbitos educativos presentes. Podemos decir que se ha abarcado toda la realidad educativa, desde la universidad a la enseñanza infantil y desde la escuela a instituciones educativas no formales, con una importante y activa presencia de la familia, etc. –Entiendo que se trata de un encuentro importante para el desarrollo profesional de quienes participan. Tú eres profesora en una facultad de educación. ¿Qué aporta esto a tu profesión? –Sin duda aporta mucho. El hecho de coincidir con colegas y profesionales de ámbitos educativos tan diversos, de diferentes lugares y con formaciones y puntos de vista muy diferentes al mío, aporta una enorme riqueza que se manifiesta sobre todo en el momento en que nos ponemos a trabajar juntos. Para mí constituye un inestimable bagaje que, desde muchos puntos de vista, y sobre todo desde la perspectiva pedagógica y metodológica, me ayuda a reorientar muchas cuestiones de mi práctica docente cotidiana. Es importante encontrar los espacios y tener la oportunidad de meditar, junto con otros docentes, en las categorías en las que nos basamos, el modo de trabajar y actuar, y esto nace como una fuerte exigencia de poder poner en práctica todo lo necesario para no desviarnos del fin al que nos llama nuestra profesión docente. Por otra parte, este replanteamiento conjunto presupone y nace de la opción personal que cada uno de nosotros hace al aplicar en la educación el modelo que Chiara Lubich propone, Jesús Maestro, que en palabras del profesor De Beni, «atrae y conquista por su provocativa fuerza educativa no formalizada ni definida a priori, sino ejemplar paradigma de conexión entre una pedagogía de la esencia y una pedagogía de la existencia». Puedo decir que el pensamiento de Chiara me da la clave de la identidad como docente, que se encuentra en la propia y genuina relación y donación educativa. Chiara Lubich introduce un nuevo modelo de investigación pedagógica al reconocer el primado ontológico de la relación, que se realiza en una doble dimensión: la relación con Dios y con el prójimo. En su propuesta, la relación no se presenta sólo en su dimensión de “relación entre”, sino con un “tercer elemento”: Jesús presente y vivo en medio de los que se aman, que se convierte en el verdadero Maestro. Pienso que es éste el reto que tenemos por delante: promover el desarrollo de cada persona como unidad integrada en la armonía de las diversas dimensiones que la constituyen. Y sin duda, será ésta la respuesta a la tendencia a la unidad que hoy, más que en otras épocas, urge como acuciante necesidad en una sociedad desorientada. –Como grupo de trabajo, ¿cuál es vuestra próxima cita y cuáles vuestros planes de futuro? –El pasado verano se celebró un interesante seminario sobre educación en Castell d´Aro (Girona) con resultados muy positivos tanto para los participantes como para el grupo organizador. De hecho está en proyecto una segunda edición que tendrá lugar en los primeros días de julio. El tema que se abordará es el de la diversidad. Iremos informando a medida que tengamos más datos sobre este evento. 1) http://www.zenit.org/article-24098?l=spanish La «emergencia educativa», según Benedicto XVI. Discurso a la asamblea diocesana de Roma. Ciudad del Vaticano, 22 de junio de 2007. Tres congresos Los días 28 y 29 de marzo tuvieron lugar en el Centro Mariápolis Luminosa de Las Matas (Madrid) tres congresos simultáneos de Humanidad Nueva correspondientes a los “mundos” de la Justicia, la Sanidad y la Educación, a los que asistieron un total de 160 participantes de toda España. Los tres congresos se caracterizaron por reunir a diferentes estamentos de cada mundo. En el de la Sanidad, por ejemplo, había médicos de varias especialidades, asistentes sanitarios, personal administrativo y enfermos. Una comisión por cada congreso había seleccionado y preparado los contenidos según los aspectos más relevantes del momento actual, con “la relación” como catalizador de las comunicaciones presentadas. Uno de los participantes dijo al respecto: «Una nueva relación de amor con mis colegas, con demostrada validez terapéutica». Cada ponente aportó una visión específica del “mundo” correspondiente en un clima de profunda escucha y comprensión mutua. Y cada mesa redonda, seguida de diálogo e intercambio de experiencias, generó nueva luz sobre cómo afrontar las dificultades y mejorar el ejercicio profesional. En varias comunicaciones quedó de manifiesto que cuando la competencia profesional va unida a una profunda experiencia cristiana, genera el reconocimiento por parte de los colegas y de la sociedad. En la clausura conjunta de los tres congresos, la exposición de las principales conclusiones y líneas de actuación, con la continuidad como punto fundamental y la mirada puesta en el evento del “City-Fest” del año 2010, puso el broche a un fin de semana dedicado a la formación, la mejora de nuestras actividades y a los efectos producidos en cada uno de estos ámbitos de nuestra sociedad. Así lo demuestra este comentario de otro participante: «La importancia de cambiar las relaciones, de buscar nuevas metodologías, y la fraternidad, la unidad, allí donde es más difícil para mí». Antonio S. Moreno


Deja aquí tu comentario


Introduce los caracteres que ves en la imagen

Numeros aleatorios Recargar imagen





BUSCADOR
¡¡La búsqueda no ha producido resultados!!
Modos de acceso

De forma gratuita


Acceso a cinco artículos cada mes: dos de la revista del mes en curso y tres de revistas anterior, a su elección
logoIntroduzca los datos para el registro












Suscripción


Recepción de la revista en papel en su domicilio y acceso online a todos los artículos de las revistas

Solicitud de suscripción a la revista Ciudad Nueva


Rellene el siguiente formulario cumplimentando todos los datos solicitados.



Nombre


Apellidos


Dirección


Código Postal


Población




Teléfono de contacto


E-mail



Contraseña



Repita Contraseña



Suscripción anual:
España: 47 €
Otros países: 57 €

Otras suscripciones anuales:
Colaborador: 60 €
España, 5 revistas: 180 €


Forma de pago
Domiciliación bancaria
Giro Postal
Transferencia
Paypal
Pago con tarjeta


Comentario



Acepto los siguientes términos y condiciones: En cumplimiento de lo establecido en el art. 5 de la Ley Orgánica 15/1999, de 13 de diciembre de Protección de Datos de Carácter Personal, procedemos a informarle de que sus datos serán incorporados a un fichero informatizado de datos personales con fines comerciales y promocionales, incluida la publicidad por medios electrónicos que puedan ser de su interés, cuyo responsable es Editorial Ciudad Nueva con domicilio en José Picón, 28 - 28028 Madrid y tiene derecho de acceso, rectificación, cancelación y oposición de los datos que sobre usted figuren en el mismo.


Su solicitud de suscripción ha sido enviada.
Nos pondremos en contacto con usted
Muchas gracias

Enviaremos tres ejemplares a su dirección para que conozca la revista

Conozca la revista Ciudad Nueva


Rellene el siguiente formulario cumplimentando todos los datos solicitados para que podamos enviarle tres ejemplares de la revista a su dirección .



Nombre


Apellidos


Dirección


Código Postal


Población


Provincia


País


Teléfono de contacto


E-mail



Comentario




Recomiende la revista Ciudad Nueva


Rellene el siguiente formulariocon los datos de la persona a la que quiere que le enviemos tres ejemplares de la revista para que la conozca .



Nombre


Apellidos


Dirección


Código Postal


Población


Provincia


País


Teléfono de contacto


E-mail



Comentario








Editorial Ciudad Nueva
C/ José Picón, 28
28028 Madrid (España)
Aviso legal
Mapa de la Web
Política de cookies
@2015 Editorial Ciudad Nueva. Todos los derechos reservados
facebook