Esta web utiliza 'cookies' propias y de terceros para ofrecerle una mejor experiencia y servicio y poder registrar el proceso de compra. Al navegar o utilizar nuestros servicios el usuario acepta el uso que hacemos de las 'cookies', puedes ver nuestra política de cookies, aquí
Política de cookies +
logorevista

Usuario
Contraseña   
Recordar contraseña
logoIntroduzca su email y recibirá un mensaje de recuperación de su contraseña






                 

Conozca
nuestros
libros
libro

Correspondencia
Mayo - 2009


EN ESTE NÚMERO


Suscríbase si quiere tener acceso a la descarga de los pdf de todos los artículos.
Regístrese para poder descargarse dos artículos del número actual y tres de números anteriores al mes.

Preocupación por el aborto




En estos momentos de total confusión ideológica, nos encontramos en España con una ley sobre el aborto, que se aplica de forma arbitraria y sin ningún control. Además se está preparando otra ley de plazos del aborto, que supone admitir la impunidad total de la finalización voluntaria del embarazo, que deja en manos de la mujer la muerte intencionada de un inocente, acto injusto y perjudicial tanto para la madre como para el niño, siempre inocente e indefenso, y también muy negativo para la sociedad en su conjunto. La vida del embrión humano, una vida humana en desarrollo, es acreedora de la protección por parte del Estado. Un aspecto muy negativo, más allá de la probable inconstitucionalidad de la ley, es dotar de legalidad y por tanto de impunidad al aborto voluntario, pues trasladaría a la opinión pública algo tan retrógrado como injusto: entender que la vida humana inocente ya no es un bien sagrado, intangible, sino algo de lo que se puede disponer, y por tanto presentar el aborto como una opción más. La nueva ley vestiría de moralidad lo que, aunque fuera legal, seguiría siendo moralmente inicuo. El pretendido derecho subjetivo de la gestante, que la habilitaría para destruir la vida del nasciturus sin justificación ni consecuencia penal alguna, sería un retroceso sustancial en la evolución de nuestro derecho penal, que es un bien jurídico, la vida humana, que considera básico, fundamental, irrenunciable e indisponible, por lo que no sólo se castiga con penas severas todo homicidio, sino que hoy se prohíbe la disposición sobre la vida humana a los particulares y también al Estado (derogación de la pena de muerte recogida en la Constitución de 1978). Los argumentos que se emplean buscando la aprobación de esta ley son todos falsos y en contra de la Constitución. La mejor forma de verlo es estudiarlos aisladamente para descubrir en cada caso sus falsedades, y al final una suma de falsedades no puede ser más que falso y perjudicial para todos, aunque alguno no se dé cuenta del desastre que supone. Ante todo esto, ¿podemos dejar de actuar ante un asesinato colectivo organizado? ¿Podemos dejar de defender la verdad? Es evidente que el derecho a la vida es el primer derecho y sabemos que lo tenemos todos, nadie lo puede eliminar; sería una injusticia plena. La Iglesia hoy pide y anima a la participación de los laicos católicos en esta lucha ideológica y de fe. Pero cuando grupos de creyentes, que se organizan para esta lucha, convocan manifestaciones en toda España a favor de la vida y en contra de esta ley, nos encontramos con que muchos católicos no saben si deben oponerse y actuar, o si es algo opinable e incluso dudan de que sea un deber el manifestarse. De forma que así son menos los que acuden a estas manifestaciones y se oponen a la ley. La unidad es nuestra fuerza. Todos perdemos si no sabemos qué hacer. Me pregunto: ¿El actuar en contra de la ley del aborto puede crear desunión entre los católicos? ¿Cómo debemos actuar, pues? ¿Hemos de evitar especialmente algo negativo en nuestras actuaciones? Creo que hay mucha desorientación o indecisión. ¿Qué hay que hacer y cómo debemos actuar? Agradecería sus comentarios para llegar a comprender el porqué de la falta de colaboración en estas manifestaciones públicas por parte de algunos católicos o en otras acciones. Un lector asiduo Su carta transmite una sincera preocupación por el tema del aborto y queremos agradecerle la exposición de principios tan detallada que hace. En cuanto a sus dudas sobre la falta de respuesta por parte de los católicos ante problemas determinados, como en este caso el del aborto, caben muchas respuestas. Una posible es el resultado de otras protestas anteriores (recuerde las manifestaciones sobre la educación), que los medios se empeñaron en presentar como ineficaces, considerando el desarrollo posterior de los hechos. Por otra parte, hay otras formas de crear opinión menos ruidosas y quizás más eficaces. Navegue un poco por internet y se dará cuenta. Y es que una cosa es lo que amplifican los medios de comunicación y otra bien distinta la vida cotidiana. Y en este terreno es donde los católicos ejercen una influencia real. Fíjese en lo que nos ha escrito una lectora: Mientras el aborto comienza a llamarse de maneras distintas para disimular que se trata de una “matanza de inocentes”, he recibido una estupenda noticia. Una amiga mía me ha comunicado que está esperando un hijo. Ya tiene otros seis, y el más pequeño nació en octubre pasado. Pero esto no frena la capacidad de donación y generosidad que caracteriza su matrimonio. Ella está contenta, pero me confesaba un miedo: ya ha perdido a cuatro y sabe lo que duele perder a un hijo. Por tanto, éste es su undécimo embarazo y, si Dios quiere, su séptimo hijo en la familia. Sin duda es una familia numerosa especial. Pero lo que quiero resaltar en estas líneas es un comentario suyo ante el miedo de perder el bebé que me emocionó profundamente: «Sabes, tengo dos familias numerosas: la que me otorga la administración por mis hijos vivos y la que se ha formado en el cielo con los hijos que no vi nacer». Seguramente esos angelitos están velando por los hijos que muchas madres no quieren o se ven obligadas a no querer. Algún día nos encontraremos con todos y podremos festejar la Vida. María Jesús Aranda


Deja aquí tu comentario


Introduce los caracteres que ves en la imagen

Numeros aleatorios Recargar imagen





BUSCADOR
¡¡La búsqueda no ha producido resultados!!
Modos de acceso

De forma gratuita


Acceso a cinco artículos cada mes: dos de la revista del mes en curso y tres de revistas anterior, a su elección
logoIntroduzca los datos para el registro












Suscripción


Recepción de la revista en papel en su domicilio y acceso online a todos los artículos de las revistas

Solicitud de suscripción a la revista Ciudad Nueva


Rellene el siguiente formulario cumplimentando todos los datos solicitados.



Nombre


Apellidos


Dirección


Código Postal


Población




Teléfono de contacto


E-mail



Contraseña



Repita Contraseña



Suscripción anual:
España: 47 €
Otros países: 57 €

Otras suscripciones anuales:
Colaborador: 60 €
España, 5 revistas: 180 €


Forma de pago
Domiciliación bancaria
Giro Postal
Transferencia
Paypal
Pago con tarjeta


Comentario



Acepto los siguientes términos y condiciones: En cumplimiento de lo establecido en el art. 5 de la Ley Orgánica 15/1999, de 13 de diciembre de Protección de Datos de Carácter Personal, procedemos a informarle de que sus datos serán incorporados a un fichero informatizado de datos personales con fines comerciales y promocionales, incluida la publicidad por medios electrónicos que puedan ser de su interés, cuyo responsable es Editorial Ciudad Nueva con domicilio en José Picón, 28 - 28028 Madrid y tiene derecho de acceso, rectificación, cancelación y oposición de los datos que sobre usted figuren en el mismo.


Su solicitud de suscripción ha sido enviada.
Nos pondremos en contacto con usted
Muchas gracias

Enviaremos tres ejemplares a su dirección para que conozca la revista

Conozca la revista Ciudad Nueva


Rellene el siguiente formulario cumplimentando todos los datos solicitados para que podamos enviarle tres ejemplares de la revista a su dirección .



Nombre


Apellidos


Dirección


Código Postal


Población


Provincia


País


Teléfono de contacto


E-mail



Comentario




Recomiende la revista Ciudad Nueva


Rellene el siguiente formulariocon los datos de la persona a la que quiere que le enviemos tres ejemplares de la revista para que la conozca .



Nombre


Apellidos


Dirección


Código Postal


Población


Provincia


País


Teléfono de contacto


E-mail



Comentario








Editorial Ciudad Nueva
C/ José Picón, 28
28028 Madrid (España)
Aviso legal
Mapa de la Web
Política de cookies
@2015 Editorial Ciudad Nueva. Todos los derechos reservados
facebook