Esta web utiliza 'cookies' propias y de terceros para ofrecerle una mejor experiencia y servicio y poder registrar el proceso de compra. Al navegar o utilizar nuestros servicios el usuario acepta el uso que hacemos de las 'cookies', puedes ver nuestra política de cookies, aquí
Política de cookies +
logorevista

Usuario
Contraseña   
Recordar contraseña
logoIntroduzca su email y recibirá un mensaje de recuperación de su contraseña






                 

Conozca
nuestros
libros
libro

Cultura de la Unidad
Abril - 2009


EN ESTE NÚMERO


Suscríbase si quiere tener acceso a la descarga de los pdf de todos los artículos.
Regístrese para poder descargarse dos artículos del número actual y tres de números anteriores al mes.

50º aniversario: Celebrar la presencia

Eduardo Ortubia


Coincidiendo con el primer aniversario del fallecimiento de Chiara Lubich, una serie de actos en distintas ciudades celebran los 50 años de presencia de los Focolares en España.

El año 1959 marca el comienzo de la historia del Movimiento de los Focolares en España. Tras el viaje de Piero Pasolini, primer focolarino en pisar tierra peninsular, y la participación de algunas personas de Barcelona en la Mariápolis de Fiera di Primiero (Italia), las circunstancias hicieron comprender que había llegado el momento de traer “esta nueva vida” también a España. Ese mismo año se abrió en Barcelona el primer focolar de la península ibérica de la mano de Nunziatina Cilento, como hemos visto en capítulos anteriores. Con el paso de los años, el desarrollo que experimenta el Movimiento aconseja abrir otros centros en Madrid (1964), Sevilla (1975), Bilbao (1979), Castell d’Aro (1989), Valencia (1996), Granada (1998) y San Sebastián (2003). Miles de personas se van injertando en alguna de las ramas en que se despliega el Movimiento: familias, sacerdotes, religiosos, religiosas, jóvenes, adolescentes... Al mismo tiempo la propia vida evangélica se va encarnando en expresiones sociales y culturales. Y sobre todo, hay dos fechas que marcan un hito en la historia de los Focolares en España: 1989 y 2002. Son los años en que Chiara Lubich nos visitó oficialmente, si bien es cierto que ya en 1965 había realizado un viaje de carácter privado a Madrid. Coincidiendo con el primer aniversario del fallecimiento de Chiara Lubich, el 14 de marzo se celebró este 50º aniversario simultáneamente en varias ciudades: Barcelona, Bilbao, Granada, Madrid, Murcia, Sevilla y Zaragoza. Habrá otros actos a lo largo del año, pero éste era un día señalado. Muchas personas han querido apoyar con su presencia la relevancia de los Focolares en nuestra sociedad, así como numerosas personalidades de los ámbitos civil y religioso; significativa también la participación de responsables y representantes de movimientos y nuevas comunidades de la Iglesia. Ya a las diez de la mañana un grupo de personas se dio cita en El Pilar de Zaragoza para conmemorar el primer aniversario del fallecimiento de Chiara. Luego, por la tarde, llegarían a reunirse hasta cien para celebrar el aniversario. Dinámicas participativas para facilitar la relación entre generaciones, brindis y 180 fotos agrupadas por décadas que todos miraban como quien ve un álbum de familia. Y lo más original: piruletas de chocolate con una frase emblemática: “Que todos sean uno”. El Nuncio de Su Santidad en España, Manuel Monteiro de Castro, se personó en el acto realizado en el Centro Mariápolis «Luminosa» de Las Matas (Madrid), donde llegaron a reunirse más de setecientas personas. Desde allí, y a través de internet, pudo dirigirse a los participantes de los demás eventos (ver recuadro). A esta cita acudieron también el director general de Relaciones con las Confesiones del Ministerio de Justicia, José María Contreras, y el ex presidente del Congreso de los Diputados, Fernando Álvarez de Miranda, además del primer secretario de la embajada italiana, Emmanuele Rosso. Y fue singularmente significativa la mesa redonda en la que cuatro invitados dieron su valoración sobre la presencia de los Focolares en España (ver recuadro). En Granada, donde se habían congregado otras quinientas personas, el arzobispo, Fco. Javier Martínez, dijo sentir «una alegría especial al celebrar el primer aniversario del dies natalis de Chiara Lubich» y daba gracias a Dios por «haber suscitado la maternidad de Chiara, esta vida de la que vosotros sois testigos vivos, en el seno de la Iglesia y en el seno de este mundo tan dividido». Y añadió: «Pidamos al Señor el don –porque 50 años son ya mucha historia– de ser en la Iglesia el fermento y el oxígeno que estáis llamados a ser, con gratitud, sencillez, con tanta libertad de espíritu». Aquí, uno de los participantes se decía admirado por «las aplicaciones prácticas que el Espíritu Santo ha suscitado en la Obra de María (...), porque llevaba tiempo preguntándome si Dios tenía algún proyecto sobre la política, la economía o la educación». También el acto de Bilbao contó con la presencia del obispo, Ricardo Blázquez, que ve en el Movimiento «el rostro amable del evangelio», expresión que a alguno de los presentes le sonó a ternura de Dios en el mundo, y ése fue el hilo conductor de todo el acto. Aquí se congregaron casi doscientas personas y lo apoyaban con su presencia el vicedecano de la Facultad de Teología de la Universidad de Deusto, Manuel Reus, el rector del Seminario Diocesano de Vizcaya, Rafael Sanz, y varios representantes de otros movimientos. «Viendo el vídeo sobre los 50 años del Movimiento –decía una participante– y recordando todos estos años, veo que los momentos más luminosos y más felices de mi vida han sido los que he vivido plenamente el Ideal, dejando en la misericordia de Dios otros momentos en los que no he sido tan fiel al Ideal de Chiara». El arzobispo de Sevilla, cardenal Carlos Amigo Vallejo, tuvo palabras de gratitud a Dios por Chiara y exhortó al público a seguirla fielmente, en una celebración a la que acudieron unas ochocientas personas y que contó con la presencia del delegado de la Prelatura del Opus Dei y el provincial de los Claretianos. Antes, durante el desarrollo del programa, que alguno ha definido como fiesta de la que nadie se quería ir, el imán de Marbella, Allal Bachar, dijo haber querido participar «por la señora Chiara, que es universal, no sólo de los católicos. Una persona que ha tenido más que una inspiración, una revelación, porque en ella hay luz para todos. Ella llegó en el momento justo de la historia para combatir las enfermedades del hombre de hoy». Fiesta también en Murcia, casi como un acuerdo entre los participantes, para tender un lazo entre cielo y tierra y dejársela degustar a las ciento cincuenta personas que acudieron a la celebración vespertina. Aproximadamente cuatrocientas personas de varios puntos de Cataluña se dieron cita en el auditorio del Conservatorio Municipal de Música de Barcelona. Entre ellas, el obispo de Urgell, Joan-Enric Vives, la delegada diocesana de apostolado seglar, Anna Almuni, y el de juventud, Toni Román, así como el delegado diocesano de medios de comunicación de Sant Feliu de Llobregat, Josep Torrente. Una persona que desde hace 40 años conoce el Movimiento ha descrito la celebración como un momento creativo, elegante, profundo, fino y familiar. Música, coreografías y el testimonio de quienes han adoptado este estilo de vida, entre ellos, un joven musulmán de Ghana que subrayó la acogida que siempre ha experimentado desde que llegó a Barcelona. María Emmaus Voce, actual presidenta del Movimiento de los Focolares, envió un mensaje a la comunidad y a todos los amigos del Movimiento de los Focolares en España en el que expresaba su alegría y su agradecimiento a Dios por los frutos que estos 50 años de presencia del Movimiento en España han producido (ver recuadro). Cabe señalar que, con motivo de esta celebración, en Madrid y Barcelona se presentó el libro “Eran tiempos de guerra…”, editado para la ocasión y publicado en castellano y en catalán simultáneamente. El libro recoge dos escritos, hasta ahora inéditos: uno de Chiara Lubich y otro de Igino Giordani, cofundador de los Focolares. Durante todo el año se seguirán celebrando actos conmemorativos de los que se puede estar informado a través de la página web del Movimiento: www.focolares.org Saludo de la Presidenta A la comunidad y a todos los amigos del Movimiento de los Focolares en España. Queridísimos, con gran alegría me uno espiritualmente a todos vosotros para celebrar el 50º aniversario de la llegada del Ideal de la Unidad a España y para elevar juntos un vivísimo agradecimiento a Dios por todo lo que Él ha realizado durante estos años en vuestra amada tierra, haciendo nacer una porción de humanidad renovada por el amor. Sé que durante el año se realizarán diversas manifestaciones en distintas ciudades o pequeñas localidades, pero especialmente hoy, que es el primer aniversario de la marcha de Chiara Lubich para el Cielo, tienen lugar celebraciones especiales. Éstas elevan, junto a todas las demás que se llevan a cabo en muchísimos lugares del mundo, un himno coral a Dios en reconocimiento por el gran don que Chiara es para la Iglesia y para la humanidad. Ciertamente que ella desde allá arriba os mira feliz, viendo reunidas tantas comunidades tan variadas, pero que forman, por el amor que las une, una gran familia. Ya que está previsto en vuestro programa una conexión con diversas ciudades, aprovecho la ocasión para saludar de un modo especial a aquellos que están reunidos en Barcelona (ciudad donde se abrió el primer focolar en España), en Sevilla, en Granada, en la ciudadela "Castillo Exterior" de Madrid y a todos aquellos que en España celebran este aniversario. Vayamos adelante, queridísimos, comprometiéndonos a vivir el mandamiento de Jesús como nos ha enseñado Chiara con su vida, para iluminar estos tiempos nuestros tan sedientos de fraternidad y de paz. Mi más sentido agradecimiento a su excelencia el Nuncio Apostólico, Mons. Manuel Monteiro de Castro, a los Obispos, a las personalidades de otras Iglesias, a las autoridades civiles presentes, y un cordialísimo saludo a todos los participantes. María Emmaus Voce, Presidenta del Mov. de los Focolares; Rocca di Papa, 14 marzo 2009. Saludo del Nuncio Querida familia y amigos del Movimiento de los Focolares en las distintas ciudades de España, que seguís esta videoconferencia a través de Internet. Queridos hermanos y hermanas en Cristo: Quisiera en este momento agradecer la atenta invitación a estar con todos vosotros en esta celebración y a dirigirme también a cuantos seguís esta transmisión. «Gracias por esta» invitación, «expresión de la comunión eclesial que os une al Sucesor de Pedro» (1). A todos y a cada uno, un saludo cariñoso y la bendición de Su Santidad Benedicto XVI, a quien tengo el honor de representar en España. «En la transición histórica que estamos viviendo, tenemos ante nosotros una comprometedora misión: hacer de la Iglesia el lugar en el que se vive y la escuela en la que se enseña el misterio del amor divino», «redescubrir una auténtica espiritualidad de comunión» (2) válida para todas las personas, en todos los lugares y en todos los momentos. Una espiritualidad «robusta» (3) inseparablemente personal y comunitaria. La Obra de María, llamada también Movimiento de los Focolares, durante los últimos 50 años ha estado presente en España con su benéfica y callada influencia a través de su carisma de unidad, de comunión. La Santísima Virgen María dio Jesús al mundo. Vosotros, Obra de María, por el amor recíproco, hacéis también presente a Jesús en la sociedad eclesiástica y civil, en los más variados ámbitos sociales y culturales y en todos los ámbitos donde Dios os pone, por medio del amor recíproco que asienta las condiciones para que Cristo cumpla su promesa «donde dos o más están unidos en mi nombre, allí estoy Yo en medio de ellos» (4). Os animo a todos para que con renovado esfuerzo, de modo inseparablemente personal y comunitario, continuéis en España esta misión de construir y llevar la unidad, una unidad que posibilita y contiene en sí la diversidad de pueblos y culturas, donde las diversidades no son motivo de enfrentamiento sino todo lo contrario: motivo de donación y de enriquecimiento recíproco, para componer en la fraternidad a la familia humana. Así os lo ha enseñado la inolvidable Chiara Lubich que hoy precisamente hace un año culminaba su santo viaje dando todo lo que ella era a Dios. Doy gracias al Señor «por el testimonio de su existencia entregada a atender las necesidades del hombre contemporáneo en plena fidelidad a la Iglesia y al Papa» (5). Expreso el auspicio, junto con el Papa, de que «todos los que la han conocido y encontrado, admirando las maravillas que Dios ha cumplido a través de su ardor misionero, sigan sus pasos manteniendo vivo su carisma» (6) en todo el mundo y particularmente en España. Mons. Manuel Monteiro de Castro, Nuncio Apostólico en España y Andorra 1) Cfr. JUAN PABLO II, Mensaje a los participantes en un Congreso Espiritual de Obispos amigos del Movimiento de los Focolares, 14-2-2001. 2) JUAN PABLO II, Mensaje al congreso de obispos «Cristo crucificado y abandonado, raíz de la Iglesia-comunión a la luz de la Novo Millennio Ineunte», del 15-2-2001. 3) JUAN PABLO II, Audiencia a un grupo de obispos, 15-2-1995; Cf. ID., Carta Apostólica Novo Millennio Ineunte, n. 43. 4) Mt 18, 20. 5) BENEDICTO XVI, Mensaje-telegrama de pésame al recibir la noticia del fallecimiento de Chiara Lubich, 14-3-2008. 6) Ibid. Una valoración Policarpo, Metropolita de España y Portugal, del Patriarcado Ecuménico de Constantinopla: «Siempre he sentido amistad y fraternidad con las personas del Movimiento (…) Chiara era una carismática y el talento, como dice la parábola, no lo ha sepultado en la tierra, no lo ha tenido para sí misma, sino que lo ha multiplicado, y se ve en el Movimiento y en las personas que lo componen. También es una mártir, con el significado griego de la palabra, es decir, testigo. (...) Ha encendido un fuego, el focolar, y no lo ha tenido para calentarse ella, sino que lo ha transmitido. Carlos Bru, presidente del Movimiento Europeo: «Fue un enorme honor la visita de Chiara Lubich en la oficina del Parlamento Europeo en la que nos pudimos dar cuenta directamente que ese lema, “todos seamos uno”, era un lema no solamente de dicción, utópico, sino que era un camino trazado, estudiado y transitado… el camino de Chiara y de todos los que la han seguido, el camino de construir la unión a través del encuentro, de la participación, del diálogo (…) Estoy seguro de que, faltándonos Chiara, el Movimiento Focolar no perderá nunca ese objetivo y ese camino que ella nos ilustró (...) En los tiempos que corren, las necesidades de la sociedad actual encuentran respuestas en la comunión y en propuestas como la Economía de Comunión». Eugenio Nasarre, diputado: «Esta conmemoración de dos fechas (aniversario de la muerte de Chiara y presencia del Movimiento de los Focolares en España) es un acto debido. (...) No la había conocido personalmente antes de aquel 3 de diciembre de 2002 (…) Salí de esa conferencia suya con la impresión de que Europa, más en este siglo XXI, necesita personas como Chiara Lubich, ese tipo de mensajes que van a la raíz de la solución de los problemas, a los cimientos. Y, por eso, cuando uno ve con claridad esa necesidad, da las gracias». Juan José Rodríguez, miembro de Cursillos y ex presidente del Foro de Laicos: «Yo no estaba en la mente de nuestro querido Juan Pablo II, pero creo que, si pensaba en alguna realidad eclesial –entre otras muchas– que en primera línea promueve la espiritualidad de comunión, desde luego estaría pensando en el Movimiento de los Focolares. He sido durante 8 años presidente del Foro de Laicos (...), difícilmente hubiera estado esos 8 años si no hubiera sido por el aliento continuo, permanente vuestro, de vuestra gente, que siempre estaba ahí, haciendo ver la importancia de trabajar por la unidad, por la comunión. (...) Mi agradecimiento como ex Presidente del Foro de Laicos, mi agradecimiento como creyente que estoy por la unidad, porque vuestro papel no sólo es excepcional, sino que estáis llamados a seguir jugando un papel importante en este campo». Editado en castellano y en catalán con ocasión de este 50º aniversario, el libro Eran tiempos de guerra reúne dos escritos inéditos, uno de Chiara Lubich y otro de Igino Giordani, que recrean el «fuego» de los albores del Movimiento de los Focolares: el entusiasmo, la alegría y un amor recíproco capaz de fundar comunidades vivas, a fin de que «todos sean uno».


Deja aquí tu comentario


Introduce los caracteres que ves en la imagen

Numeros aleatorios Recargar imagen





BUSCADOR
¡¡La búsqueda no ha producido resultados!!
Modos de acceso

De forma gratuita


Acceso a cinco artículos cada mes: dos de la revista del mes en curso y tres de revistas anterior, a su elección
logoIntroduzca los datos para el registro












Suscripción


Recepción de la revista en papel en su domicilio y acceso online a todos los artículos de las revistas

Solicitud de suscripción a la revista Ciudad Nueva


Rellene el siguiente formulario cumplimentando todos los datos solicitados.



Nombre


Apellidos


Dirección


Código Postal


Población




Teléfono de contacto


E-mail



Contraseña



Repita Contraseña



Suscripción anual:
España: 47 €
Otros países: 57 €

Otras suscripciones anuales:
Colaborador: 60 €
España, 5 revistas: 180 €


Forma de pago
Domiciliación bancaria
Giro Postal
Transferencia
Paypal
Pago con tarjeta


Comentario



Acepto los siguientes términos y condiciones: En cumplimiento de lo establecido en el art. 5 de la Ley Orgánica 15/1999, de 13 de diciembre de Protección de Datos de Carácter Personal, procedemos a informarle de que sus datos serán incorporados a un fichero informatizado de datos personales con fines comerciales y promocionales, incluida la publicidad por medios electrónicos que puedan ser de su interés, cuyo responsable es Editorial Ciudad Nueva con domicilio en José Picón, 28 - 28028 Madrid y tiene derecho de acceso, rectificación, cancelación y oposición de los datos que sobre usted figuren en el mismo.


Su solicitud de suscripción ha sido enviada.
Nos pondremos en contacto con usted
Muchas gracias

Enviaremos tres ejemplares a su dirección para que conozca la revista

Conozca la revista Ciudad Nueva


Rellene el siguiente formulario cumplimentando todos los datos solicitados para que podamos enviarle tres ejemplares de la revista a su dirección .



Nombre


Apellidos


Dirección


Código Postal


Población


Provincia


País


Teléfono de contacto


E-mail



Comentario




Recomiende la revista Ciudad Nueva


Rellene el siguiente formulariocon los datos de la persona a la que quiere que le enviemos tres ejemplares de la revista para que la conozca .



Nombre


Apellidos


Dirección


Código Postal


Población


Provincia


País


Teléfono de contacto


E-mail



Comentario








Editorial Ciudad Nueva
C/ José Picón, 28
28028 Madrid (España)
Aviso legal
Mapa de la Web
Política de cookies
@2015 Editorial Ciudad Nueva. Todos los derechos reservados
facebook