Esta web utiliza 'cookies' propias y de terceros para ofrecerle una mejor experiencia y servicio y poder registrar el proceso de compra. Al navegar o utilizar nuestros servicios el usuario acepta el uso que hacemos de las 'cookies', puedes ver nuestra política de cookies, aquí
Política de cookies +
logorevista

Usuario
Contraseña   
Recordar contraseña
logoIntroduzca su email y recibirá un mensaje de recuperación de su contraseña






                 

Conozca
nuestros
libros
libro

Palabra y vida
Febrero - 2009


EN ESTE NÚMERO


Suscríbase si quiere tener acceso a la descarga de los pdf de todos los artículos.
Regístrese para poder descargarse dos artículos del número actual y tres de números anteriores al mes.

Palabra de vida, febrero 2009

Chiara Lubich


«Si alguno viene a mí y no pospone a su padre y a su madre, a su mujer y a sus hijos, a sus hermanos y hermanas y hasta su propia vida, no puede ser mi discípulo». (Lc 14, 26)

¿Qué dices de esto? ¡Son palabras con exigencias tremendas, radicales, jamás oídas! Y sin embargo, aquel Jesús que declaró indisoluble el matrimonio y mandó amar a todos y de forma especial a los padres, ese mismo Jesús ahora pide poner en segundo lugar todos los afectos bellos de la tierra, cuando éstos son un impedimento al amor directo e inmediato por él. Sólo Dios podía pedir tanto. Jesús arranca a los hombres de su modo natural de vivir y quiere que ante todo estén unidos a él, para poder construir en la tierra la fraternidad universal. Por esto, donde encuentra un obstáculo a su proyecto “corta” y en el Evangelio habla de “espada”, en sentido espiritual, se entiende. Y llama “muertos” a los que no han sabido amarle a él más que a la madre, a la esposa, más que a la vida. ¿Recuerdas aquel hombre que le pidió poder enterrar a su padre antes de seguirlo? Pues justamente a él Jesús le respondió: “Deja que los muertos entierren a sus muertos”. Quizás, ante tanta exigencia, habrás sentido un escalofrío de miedo; tal vez habrás pensado relegar estas palabras de Jesús a su época, o destinarlas a los que lo deben seguir de un modo particular. Te equivocas. Estas palabras son válidas para todas las épocas, incluso para la actual, y sirven para todos los cristianos, incluso para ti. Con los tiempos que corren se te pueden presentar muchas ocasiones para poner en práctica la invitación de Cristo. ¿Estás en una familia donde alguno rechaza el cristianismo? Jesús quiere que tú lo testimonies con la vida, y en el momento oportuno con la palabra, incluso a costa de que se rían de ti o te calumnien. ¿Eres madre y tu marido te invita a interrumpir el embarazo? Obedece a Dios y no a los hombres. ¿Un hermano te quiere introducir en ambientes con fines no muy claros o incluso reprochables? Recházalo. ¿Alguno de tu familia te ofrece dinero poco limpio? Mantén tu honestidad. ¿Toda tu familia quiere envolverte en un tipo de vida mundano? Corta, para que Cristo no se aleje de ti. «Si alguno viene a mí y no pospone a su padre y a su madre, a su mujer y a sus hijos, a sus hermanos y hermanas y hasta su propia vida, no puede ser mi discípulo». ¿Eres de una familia poco creyente y por ello tu conversión a Cristo ha provocado divisiones? No te alarmes. Es un efecto del Evangelio. Ofrece a Dios el dolor que sientes por aquellos que amas, pero no cedas. ¿Cristo te ha llamado particularmente a seguirlo, y ahora ha llegado el momento en el que tu donación total requiere dejar al padre y la madre, e incluso renunciar a la novia? Lleva a cabo tu elección. Quien no lucha no obtiene la victoria. «Si alguno viene a mí y no pospone a su padre y a su madre, a su mujer y a sus hijos, a sus hermanos y hermanas y hasta su propia vida, no puede ser mi discípulo». “… y hasta su propia vida”. ¿Estás en una tierra de persecución y el exponerte por Cristo pone en peligro tu vida? Ten valor. A veces nuestra fe puede pedir también esto. La época de los mártires no se ha terminado completamente en la Iglesia. Cada uno de nosotros, en su existencia, tendrá que elegir entre Cristo y todo el resto para seguir siendo un cristiano auténtico. Por tanto también a ti te tocará. No tengas miedo. No tengas miedo por la vida: mejor perderla por Dios que no volver a encontrarla. La otra Vida es una realidad. Y no tengas miedo por los tuyos. Dios los ama. Un día –si eres capaz de posponerlos a él– pasará a su lado y los llamará con las palabras fuertes de su amor. Y tú los ayudarás a ser contigo verdaderos discípulos de Cristo. 1) Palabra de vida de octubre de 1978, publicada en CHIARA LUBICH, Ser tu Palabra, Madrid 1980, p. 47. El pasaje del Evangelio de Lucas 14, 26, que aparece en la Biblia de Jerusalén es: «Si alguno viene donde mí y no odia a su padre, a su madre, a su mujer, a sus hijos, a sus hermanos, a sus hermanas e incluso a sí mismo, no puede ser discípulo mío». Puntos relevantes: • Esta palabra tan exigente por lo radical nos hace anteponer el amor sin reservas a Jesús a todos los afectos legítimos de este mundo. • Esta palabra, que afecta a todos los cristianos, nos lleva a rechazar cualquier decisión que esté en contra del mensaje evangélico. Incluso a riesgo de incomprensión, burla o rechazo por parte de los nuestros. • Si dejamos de lado el afecto a nuestros seres queridos a fin de poner a Dios en primer lugar, Él, que los ama, no los abandonará. Y así los ayudaremos a convertirse, con nosotros, en auténticos discípulos de Cristo. Para profundizar en los libros de Chiara Lubich: • Ser Palabra viva: n. 3 (p. 18), nn. 26-28 (pp. 33-35), n. 51 (p. 50), n. 73 (p. 66), n. 74 (p. 67), n. 95 (pp. 80-81), n. 101 (p. 85). • La doctrina espiritual: «Cristianos subdesarrollados», p. 336 (cf. Escritos espirituales/2, p. 155). • Juntos en camino: «Para hacer obras más grandes», pp. 15-17; «Morir antes que no amarte abandonado», pp. 77-80. • El arte de amar: «“Cortar” para amar mejor», p. 80 (cf. La vida un viaje, p. 63); «Lo que Él nos pide», p. 114; «La vivió Él en primer lugar», p. 116 (cf. Escritos espirituales/4, p. 229); «Un testimonio visible», p. 125 (cf. Buscando las cosas de arriba, p. 140). Lectura recomendada este mes: Pierre Talec, Meditaciones para la Cuaresma: brevísimas reflexiones sobre el Evangelio de cada día, que invitan a descubrir en la oración, el ayuno y la renuncia la verdadera libertad y ayudan a morir a uno mismo para nacer a una vida nueva.


Deja aquí tu comentario


Introduce los caracteres que ves en la imagen

Numeros aleatorios Recargar imagen





BUSCADOR
¡¡La búsqueda no ha producido resultados!!
Modos de acceso

De forma gratuita


Acceso a cinco artículos cada mes: dos de la revista del mes en curso y tres de revistas anterior, a su elección
logoIntroduzca los datos para el registro












Suscripción


Recepción de la revista en papel en su domicilio y acceso online a todos los artículos de las revistas

Solicitud de suscripción a la revista Ciudad Nueva


Rellene el siguiente formulario cumplimentando todos los datos solicitados.



Nombre


Apellidos


Dirección


Código Postal


Población




Teléfono de contacto


E-mail



Contraseña



Repita Contraseña



Suscripción anual:
España: 47 €
Otros países: 57 €

Otras suscripciones anuales:
Colaborador: 60 €
España, 5 revistas: 180 €


Forma de pago
Domiciliación bancaria
Giro Postal
Transferencia
Paypal
Pago con tarjeta


Comentario



Acepto los siguientes términos y condiciones: En cumplimiento de lo establecido en el art. 5 de la Ley Orgánica 15/1999, de 13 de diciembre de Protección de Datos de Carácter Personal, procedemos a informarle de que sus datos serán incorporados a un fichero informatizado de datos personales con fines comerciales y promocionales, incluida la publicidad por medios electrónicos que puedan ser de su interés, cuyo responsable es Editorial Ciudad Nueva con domicilio en José Picón, 28 - 28028 Madrid y tiene derecho de acceso, rectificación, cancelación y oposición de los datos que sobre usted figuren en el mismo.


Su solicitud de suscripción ha sido enviada.
Nos pondremos en contacto con usted
Muchas gracias

Enviaremos tres ejemplares a su dirección para que conozca la revista

Conozca la revista Ciudad Nueva


Rellene el siguiente formulario cumplimentando todos los datos solicitados para que podamos enviarle tres ejemplares de la revista a su dirección .



Nombre


Apellidos


Dirección


Código Postal


Población


Provincia


País


Teléfono de contacto


E-mail



Comentario




Recomiende la revista Ciudad Nueva


Rellene el siguiente formulariocon los datos de la persona a la que quiere que le enviemos tres ejemplares de la revista para que la conozca .



Nombre


Apellidos


Dirección


Código Postal


Población


Provincia


País


Teléfono de contacto


E-mail



Comentario








Editorial Ciudad Nueva
C/ José Picón, 28
28028 Madrid (España)
Aviso legal
Mapa de la Web
Política de cookies
@2015 Editorial Ciudad Nueva. Todos los derechos reservados
facebook