Esta web utiliza 'cookies' propias y de terceros para ofrecerle una mejor experiencia y servicio y poder registrar el proceso de compra. Al navegar o utilizar nuestros servicios el usuario acepta el uso que hacemos de las 'cookies', puedes ver nuestra política de cookies, aquí
Política de cookies +
logorevista

Usuario
Contraseña   
Recordar contraseña
logoIntroduzca su email y recibirá un mensaje de recuperación de su contraseña






                 

Conozca
nuestros
libros
libro

Código 20
Noviembre - 2008


EN ESTE NÚMERO


Suscríbase si quiere tener acceso a la descarga de los pdf de todos los artículos.
Regístrese para poder descargarse dos artículos del número actual y tres de números anteriores al mes.

Los predilectos de Dios

Ana Moreno Marín


Renglones torcidos

Quien lo haya probado, lo sabe: engancha. El voluntariado es una de las vocaciones más bellas que puede experimentar un joven. Pero ser voluntario no implica juventud. Sin ir más lejos, el Banco de Alimentos en Madrid lo llevan adelante unos 90 jubilados que ofrecen sus conocimientos y fuerzas de forma altruista. Hoy en día hay voluntarios de todo tipo: desde el que pasa los domingos con unos chavales gitanos o inmigrantes en la parroquia, o los que van a visitar cárceles u hospitales, pasando por aquellos que acompañan y cuidan de personas de la tercera edad o pobres o drogadictos o huérfanos…, hasta los que acompañan a las madres con dificultades para que no aborten, etc. Hay tantos como necesidades presenta hoy nuestro mundo. Conviene no dejarse llevar por los prototipos: el alcohólico, el indigente, el inmigrante ilegal, el anciano... todos son candidatos, como decía Chiara Lubich, a la unidad. Y más aún, los predilectos. Paradójicamente en este mundo tantas veces cruel, ellos son los primeros y nosotros los últimos. María, voluntaria en Don Orione, hogar de personas con discapacidades físicas y mentales, siempre me repite: «Ellos tienen esas discapacidades, pero nosotras tenemos otras». ¡Y cuánta razón tiene! Precisamente en Don Orione estuve hace unas semanas. ¿La experiencia? Inolvidable. Cuánta belleza y cuánta alegría en un mundo tan diverso y, por cierto, tan olvidado por la sociedad. ¿Por qué cuando los vemos apartamos la mirada, o pensamos “pobrecitos”, o los consideramos inferiores? ¿Por qué nos reímos de ellos, o los señalamos? Concepción, madre de Manolo, un enano de 33 años con cierta discapacidad mental e imposibilidad de andar totalmente recto, me decía que era un dolor para él percibir el rechazo de la gente. Vive en Don Orione desde que tenía 14 años y allí es feliz, entre otras cosas porque es amado tal y como es. Hablando con él, enseguida te regala una sonrisa, te coge de la mano y te mira con ojos tan transparentes que no te puedes resistir. Es maravilloso, y su historia, realmente dura. Detrás de cada chaval se esconde una vida de sufrimiento, tanto físico como anímico. También para los padres. Conepción, además no encontró respaldo en su familia y le dieron de lado. Vive en Valencia y ve a Manolo cada seis meses. Cuando habla de él se le iluminan los ojos: «Primero es un golpe. A mí, el día antes del parto, me decían que estaba fenomenal. Pero Dios te da una fuerza… que no te puedes imaginar. Con Manolito he corrido de hospital en hospital, lo he visto entre cristales, sola incluso, cuando mi marido me decía que no quería volver porque no podía verlo y no tocarlo. Manolo es único, precioso, tiene un corazón enorme». En Don Orione viven 106 chicos divididos por colores y palabras según el nivel de discapacidad. Ese sábado por la tarde estuvimos paseando con José Antonio, Alfonso, Miguel, Eugenio, Israel, Toby, Quique, Javi y Carlos, todos del naranja. Salimos porque están en silla de ruedas y así podían disfrutar de la tarde soleada. Un chico, uno o dos voluntarios, y muchas risas y sonrisas. Después estuvimos con Luis, José y Alexis y otros cinco más, todos del amarillo. Les escuchamos y compartimos un rato juntos. Alexis, por ejemplo, no puede hablar, se comunica a través de signos y nunca quita la sonrisa. Pero no sólo en Don Orione hay voluntarios. También en muchas otras instituciones y organizaciones sin ánimo de lucro cuyo mayor objetivo es ayudar a otras personas. Ahora con la crisis, las necesidades de los más desfavorecidos aumentan. Cáritas, por ejemplo, ha visto incrementada su demanda en un 14%, y en lo que va de año ya ha superado las cifras alcanzadas en todo 2007. Recientemente se ha celebrado en Madrid un Congreso Diocesano de Migración, y uno de sus lemas ha sido: «Ante la crisis, solidaridad». Entramos en una época difícil. La crisis va a ser más profunda de lo que pensamos. Quizá ésta sea una ocasión para solidarizarnos con nuestros prójimos, especialmente con los “prefes”, también llamados los más desfavorecidos.


Deja aquí tu comentario


Introduce los caracteres que ves en la imagen

Numeros aleatorios Recargar imagen





BUSCADOR
¡¡La búsqueda no ha producido resultados!!
Modos de acceso

De forma gratuita


Acceso a cinco artículos cada mes: dos de la revista del mes en curso y tres de revistas anterior, a su elección
logoIntroduzca los datos para el registro












Suscripción


Recepción de la revista en papel en su domicilio y acceso online a todos los artículos de las revistas

Solicitud de suscripción a la revista Ciudad Nueva


Rellene el siguiente formulario cumplimentando todos los datos solicitados.



Nombre


Apellidos


Dirección


Código Postal


Población




Teléfono de contacto


E-mail



Contraseña



Repita Contraseña



Suscripción anual:
España: 47 €
Otros países: 57 €

Otras suscripciones anuales:
Colaborador: 60 €
España, 5 revistas: 180 €


Forma de pago
Domiciliación bancaria
Giro Postal
Transferencia
Paypal
Pago con tarjeta


Comentario



Acepto los siguientes términos y condiciones: En cumplimiento de lo establecido en el art. 5 de la Ley Orgánica 15/1999, de 13 de diciembre de Protección de Datos de Carácter Personal, procedemos a informarle de que sus datos serán incorporados a un fichero informatizado de datos personales con fines comerciales y promocionales, incluida la publicidad por medios electrónicos que puedan ser de su interés, cuyo responsable es Editorial Ciudad Nueva con domicilio en José Picón, 28 - 28028 Madrid y tiene derecho de acceso, rectificación, cancelación y oposición de los datos que sobre usted figuren en el mismo.


Su solicitud de suscripción ha sido enviada.
Nos pondremos en contacto con usted
Muchas gracias

Enviaremos tres ejemplares a su dirección para que conozca la revista

Conozca la revista Ciudad Nueva


Rellene el siguiente formulario cumplimentando todos los datos solicitados para que podamos enviarle tres ejemplares de la revista a su dirección .



Nombre


Apellidos


Dirección


Código Postal


Población


Provincia


País


Teléfono de contacto


E-mail



Comentario




Recomiende la revista Ciudad Nueva


Rellene el siguiente formulariocon los datos de la persona a la que quiere que le enviemos tres ejemplares de la revista para que la conozca .



Nombre


Apellidos


Dirección


Código Postal


Población


Provincia


País


Teléfono de contacto


E-mail



Comentario








Editorial Ciudad Nueva
C/ José Picón, 28
28028 Madrid (España)
Aviso legal
Mapa de la Web
Política de cookies
@2015 Editorial Ciudad Nueva. Todos los derechos reservados
facebook