Esta web utiliza 'cookies' propias y de terceros para ofrecerle una mejor experiencia y servicio y poder registrar el proceso de compra. Al navegar o utilizar nuestros servicios el usuario acepta el uso que hacemos de las 'cookies', puedes ver nuestra política de cookies, aquí
Política de cookies +
logorevista

Usuario
Contraseña   
Recordar contraseña
logoIntroduzca su email y recibirá un mensaje de recuperación de su contraseña






                 

Conozca
nuestros
libros
libro

Mirador
Noviembre - 2008


EN ESTE NÚMERO


Suscríbase si quiere tener acceso a la descarga de los pdf de todos los artículos.
Regístrese para poder descargarse dos artículos del número actual y tres de números anteriores al mes.

Jóvenes y sectas

Alfredo del Álamo


Vulnerabilidad social El tipo de secta atractiva para el joven de hoy ha cambiado con respecto a hace veinte años. Conclusiones de un grupo de trabajo sobre este tema.

Desde hace unos pocos años se ha detectado en España un aumento de adeptos a sectas destructivas y a grupos con características sectarias, cosa que no ocurría desde finales de los 80. Y las personas más susceptibles de ser captadas por sectas son los adolescentes, los inmigrantes, las mujeres y –¡novedad!– también prejubilados y ancianos. Según datos de la comisión interministerial que se ocupa de este asunto, un 2% de los jóvenes españoles pertenece de lleno o está influido por una secta, y un 15% muestra rasgos de vulnerabilidad ante las sectas, es decir, factores sociales o de personalidad que son riesgo para caer en un grupo sectario. El tipo de secta atractiva para el joven del siglo XXI ha cambiado con respecto al de hace veinte años; por ello los grupos sectarios (¡cerca de mil en España!) tienden a presentarse como algo diferente de la religión típica. Por una parte, están las sectas de “tipo psicológico”, que ofrecen métodos de mejora personal, autoconocimiento y librarse de angustias íntimas. Por otra parte están las sectas de “tipo social”, que ofrecen idea-les de cambio ante una sociedad corrupta (fraternidad universal, ecologismo planetario, etc.). También se encuentran las sectas de “tipo esotérico”, incluidos los grupos satánicos, que ofrecen obtener capacidades paranormales, poderes mágicos, contactos con extraterrestres, etc. Finalmente, y aunque parezca raro, están muy en boga unas sectas de “tipo materialista”, que se centran en ofrecer al joven éxito económico, laboral y social. En un grupo de trabajo hemos detectado unos veinte factores que pueden ir creando debilidad del joven ante el proselitismo de una secta, y caer posteriormente en ella. Si se identifican siete de estos factores en el joven, ya existe riesgo cierto de mostrar una “personalidad presectaria”. Podemos señalar algunos de estos factores sociales de riesgo: ser adolescente de corta edad, estar en una situación de crisis (fracaso escolar, divorcio de padres, muerte de un pariente, cambio de ciudad, abandono del novio/a), rechazo temprano del joven e incluso abandono por parte de uno de los padres. También son factores de riesgo el tener padres sobreprotectores o excesivamente exigentes y autoritarios, sufrir malos tratos en la infancia (verbales, físicos o sexuales), tener una madre absorbente (vínculo dependiente) junto con un padre frío y ausente (carencia afectiva), los conflictos familiares latentes o declarados… Y asimismo podemos apuntar otros factores de riesgo de tipo personal: falta de autoestima e inferioridad en el joven, temor ante el mundo externo, estar en soledad (sin amigos, familia o pareja), inmadurez emocional general, sufrir depresión clínica, tendencia al aburrimiento con desorientación de valores en la vida, mostrar un idealismo ingenuo y misticismo, tener necesidad de unas indicaciones esquemáticas y absolutas por parte de un líder, también haberse desilusionado con la religión “ortodoxa” en la que se crió el joven, mostrar insatisfacción con la vida actual que lleva, sufrir algún tipo de desarraigo (cultural, racial, lingüistico)… Los efectos negativos que una secta puede provocar en la vida del joven llegan a ser demoledores: huida del hogar familiar, ruptura con las amistades, abandono de los estudios o del trabajo, explotación económica o sexual, trastornos de la personalidad… ¿Cómo podemos prevenir este problema? Sin duda el fortalecimiento del papel de la familia es la clave principal: ahí es donde el joven debe encontrar el amor, la seguridad, el apoyo y la brújula fundamental que dará un sentido a toda su vida. Asimismo es importante promover el asociacionismo juvenil sano, donde se presenten ocasiones para desarrollar actividades interesantes con valores sólidos y positivos. También los cristianos pueden aportar al joven una religiosidad viva y enriquecedora, que ofrezca una vida plena y significativa, y que responda a las inquietudes de trascendencia y de un “mas allá” de lo material que todo joven siente a esa edad. SE PUEDE SALIR Carlos: 13 años e hijo único. Sus padres, ambos profesionales, trabajan muchas horas. Más bien introvertido, al salir del colegio, dirigido por religiosos, pasa el tiempo solo en casa, en compañía de una criada. No tiene hobbies activos, sino que le gusta el esoterismo, lee libros y oye programas nocturnos de radio sobre el tema. Contacta por internet con otros jóvenes que lo introducen en un grupo de ouija, y luego en otro de adultos donde se practica espiritismo y se consumen alucinógenos para predecir el futuro y contactar con entes angélicos que le concederán poderes para realizar sus deseos. Sus notas comienzan a bajar, ya que todos los fines de semana, y luego también otros días, acude al “templo” del grupo, donde recibe dirección personalizada del líder (limpieza espiritual, ceremoniales de protección, etc.), realiza cursillos y compra elementos de magia ritual. Para pagar todo esto, hurta dinero a sus padres, vende en el colegio sus pertenencias, primero, y luego objetos de la casa. Y hasta llega a realizar trueque de sus servicios sexuales con los dirigentes del grupo. Ya totalmente captado por la secta, recién cumplidos los 15, Carlos anuncia a sus padres que deja los estudios y el hogar y se va a un “templo” de otra provincia para vivir con las energías de la naturaleza y continuar su desarrollo espiritual. Los padres se ponen en contacto con una asociación contra las sectas y hí les aconsejan poner los hechos por escrito en la comisaría de policía, tramitar una querella judicial (no sólo denuncia) contra el dirigente de la secta y obligarle a devolver el menor a casa. También acuden a una Unidad de Orientación a la Familia, donde una trabajadora social les indica los fallos parentales (anteponer la profesión a la familia, dejar mucho tiempo solo al chico, no interesarse por sus gustos, no controlar sus contactos por internet…). Paralelamente, Carlos empieza una terapia cognitiva con un psicólogo (asertividad, toma de decisiones, mejora de la autoestima), complementada por un terapeuta externo para la desprogramación mental y el desligamiento de la secta a través de un grupo GRAMA de apoyo mutuo para ex sectarios. Por último, es decisivo insertar al joven en un grupo parroquial del mismo colegio al que va, participando en salidas al campo y convirtiéndose después en monitor de grupos de niños socialmente desfavorecidos. Carlos tuvo suerte: pudo romper voluntariamente todo contacto con la secta a los 16 años y medio. A. del Álamo PARA MÁS INFORMACIÓN Organismos Unidades de “Orientación a la familia ante momentos difíciles”. Plan de Apoyo a la Familia. 902150004 Centro de apoyo a la familia “Mariam Suárez” (de la C.A.M.), c/ González Amigó 20, Madrid. 913028846 Comisión Interministerial sobre “Asociacionisno y Libertad”: Grupo de trabajo sobre “Los movimientos sectarios”. Portales-web de asesoramiento e información: www.ais-sectas.org www.sectas.org.ar www.cesnur.org Libros Andrés Canteras: Jóvenes y sectas. Un análisis del fenómeno sectario en España. Madrid 1991, M° Asuntos Sociales. J. Rodríguez: Tu hijo y las sectas. Guía de prevención y tratamiento. Madrid 1994, Ed. Temas de Hoy. P. Rodríguez: Adicción a sectas. Pautas para el análisis, prevención y tratamiento. Barcelona 2000, Ed. B S.A. F. Oleza: Las sectas en una sociedad en trasformación. Madrid, Fundación para el Análisis y Estudios Sociales. C. Climati: Los jóvenes y el esoterismo. Madrid 2003, Ed. Ciudad Nueva.


Deja aquí tu comentario


Introduce los caracteres que ves en la imagen

Numeros aleatorios Recargar imagen





BUSCADOR
¡¡La búsqueda no ha producido resultados!!
Modos de acceso

De forma gratuita


Acceso a cinco artículos cada mes: dos de la revista del mes en curso y tres de revistas anterior, a su elección
logoIntroduzca los datos para el registro












Suscripción


Recepción de la revista en papel en su domicilio y acceso online a todos los artículos de las revistas

Solicitud de suscripción a la revista Ciudad Nueva


Rellene el siguiente formulario cumplimentando todos los datos solicitados.



Nombre


Apellidos


Dirección


Código Postal


Población




Teléfono de contacto


E-mail



Contraseña



Repita Contraseña



Suscripción anual:
España: 47 €
Otros países: 57 €

Otras suscripciones anuales:
Colaborador: 60 €
España, 5 revistas: 180 €


Forma de pago
Domiciliación bancaria
Giro Postal
Transferencia
Paypal
Pago con tarjeta


Comentario



Acepto los siguientes términos y condiciones: En cumplimiento de lo establecido en el art. 5 de la Ley Orgánica 15/1999, de 13 de diciembre de Protección de Datos de Carácter Personal, procedemos a informarle de que sus datos serán incorporados a un fichero informatizado de datos personales con fines comerciales y promocionales, incluida la publicidad por medios electrónicos que puedan ser de su interés, cuyo responsable es Editorial Ciudad Nueva con domicilio en José Picón, 28 - 28028 Madrid y tiene derecho de acceso, rectificación, cancelación y oposición de los datos que sobre usted figuren en el mismo.


Su solicitud de suscripción ha sido enviada.
Nos pondremos en contacto con usted
Muchas gracias

Enviaremos tres ejemplares a su dirección para que conozca la revista

Conozca la revista Ciudad Nueva


Rellene el siguiente formulario cumplimentando todos los datos solicitados para que podamos enviarle tres ejemplares de la revista a su dirección .



Nombre


Apellidos


Dirección


Código Postal


Población


Provincia


País


Teléfono de contacto


E-mail



Comentario




Recomiende la revista Ciudad Nueva


Rellene el siguiente formulariocon los datos de la persona a la que quiere que le enviemos tres ejemplares de la revista para que la conozca .



Nombre


Apellidos


Dirección


Código Postal


Población


Provincia


País


Teléfono de contacto


E-mail



Comentario








Editorial Ciudad Nueva
C/ José Picón, 28
28028 Madrid (España)
Aviso legal
Mapa de la Web
Política de cookies
@2015 Editorial Ciudad Nueva. Todos los derechos reservados
facebook