Esta web utiliza 'cookies' propias y de terceros para ofrecerle una mejor experiencia y servicio y poder registrar el proceso de compra. Al navegar o utilizar nuestros servicios el usuario acepta el uso que hacemos de las 'cookies', puedes ver nuestra política de cookies, aquí
Política de cookies +
Aviso importante

Bienvenido a la web de la revista Ciudad Nueva, en unos días los contenidos de la web de la revista sólo estarán disponibles para suscriptores y usuarios registrados.
  • Si usted es suscriptor de la revista y no tiene usuario y clave en nuestra web pulse el siguiente enlace para obtenerlas: Obtener usuario y contraseña
  • Si quiere suscribirse para tener acceso al contenido completos de la revista, pulse el siguiente enlace: Suscribirse
  • Si no quiere suscribirse y tampoco está registrado pero quiere acceder a 5 artículos al mes, dos del mes actual y tres de anteriores meses pulse el siguiente enlace: Registrarse
En cualquier otro caso, pulse Aceptar.
logorevista

Usuario
Contraseña   
Recordar contraseña
logoIntroduzca su email y recibirá un mensaje de recuperación de su contraseña






                 

Conozca
nuestros
libros
libro

Mirador
Marzo - 2017


EN ESTE NÚMERO


Suscríbase si quiere tener acceso a la descarga de los pdf de todos los artículos.
Regístrese para poder descargarse dos artículos del número actual y tres de números anteriores al mes.

El futuro de la Economía de Comunión

Isaías Hernando


A lo largo de 25 años la Economía de Comunión, el sueño de Chiara Lubich para eliminar la «corona de espinas» de la pobreza, ha ido tomando cuerpo gracias a personas que han descubierto en este sueño una vocación que da sentido a sus vidas.



Falta mucho por hacer, pero algunas realizaciones ya se pueden tocar: miles de personas que han recibido ayuda para superar su situación de necesidad, una red internacional de empresas, asociaciones y parques empresariales de Economía de Comunión (EdC), el nacimiento de la red EoC-IIN, las experiencias de «gestión de comunión» en las empresas, la red de profesores que trabajan para darle calado científico al proyecto, el apoyo al Instituto Universitario Sophia, la Escuela de Economía Civil y la entrada en la Doctrina Social de la Iglesia con la Caritas in veritate. 
 
Estos ejemplos demuestran la dimensión profética de la intuición de Chiara Lubich, que vio en la comunión la respuesta a la insuficiencia de los modelos económicos «individualistas», que generan exclusión, desigualdad, soledad, tristeza y muchas otras pobrezas.
 
 

En audiencia con el Papa

 
Para reflexionar sobre los retos presentes y futuros, del 1 al 5 de febrero nos reunimos en un congreso en Roma unas 500 personas de 55 países. ¡Y el Papa Francisco nos recibió en audiencia! Fuimos no para pedirle nada –como dijo durante el congreso María Voce, presidenta del Movimiento de los Focolares– sino para escuchar sus palabras y ofrecerle la vida que se ha generado durante este cuarto de siglo.
 
A medida que el Papa iba escuchando unos breves testimonios, la expresión de su cara iba cambiando ostensiblemente. Era evidente que se encontraba a gusto, y no solo por el tema, que es recurrente en su doctrina. Se diría que hay una sintonía profunda entre su forma de observar y valorar el mundo y el carisma de Chiara Lubich. Probablemente no es indiferente que ambos, Jorge Mario Bergoglio y Silvia Lubich, eligieran como nombres nuevos los de Francisco y Clara de Asís, optando en cierto modo por la pobreza franciscana como criterio valorativo de la realidad. 
 
Ver el mundo desde los pobres, desde las víctimas, implica escuchar y acoger su grito, su «¿por qué?», tal vez reconociendo en ese grito el eco de otro «¿por qué?», el de Jesús en la cruz. Y después, distinguir una pobreza bienaventurada, elegida, de la pobreza padecida, maldita, y descubrir que esta última no se puede resolver solo con dinero, sin el abrazo de la comunión.
 
 

La idolatría del dinero

 
Las palabras del Papa en esta audiencia quedarán como un hito en la historia de la EdC. Han suscitado numerosos comentarios (pueden leerse en www.edc-online.org/es), pero para no repetir, intentemos una perspectiva distinta, deteniéndonos en las cinco referencias evangélicas que jalonan el discurso del Papa. 
 
La primera es fuerte. Se trata del episodio de la expulsión de los mercaderes del templo. Jesús no expulsa enérgicamente a los mercaderes porque sean ladrones o no sean respetuosos con la institución religiosa. El motivo es más radical; tiene que ver con la idolatría: el Reino que Jesús trae es incompatible con la idolatría del dinero. 
 
Explica el Papa: «El dinero es importante, sobre todo cuando falta y de él depende la comida, la escuela, el futuro de los hijos; pero se convierte en ídolo cuando pasa a ser el fin». Y es muy claro cuando desvela la naturaleza idolátrica de cierto capitalismo que se propone como salvador del mundo: «El día en que las empresas de armas financien hospitales para curar a los niños mutilados por sus bombas, el sistema habrá llegado a su culmen».
 
 

Prevenir la exclusión

 
Surge una pregunta: ¿es posible ser empresario (mercader) y no ser expulsado del templo? Sí, si se comparte el dinero con los demás, sobre todo con los pobres. Este es el sentido del reto, radical y profético, que Chiara Lubich lanzó a una economía idolátrica y generadora de pobreza y exclusión cuando pidió a los empresarios que compartieran sus beneficios para combatir la pobreza. Francisco reconoce lo elevado de la apuesta: «Cuando compartís y dais vuestros beneficios, lleváis a cabo un acto de alta espiritualidad; con los hechos le decís al dinero: tú no eres Dios, tú no eres señor».
 
Este es el sentido de la Economía de Comunión, que poco o nada tiene que ver con la filantropía. Francisco lo deja claro cuando recurre a la parábola del buen samaritano (segunda referencia) para decir: «Un empresario que sea un buen samaritano cumple solamente la mitad de su deber». No basta con dar dinero a las víctimas del sistema económico, es necesario cambiar las reglas y actuar antes para prevenir la exclusión. Frente a las estructuras de pecado es necesario crear estructuras de gracia. 
 
 

Empresa inclusiva

 
El Papa vuelve a sorprender con la parábola del Padre misericordioso (o del hijo pródigo). Con ella nos invita a preparar una casa (la empresa) inclusiva, a la que puedan volver también «los trabajadores y colaboradores que se han equivocado», una verdadera comunidad humana en la que se pueda vivir la alegría y la fiesta, y en la que la meritocracia (representada por el hijo mayor) no esté por delante de la misericordia. 
 
Con esta imagen el Papa anima a trabajar no solo por nuestra empresa, sino también por un sistema económico que genere menos víctimas (ninguna, si es posible), un sistema en el que ningún hijo se vea obligado a comer las algarrobas destinadas a los cerdos, un sistema que dé prioridad al trabajo decente y a la dignidad humana.
 
 

Reciprocidad es multiplicación

 
Combatir un capitalismo idolátrico y cambiar las reglas del sistema económico no son retos fáciles para una realidad pequeña como la EdC (unos miles de personas entre más de 7.000 millones). Por eso Francisco nos recuerda que las imágenes del Reino en los evangelios son cosas pequeñas: un pequeño rebaño, una lámpara, una perla, la sal y, sobre todo, la levadura. 
 
Cuando no había frigoríficos para conservar la levadura madre del pan, antes de que enmoheciera se compartía con las vecinas, y cuando había que amasar de nuevo, las vecinas la compartían a su vez. «Es la reciprocidad. La comunión no es solo división sino también multiplicación de los bienes, creación de un nuevo pan, de nuevos bienes, de más Bien con mayúscula».
 
 

Compartir la vida

 
En esto el número no es tan importante como la calidad. Es más, «todas las veces que las personas, los pueblos e incluso la Iglesia han creído salvar al mundo creciendo en número, han producido estructuras de poder y se han olvidado de los pobres», dice el Papa. Por eso, la última imagen que elige es la multiplicación de los panes y los peces. El milagro no se produce porque cinco panes y dos peces sea el mínimo indispensable para poder multiplicarlos, sino porque era todo lo que había. La pobreza no se cura solo con dinero. El milagro de la comunión solo se produce si se comparte también la vida. 
 
Compartir la vida es salir: «La economía de comunión tendrá futuro si se la dais a todos y no os la quedáis solo en vuestra “casa”. Dádsela a todos, en primer lugar a los pobres y a los jóvenes, que son los que más la necesitan y saben cómo hacer fecundo el don recibido». La EdC es fruto de un carisma, un don recibido para todos. Solo tiene sentido si se da, y si se da con alegría.



Deja aquí tu comentario


Introduce los caracteres que ves en la imagen

Numeros aleatorios Recargar imagen





BUSCADOR
¡¡La búsqueda no ha producido resultados!!
Modos de acceso

De forma gratuita


Acceso a cinco artículos cada mes: dos de la revista del mes en curso y tres de revistas anterior, a su elección
logoIntroduzca los datos para el registro












Suscripción


Recepción de la revista en papel en su domicilio y acceso online a todos los artículos de las revistas

Solicitud de suscripción a la revista Ciudad Nueva


Rellene el siguiente formulario cumplimentando todos los datos solicitados.



Nombre


Apellidos


Dirección


Código Postal


Población




Teléfono de contacto


E-mail



Contraseña



Repita Contraseña



Suscripción anual:
España: 47 €
Otros países: 57 €

Otras suscripciones anuales:
Colaborador: 60 €
España, 5 revistas: 180 €


Forma de pago
Domiciliación bancaria
Giro Postal
Transferencia
Paypal
Pago con tarjeta


Comentario



Acepto los siguientes términos y condiciones: En cumplimiento de lo establecido en el art. 5 de la Ley Orgánica 15/1999, de 13 de diciembre de Protección de Datos de Carácter Personal, procedemos a informarle de que sus datos serán incorporados a un fichero informatizado de datos personales con fines comerciales y promocionales, incluida la publicidad por medios electrónicos que puedan ser de su interés, cuyo responsable es Editorial Ciudad Nueva con domicilio en José Picón, 28 - 28028 Madrid y tiene derecho de acceso, rectificación, cancelación y oposición de los datos que sobre usted figuren en el mismo.


Su solicitud de suscripción ha sido enviada.
Nos pondremos en contacto con usted
Muchas gracias

Enviaremos tres ejemplares a su dirección para que conozca la revista

Conozca la revista Ciudad Nueva


Rellene el siguiente formulario cumplimentando todos los datos solicitados para que podamos enviarle tres ejemplares de la revista a su dirección .



Nombre


Apellidos


Dirección


Código Postal


Población


Provincia


País


Teléfono de contacto


E-mail



Comentario




Recomiende la revista Ciudad Nueva


Rellene el siguiente formulariocon los datos de la persona a la que quiere que le enviemos tres ejemplares de la revista para que la conozca .



Nombre


Apellidos


Dirección


Código Postal


Población


Provincia


País


Teléfono de contacto


E-mail



Comentario








Editorial Ciudad Nueva
C/ José Picón, 28
28028 Madrid (España)
Aviso legal
Mapa de la Web
Política de cookies
@2015 Editorial Ciudad Nueva. Todos los derechos reservados
facebook