Esta web utiliza 'cookies' propias y de terceros para ofrecerle una mejor experiencia y servicio y poder registrar el proceso de compra. Al navegar o utilizar nuestros servicios el usuario acepta el uso que hacemos de las 'cookies', puedes ver nuestra política de cookies, aquí
Política de cookies +
logorevista

Usuario
Contraseña   
Recordar contraseña
logoIntroduzca su email y recibirá un mensaje de recuperación de su contraseña






                 

Conozca
nuestros
libros
libro

Hablando de
Julio - 2008


EN ESTE NÚMERO


Suscríbase si quiere tener acceso a la descarga de los pdf de todos los artículos.
Regístrese para poder descargarse dos artículos del número actual y tres de números anteriores al mes.

Cannabis

María Alonso Ovíes


MEDICINA

Como toda droga, el cannabis es una sustancia que produce bienestar, estupor o euforia y que de ordinario origina dependencia (física o psíquica) y altera el comportamiento. Los programas y actividades de prevención sobre drogas no han conseguido evitar un incremento en el consumo de alcohol, cocaína y cannabis, sobre todo en el ámbito juvenil. El consumo de estas drogas forma parte de los hábitos y estilos de vida de una parte importante de jóvenes, pues no perciben todo el riesgo que corren y las consiguen fácilmente. El cannabis es la droga psicoactiva ilegal más consumida en España y la más accesible. Está asociada al tiempo de ocio y suele unirse a otras drogas (alcohol, tabaco, cocaína, anfetaminas, alucinógenos, éxtasis, tranquilizantes), de forma que casi todos los adolescentes que han probado la cocaína y la heroína, previamente han consumido alcohol, tabaco y cannabis. De la planta, el cannabis sativa, se extrae el hachís (exudado resinoso de la planta), la marihuana o maría (triturado seco de flores, hojas y pequeños tallos) y un aceite. Habitualmente se consume fumado, mezclado con tabaco o directamente con vaporizadores. El aceite también se utiliza por vía oral. Produce generalmente un doble efecto: una fase inicial de estimulación (euforia, bienestar, aumento de la percepción, ansiedad), y una fase posterior donde predomina la sedación (relajación, sueño). En la primera fase ocasiona una agudización de las percepciones visuales, auditivas y táctiles, así como una ligera distorsión del espacio y tiempo. Aparece risa fácil, locuacidad y aumento del apetito. Paralelamente se altera la memoria reciente, hay dificultad en la concentración, disminuye la atención y se produce incoordinación motora. La intoxicación aguda puede cursar con un episodio psicótico, que se caracteriza por ideas delirantes, alucinaciones, confusión, amnesia, ansiedad y agitación, y que puede desaparecer a las pocas horas. Entre los efectos crónicos ocasionados por el consumo de esa droga se encuentran la alteración de la memoria y la atención; en consecuencia empeora la conducción, debido a la incoordinación motora, y hay mayor riesgo de accidentes. En el ámbito escolar, disminuye el rendimiento y aumentan la conflictividad y el absentismo, y hasta puede ocasionar un abandono prematuro de los estudios. La capacidad del cannabis para producir euforia o placer es el factor determinante de su consumo. Los jóvenes empiezan a consumirlo como un experimento de carácter lúdico, pero luego pasan por una fase de abuso y en última instancia puede convertirse en una adicción. Cuando se llega a la dependencia, ésta se caracteriza por el abandono del grupo de amigos no consumidores, el desinterés por actividades que no tengan relación directa con el consumo, la preocupación por disponer de ella, el consumo compulsivo y los síntomas de abstinencia cuando no se consume (irritabilidad, agresividad, inquietud, nerviosismo, disminución del apetito, y dificultades para dormir) que ceden al volver a consumir. Hay una serie de trastornos mentales asociados al consumo de cannabis: trastornos de ansiedad y depresión, psicosis inducida, esquizofrenia, delirium, síndrome amotivacional (deterioro de la personalidad, pérdida de energía y abulia con importante limitación de las actividades habituales) y trastornos de personalidad (personalidad antisocial). El consumo de cualquier tipo de sustancia, aunque sea para obtener efectos placenteros, no está exento de perjuicios. El entorno familiar puede actuar como factor protector o como factor de riesgo para el consumo de drogas. Es menor la probabilidad de iniciar el consumo si existen buenas dinámicas familiares, si la comunicación entre los padres y los hijos es adecuada, si existen normas y límites claros y los padres se implican en primera persona en la educación. Por el contrario la familia puede favorecer el consumo de drogas si esta desestructurada, si existe violencia en su seno, si hay antecedentes de consumo de drogas o si se da un exceso de permisividad en el proceso educativo. Por lo general son los padres quienes primero detectan el consumo de cannabis, porque advierten los cambios bruscos de conducta y de humor, el fracaso escolar, la alteración del apetito, los trastornos del sueño, el deterioro de los hábitos higiénicos, etc. De su capacidad para afrontar la situación sin dramatizarla, recurriendo a una ayuda especializada, depende en gran medida que el joven abandone la droga.


Deja aquí tu comentario


Introduce los caracteres que ves en la imagen

Numeros aleatorios Recargar imagen





BUSCADOR
¡¡La búsqueda no ha producido resultados!!
Modos de acceso

De forma gratuita


Acceso a cinco artículos cada mes: dos de la revista del mes en curso y tres de revistas anterior, a su elección
logoIntroduzca los datos para el registro












Suscripción


Recepción de la revista en papel en su domicilio y acceso online a todos los artículos de las revistas

Solicitud de suscripción a la revista Ciudad Nueva


Rellene el siguiente formulario cumplimentando todos los datos solicitados.



Nombre


Apellidos


Dirección


Código Postal


Población




Teléfono de contacto


E-mail



Contraseña



Repita Contraseña



Suscripción anual:
España: 47 €
Otros países: 57 €

Otras suscripciones anuales:
Colaborador: 60 €
España, 5 revistas: 180 €


Forma de pago
Domiciliación bancaria
Giro Postal
Transferencia
Paypal
Pago con tarjeta


Comentario



Acepto los siguientes términos y condiciones: En cumplimiento de lo establecido en el art. 5 de la Ley Orgánica 15/1999, de 13 de diciembre de Protección de Datos de Carácter Personal, procedemos a informarle de que sus datos serán incorporados a un fichero informatizado de datos personales con fines comerciales y promocionales, incluida la publicidad por medios electrónicos que puedan ser de su interés, cuyo responsable es Editorial Ciudad Nueva con domicilio en José Picón, 28 - 28028 Madrid y tiene derecho de acceso, rectificación, cancelación y oposición de los datos que sobre usted figuren en el mismo.


Su solicitud de suscripción ha sido enviada.
Nos pondremos en contacto con usted
Muchas gracias

Enviaremos tres ejemplares a su dirección para que conozca la revista

Conozca la revista Ciudad Nueva


Rellene el siguiente formulario cumplimentando todos los datos solicitados para que podamos enviarle tres ejemplares de la revista a su dirección .



Nombre


Apellidos


Dirección


Código Postal


Población


Provincia


País


Teléfono de contacto


E-mail



Comentario




Recomiende la revista Ciudad Nueva


Rellene el siguiente formulariocon los datos de la persona a la que quiere que le enviemos tres ejemplares de la revista para que la conozca .



Nombre


Apellidos


Dirección


Código Postal


Población


Provincia


País


Teléfono de contacto


E-mail



Comentario








Editorial Ciudad Nueva
C/ José Picón, 28
28028 Madrid (España)
Aviso legal
Mapa de la Web
Política de cookies
@2015 Editorial Ciudad Nueva. Todos los derechos reservados
facebook