Esta web utiliza 'cookies' propias y de terceros para ofrecerle una mejor experiencia y servicio y poder registrar el proceso de compra. Al navegar o utilizar nuestros servicios el usuario acepta el uso que hacemos de las 'cookies', puedes ver nuestra política de cookies, aquí
Política de cookies +
logorevista

Usuario
Contraseña   
Recordar contraseña
logoIntroduzca su email y recibirá un mensaje de recuperación de su contraseña






                 

Conozca
nuestros
libros
libro

Escaparate
Julio - 2008


EN ESTE NÚMERO


Suscríbase si quiere tener acceso a la descarga de los pdf de todos los artículos.
Regístrese para poder descargarse dos artículos del número actual y tres de números anteriores al mes.

Goya e Italia

Clara Arahuetes


Exposición

Si tuviéramos que señalar una cualidad de Goya como pintor, destacaríamos su libertad para expresarse con los pinceles. Podemos adivinar su forma de ser en uno de sus primeros autorretratos, realizado en 1795. En él se refleja cierto paralelismo con la imagen que tenemos de Beethoven: aparece de frente con la barbilla bajada, acentuando así la firmeza de su mirada; la boca tensa nos revela la obstinación de su carácter, mientras que el pelo revuelto es casi un símbolo de la libertad creadora que fluye de su mente. Durante todo el año 2008, Goya está siendo el protagonista de la vida cultural española. En Madrid, con motivo de la celebración del bicentenario del 2 de mayo, se expone en el Museo del Prado una de las facetas de la obra del pintor en la exposición “Goya en tiempos de guerra”, mientras que en Zaragoza, en el marco de la Exposición Internacional, el Gobierno de Aragón ha elegido al artista aragonés para representar la riqueza cultural de la región y su aportación a la cultura universal. La muestra “Goya e Italia” es una cita obligada hasta el 15 de septiembre en el Museo de Zaragoza. Esta gran exposición abarca desde los años de juventud (1770) hasta finales del siglo XVIII, y en ella se estudian las relaciones de Goya con sus contemporáneos, tanto en su etapa de formación en Zaragoza, como en Madrid y Roma. Se muestran 359 obras entre pinturas, esculturas y documentos; 89 son del pintor aragonés y 270 de 118 artistas diferentes: Mengs, Bayeu, Durero, Tiepolo, Piranesi Giaquinto, Ingres, Antonio Canova, Fragonard, David… En el taller de José Luzán, en Zaragoza, Goya aprende la tradición del arte que se había establecido en Italia desde el siglo XVI. Realidad que después encuentra en Madrid en el estudio de Francisco Bayeu y en su visita a las colecciones reales. Posteriormente, en su viaje a Italia, conoce directamente las grandes obras de la Antigüedad y a los grandes maestros del Renacimiento y del Barroco. Y todo esto lo incorpora sutilmente a sus obras, como vemos en la perfección del dibujo, el conocimiento de la anatomía, la belleza de la forma y la monumentalidad y armonía de las figuras y composiciones. La muestra presenta esta etapa del pintor aragonés, que se ha considerado menor e incluso insustancial en su trayectoria artística. Con veintitrés o veinticuatro años emprendió viaje a Italia, que según sus propias palabras realizó “a sus expensas”, sin ningún apoyo oficial. Allí acudían artistas de todos los rincones de Europa desde el siglo XVI; y desde finales del XVII era una de las etapas de los jóvenes aristócratas europeos para completar su formación. Gracias al Cuaderno italiano y a sus pinturas, conocemos los intereses de Goya en tierras italianas, pero se sabe poco de lo que pudo pintar en este tiempo. Sí se conoce el cuadro que presentó al concurso de Parma, así como algunas obras de tema mitológico, como las que representan el Sacrificio a Pan y Vesta. El Cuaderno italiano fue adquirido por el Museo del Prado en 1993 y abarca un periodo más amplio que su estancia en Italia; tiene anotaciones y dibujos de su actividad artística y familiar entre 1770 y 1788. Conocemos por él las ciudades que visitó: Roma, Venecia, Módena, Bolonia, Génova y Parma, y los artistas que admiró: Tiziano, Correggio, Guido Reni, Guercino, Maratti, Rubens y Rafael. Los dibujos del Torso de Belvedere y el Hércules Farnese muestran su interés por la Antigüedad. En el Cuaderno también hay indicaciones de su vida personal, como el día de su boda con Josefa Bayeu en 1773, el de su marcha definitiva de Zaragoza a Madrid para trabajar en la Real Fábrica de Tapices el 3 de enero 1775 y el nacimiento y bautizo de sus hijos. En él hay dibujos de paisajes, infantiles, apuntes, academias, estudios de figuras, esculturas, fuentes. El Cuaderno se muestra cerrado, debido a su delicado estado de conservación, junto a obras que hacen referencia a su contenido y diversos facsímiles del mismo que se pueden consultar. Goya presentó al concurso de pintura de Parma en 1771 la obra Aníbal vencedor, que por primera vez miró Italia desde los Alpes. No obtuvo ningún premio, pero el jurado destacó el fácil manejo del pincel y le dio una mención especial. Sin embargo se le criticó por pintar demasiado deprisa, por su colorido irreal y su falta de atención al tema, aunque el boceto revela que la composición fue planeada con gran cuidado. Aníbal está de pie en una elegante actitud de movimiento detenido, posiblemente inspirada en la de Apolo Belvedere. En primer plano, de espaldas y dando entrada a la composición, la figura alegórica del río Po. De regreso a Zaragoza le encargaron una obra importante: pintar la Adoración del nombre de Dios para el techo del coreto de la basílica del Pilar. El artista consigue el resplandor simbólico de la Gloria, gracias a los efectos de luz. Las figuras, con su monumental clasicismo, hablan de la reciente experiencia en Italia, lo cual es también evidente en los murales que hizo para la Cartuja de Aula Dei, concebidos como relieves, y en las pinturas del oratorio del palacio de los condes de Sobradiel. Otro ejemplo del estudio que Goya hizo tanto de la Antigüedad como de la escultura de su tiempo en Roma es el Bautismo de Cristo (1771-1775). Sitúa las figuras en un emplazamiento atemporal y sugiere el agua, las rocas y la vegetación; la paloma surge del cielo dorado, descargando una luz sobrenatural que encuadra la composición y modela las formas. En 1773 viaja a Madrid, donde residían los hermanos Bayeu, y se casa con Josefa. Al año siguiente Mengs le ofrece trabajar en la Real Fábrica de Tapices y el pintor se traslada definitivamente a la corte madrileña. Las pinturas para los tapices le permitieron realizar obras en las que recurría a sus experiencias cotidianas, reflejando aspectos de la vida en la corte y su gusto por todo lo relacionado con el campo. El proyecto de los cartones de tapices se interrumpió por razones económicas entre 1780 y 1783, pero gracias a Francisco Bayeu, Goya intervino en la decoración de algunos techos de la basílica del Pilar. Esta experiencia le trajo muchos problemas con sus cuñados y con el cabildo del Pilar. Goya se indignó por las críticas y se sintió ofendido ante la idea de tener que presentar su obra para que la corrigiera y aprobara su cuñado. Se le acusó de pintar demasiado deprisa, de falta de “acabado” y decoro en su pintura. Su obra resultaba incomprensible por la energía de su estilo y la libertad de su técnica. La alegría de las escenas de los tapices se transforma. Goya padece una grave enfermedad que lo deja sordo y su pintura refleja las tensiones sociales y el sufrimiento. El trabajo oficial parece no interesarle y realiza obras donde el “capricho y la invención” son las nuevas categorías. A finales del siglo XVIII trabaja en una serie de grabados, Los caprichos, en los que pone de manifiesto el caos de la sociedad, y la opresión del ser humano por el poder. Clara Arahuetes clara.arahuetes@telefonica.net


Deja aquí tu comentario


Introduce los caracteres que ves en la imagen

Numeros aleatorios Recargar imagen





BUSCADOR
¡¡La búsqueda no ha producido resultados!!
Modos de acceso

De forma gratuita


Acceso a cinco artículos cada mes: dos de la revista del mes en curso y tres de revistas anterior, a su elección
logoIntroduzca los datos para el registro












Suscripción


Recepción de la revista en papel en su domicilio y acceso online a todos los artículos de las revistas

Solicitud de suscripción a la revista Ciudad Nueva


Rellene el siguiente formulario cumplimentando todos los datos solicitados.



Nombre


Apellidos


Dirección


Código Postal


Población




Teléfono de contacto


E-mail



Contraseña



Repita Contraseña



Suscripción anual:
España: 47 €
Otros países: 57 €

Otras suscripciones anuales:
Colaborador: 60 €
España, 5 revistas: 180 €


Forma de pago
Domiciliación bancaria
Giro Postal
Transferencia
Paypal
Pago con tarjeta


Comentario



Acepto los siguientes términos y condiciones: En cumplimiento de lo establecido en el art. 5 de la Ley Orgánica 15/1999, de 13 de diciembre de Protección de Datos de Carácter Personal, procedemos a informarle de que sus datos serán incorporados a un fichero informatizado de datos personales con fines comerciales y promocionales, incluida la publicidad por medios electrónicos que puedan ser de su interés, cuyo responsable es Editorial Ciudad Nueva con domicilio en José Picón, 28 - 28028 Madrid y tiene derecho de acceso, rectificación, cancelación y oposición de los datos que sobre usted figuren en el mismo.


Su solicitud de suscripción ha sido enviada.
Nos pondremos en contacto con usted
Muchas gracias

Enviaremos tres ejemplares a su dirección para que conozca la revista

Conozca la revista Ciudad Nueva


Rellene el siguiente formulario cumplimentando todos los datos solicitados para que podamos enviarle tres ejemplares de la revista a su dirección .



Nombre


Apellidos


Dirección


Código Postal


Población


Provincia


País


Teléfono de contacto


E-mail



Comentario




Recomiende la revista Ciudad Nueva


Rellene el siguiente formulariocon los datos de la persona a la que quiere que le enviemos tres ejemplares de la revista para que la conozca .



Nombre


Apellidos


Dirección


Código Postal


Población


Provincia


País


Teléfono de contacto


E-mail



Comentario








Editorial Ciudad Nueva
C/ José Picón, 28
28028 Madrid (España)
Aviso legal
Mapa de la Web
Política de cookies
@2015 Editorial Ciudad Nueva. Todos los derechos reservados
facebook