Esta web utiliza 'cookies' propias y de terceros para ofrecerle una mejor experiencia y servicio y poder registrar el proceso de compra. Al navegar o utilizar nuestros servicios el usuario acepta el uso que hacemos de las 'cookies', puedes ver nuestra política de cookies, aquí
Política de cookies +
logorevista

Usuario
Contraseña   
Recordar contraseña
logoIntroduzca su email y recibirá un mensaje de recuperación de su contraseña






                 

Conozca
nuestros
libros
libro

Mirador
Noviembre - 2015


EN ESTE NÚMERO


Suscríbase si quiere tener acceso a la descarga de los pdf de todos los artículos.
Regístrese para poder descargarse dos artículos del número actual y tres de números anteriores al mes.

Amar la patria del otro

Jordi Marjanedas


Uniformando pueblos y culturas, el Estado-nación es el origen de innumerables conflictos. Existe una solución.



En 1648 la Paz de Westfalia señaló el final de las guerras de religión, que

ensangrentaron durante décadas varios países europeos. En realidad, la causa de estas guerras no habían sido cuestiones doctrinales sino jurídicas, pues los territorios que habían seguido la reforma protestante no podían aceptar una legislación fundada en principios teológicos católicos.

Tras miles de muertos, finalmente se entendió que las categorías absolutas propias de la religión no podían aplicarse a las leyes civiles, necesariamente limitadas y siempre perfectibles. Y así, con los tratados de Münster y Osnabrück se constituyó un nuevo orden social con un poder político desvinculado del religioso, dando origen al Estado moderno.

La Paz de Westfalia tuvo consecuencias trascendentales, como que la autoridad política, personificada por el monarca, perdía toda legitimidad religiosa, o que las personas adquirieran una nueva libertad para participar en la cosa pública. Ya en 1680, una revolución le impuso al despótico monarca de Inglaterra una constitución en la que el parlamento ejercía el poder supremo.

Años más tarde los colonos ingleses de América conquistaron su independencia, ejemplo seguido después en todo el continente americano. Nacían así nuevos Estados artificialmente creados por la voluntad colectiva de personas que además otorgaban su afecto a las nuevas patrias. Nacían los Estados-nación.

 

El Estado-nación y los pueblos

La revolución francesa introducirá en Europa el modelo de Estado-nación:

la soberanía pasa del monarca al Estado laico, el cual exige la absoluta fidelidad de los individuos en cuanto que se presenta como expresión de la voluntad del pueblo.

Suiza, con una larga tradición pactista entre sus grupos culturales, creó un Estado confederado incorporando tanto a individuos como colectividades, pero por lo general los nuevos Estados- nación adoptan el modelo absolutista de gobierno ejercido por los monarcas, los cuales habían intentado uniformar culturalmente los territorios bajo su autoridad incluso con medidas crueles.

La dificultad de las naciones modernas para considerar su patria como un ente culturalmente plural hará pensar, especialmente en el centro de Europa, en la necesaria identidad de «un Estado, un pueblo; y un pueblo, un Estado», eslogan coreado en la Primera Guerra Mundial.

 

Limitaciones del Estado-nación

Pero el Estado es una construcción humana, artificial. Y en él la nota de soberanía ha adquirido una dimensión absoluta que es incapaz de una meta superior. De este modo encierra a los ciudadanos en un individualismo colectivo, los cuales entonces esperan poder satisfacer su natural exigencia de crecimiento y realización con el encumbramiento del proprio Estado.

Encerrados egoístamente en sí mismos, los Estados-nación crean los imperios coloniales y provocan entre ellos los conflictos bélicos más violentos y sangrientos que registra la historia.

Además, reducen la variedad de culturas a simple fenómeno folclórico, ignorando que la pertenencia a un grupo cultural determinado es parte intrínseca de la identidad de la persona.

Al desdeñar la solidaridad natural propia de las culturas, el Estado-nación convierte a los ciudadanos en mera agregación de individuos, a “un montón”. Siendo primer ministro, Margaret Thatcher llegó a afirmar que «la sociedad humana no es otra cosa que la suma de los individuos y de las familias que la habitan».

 

Sentimiento de desorientación

Cuando en el mejor de los casos el Estado es el resultado de una mayoría numérica de ciudadanos, estos no sienten que represente en verdad la voluntad popular. Ahí radicaba para Simone Weil el desencanto por la República que los

franceses demostraron ante la invasión nazi: «Se puede creer en la soberanía nacional mientras malos reyes o emperadores le impiden expresarse. Se piensa: ¡Si no existieran! Pero cuando ya no existen, cuando se ha establecido la democracia y no obstante parece evidente que el pueblo no es soberano, es inevitable que nazca un sentimiento de confusa desorientación».

La insostenible desigualdad social existente hoy en el seno de los Estados modernos muestra claramente su incapacidad para construir la armonía social con el solo juego democrático.

A pesar de sus limitaciones, el Estado- nación se ha convertido en la única forma de organización político-social hoy existente. Se han creado nuevos Estados, especialmente en el proceso de descolonización, que han diseñado un mapa político mundial que desde el

punto de vista de las culturas y de los pueblos es completamente aberrante. En su toma de posesión como primer presidente de la República del Senegal, Léopold Sédar Senghor afirmó sin pestañear: «Nuestra historia empieza con la revolución francesa», asumiendo así el modelo de Estado-nación e ignorando la historia que había forjado la auténtica y variada idiosincrasia de su gente.

 

Amar la patria del otro

El hecho es que la distinción de los ámbitos político y religioso sancionada con la Paz de Westfalia espera aún ser entendida correctamente. De hecho, el Estado laico ha relegado impropiamente la religión al ámbito privado y la ha reducido a un simple objeto de opinión personal.

Al mismo tiempo, esa distinción que ha madurado con la modernidad conlleva reservar el valor de lo absoluto exclusivamente al ámbito religioso. De este modo, para un cristiano será una inaceptable idolatría dar un valor absoluto a su Nación y calificar la propia patria como eterna le parecerá una blasfemia. Si a la «patria» se le confiere un significado total, exclusivo, un cristiano tiene una sola patria, situada más allá de este mundo.

Hay muchas naciones y la mía no es ciertamente la única. Cada una de las otras, considerada en sí misma, es igualmente digna de mi amor. Es responsabilidad urgente de todos poner el amor como base de las relaciones entre pueblos y culturas, ya sea las que existen en nuestro propio Estado o fuera de él, amando la patria del otro como la propia, desarrollando así una ética entre las colectividades que aún está por ser elaborada.




Deja aquí tu comentario


Introduce los caracteres que ves en la imagen

Numeros aleatorios Recargar imagen





BUSCADOR
¡¡La búsqueda no ha producido resultados!!
Modos de acceso

De forma gratuita


Acceso a cinco artículos cada mes: dos de la revista del mes en curso y tres de revistas anterior, a su elección
logoIntroduzca los datos para el registro












Suscripción


Recepción de la revista en papel en su domicilio y acceso online a todos los artículos de las revistas

Solicitud de suscripción a la revista Ciudad Nueva


Rellene el siguiente formulario cumplimentando todos los datos solicitados.



Nombre


Apellidos


Dirección


Código Postal


Población




Teléfono de contacto


E-mail



Contraseña



Repita Contraseña



Suscripción anual:
España: 47 €
Otros países: 57 €

Otras suscripciones anuales:
Colaborador: 60 €
España, 5 revistas: 180 €


Forma de pago
Domiciliación bancaria
Giro Postal
Transferencia
Paypal
Pago con tarjeta


Comentario



Acepto los siguientes términos y condiciones: En cumplimiento de lo establecido en el art. 5 de la Ley Orgánica 15/1999, de 13 de diciembre de Protección de Datos de Carácter Personal, procedemos a informarle de que sus datos serán incorporados a un fichero informatizado de datos personales con fines comerciales y promocionales, incluida la publicidad por medios electrónicos que puedan ser de su interés, cuyo responsable es Editorial Ciudad Nueva con domicilio en José Picón, 28 - 28028 Madrid y tiene derecho de acceso, rectificación, cancelación y oposición de los datos que sobre usted figuren en el mismo.


Su solicitud de suscripción ha sido enviada.
Nos pondremos en contacto con usted
Muchas gracias

Enviaremos tres ejemplares a su dirección para que conozca la revista

Conozca la revista Ciudad Nueva


Rellene el siguiente formulario cumplimentando todos los datos solicitados para que podamos enviarle tres ejemplares de la revista a su dirección .



Nombre


Apellidos


Dirección


Código Postal


Población


Provincia


País


Teléfono de contacto


E-mail



Comentario




Recomiende la revista Ciudad Nueva


Rellene el siguiente formulariocon los datos de la persona a la que quiere que le enviemos tres ejemplares de la revista para que la conozca .



Nombre


Apellidos


Dirección


Código Postal


Población


Provincia


País


Teléfono de contacto


E-mail



Comentario








Editorial Ciudad Nueva
C/ José Picón, 28
28028 Madrid (España)
Aviso legal
Mapa de la Web
Política de cookies
@2015 Editorial Ciudad Nueva. Todos los derechos reservados
facebook