Esta web utiliza 'cookies' propias y de terceros para ofrecerle una mejor experiencia y servicio y poder registrar el proceso de compra. Al navegar o utilizar nuestros servicios el usuario acepta el uso que hacemos de las 'cookies', puedes ver nuestra política de cookies, aquí
Política de cookies +
logorevista

Usuario
Contraseña   
Recordar contraseña
logoIntroduzca su email y recibirá un mensaje de recuperación de su contraseña






                 

Conozca
nuestros
libros
libro

Correspondencia
Noviembre - 2015


EN ESTE NÚMERO


Suscríbase si quiere tener acceso a la descarga de los pdf de todos los artículos.
Regístrese para poder descargarse dos artículos del número actual y tres de números anteriores al mes.

Correspondencia




Aprender la lección

Os felicito por el artículo «El día después» del numero de octubre. Toca la raíz del problema como pocos medios de comunicación lo han hecho, y sobre todo en uno días agitados, cuando cada cual arrimaba el ascua a su sardina, como suele ocurrir en todas las elecciones. Ahora que ya estamos en el «día después», se palpa mejor el problema y no cuesta ver el porqué de haber escrito lo que se escribió. Lástima que cueste tanto aprender la lección, y de hecho a veces nunca se aprende del todo.

Cada vez estoy más contento de haber conocido el ideal de la unidad de Chiara Lubich, que promueve Ciudad Nueva, y poder poner en práctica su doctrina, la doctrina del amor, que nos permite ver las cosas desde otra perspectiva. Muchas gracias.

Jordi Rubau

 

No puedo transigir

A propósito de la carta «Inmigración ordenada» publicada en el número de septiembre, les comento mi desconcertada impresión cuando la leí. Conste que he dejado pasar el tiempo para amortiguar la desazón que me produjo. Me refiero sobre todo al tono “condescendiente” del texto, como de alguien que mira desde arriba a esos pobres inmigrantes, con pretensión de entenderlos.

Admito que la reflexión quiere hacer frente a una corriente de opinión muy extendida: esa que ve a los inmigrantes como una amenaza para nuestra sociedad. Pero también es cierto que la forma de exponer el fenómeno como «un problema», discriminando entre los que no deben entrar y favoreciendo la llegada «de los que mejor se puedan integrar», no solo me chirría, sino que me indigna. ¿Cómo se puede argumentar que los inmigrantes «también son personas»? Eso no habría que ponerlo en duda. Vamos, ¡ni siquiera mencionarlo!

Espero no molestar al autor de la carta, pero hay cosas con las que no puedo transigir cuando se habla de derechos humanos.

Sonia González

 

Lágrimas de alegría

A las 7:37 de la mañana recibí un mensaje de un grupo de whatsapp: «Me alegro por el proceso de paz en Colombia». Al que otro asintió. Me alegraron mucho esos mensajes y me apresuré a responder: «Si vosotros os alegráis, podéis imaginaros yo». Se me encharcaron los ojos con la noticia. Soy colombiano, llevo casi veinte años fuera de mi país, echando raíces en una tierra, el País Vasco, que me ha acogido y donde he formado una familia.

Cuando empezaron las conversaciones de paz en La Habana, pensé que sería otro fracaso. Pero al ver la noticia en televisión me vino a la mente que hay que saber leer los signos de los tiempos, y esta vez nos hablan de paz. Sin duda es una gota en un mar de noticias crueles y duras (Siria, Palestina, etc.), pero me da la certeza de que, cuando se lo propone, el ser humano es capaz de hacer prevalecer el amor sobre el egoísmo, y eso fructifica en beneficio de todas las personas, pues somos como vasos comunicantes.




Deja aquí tu comentario


Introduce los caracteres que ves en la imagen

Numeros aleatorios Recargar imagen





BUSCADOR
¡¡La búsqueda no ha producido resultados!!
Modos de acceso

De forma gratuita


Acceso a cinco artículos cada mes: dos de la revista del mes en curso y tres de revistas anterior, a su elección
logoIntroduzca los datos para el registro












Suscripción


Recepción de la revista en papel en su domicilio y acceso online a todos los artículos de las revistas

Solicitud de suscripción a la revista Ciudad Nueva


Rellene el siguiente formulario cumplimentando todos los datos solicitados.



Nombre


Apellidos


Dirección


Código Postal


Población




Teléfono de contacto


E-mail



Contraseña



Repita Contraseña



Suscripción anual:
España: 47 €
Otros países: 57 €

Otras suscripciones anuales:
Colaborador: 60 €
España, 5 revistas: 180 €


Forma de pago
Domiciliación bancaria
Giro Postal
Transferencia
Paypal
Pago con tarjeta


Comentario



Acepto los siguientes términos y condiciones: En cumplimiento de lo establecido en el art. 5 de la Ley Orgánica 15/1999, de 13 de diciembre de Protección de Datos de Carácter Personal, procedemos a informarle de que sus datos serán incorporados a un fichero informatizado de datos personales con fines comerciales y promocionales, incluida la publicidad por medios electrónicos que puedan ser de su interés, cuyo responsable es Editorial Ciudad Nueva con domicilio en José Picón, 28 - 28028 Madrid y tiene derecho de acceso, rectificación, cancelación y oposición de los datos que sobre usted figuren en el mismo.


Su solicitud de suscripción ha sido enviada.
Nos pondremos en contacto con usted
Muchas gracias

Enviaremos tres ejemplares a su dirección para que conozca la revista

Conozca la revista Ciudad Nueva


Rellene el siguiente formulario cumplimentando todos los datos solicitados para que podamos enviarle tres ejemplares de la revista a su dirección .



Nombre


Apellidos


Dirección


Código Postal


Población


Provincia


País


Teléfono de contacto


E-mail



Comentario




Recomiende la revista Ciudad Nueva


Rellene el siguiente formulariocon los datos de la persona a la que quiere que le enviemos tres ejemplares de la revista para que la conozca .



Nombre


Apellidos


Dirección


Código Postal


Población


Provincia


País


Teléfono de contacto


E-mail



Comentario








Editorial Ciudad Nueva
C/ José Picón, 28
28028 Madrid (España)
Aviso legal
Mapa de la Web
Política de cookies
@2015 Editorial Ciudad Nueva. Todos los derechos reservados
facebook