Esta web utiliza 'cookies' propias y de terceros para ofrecerle una mejor experiencia y servicio y poder registrar el proceso de compra. Al navegar o utilizar nuestros servicios el usuario acepta el uso que hacemos de las 'cookies', puedes ver nuestra política de cookies, aquí
Política de cookies +
logorevista

Usuario
Contraseña   
Recordar contraseña
logoIntroduzca su email y recibirá un mensaje de recuperación de su contraseña






                 

Conozca
nuestros
libros
libro

Palabra y vida
Julio - 2008


EN ESTE NÚMERO


Suscríbase si quiere tener acceso a la descarga de los pdf de todos los artículos.
Regístrese para poder descargarse dos artículos del número actual y tres de números anteriores al mes.

Una caja llena de “pes”

Catalina Ruiz


Retos de la educación Una “pedagogía de la relación” basada en conocer y valorar lo que viven los demás. Experiencia didáctica en una escuela multiétnica holandesa.

Omar, Fátima, Alí, Mohamed, Hans, Verónika, Peter... tienen en torno a 9 años y están en quinto de primaria. Viven al sur de Holanda, en una pequeña ciudad que se llama Nieuwkuij, nombre impronunciable si no eres nativo del lugar, cosa que le ocurre a una buena parte de los alumnos de la escuela. Marianne Bloemendaal es la maestra de estos niños, y colabora habitualmente en una rúbrica de carácter pedagógico en la edición holandesa de Ciudad Nueva. «Esta colaboración –cuenta– surgió casualmente. Hace tiempo envié a la redacción un texto que hablaba de un niño que había perdido a su hermano y de cómo traté de involucrar a sus compañeros en este acontecimiento doloroso. A partir de ahí me propusieron escribir regularmente sobre lo que sucede en clase. O sea, que el hecho de escribir no se debe a una gratificación personal, sino lo hago para poner en circulación algunas ideas sobre la educación. Y esto es un buen acicate para estimular la relación con mis alumnos, que procuro vivir según la espiritualidad de la unidad. Y ahora mis “miniaturas”, que así se llama la sección, se publica también en la edición flamenca de Bélgica y sé que se utiliza como material educativo». A modo de ejemplo de lo que acaba de decir Marianne, aquí va un principio educativo: «Empezar subrayando lo positivo que tiene el otro. A veces parece que los niños no logran ver nada bueno en sus compañeros, y evidentemente esto no favorece que haya un buen ambiente en clase. Un día vi una viñeta de Gibí y W doble que justamente animaba a ver el lado bueno de los demás. Se me ocurrió hacer una ampliación y ponerla en clase encima de una gran caja que llevaba una letra P. Durante ese rato de diálogo que tenemos todos los días, sentados en círculo, les expliqué el significado de la caja: en la caja sólo podían meter notas en las que escribiesen algo positivo (P) que hubiesen visto hacer a un compañero, o bien para pedir disculpas si es que se habían portado mal con otro. Empezaron tímidamente, pero luego se acostumbraron. Todos los viernes leíamos en voz alta las notitas: “Perdona, Sharif, porque te he insultado cuando jugábamos”; “Estoy muy contenta porque Fathia ha sacado buenas notas”. “Kishan ha recogido todos los abrigos que se habían caído al suelo”; “Perdón, maestra, porque esta semana no me he portado bien”; “Ronald esta semana se ha esforzado para no hablar mucho”. ¡Yo me quedaba muda viendo la sorpresa de los críos! Se daban cuenta de que podían descubrir lo positivo que ocurría a su alrededor e incluso ver cosas constructivas en los niños que no te gustan». Resulta interesante saber de dónde le viene a Marianne el estímulo para llevar la espiritualidad de los Focolares al ámbito educativo: «He participado en varios congresos internacionales sobre educación –dice–, y cada vez he vuelto a Holanda con el deseo de trabajar en un proyecto que une a muchos docentes y pedagogos de todos los continentes. Holanda, aunque es pequeña, ha tenido y aún tiene muchas riquezas culturales que pueden ser innovadoras en el ámbito de la escuela y de la pedagogía. De hecho aquí podemos encontrar una gran variedad de escuelas y de métodos educativos, desde los más conocidos mundialmente, hasta los propiamente holandeses. Por ejemplo, he estado reflexionando sobre el pensamiento del pedagogo Kees Boeke, que no hay que confundir con el gran maestro de flauta del mismo nombre. Vivió en la primera mitad del siglo pasado y ya entonces intuyó que el gran reto de la educación en un futuro no muy lejano sería la multiculturalidad. Así que se preocupó de buscar un método para educar a los niños a una visión mundial de la cultura. Entendía que las escuelas eran como laboratorios, es decir, lugares para aprender cómo se vive en el escenario del mundo. En fin, la “cultura de la unidad” me lleva a descubrir y valorar todo lo bueno que hay en nuestra cultura pedagógica» Las miniaturas de Marianne Tengo delante a Emir, con su carita feliz y sonriente: «Maestra, he tenido un hermanito. Nació anoche y está en el hospital». Hace cuatro años que vive en Holanda con sus padres y su abuela. Huyeron de Sarajevo, donde pasaron casi toda la guerra. ¡Qué bien recibida es una nueva vida después de la tragedia! «Tenía muchas ganas de un hermanito, porque cuando sea mayor jugaré al fútbol con él», lo dice el hincha más grande de la clase. Me alegro por él, y me encanta verlo tan contento. Al día siguiente Emir no viene a la escuela, y así varios días. No me preocupo mucho porque seguramente se debe a que toda la familia está celebrando el nacimiento del hermanito. El lunes siguiente reaparece, pero llega con una carita pálida. Apenas lo miro a los ojos, le caen unos lagrimones. Su hermanito murió después de haberse debatido entre la vida y la muerte durante cuatro días en la incubadora. Emir empieza a hablar. Toda la clase y yo experimentamos un sentimiento de fracaso. Algunos niños lloran y yo misma no puedo contener unas lágrimas. Hablamos todos del asunto, pero sobre todo le dejamos hablar a Emir. Un rato después, cuando estoy sola con él, me pregunta: «Maestra, ¿ahora está en el cielo?». «Claro, Emir, yo creo que sí –le respondo–, y ahora está cerca de ti». Me mira muy serio y mueve la cabeza con gesto afirmativo. Dos semanas después hay fiesta en el colegio. Cada clase tiene que inflar un globo y soltarlo. Emir me pregunta: «Maestra, ¿puedo soltarlo yo?». Estoy tan ocupada que sin pensarlo le respondo: «Pues no lo sé». «Es que así –dice– podía mandarle el globo a mi hermanito, que está en el cielo». De repente me doy cuenta de que Emir desea ardientemente hacer algo para que su hermanito sepa que lo quiere. Nos sentamos en círculo todos y propongo a los niños que sea Emir el que suelte el globo. Todos están de acuerdo e incluso surge la idea de atarle un mensaje al globo. Todos escriben su nombre y Emir añade: «Hola, Eldir, te quiero mucho». Luego, durante la fiesta, se queda todo el rato a mi lado. Me doy cuenta de que es un momento muy importante para él. Al día siguiente me cuenta que se lo ha contado todo a sus padres: «Están muy contentos, maestra. Me parece que el globo ya le ha llegado a mi hermanito. Así sabe que lo quiero mucho».


Deja aquí tu comentario


Introduce los caracteres que ves en la imagen

Numeros aleatorios Recargar imagen





BUSCADOR
¡¡La búsqueda no ha producido resultados!!
Modos de acceso

De forma gratuita


Acceso a cinco artículos cada mes: dos de la revista del mes en curso y tres de revistas anterior, a su elección
logoIntroduzca los datos para el registro












Suscripción


Recepción de la revista en papel en su domicilio y acceso online a todos los artículos de las revistas

Solicitud de suscripción a la revista Ciudad Nueva


Rellene el siguiente formulario cumplimentando todos los datos solicitados.



Nombre


Apellidos


Dirección


Código Postal


Población




Teléfono de contacto


E-mail



Contraseña



Repita Contraseña



Suscripción anual:
España: 47 €
Otros países: 57 €

Otras suscripciones anuales:
Colaborador: 60 €
España, 5 revistas: 180 €


Forma de pago
Domiciliación bancaria
Giro Postal
Transferencia
Paypal
Pago con tarjeta


Comentario



Acepto los siguientes términos y condiciones: En cumplimiento de lo establecido en el art. 5 de la Ley Orgánica 15/1999, de 13 de diciembre de Protección de Datos de Carácter Personal, procedemos a informarle de que sus datos serán incorporados a un fichero informatizado de datos personales con fines comerciales y promocionales, incluida la publicidad por medios electrónicos que puedan ser de su interés, cuyo responsable es Editorial Ciudad Nueva con domicilio en José Picón, 28 - 28028 Madrid y tiene derecho de acceso, rectificación, cancelación y oposición de los datos que sobre usted figuren en el mismo.


Su solicitud de suscripción ha sido enviada.
Nos pondremos en contacto con usted
Muchas gracias

Enviaremos tres ejemplares a su dirección para que conozca la revista

Conozca la revista Ciudad Nueva


Rellene el siguiente formulario cumplimentando todos los datos solicitados para que podamos enviarle tres ejemplares de la revista a su dirección .



Nombre


Apellidos


Dirección


Código Postal


Población


Provincia


País


Teléfono de contacto


E-mail



Comentario




Recomiende la revista Ciudad Nueva


Rellene el siguiente formulariocon los datos de la persona a la que quiere que le enviemos tres ejemplares de la revista para que la conozca .



Nombre


Apellidos


Dirección


Código Postal


Población


Provincia


País


Teléfono de contacto


E-mail



Comentario








Editorial Ciudad Nueva
C/ José Picón, 28
28028 Madrid (España)
Aviso legal
Mapa de la Web
Política de cookies
@2015 Editorial Ciudad Nueva. Todos los derechos reservados
facebook