Esta web utiliza 'cookies' propias y de terceros para ofrecerle una mejor experiencia y servicio y poder registrar el proceso de compra. Al navegar o utilizar nuestros servicios el usuario acepta el uso que hacemos de las 'cookies', puedes ver nuestra política de cookies, aquí
Política de cookies +
logorevista

Usuario
Contraseña   
Recordar contraseña
logoIntroduzca su email y recibirá un mensaje de recuperación de su contraseña






                 

Conozca
nuestros
libros
libro


-


EN ESTE NÚMERO


Suscríbase si quiere tener acceso a la descarga de los pdf de todos los artículos.
Regístrese para poder descargarse dos artículos del número actual y tres de números anteriores al mes.

La infusión

M.A.




oy en día se producen situaciones familiares que hace años apenas se daban. Es el caso de los hijos que retornan a casa, tras una separación, acompañados de hijos pequeños o no tan pequeños. Entonces se producen nuevas formas de relación. Me refiero a las relaciones entre abuelos y nietos, como es mi caso, conviviendo bajo un mismo techo.
 Mi nieta, de 16 años, está en plena crisis adolescente y dejó los estudios a mitad de curso. Últimamente no nos hablamos, es decir, no me habla. No es que hayamos discutido; sencillamente no le apetece hablarme.
Diariamente suelo prepararme una infusión después de comer y el otro día se me ocurrió preguntarle si le apetecía. Me miró extrañada, pues no se lo esperaba. Vaciló un poco y respondió afirmativamente. Preparé la infusión, se la llevé al salón y me retiré a descansar. Más tarde noté que la taza y el azucarero habían quedado en la mesita del salón.
Al día siguiente le volví a preguntar: «¿Te apetece una infusión?». Ya con un gesto más alegre me respondió: «Vale, sí». Y le llevamos su taza al salón… Digo le llevamos porque esta vez me acompañaba el «hombre viejo» (cf. Ef 4, 22-24), que habla por mí antes de que yo pueda pensar. Y le soltó a la joven: «Oye, si te olvidas de llevar la taza a la cocina, es posible que a mí se me olvide hacerte otra infusión». Se puso seria, se levantó y se marchó a su habitación. Al rato volví y la infusión estaba en el mismo sitio. El «hombre viejo» apareció de nuevo, pero esta vez reaccioné a tiempo, y en lugar de ponerme a reflexionar sobre como está la juventud, sencillamente recalenté la infusión e hice doblete.
Al día siguiente, la misma historia. Yo preparando mi infusión y «el hombre viejo» aconsejándome: «No se te ocurrirá hacerle una a tu nieta. ¡Que aprenda!». Casi me tenía convencido cuando recordé algo: «Al “hombre viejo” hay que escucharlo… para hacer exactamente lo contrario». ¡Genial! Le di una patada en semejante sitio y el pobre se marchó quejándose. Luego fui raudo al salón y pregunté sonriendo: «¿Te apetece una infusión?». Se produjo un silencio sepulcral antes de la respuesta: «Vale, vale, sí». Le llevé la infusión sin pensar si hacía bien o mal. Cuando vuelvo al salón no estaban ni mi nieta, ni la taza ni el azucarero.
Posteriormente tuvimos ocasión de hablar y me contó que iba a hacer el bachillerato nocturno y que, además, una amiga y ella se habían apuntado a un equipo de baloncesto. Reflexionando –los viejos a veces lo hacemos– pensaba en lo que es capaz de hacer una sencilla infusión de hierbas. La mía es muy sencilla: manzanilla, tomillo y romero en proporciones iguales… y un poco de amor-humor. 
M. A.



Deja aquí tu comentario


Introduce los caracteres que ves en la imagen

Numeros aleatorios Recargar imagen





BUSCADOR
¡¡La búsqueda no ha producido resultados!!
Modos de acceso

De forma gratuita


Acceso a cinco artículos cada mes: dos de la revista del mes en curso y tres de revistas anterior, a su elección
logoIntroduzca los datos para el registro












Suscripción


Recepción de la revista en papel en su domicilio y acceso online a todos los artículos de las revistas

Solicitud de suscripción a la revista Ciudad Nueva


Rellene el siguiente formulario cumplimentando todos los datos solicitados.



Nombre


Apellidos


Dirección


Código Postal


Población




Teléfono de contacto


E-mail



Contraseña



Repita Contraseña



Suscripción anual:
España: 47 €
Otros países: 57 €

Otras suscripciones anuales:
Colaborador: 60 €
España, 5 revistas: 180 €


Forma de pago
Domiciliación bancaria
Giro Postal
Transferencia
Paypal
Pago con tarjeta


Comentario



Acepto los siguientes términos y condiciones: En cumplimiento de lo establecido en el art. 5 de la Ley Orgánica 15/1999, de 13 de diciembre de Protección de Datos de Carácter Personal, procedemos a informarle de que sus datos serán incorporados a un fichero informatizado de datos personales con fines comerciales y promocionales, incluida la publicidad por medios electrónicos que puedan ser de su interés, cuyo responsable es Editorial Ciudad Nueva con domicilio en José Picón, 28 - 28028 Madrid y tiene derecho de acceso, rectificación, cancelación y oposición de los datos que sobre usted figuren en el mismo.


Su solicitud de suscripción ha sido enviada.
Nos pondremos en contacto con usted
Muchas gracias

Enviaremos tres ejemplares a su dirección para que conozca la revista

Conozca la revista Ciudad Nueva


Rellene el siguiente formulario cumplimentando todos los datos solicitados para que podamos enviarle tres ejemplares de la revista a su dirección .



Nombre


Apellidos


Dirección


Código Postal


Población


Provincia


País


Teléfono de contacto


E-mail



Comentario




Recomiende la revista Ciudad Nueva


Rellene el siguiente formulariocon los datos de la persona a la que quiere que le enviemos tres ejemplares de la revista para que la conozca .



Nombre


Apellidos


Dirección


Código Postal


Población


Provincia


País


Teléfono de contacto


E-mail



Comentario








Editorial Ciudad Nueva
C/ José Picón, 28
28028 Madrid (España)
Aviso legal
Mapa de la Web
Política de cookies
@2015 Editorial Ciudad Nueva. Todos los derechos reservados
facebook