Esta web utiliza 'cookies' propias y de terceros para ofrecerle una mejor experiencia y servicio y poder registrar el proceso de compra. Al navegar o utilizar nuestros servicios el usuario acepta el uso que hacemos de las 'cookies', puedes ver nuestra política de cookies, aquí
Política de cookies +
logorevista

Usuario
Contraseña   
Recordar contraseña
logoIntroduzca su email y recibirá un mensaje de recuperación de su contraseña






                 

Conozca
nuestros
libros
libro

Mirador
Octubre - 2015


EN ESTE NÚMERO


Suscríbase si quiere tener acceso a la descarga de los pdf de todos los artículos.
Regístrese para poder descargarse dos artículos del número actual y tres de números anteriores al mes.

El día después

Josep Bofill y Gaspar Bruguera


Al cierre de este número, Cataluña se encuentra todavía en plena campaña electoral para las elecciones del 27 de septiembre (27-S). Nos limitamos aquí a esbozar algunos puntos de reflexión sobre las cuestiones que las han precedido.



Una ojeada a la evolución de las manifestaciones de la Diada desde 2010, tras la sentencia que recortó el Estatut y provocó el inicio de una escalada a favor de la independencia, hasta entonces opción minoritaria, siguiendo por la de 2012, en la que las banderas ya eran mayoritariamente estrelladas, y acabando en la de este final de verano, nos muestra un «cambio de pantalla» en una buena parte de la sociedad catalana. Según muchos, ya no es posible una marcha atrás.

Nos duele, y creemos que es el sentir de una amplia mayoría, que se haya llegado a esta situación entre las instituciones del Estado y las de Cataluña; también que desde un partido bastante representativo se haya llegado a utilizar descaradamente la palabra «odio» con actitud movilizadora y que altos representantes institucionales hayan utilizado expresiones más que despectivas para calificar la manifestación de la Via Lliure.

También nos duele que se haya llegado a reducir una compleja cuestión histórica, donde entran en juego sentimientos muy arraigados, a una especie de combate entre «buenos» y «malos», «los míos» y «los otros», «los de aquí» y «los de allá»... El hecho es que, cuando impera la desconfianza recíproca, el diálogo se vuelve imposible.

 

¿De quién es la culpa?

La lista de quejas podría ir en muchas direcciones. Nos limitamos a señalar solo dos. En el campo de la comunicación, buena parte de la prensa se ha vuelto

militante de una opción que sistemáticamente absolutiza y desacredita a la otra; en el de la política, se abusa de las declaraciones, se lleva la ley al propio terreno, se da mucho peso a las movilizaciones, se funciona con política de hechos consumados y se echa en falta una política volcada en mejorar la vida de las personas y los pueblos sin miedo a aliarse con quien haga falta, valorando lo que se tiene en común.

Llegados aquí podemos preguntarnos: ¿es posible escalar todavía la cumbre de la concordia?, ¿es ingenuo y utópico hablar del diálogo como la forma política por excelencia?, ¿somos unos soñadores?, ¿es imposible dejar de preguntarnos quién tiene la culpa?, ¿seguro que siempre es del otro?, ¿es posible abandonar esas medias verdades que ahogan la verdad entera?

 

La cultura del pacto

Para los catalanes la cultura del pacto es una tradición. La necesidad de «pactar» la tenemos en primer lugar nosotros en nuestra casa. De hecho, eso será más evidente el «día después» de las elecciones cuando, según los sondeos, ninguna de las partes tendrá una mayoría suficiente como para sacar adelante su proyecto sin contar con otras.

Además, el panorama actual, con dos ejes diferentes que se cruzan por varias bandas (derecha-izquierda, separación-unión, con todos los grados y matices que se derivan), lleva a pensar que en ningún caso será fácil gobernar a partir del 28 de septiembre, pues incluso aunque saliesen ganadoras, para sacar adelante el proceso las fuerzas independentistas deberían pactar el «cómo».

Es en estos puntos, gobernabilidad y proceso independentista, donde la política auténtica tendrá la posibilidad de estar a la altura que todos esperamos, aunque sea fruto de la necesidad.

 

Ola independentista

Dicho esto, la persistente fuerza de la gigantesca ola independentista es evidente. Un gran error de los gobiernos centrales ha sido no tomar en serio hasta las últimas semanas la voluntad de esos centenares de miles de personas que desde 2010 hasta el 11 de septiembre de 2015 se han manifestado civilizada y masivamente en Barcelona y por toda Cataluña. Ciertamente, en todos los lados falta sensibilidad –no olvidemos que no estamos ante dos polos, en una situación binaria– y son pocos los líderes, políticos o de opinión, atentos a no provocar afirmaciones que no puedan asumir los del otro bando. Poca autocrítica y mucho griterío.

Así mismo, observando dónde se pone el foco, el énfasis y el tono, en Cataluña algunas voces no son conscientes de que más allá del Ebro hay mucha gente y muchos pueblos a quienes de verdad les duele, les hace daño la posible independencia, ya sea por razones emotivas, familiares, históricas... Se hacen demasiadas generalizaciones y comentarios que confunden la parte (el poder) con el todo (el pueblo).

Pero no podemos perder la perspectiva global y seguimos sin entender que muchas instituciones no consideren el fenómeno como un hecho que necesita un tratamiento político, con todo lo que ello significa. Muchas personas, en Cataluña y fuera de ella, nos preguntamos si no hay otra respuesta para este anhelo que darle carpetazo, ya sea con la Constitución o con el Código Penal en la mano.

 

Espíritu de fraternidad

Somos muchos los que queremos que el espíritu que anime todas nuestras acciones, individuales y colectivas, sea siempre el de la fraternidad universal: fraternidad entre las personas, entre los pueblos, entre todos los pueblos comenzando por el propio; no por narcisismo colectivo, sino para que le resulte agradable a quien ahí vive, abierto y acogedor a quien lo visita y en condiciones de poder donar a otros la riqueza de su diversidad.

Quienes se esfuerzan por vivir la fraternidad universal, a la hora de votar habrán dispuesto de un poderoso motivo inspirador: optar por quienes a su parecer puedan contribuir mejor a promover la fraternidad en todos sus aspectos y dimensiones; y lo habrá hecho desde la paz y la libertad interior, dejándose guiar por ellas.



Josep Bofill es gerundense residente en Barcelona y colaborador de Ciutat Nova.

 

Gaspar Bruguera, natural de la provincia de Barcelona, ha vivido durante 15 años en Madrid, donde reside actualmente.


Deja aquí tu comentario


Introduce los caracteres que ves en la imagen

Numeros aleatorios Recargar imagen





BUSCADOR
¡¡La búsqueda no ha producido resultados!!
Modos de acceso

De forma gratuita


Acceso a cinco artículos cada mes: dos de la revista del mes en curso y tres de revistas anterior, a su elección
logoIntroduzca los datos para el registro












Suscripción


Recepción de la revista en papel en su domicilio y acceso online a todos los artículos de las revistas

Solicitud de suscripción a la revista Ciudad Nueva


Rellene el siguiente formulario cumplimentando todos los datos solicitados.



Nombre


Apellidos


Dirección


Código Postal


Población




Teléfono de contacto


E-mail



Contraseña



Repita Contraseña



Suscripción anual:
España: 47 €
Otros países: 57 €

Otras suscripciones anuales:
Colaborador: 60 €
España, 5 revistas: 180 €


Forma de pago
Domiciliación bancaria
Giro Postal
Transferencia
Paypal
Pago con tarjeta


Comentario



Acepto los siguientes términos y condiciones: En cumplimiento de lo establecido en el art. 5 de la Ley Orgánica 15/1999, de 13 de diciembre de Protección de Datos de Carácter Personal, procedemos a informarle de que sus datos serán incorporados a un fichero informatizado de datos personales con fines comerciales y promocionales, incluida la publicidad por medios electrónicos que puedan ser de su interés, cuyo responsable es Editorial Ciudad Nueva con domicilio en José Picón, 28 - 28028 Madrid y tiene derecho de acceso, rectificación, cancelación y oposición de los datos que sobre usted figuren en el mismo.


Su solicitud de suscripción ha sido enviada.
Nos pondremos en contacto con usted
Muchas gracias

Enviaremos tres ejemplares a su dirección para que conozca la revista

Conozca la revista Ciudad Nueva


Rellene el siguiente formulario cumplimentando todos los datos solicitados para que podamos enviarle tres ejemplares de la revista a su dirección .



Nombre


Apellidos


Dirección


Código Postal


Población


Provincia


País


Teléfono de contacto


E-mail



Comentario




Recomiende la revista Ciudad Nueva


Rellene el siguiente formulariocon los datos de la persona a la que quiere que le enviemos tres ejemplares de la revista para que la conozca .



Nombre


Apellidos


Dirección


Código Postal


Población


Provincia


País


Teléfono de contacto


E-mail



Comentario








Editorial Ciudad Nueva
C/ José Picón, 28
28028 Madrid (España)
Aviso legal
Mapa de la Web
Política de cookies
@2015 Editorial Ciudad Nueva. Todos los derechos reservados
facebook