Esta web utiliza 'cookies' propias y de terceros para ofrecerle una mejor experiencia y servicio y poder registrar el proceso de compra. Al navegar o utilizar nuestros servicios el usuario acepta el uso que hacemos de las 'cookies', puedes ver nuestra política de cookies, aquí
Política de cookies +
logorevista

Usuario
Contraseña   
Recordar contraseña
logoIntroduzca su email y recibirá un mensaje de recuperación de su contraseña






                 

Conozca
nuestros
libros
libro

Código 20
Septiembre - 2015


EN ESTE NÚMERO


Suscríbase si quiere tener acceso a la descarga de los pdf de todos los artículos.
Regístrese para poder descargarse dos artículos del número actual y tres de números anteriores al mes.

Jason el ladrón

Andrés Sánchez de Mora


Las vacaciones llegan ya a su fin, pero las historias vividas por cada uno de nosotros, si nos han enseñado algo, permanecen. Esta es una de ellas.



En Honduras viví durante una semana en una granja con 14 niños de todo el país, que

residían allí para estudiar bachillerato en un pueblo cercano. Un día los españoles les compramos un balón porque no podían pagarlo. Se lo compramos a un tal Jason por 100 lempiras (4,50 euros).

Dos horas después, más de diez niños vinieron a explicarnos que ese balón era de ellos, lo que parecía indicar que Jason se lo había quitado. Pasé los tres días siguientes intentando convencer a los chicos de que fueran a ver a ese “timador” para que les diera el dinero. Pero ellos parecían evitar el encuentro. Tomé su reacción como un signo de miedo a Jason, y decidí ir yo, aunque fuera solo. Al final me acompañaron cinco de ellos y otra española indignada.

Nuestra indignación era justa: Jason se había aprovechado de estos pobres chicos. Les había timado y le tenían tanto miedo que no se atrevían a reclamar lo suyo. «Seguro que se cree muy listo –pensé–, que piensa que las reglas no van con él, que lo que hace es “gracioso”. Ya he visto muchos adolescentes tan “inteligentes” como él y ninguno acaba bien».

Su casa estaba lejos. Tuvimos que andar 20 minutos por un sendero que se metía en una especie de jungla. Ahí fue cuando supe que Jason no vivía en una agradable casa de campo, pero nunca me imaginé lo que estaba a punto de ver.

La casa de Jason era una chabola. No una chabola india como las que había visto antes, de paja y adobe, pobre pero suficiente; era una chabola miserable, formada únicamente por palos de madera que dejaban muchísimos huecos en las paredes y en el tejado. Dentro, donde no había absolutamente nada aparte de cuatro niños sucios y serios, estaba el padre de Jason, durmiendo en el suelo de tierra. Nos dijo que su hijo estaba trabajando en el campo, aunque a nosotros eso ya nos daba igual. Después de lo que habíamos visto, no pensábamos volver a por ese dinero.

Fue entonces cuando entendí por qué no habían querido reclamarle el dinero. «No queríamos pedirle el dinero porque es bien pobre. Solo queríamos aclarar las cosas», me confirmó Eduard, uno de los chicos.

Al día siguiente, cuando ya me había olvidado de todo, los chicos de la granja me dijeron que Jason estaba en la puerta. Salí a hablar con él, preguntándome para qué vendría a vernos Jason, el timador por necesidad.

A pesar de ser casi un adulto, Jason era mucho más delgado que cualquiera de los chicos de la granja. Comenzó a hablarme mirando al suelo, con muchísima humildad: «Supe que me andaban buscando por lo del balón. Yo le explico. Me lo encontré en la cancha y pensaba que no era de nadie, y por eso lo vendí. Me dispenso y acá le traigo los cien lempiras».

Yo no entendía nada. «¿En serio, Jason? – pensé–. Con cien lempiras puedes comprar cuarenta huevos de gallina o doscientos plátanos. ¿De verdad vas a darle el dinero a un español que se lo gastará en cualquier tontería de niño rico?».

Me puse muy nervioso e intenté decirle que no quería el dinero. Pero Jason se reía y decía que no, que no quería el dinero de un engaño. «Pisto sucio». Después sacó el billete de cien lempiras que le habíamos dado y me lo tendió, casi poniéndomelo en la cara.

Al principio creía que Jason no entendía que cien lempiras para los voluntarios españoles

no es nada, que no entendía lo ricos que somos en España en comparación. Sin embargo, al seguir hablando con él vi que sabía lo ricos que somos, pero era demasiado honrado para quedárselo, aunque fuera lo más lógico. Como no podía convencerlo, llamé al resto de españoles y les expliqué la situación, pero ellos tampoco consiguieron nada. A Jason nuestro empeño le hacía mucha ilusión (la sonrisa y el brillo de sus ojos le delataban cada vez que le decíamos que se quedara el billete), pero estaba convencido de que el dinero era nuestro y así debía mantenerse.

Tras diez minutos de disputa por menos de cinco euros, Jason aceptó el dinero (los siete fuimos MUY pesados). Nos dio las gracias mil veces; dijo que lo usaría para algo bueno y se fue a su casa.

Y mientras se iba me di cuenta de algo: que el día anterior ya le tenía juzgado –y condenado– de forma definitiva, y que no podría haberme equivocado más, porque criticaba a la persona que ha hecho el gesto más honesto que recuerdo. Es increíble. El día anterior estaba criticando a Jason, a Jason ¡el honrado!




Deja aquí tu comentario


Introduce los caracteres que ves en la imagen

Numeros aleatorios Recargar imagen





BUSCADOR
¡¡La búsqueda no ha producido resultados!!
Modos de acceso

De forma gratuita


Acceso a cinco artículos cada mes: dos de la revista del mes en curso y tres de revistas anterior, a su elección
logoIntroduzca los datos para el registro












Suscripción


Recepción de la revista en papel en su domicilio y acceso online a todos los artículos de las revistas

Solicitud de suscripción a la revista Ciudad Nueva


Rellene el siguiente formulario cumplimentando todos los datos solicitados.



Nombre


Apellidos


Dirección


Código Postal


Población




Teléfono de contacto


E-mail



Contraseña



Repita Contraseña



Suscripción anual:
España: 47 €
Otros países: 57 €

Otras suscripciones anuales:
Colaborador: 60 €
España, 5 revistas: 180 €


Forma de pago
Domiciliación bancaria
Giro Postal
Transferencia
Paypal
Pago con tarjeta


Comentario



Acepto los siguientes términos y condiciones: En cumplimiento de lo establecido en el art. 5 de la Ley Orgánica 15/1999, de 13 de diciembre de Protección de Datos de Carácter Personal, procedemos a informarle de que sus datos serán incorporados a un fichero informatizado de datos personales con fines comerciales y promocionales, incluida la publicidad por medios electrónicos que puedan ser de su interés, cuyo responsable es Editorial Ciudad Nueva con domicilio en José Picón, 28 - 28028 Madrid y tiene derecho de acceso, rectificación, cancelación y oposición de los datos que sobre usted figuren en el mismo.


Su solicitud de suscripción ha sido enviada.
Nos pondremos en contacto con usted
Muchas gracias

Enviaremos tres ejemplares a su dirección para que conozca la revista

Conozca la revista Ciudad Nueva


Rellene el siguiente formulario cumplimentando todos los datos solicitados para que podamos enviarle tres ejemplares de la revista a su dirección .



Nombre


Apellidos


Dirección


Código Postal


Población


Provincia


País


Teléfono de contacto


E-mail



Comentario




Recomiende la revista Ciudad Nueva


Rellene el siguiente formulariocon los datos de la persona a la que quiere que le enviemos tres ejemplares de la revista para que la conozca .



Nombre


Apellidos


Dirección


Código Postal


Población


Provincia


País


Teléfono de contacto


E-mail



Comentario








Editorial Ciudad Nueva
C/ José Picón, 28
28028 Madrid (España)
Aviso legal
Mapa de la Web
Política de cookies
@2015 Editorial Ciudad Nueva. Todos los derechos reservados
facebook