Esta web utiliza 'cookies' propias y de terceros para ofrecerle una mejor experiencia y servicio y poder registrar el proceso de compra. Al navegar o utilizar nuestros servicios el usuario acepta el uso que hacemos de las 'cookies', puedes ver nuestra política de cookies, aquí
Política de cookies +
logorevista

Usuario
Contraseña   
Recordar contraseña
logoIntroduzca su email y recibirá un mensaje de recuperación de su contraseña






                 

Conozca
nuestros
libros
libro

Mirador
Mayo - 2015


EN ESTE NÚMERO


Suscríbase si quiere tener acceso a la descarga de los pdf de todos los artículos.
Regístrese para poder descargarse dos artículos del número actual y tres de números anteriores al mes.

Europa y la política de la unidad

Javier Rubio


El 9 de mayo se celebra el Día de Europa.

Vivimos en una Unión Europea en la que parecen prevalecer los poderes económicos y cunde el euroescepticismo. Por ello no está de más recordar los grandes ideales que animaron su creación, y lo hacemos de la mano de Pierluigi Castagnetti, exeurodiputado y exvicepresidente de la Cámara de los Diputados de Italia, a quien pudimos oír recientemente en una conferencia en la Oficina del Parlamento Europeo de Madrid.

–¿Siguen teniendo los actuales líderes europeos el atrevimiento y la visión de futuro que tuvieron en su día los fundadores de la Unión Europea: De Gasperi, Adenauer, Schuman, etc.?

–Pues no. Basta recordar la entrevista del pasado mes de marzo entre los ministros de Economía alemán y griego, Schäuble y Varufakis. En ese coloquio entre el hombre que representa al país más potente y el hombre que representa al país más débil está toda la explicación de la crisis de Europa. No se trata de un choque entre dos escuelas económicas, sino entre dos conceptos de soberanía europea. Europa está paralizada por esta razón.

–¿Corre peligro la moneda única?

–El objetivo de la moneda única era poner las bases para crear una federación europea, pero también hacer de Europa un actor a nivel mundial, como Estados Unidos y China. Pero lo que debía ser un instrumento de unidad se está convirtiendo en instrumento de división, precisamente porque hay dos conceptos distintos de soberanía europea. Ya en 1998, Duisenberg, el primer presidente del Banco Central Europeo, advirtió de que no bastaba con garantizar la estabilidad de la moneda y de los precios, que no bastaban los instrumentos bancarios y monetarios, sino que se requerían instituciones políticas. Es necesario un gobierno europeo que armonice las políticas fiscales, sociales, etc. Esto no se ha hecho. Y ahora los más fuertes dictan las leyes y los más débiles tienen que seguirlas.

–Europa no juega un gran papel a nivel internacional…

–Porque ha renunciado a la ambición. En política la ambición es necesaria, la ambición de alcanzar grandes objetivos. Habiendo renunciado a la ambición de tener un puesto a nivel internacional, Europa ha dejado de tener un papel en el Mediterráneo, y ahora estamos sufriendo las consecuencias. No entendimos lo que supuso Jomeini en Irán, pues el radicalismo islámico nació de la revolución jomeiniana. No evaluamos cuáles serían las consecuencias y hoy estamos pagando el precio de aquello. Si la política no sabe leer los signos de los tiempos, no hay nada que hacer. Por eso nos hacen falta mensajes como el de Chiara Lubich.

–¿Conoció personalmente a Chiara Lubich?

–Tuve el honor de conocerla. Ella creía mucho en Europa como un lugar donde se podía organizar la fraternidad; creía en el diálogo como camino a la fraternidad, y por tanto a la unidad. Para ella, la finalidad de las instituciones europeas es construir la unidad. La unidad era el tema central de su vida, la unidad del género humano, de ese único pueblo que habita la tierra.

–Unidad, fraternidad, ¿tienen relevancia para la política actual?

–La fraternidad para llegar progresivamente a la unidad es un mensaje de especial actualidad, por la sencilla razón de que vivimos en un tiempo en que, más o menos, han fracasado todas las ideologías del siglo pasado. Ya no hay ideologías, o por lo menos esas ideologías, pero la política sigue necesitando ideales altos como la fraternidad, solidaridad y libertad en cuanto medios para llegar a la unidad. El político de la unidad responde a una necesidad social, a los problemas de sus conciudadanos, y sobre todo a los sufrimientos de su pueblo, a las necesidades de su tiempo. La política es eso.

–Esto recuerda un poco al papa Francisco…

–La exhortación apostólica Evangelii gaudium del papa Francisco dice cosas que ningún partido político llega a decir, aunque las comparta. No se atreven. No encontraremos a un político que tenga el valor, porque hace falta valor, de decir que esta economía actual mata. Ni siquiera los de izquierdas. Es demasiado radical.

–Quizás porque el Evangelio es radical…

–El cristianismo, si no es radical, ¿qué es? El Evangelio, si no es concreto, sine glosa, no sirve. Este papa habla a los políticos. En Evangelii gaudium dice que la desigualdad ha aumentado hasta un nivel que ya no se puede tolerar. Los pobres ya no son los marginados de la sociedad, sino que han sido expulsados. Y cuando te expulsan, ya no tienes esperanza ni posibilidad de luchar por una posición. Te han excluido, ya no estás en el espacio donde se desarrolla la dinámica social.

–¿Por eso tiene sentido hablar de fraternidad?

–Creo que vivimos en un tiempo en el que hay que tener el valor de decir palabras que han caído en desuso. Fraternidad y unidad no lo dice ya nadie en política. Y quien lo tiene en su vocabulario tiene el deber de decirlo.



Pierluigi Castagnetti nació en 1945 en Reggio Emilia, norte de Italia. Estudió Ciencias Políticas y se afilió a la Democracia Cristiana, donde conoció a las figuras históricas del partido, de las que recibió un rico legado.
En 1987 fue elegido diputado en el Parlamento italiano. En 1991 fue uno de los cuatro diputados de la Democracia Cristiana que votó en contra de la intervención de Italia en la primera Guerra del Golfo.
En 1994 se encuentra entre los refundadores del Partido Popular Italiano, del que ha sido secretario general, y con esta formación fue diputado en los parlamentos italiano y europeo. En 2006 fue nombrado vicepresidente de la Cámara de Diputados y en 2008 presidente provisional de la misma.

Deja aquí tu comentario


Introduce los caracteres que ves en la imagen

Numeros aleatorios Recargar imagen





BUSCADOR
¡¡La búsqueda no ha producido resultados!!
Modos de acceso

De forma gratuita


Acceso a cinco artículos cada mes: dos de la revista del mes en curso y tres de revistas anterior, a su elección
logoIntroduzca los datos para el registro












Suscripción


Recepción de la revista en papel en su domicilio y acceso online a todos los artículos de las revistas

Solicitud de suscripción a la revista Ciudad Nueva


Rellene el siguiente formulario cumplimentando todos los datos solicitados.



Nombre


Apellidos


Dirección


Código Postal


Población




Teléfono de contacto


E-mail



Contraseña



Repita Contraseña



Suscripción anual:
España: 47 €
Otros países: 57 €

Otras suscripciones anuales:
Colaborador: 60 €
España, 5 revistas: 180 €


Forma de pago
Domiciliación bancaria
Giro Postal
Transferencia
Paypal
Pago con tarjeta


Comentario



Acepto los siguientes términos y condiciones: En cumplimiento de lo establecido en el art. 5 de la Ley Orgánica 15/1999, de 13 de diciembre de Protección de Datos de Carácter Personal, procedemos a informarle de que sus datos serán incorporados a un fichero informatizado de datos personales con fines comerciales y promocionales, incluida la publicidad por medios electrónicos que puedan ser de su interés, cuyo responsable es Editorial Ciudad Nueva con domicilio en José Picón, 28 - 28028 Madrid y tiene derecho de acceso, rectificación, cancelación y oposición de los datos que sobre usted figuren en el mismo.


Su solicitud de suscripción ha sido enviada.
Nos pondremos en contacto con usted
Muchas gracias

Enviaremos tres ejemplares a su dirección para que conozca la revista

Conozca la revista Ciudad Nueva


Rellene el siguiente formulario cumplimentando todos los datos solicitados para que podamos enviarle tres ejemplares de la revista a su dirección .



Nombre


Apellidos


Dirección


Código Postal


Población


Provincia


País


Teléfono de contacto


E-mail



Comentario




Recomiende la revista Ciudad Nueva


Rellene el siguiente formulariocon los datos de la persona a la que quiere que le enviemos tres ejemplares de la revista para que la conozca .



Nombre


Apellidos


Dirección


Código Postal


Población


Provincia


País


Teléfono de contacto


E-mail



Comentario








Editorial Ciudad Nueva
C/ José Picón, 28
28028 Madrid (España)
Aviso legal
Mapa de la Web
Política de cookies
@2015 Editorial Ciudad Nueva. Todos los derechos reservados
facebook