Esta web utiliza 'cookies' propias y de terceros para ofrecerle una mejor experiencia y servicio y poder registrar el proceso de compra. Al navegar o utilizar nuestros servicios el usuario acepta el uso que hacemos de las 'cookies', puedes ver nuestra política de cookies, aquí
Política de cookies +
logorevista

Usuario
Contraseña   
Recordar contraseña
logoIntroduzca su email y recibirá un mensaje de recuperación de su contraseña






                 

Conozca
nuestros
libros
libro

Escaparate
Marzo - 2015


EN ESTE NÚMERO


Suscríbase si quiere tener acceso a la descarga de los pdf de todos los artículos.
Regístrese para poder descargarse dos artículos del número actual y tres de números anteriores al mes.

La huella de Juan Gris

Clara Arahuetes



Museo de Arte Contemporáneo Esteban Vicente
Plazuela de las Bellas Artes s/n - Segovia
Hasta el 3 de mayo


Entre 1903 y 1912, pintores, escritores, humoristas, actores... vivían en un viejo edificio de Paris situado entre la Plaza de Pigalle y la parte más alta del Montmartre; era el Bateau-Lavoir. Allí surgió el cubismo, una nueva expresión pictórica, considerada por algunos como el arte clásico del siglo XX.
Europa atravesaba un momento de crisis en el que se rechazaban las raíces de la vieja cultura; ante esto el cubismo quería hacer surgir un nuevo orden en la creación plástica. En vez de buscar lo particular, los cubistas investigaban la esencia inmutable de las cosas y no su apariencia pasajera. La luz, la atmósfera, todo lo que fuera irreal, vago e indefinido fue eliminado de sus obras en favor de la claridad de la forma. Para ellos la pintura pertenecía a un plano distinto de la realidad y el artista tenía que encontrar un punto de unión entre esos dos planos, el vínculo interno de la imagen.
El pintor fragmentaba la forma en innumerables facetas transparentes hasta dejar ver el esqueleto pictórico, la estructura esencial que nunca se desvelaba del todo. Como decía Gertrude Stein, las cosas no desaparecen del cuadro cubista; siguen estando presentes «como un perfume».
En su periodo de formación, de 1908 a 1911, el cubismo se identificó con Picasso, Braque y Cézanne, como precursor, pero no hay que olvidarse de Juan Gris, seudónimo de José Victoriano González, referencia imprescindible de esta nueva tendencia pictórica. Para Gris el cubismo no solo era un tipo de pintura, sino ante todo una estética, e incluso un «estado del espíritu».
El Museo de Arte Contemporáneo Esteban Vicente de Segovia expone una selección de obras de la Colección Cubista de Telefónica, articuladas en torno a la figura de Juan Gris, que muestra la diversidad de las propuestas y técnicas de este estilo a lo largo del tiempo. La exposición tiene tres ámbitos: «Juan Gris», «El movimiento cubista en París. 1914-1924» y «Expansión internacional en España y Latinoamérica».
El pintor nació en Madrid en 1887 y murió en Francia en 1927. Llegó a Paris a los 19 años, después de pasar por la Escuela de Artes y Oficios. Su personalidad se movía entre la lógica y la poesía, y a la vez que estudiaba a los maestros antiguos, desarrolló una «matemática pictórica» que aplicó con rigor en la composición de sus obras. En ellas no partía de los objetos, sino que empezaba por una estructura abstracta que solo al final se identificaba con formas reales. Destaca además por su sentido del color, tanto en las sobrias composiciones de los primeros años como en los alegres paisajes de 1913 o en las naturalezas muertas de su periodo sintético. Incluso el negro adquiere un significado distinto en sus pinturas: realza el resto de las tonalidades. En otras ocasiones sirve para delinear el contorno de los motivos.
La luz también es importante en sus cuadros. Divide a veces la superficie en bandas diagonales, dotando a los objetos de calidades misteriosas, a la vez que parece fragmentarlos y hacerlos flotar en un espacio indefinido.
Hay que subrayar su predilección por la representación de naturalezas muertas. La sobriedad y la nitidez de algunas de estas pinturas, la sensación de quietud y de intimidad que transmiten, evocan a los grandes creadores de la escuela española del siglo de oro: Zurbarán, Meléndez o Velázquez.
En la segunda sección de la muestra vemos como a la primera vanguardia se unieron otros artistas. Con algunos, Juan Gris tuvo estrechas relaciones y les explicó sus teorías. Vemos su huella en las obras de Herbin, Lhote, Gleizes, Metzinger, María Blanchard...
Por último, se exponen obras de artistas y poetas que modernizaron el arte español y latinoamericano, transformando el cubismo y convirtiéndolo en un legado estético que perduró en el tiempo. Manuel Ángeles Ortiz, Daniel Vázquez Díaz, Rafael Barradas, el poeta Vicente Huidobro… forman parte de una tradición que deriva de los postulados de Juan Gris. Torres García definió a Juan Gris como «el geómetra perfecto, y por eso el más puro de los cubistas. La más pura creación dentro de un perfecto ordenamiento».



Deja aquí tu comentario


Introduce los caracteres que ves en la imagen

Numeros aleatorios Recargar imagen





BUSCADOR
¡¡La búsqueda no ha producido resultados!!
Modos de acceso

De forma gratuita


Acceso a cinco artículos cada mes: dos de la revista del mes en curso y tres de revistas anterior, a su elección
logoIntroduzca los datos para el registro












Suscripción


Recepción de la revista en papel en su domicilio y acceso online a todos los artículos de las revistas

Solicitud de suscripción a la revista Ciudad Nueva


Rellene el siguiente formulario cumplimentando todos los datos solicitados.



Nombre


Apellidos


Dirección


Código Postal


Población




Teléfono de contacto


E-mail



Contraseña



Repita Contraseña



Suscripción anual:
España: 47 €
Otros países: 57 €

Otras suscripciones anuales:
Colaborador: 60 €
España, 5 revistas: 180 €


Forma de pago
Domiciliación bancaria
Giro Postal
Transferencia
Paypal
Pago con tarjeta


Comentario



Acepto los siguientes términos y condiciones: En cumplimiento de lo establecido en el art. 5 de la Ley Orgánica 15/1999, de 13 de diciembre de Protección de Datos de Carácter Personal, procedemos a informarle de que sus datos serán incorporados a un fichero informatizado de datos personales con fines comerciales y promocionales, incluida la publicidad por medios electrónicos que puedan ser de su interés, cuyo responsable es Editorial Ciudad Nueva con domicilio en José Picón, 28 - 28028 Madrid y tiene derecho de acceso, rectificación, cancelación y oposición de los datos que sobre usted figuren en el mismo.


Su solicitud de suscripción ha sido enviada.
Nos pondremos en contacto con usted
Muchas gracias

Enviaremos tres ejemplares a su dirección para que conozca la revista

Conozca la revista Ciudad Nueva


Rellene el siguiente formulario cumplimentando todos los datos solicitados para que podamos enviarle tres ejemplares de la revista a su dirección .



Nombre


Apellidos


Dirección


Código Postal


Población


Provincia


País


Teléfono de contacto


E-mail



Comentario




Recomiende la revista Ciudad Nueva


Rellene el siguiente formulariocon los datos de la persona a la que quiere que le enviemos tres ejemplares de la revista para que la conozca .



Nombre


Apellidos


Dirección


Código Postal


Población


Provincia


País


Teléfono de contacto


E-mail



Comentario








Editorial Ciudad Nueva
C/ José Picón, 28
28028 Madrid (España)
Aviso legal
Mapa de la Web
Política de cookies
@2015 Editorial Ciudad Nueva. Todos los derechos reservados
facebook