Esta web utiliza 'cookies' propias y de terceros para ofrecerle una mejor experiencia y servicio y poder registrar el proceso de compra. Al navegar o utilizar nuestros servicios el usuario acepta el uso que hacemos de las 'cookies', puedes ver nuestra política de cookies, aquí
Política de cookies +
logorevista

Usuario
Contraseña   
Recordar contraseña
logoIntroduzca su email y recibirá un mensaje de recuperación de su contraseña






                 

Conozca
nuestros
libros
libro

Mirador
Febrero - 2015


EN ESTE NÚMERO


Suscríbase si quiere tener acceso a la descarga de los pdf de todos los artículos.
Regístrese para poder descargarse dos artículos del número actual y tres de números anteriores al mes.

Diálogo en un mundo globalizado

María Voce


A propósito de los atentados de París, Nigeria y Pakistán.

Tras los asesinatos de París, Nigeria y Pakistán, nos preguntamos para qué sirve el diálogo entre personas de religión y cultura distintas. Yo me permito darle la vuelta a la pregunta: ¿Se puede vivir sin diálogo en un mundo globalizado? Y es que estamos en un planeta donde, además de los crecientes flujos migratorios voluntarios por motivos de trabajo u otros, en distintos puntos de la Tierra hay pueblos enteros obligados a huir porque son perseguidos. Desarraigados de su mundo y su futuro, acaban conviviendo forzosamente con personas de razas, culturas, opiniones y creencias distintas. En los países occidentales una pregunta es apremiante: ¿Cómo se vive con esta gente? La respuesta es clara: o dialogamos o nos combatimos unos a otros. Pero combatirse conduce a la destrucción tanto de los residentes como de los inmigrantes, mientras que la apertura y el diálogo crean vida y conducen a la vida, pues el diálogo entre personas de creencias distintas lleva siempre a construir juntos algo válido para el bien de la sociedad en que viven y para toda la humanidad, porque cada acción se basa en el hecho de reconocerse como hermanos. Esto lo he podido constatar en mis viajes a Oriente Próximo, África y Asia en contextos dramáticos en los que niños, familias y muchas otras personas viven este diálogo con coraje y esfuerzo en la escuela, con sus vecinos y en su ámbito laboral. El diálogo más eficaz es el que se basa en la vida, en compartir la existencia de cada día. No empieza debatiendo inmediatamente sobre ideas ni sobre religión, pues para dialogar es indispensable partir del conocimiento del otro para luego descubrir el vínculo de fraternidad que une a todos los seres humanos. Sobre esta base se puede apoyar la comprensión de la fe del otro con el fin de respetarla hasta el fondo, de manera que el diálogo resulte constructivo y no se limite simplemente a una convivencia no beligerante, lo cual impide edificar juntos el futuro. Solo con este tipo de diálogo se descubre que cada cual tiene algo que darle al otro y se constata que la diversidad no es necesariamente un motivo de oposición, sino que puede ser un motivo de enriquecimiento recíproco. Y en verdad nos enriquecemos, porque Dios es generoso y derrama sus dones sobre todos, independientemente de sus creencias. Descubrir esto nos hace a todos más ricos y más libres en las relaciones recíprocas. En este proceso es especialmente iluminador lo que el papa Francisco manifiesta con sus palabras y su actitud, subrayando la acogida, la empatía, la plena escucha de las razones del otro. El papa habla mucho de amistad, invita a relacionarse con los demás como hermanos y amigos, como personas que saben entenderse y valorar los bienes que encuentran unos en otros. […] Muchas veces he comprobado que cuando se dialoga, se llega a temas comunes a los que buscar soluciones, y se ponen en marcha iniciativas compartidas. Es decisivo el espíritu con que se abordan los problemas. Si el espíritu se ve reforzado por una espiritualidad, es decir, una concepción de la vida que emana de una espiritualidad, no solo te lleva a valorar todo lo bueno que tiene el otro, sino que descubres los dones de Dios que hay en cada tradición religiosa, los pones de relieve y los haces germinar. De manera que un cristiano o un musulmán son mejores si van por el camino del diálogo y descubren que progresan juntos y que ese progreso los conduce a acciones conjuntas –empezando por la paz– que redundan en beneficio de toda la humanidad.


Deja aquí tu comentario


Introduce los caracteres que ves en la imagen

Numeros aleatorios Recargar imagen





BUSCADOR
¡¡La búsqueda no ha producido resultados!!
Modos de acceso

De forma gratuita


Acceso a cinco artículos cada mes: dos de la revista del mes en curso y tres de revistas anterior, a su elección
logoIntroduzca los datos para el registro












Suscripción


Recepción de la revista en papel en su domicilio y acceso online a todos los artículos de las revistas

Solicitud de suscripción a la revista Ciudad Nueva


Rellene el siguiente formulario cumplimentando todos los datos solicitados.



Nombre


Apellidos


Dirección


Código Postal


Población




Teléfono de contacto


E-mail



Contraseña



Repita Contraseña



Suscripción anual:
España: 47 €
Otros países: 57 €

Otras suscripciones anuales:
Colaborador: 60 €
España, 5 revistas: 180 €


Forma de pago
Domiciliación bancaria
Giro Postal
Transferencia
Paypal
Pago con tarjeta


Comentario



Acepto los siguientes términos y condiciones: En cumplimiento de lo establecido en el art. 5 de la Ley Orgánica 15/1999, de 13 de diciembre de Protección de Datos de Carácter Personal, procedemos a informarle de que sus datos serán incorporados a un fichero informatizado de datos personales con fines comerciales y promocionales, incluida la publicidad por medios electrónicos que puedan ser de su interés, cuyo responsable es Editorial Ciudad Nueva con domicilio en José Picón, 28 - 28028 Madrid y tiene derecho de acceso, rectificación, cancelación y oposición de los datos que sobre usted figuren en el mismo.


Su solicitud de suscripción ha sido enviada.
Nos pondremos en contacto con usted
Muchas gracias

Enviaremos tres ejemplares a su dirección para que conozca la revista

Conozca la revista Ciudad Nueva


Rellene el siguiente formulario cumplimentando todos los datos solicitados para que podamos enviarle tres ejemplares de la revista a su dirección .



Nombre


Apellidos


Dirección


Código Postal


Población


Provincia


País


Teléfono de contacto


E-mail



Comentario




Recomiende la revista Ciudad Nueva


Rellene el siguiente formulariocon los datos de la persona a la que quiere que le enviemos tres ejemplares de la revista para que la conozca .



Nombre


Apellidos


Dirección


Código Postal


Población


Provincia


País


Teléfono de contacto


E-mail



Comentario








Editorial Ciudad Nueva
C/ José Picón, 28
28028 Madrid (España)
Aviso legal
Mapa de la Web
Política de cookies
@2015 Editorial Ciudad Nueva. Todos los derechos reservados
facebook