Esta web utiliza 'cookies' propias y de terceros para ofrecerle una mejor experiencia y servicio y poder registrar el proceso de compra. Al navegar o utilizar nuestros servicios el usuario acepta el uso que hacemos de las 'cookies', puedes ver nuestra política de cookies, aquí
Política de cookies +
logorevista

Usuario
Contraseña   
Recordar contraseña
logoIntroduzca su email y recibirá un mensaje de recuperación de su contraseña






                 

Conozca
nuestros
libros
libro

Palabra y vida
Junio - 2008


EN ESTE NÚMERO


Suscríbase si quiere tener acceso a la descarga de los pdf de todos los artículos.
Regístrese para poder descargarse dos artículos del número actual y tres de números anteriores al mes.

Convertirse en padres adoptivos

Maricarmen y José Antonio


El mundo de las adopciones Hemos estado en lista de espera casi veinte meses. Sabíamos que nuestro hijo nos esperaba, pero no a cuántos meses de distancia.

Nuestra aventura para ser padres adoptivos se remonta al año 1999, pero comenzó a hacerse realidad en 2004, cuando cambiamos los trámites para adoptar en otro país, Filipinas. Fue en julio cuando presentamos nuestra solicitud de adopción internacional en el Servicio del Menor, organismo dependiente de la Comunidad Autónoma de Murcia encargado de acreditar la idoneidad de la pareja para poder adoptar. Cuando nos casamos, como cualquier pareja, pensábamos que los hijos vendrían como fruto de nuestro amor, y efectivamente Dennis ha sido fruto de muchas decisiones tomadas con inmenso amor. El céntuplo que ahora estamos recibiendo es amor de Dios por nosotros. Siempre hemos procurado ser una familia disponible a los favores que nos han pedido y nuestra casa ha estado abierta a muchas personas que han pasado por ella, porque vivir el cristianismo ha sido una exigencia que los dos sentimos en cada momento. Creer en el amor de Dios nos ha ayudado a seguir adelante en tantos momentos de dificultad, de oscuridad, de no ver el fin... y han sido muchos. Filipinas es un país relativamente nuevo en cuanto a las adopciones. Buscamos en internet algún foro donde se comentaran detalles sobre la adopción en este país. Luego preparamos toda clase de documentos personales, cartas de recomendación, extractos patrimoniales, etc., y gestionamos nuestro expediente por protocolo público, es decir, que sería la Administración Pública la que se encargaría de enviar el expediente a Filipinas. Si algo recordamos con especial cariño de ese periodo es la inestimable ayuda que recibimos de las familias de la “lista de Filipinas”. Para cada pregunta, cada duda o cada miedo, alguna de las familias del foro tenía una respuesta. Mari recuerda aquella pregunta tan escueta que colgó en el foro la primera vez: ¿Hay alguien para Filipinas?, y desde distintos sitios de España llegaron respuestas de familias con las que ahora nos une una amistad cada vez más sólida. Fruto de esta amistad ha sido la colaboración para ayudar a algunos orfanatos de Filipinas, enviando medicamentos, material médico y dinero. Después de presentar la documentación, comenzó una larga espera hasta que el ICAB, organismo de adopciones filipino, aceptó nuestro expediente y nos puso en lista de espera. Entretanto, iban llegando niños y cada asignación se celebraba con enorme alegría por parte de los que todavía estábamos esperando. El tiempo pasaba muy lentamente. Cada familia que iba a Filipinas a buscar a su hijo se llevaba los datos de otras familias para preguntar por sus expedientes. Así supimos que ya estábamos en lista de espera. Este tiempo ha sido como una montaña rusa. Había momentos de euforia, sobre todo cuando llegaban asignaciones a otras familias, pero también momentos de desaliento porque no llegaban noticias. Quizás eso precisamente, la ausencia de noticias, era lo que hacía volcar la balanza, pues nos permitía creer que ésa era la voluntad de Dios para nosotros como pareja, y no vivirla tal y como se presentaba era no vivir la vida que teníamos delante. Hemos estado en lista de espera casi veinte meses. Sabíamos que nuestro hijo nos esperaba, pero no a cuántos meses de distancia. Hasta que el día 31 de enero de 2007 recibimos la llamada con la gran noticia: ¡Somos padres de un precioso niño de tres años! En ese momento todo comienza a ir muy deprisa. La lentitud y el tedio de los meses anteriores desaparecieron como por arte de magia. Costaba trabajo escribir los correos electrónicos para dar la noticia porque los dedos temblaban. Incluso gente que no conocíamos nos felicitaba porque sabía la noticia a través de algún amigo común. Hemos guardado con cariño todos esos mensajes y forman un libro muy especial para nuestro hijo. Comenzó una nueva etapa. Había que preparar los documentos para que nuestro hijo pudiera venir a España. Leíamos y releíamos la información que nos habían enviado de él, estudiábamos a fondo su foto, preparamos cosas para llevar al orfanato... No queríamos dejarnos coger por la ansiedad, pero no era fácil. De nuevo el Amor de Dios llegó como intuición: “He cuidado de vuestro hijo y seguiré cuidándolo hasta que vayáis a por él”. La reacción de Dennis cuando nos vio por primera vez fue serena y amorosa, tal y como lo habíamos soñado. Sabíamos que es un niño alegre y participativo que le encanta jugar y que incluso se pone a conversar con el médico cuando pasa visita. ¡Todo un elemento! A veces nos detenemos en el hecho de que, si nuestra primera idea de adoptar en Rumania no hubiera fracasado, no habríamos conocido Filipinas ni a las familias de la lista de adopción, y no habríamos sentido el amor concreto de tantas personas próximas a nosotros ni estaríamos ahora tan sensibilizados en el tema de la adopción. Tal vez entonces no era el momento adecuado para ser padres porque nos esperaba una aventura mayor unos años después: ser los padres de Dennis. Estamos seguros de que este céntuplo ha sido en cierta medida el fruto de abrazar tantos momentos de dolor. Todos los días damos gracias a Dios por esta aventura que nos ha hecho vivir.


Deja aquí tu comentario


Introduce los caracteres que ves en la imagen

Numeros aleatorios Recargar imagen





BUSCADOR
¡¡La búsqueda no ha producido resultados!!
Modos de acceso

De forma gratuita


Acceso a cinco artículos cada mes: dos de la revista del mes en curso y tres de revistas anterior, a su elección
logoIntroduzca los datos para el registro












Suscripción


Recepción de la revista en papel en su domicilio y acceso online a todos los artículos de las revistas

Solicitud de suscripción a la revista Ciudad Nueva


Rellene el siguiente formulario cumplimentando todos los datos solicitados.



Nombre


Apellidos


Dirección


Código Postal


Población




Teléfono de contacto


E-mail



Contraseña



Repita Contraseña



Suscripción anual:
España: 47 €
Otros países: 57 €

Otras suscripciones anuales:
Colaborador: 60 €
España, 5 revistas: 180 €


Forma de pago
Domiciliación bancaria
Giro Postal
Transferencia
Paypal
Pago con tarjeta


Comentario



Acepto los siguientes términos y condiciones: En cumplimiento de lo establecido en el art. 5 de la Ley Orgánica 15/1999, de 13 de diciembre de Protección de Datos de Carácter Personal, procedemos a informarle de que sus datos serán incorporados a un fichero informatizado de datos personales con fines comerciales y promocionales, incluida la publicidad por medios electrónicos que puedan ser de su interés, cuyo responsable es Editorial Ciudad Nueva con domicilio en José Picón, 28 - 28028 Madrid y tiene derecho de acceso, rectificación, cancelación y oposición de los datos que sobre usted figuren en el mismo.


Su solicitud de suscripción ha sido enviada.
Nos pondremos en contacto con usted
Muchas gracias

Enviaremos tres ejemplares a su dirección para que conozca la revista

Conozca la revista Ciudad Nueva


Rellene el siguiente formulario cumplimentando todos los datos solicitados para que podamos enviarle tres ejemplares de la revista a su dirección .



Nombre


Apellidos


Dirección


Código Postal


Población


Provincia


País


Teléfono de contacto


E-mail



Comentario




Recomiende la revista Ciudad Nueva


Rellene el siguiente formulariocon los datos de la persona a la que quiere que le enviemos tres ejemplares de la revista para que la conozca .



Nombre


Apellidos


Dirección


Código Postal


Población


Provincia


País


Teléfono de contacto


E-mail



Comentario








Editorial Ciudad Nueva
C/ José Picón, 28
28028 Madrid (España)
Aviso legal
Mapa de la Web
Política de cookies
@2015 Editorial Ciudad Nueva. Todos los derechos reservados
facebook