Esta web utiliza 'cookies' propias y de terceros para ofrecerle una mejor experiencia y servicio y poder registrar el proceso de compra. Al navegar o utilizar nuestros servicios el usuario acepta el uso que hacemos de las 'cookies', puedes ver nuestra política de cookies, aquí
Política de cookies +
logorevista

Usuario
Contraseña   
Recordar contraseña
logoIntroduzca su email y recibirá un mensaje de recuperación de su contraseña






                 

Conozca
nuestros
libros
libro

Mirador
Diciembre - 2014


EN ESTE NÚMERO


Suscríbase si quiere tener acceso a la descarga de los pdf de todos los artículos.
Regístrese para poder descargarse dos artículos del número actual y tres de números anteriores al mes.

¿Cambio de ciclo?

J. M. Aizcorbe


Hay que atajar la corrupción económica y moral a la que ha sido sometida la sociedad española.

Son ya demasiados los síntomas que anuncian un cambio de ciclo en la sociedad española. Al punto de que muchos observadores de la realidad creen indubitable el que estamos ante un verdadero cambio de paradigma: un profundo cambio no sólo político, sino social, generacional, sociológico y mediático. La inflexión definitiva parece darse ahora con el estrépito de los últimos fuegos artificiales –aún en titulares de prensa– de la corrupción moral e institucional que campa por sus respetos en la vida política española y que los grandes partidos españoles que han regido nuestros destinos los últimos 37 años parecen incapaces de controlar. La sociedad española asiste atónita al continuo desfile de operaciones policiales y judiciales encaminadas a intentar acabar con la corrupción, con la compra-venta de favores, con el dinero fácil y la intermediación salvaje entre políticos y empresarios o entre las ayudas públicas y sus destinatarios, siempre en beneficio de unos pocos y siempre en perjuicio de todos. Las manchas de la corrupción parecen extenderse ya sin ninguna cortapisa por toda la geografía española afectándola transversalmente en sus nervios políticos, en sus articulaciones económicas y judiciales, y en sus subsistemas locales y autonómicos vitales para la subsistencia de la nación. Pareciera que levantar una piedra en España fuera sinónimo de destapar una corruptela, encontrar un corrupto o descubrir un flagrante caso de corrupción. Y los medios de masas se hacen eco cotidiano de todo este hedor en su función de ser altavoces sociales de esta desasosegante realidad. (…) Es verdad también que la larga crisis económica que ha padecido la sociedad española ha sensibilizado sobremanera la reacción epidérmica de amplias capas de la población, que se han visto relegadas a situaciones económicas extremas mientras la virtud ejemplar de algunos de nuestros administradores brillaba por su ausencia. Lo que antes era manga ancha, el «todo vale», el «me llevo dos» a cuenta del dinero público, y encima se reía la gracia o el desplante que pasaba desapercibido o descontrolado, ahora duele en el alma del español medio acostumbrado a la estrechez de la nómina –cuando la hay–, al subsidio –cuando se recibe– y a la cruel realidad de enfrentar tiempos de mera subsistencia y poca esperanza futura. Como también es cierto que un serio cansancio de la política y de los políticos, por no decir hartazgo generalizado, se trasluce en todas y cada una de las últimas encuestas del CIS, al punto de que algunos analistas aconsejan un replanteamiento general de la situación política, otros plantean directamente una enmienda a la totalidad del sistema y los hay que idealmente quisieran una vuelta a los orígenes sacrosantos del pacto constitucional para darnos una segunda oportunidad dentro de los parámetros ya establecidos. (…) Lo que sí se puede hacer [ya] es mejorar todos y cada uno de los controles institucionales. Lo que sí se debe hacer es activar el ejercicio de la pulcritud ética como «conditio sine qua non» de la administración pública y de sus servidores. Lo que sí hay que conseguir es la denuncia inmediata de todos aquellos que hasta ahora callaban por miedo, vergüenza o por lastres inconfesables. En conclusión, hay que atajar la corrupción económica y moral a la que ha sido sometida la sociedad española, y hay que hacerlo con los únicos cauces disponibles: el sometimiento a las leyes y el ejercicio implacable de nuestro Estado de derecho en defensa del bien general de la ciudadanía. Para ello es imprescindible una efectiva separación de los poderes ejecutivo, legislativo y judicial, base de toda democracia parlamentaria que se precie. Como igualmente ha de salvaguardarse el principio de privacidad, el de presunción de inocencia, y todos los demás derechos inherentes a la persona en una democracia liberal que se precie. Y tienen que ser los propios partidos políticos y organizaciones sindicales del sistema democrático español –socialistas, populares, nacionalistas, comunistas, todos los inmersos en casos de corrupción– los que coadyuven sin vacilación alguna a una limpieza total y absoluta de la corrupción entre sus militantes y representantes públicos. Sin excepciones. Sin dilaciones. La sociedad española, la opinión pública y los medios de comunicación así lo demandan expresamente. Hay que actuar ya. No basta con pedir perdón, que también hay que hacerlo. Hay que expulsar la corrupción de la vida pública. (…)


Deja aquí tu comentario


Introduce los caracteres que ves en la imagen

Numeros aleatorios Recargar imagen





BUSCADOR
¡¡La búsqueda no ha producido resultados!!
Modos de acceso

De forma gratuita


Acceso a cinco artículos cada mes: dos de la revista del mes en curso y tres de revistas anterior, a su elección
logoIntroduzca los datos para el registro












Suscripción


Recepción de la revista en papel en su domicilio y acceso online a todos los artículos de las revistas

Solicitud de suscripción a la revista Ciudad Nueva


Rellene el siguiente formulario cumplimentando todos los datos solicitados.



Nombre


Apellidos


Dirección


Código Postal


Población




Teléfono de contacto


E-mail



Contraseña



Repita Contraseña



Suscripción anual:
España: 47 €
Otros países: 57 €

Otras suscripciones anuales:
Colaborador: 60 €
España, 5 revistas: 180 €


Forma de pago
Domiciliación bancaria
Giro Postal
Transferencia
Paypal
Pago con tarjeta


Comentario



Acepto los siguientes términos y condiciones: En cumplimiento de lo establecido en el art. 5 de la Ley Orgánica 15/1999, de 13 de diciembre de Protección de Datos de Carácter Personal, procedemos a informarle de que sus datos serán incorporados a un fichero informatizado de datos personales con fines comerciales y promocionales, incluida la publicidad por medios electrónicos que puedan ser de su interés, cuyo responsable es Editorial Ciudad Nueva con domicilio en José Picón, 28 - 28028 Madrid y tiene derecho de acceso, rectificación, cancelación y oposición de los datos que sobre usted figuren en el mismo.


Su solicitud de suscripción ha sido enviada.
Nos pondremos en contacto con usted
Muchas gracias

Enviaremos tres ejemplares a su dirección para que conozca la revista

Conozca la revista Ciudad Nueva


Rellene el siguiente formulario cumplimentando todos los datos solicitados para que podamos enviarle tres ejemplares de la revista a su dirección .



Nombre


Apellidos


Dirección


Código Postal


Población


Provincia


País


Teléfono de contacto


E-mail



Comentario




Recomiende la revista Ciudad Nueva


Rellene el siguiente formulariocon los datos de la persona a la que quiere que le enviemos tres ejemplares de la revista para que la conozca .



Nombre


Apellidos


Dirección


Código Postal


Población


Provincia


País


Teléfono de contacto


E-mail



Comentario








Editorial Ciudad Nueva
C/ José Picón, 28
28028 Madrid (España)
Aviso legal
Mapa de la Web
Política de cookies
@2015 Editorial Ciudad Nueva. Todos los derechos reservados
facebook