Esta web utiliza 'cookies' propias y de terceros para ofrecerle una mejor experiencia y servicio y poder registrar el proceso de compra. Al navegar o utilizar nuestros servicios el usuario acepta el uso que hacemos de las 'cookies', puedes ver nuestra política de cookies, aquí
Política de cookies +
logorevista

Usuario
Contraseña   
Recordar contraseña
logoIntroduzca su email y recibirá un mensaje de recuperación de su contraseña






                 

Conozca
nuestros
libros
libro

Palabra y vida
Enero - 2015


EN ESTE NÚMERO


Suscríbase si quiere tener acceso a la descarga de los pdf de todos los artículos.
Regístrese para poder descargarse dos artículos del número actual y tres de números anteriores al mes.

Palabra de vida - enero 2015

Fabio Ciardi


«Jesús le dice: “Dame de beber”» (Jn 4, 7).

Jesús deja la región de Judea en dirección a Galilea. El camino lo lleva a cruzar Samaría. A mitad de jornada, a pleno sol, cansado por el camino, se sienta en el pozo que el patriarca Jacob había hecho 700 años atrás. Tiene sed, pero no tiene cubo para sacar agua. El pozo es hondo, 35 metros, como se puede ver aún en nuestros días. Sus discípulos han ido al pueblo a comprar algo de comer. Jesús se ha quedado solo. Llega una mujer con un cántaro, y él, sencillamente, le pide de beber. Es una petición que va contra las usanzas de la época: un hombre no se dirige directamente a una mujer, y menos si es una desconocida. Además, entre judíos y samaritanos hay divisiones y prejuicios religiosos: Jesús es judío, y la mujer, samaritana. La confrontación e incluso el odio entre los dos pueblos tiene raíces profundas, de origen histórico y político. Y hay una barrera más entre él y ella, de tipo moral: la samaritana ha tenido varios hombres y vive en situación irregular. Quizá por eso precisamente no viene a sacar agua con las demás mujeres, por la mañana o al atardecer, sino a una hora insólita como aquella: a mediodía, para evitar sus comentarios. Jesús no se deja condicionar por ningún tipo de barrera y entabla un diálogo con la extranjera. Quiere entrar en su corazón, y le pide: “Dame de beber”. Se reserva un regalo para ella, el regalo de un agua viva: «El que tenga sed, que venga a mí, y beba el que cree en mí», lo oirán gritar más tarde en el templo de Jerusalén (Jn 7, 37). El agua es esencial para todo tipo de vida, y resulta aún más preciada en lugares áridos, como Palestina. Lo que Jesús quiere dar es un agua viva, como símbolo de la revelación de un Dios que es Padre, y es amor, el Espíritu Santo, la vida divina que Él vino a traer. Todo lo que Él da es vivo y para la vida: Él mismo es el pan vivo (cf. 6, 51 ss.), es la Palabra que da la vida (cf. 5, 25), es simplemente la Vida (cf. 11, 25-26). En la cruz –dice también Juan, que fue testigo de ello– cuando uno de los soldados le traspasó el costado con la lanza, «al punto salió sangre y agua» (19, 34): es el don extremo y total de sí mismo. Pero Jesús no impone. Ni siquiera reprende a la mujer por su convivencia irregular. Él, que todo lo puede dar, pide, porque en verdad necesita que ella le dé: “Dame de beber”. Pide porque está cansado, tiene sed. Él, el Señor de la vida, se hace mendigo, sin esconder su humanidad real. También pide porque sabe que si la otra da, podrá abrirse más fácilmente y disponerse a acoger a su vez. Esta petición da lugar a un coloquio a base de argumentos, equívocos y pensamientos profundos, al término del cual Jesús puede revelar su identidad. El diálogo ha derribado las barreras defensivas y ha llevado a descubrir la verdad, el agua que Él ha venido a traer. La mujer deja lo más preciado que tiene en ese momento, su cántaro, porque ha encontrado otra riqueza, y corre a la ciudad para iniciar, a su vez, un diálogo con los vecinos. Tampoco ella impone, sino que relata lo ocurrido, comunica su experiencia y plantea un interrogante sobre la persona que ha conocido y que le ha pedido: “Dame de beber”. En esta página del Evangelio me parece captar una enseñanza para el diálogo ecuménico, cuya urgencia se nos recuerda cada año en este mes. La «Semana de oración por la unidad de los cristianos» nos lleva a tomar conciencia de la división escandalosa entre las Iglesias, que se mantiene desde hace demasiados años, y nos invita a acelerar los tiempos de una comunión profunda que traspase cualquier barrera, igual que Jesús superó las fracturas entre judíos y samaritanos. La falta de unidad entre los cristianos es solo una de tantas faltas de unidad que nos desgarran en todo tipo de ámbitos, alimentadas por malentendidos, confrontaciones en la familia o en la comunidad de vecinos, tensiones en la oficina, rencor hacia los inmigrantes. Las barreras que en muchos casos nos dividen pueden ser de tipo social, político, religioso o simplemente fruto de distintas costumbres culturales que no sabemos aceptar. Son estas las que desencadenan los conflictos entre naciones y etnias, pero también hostilidad en el barrio. ¿No podríamos, como Jesús, abrirnos al otro por encima de diferencias y prejuicios? ¿Por qué no escuchar, independientemente de cómo se formule, una demanda de comprensión, de ayuda, de un poco de atención? En quien es de un bando contrario o de distinta extracción cultural, religiosa o social, también se esconde un Jesús que se dirige a nosotros y nos pide: “Dame de beber”. Me viene a la mente otra palabra similar de Jesús, que pronunció en la cruz y que también recoge el Evangelio de Juan: «Tengo sed» (19, 28). Es la necesidad primordial, expresión de cualquier otra necesidad. En toda persona necesitada, desempleada, sola, extranjera, aunque sea de otro credo o convicción religiosa, aunque sea hostil, podemos reconocer a Jesús, que nos dice: «Tengo sed», y que nos pide: «Dame de beber». Basta con ofrecer un vaso de agua, dice el Evangelio, para obtener una recompensa (cf. Mt 10, 42), para entablar el diálogo que recompone la fraternidad. También nosotros, por nuestra parte, podemos expresar nuestras necesidades sin avergonzarnos de «tener sed», y pedir a nuestra vez: «Dame de beber». Así podrá iniciarse un diálogo sincero y una comunión concreta sin miedo de la diversidad, de exponernos a compartir lo que pensamos ni de acoger lo que el otro piensa. Podremos aprovechar, sobre todo, el potencial de quien tenemos enfrente, los valores que tiene, aunque estén escondidos; como hizo Jesús, que supo reconocer en la mujer algo que Él no podía hacer: sacar agua. Puntos relevantes: – En el mes dedicado a la unidad de los cristianos, he aquí un auténtico «tratado» sobre el diálogo. – Jesús se acerca a una mujer, extranjera y en situación irregular. Él, la fuente de la Vida, pide de beber. Y así da pie a un diálogo: – que rompe con los prejuicios; – donde todos tienen algo que dar; – donde nadie juzga ni impone su verdad; – donde cada uno necesita y pide del otro; – que derriba las defensas; – que no teme a la diversidad; – atento a las necesidades del otro (“dame de beber”); – que lleva a descubrir la verdad; – que recompone la fraternidad; – que descubre en el otro lo que a uno le (hace) falta. Ana Hidalgo


Deja aquí tu comentario


Introduce los caracteres que ves en la imagen

Numeros aleatorios Recargar imagen





BUSCADOR
¡¡La búsqueda no ha producido resultados!!
Modos de acceso

De forma gratuita


Acceso a cinco artículos cada mes: dos de la revista del mes en curso y tres de revistas anterior, a su elección
logoIntroduzca los datos para el registro












Suscripción


Recepción de la revista en papel en su domicilio y acceso online a todos los artículos de las revistas

Solicitud de suscripción a la revista Ciudad Nueva


Rellene el siguiente formulario cumplimentando todos los datos solicitados.



Nombre


Apellidos


Dirección


Código Postal


Población




Teléfono de contacto


E-mail



Contraseña



Repita Contraseña



Suscripción anual:
España: 47 €
Otros países: 57 €

Otras suscripciones anuales:
Colaborador: 60 €
España, 5 revistas: 180 €


Forma de pago
Domiciliación bancaria
Giro Postal
Transferencia
Paypal
Pago con tarjeta


Comentario



Acepto los siguientes términos y condiciones: En cumplimiento de lo establecido en el art. 5 de la Ley Orgánica 15/1999, de 13 de diciembre de Protección de Datos de Carácter Personal, procedemos a informarle de que sus datos serán incorporados a un fichero informatizado de datos personales con fines comerciales y promocionales, incluida la publicidad por medios electrónicos que puedan ser de su interés, cuyo responsable es Editorial Ciudad Nueva con domicilio en José Picón, 28 - 28028 Madrid y tiene derecho de acceso, rectificación, cancelación y oposición de los datos que sobre usted figuren en el mismo.


Su solicitud de suscripción ha sido enviada.
Nos pondremos en contacto con usted
Muchas gracias

Enviaremos tres ejemplares a su dirección para que conozca la revista

Conozca la revista Ciudad Nueva


Rellene el siguiente formulario cumplimentando todos los datos solicitados para que podamos enviarle tres ejemplares de la revista a su dirección .



Nombre


Apellidos


Dirección


Código Postal


Población


Provincia


País


Teléfono de contacto


E-mail



Comentario




Recomiende la revista Ciudad Nueva


Rellene el siguiente formulariocon los datos de la persona a la que quiere que le enviemos tres ejemplares de la revista para que la conozca .



Nombre


Apellidos


Dirección


Código Postal


Población


Provincia


País


Teléfono de contacto


E-mail



Comentario








Editorial Ciudad Nueva
C/ José Picón, 28
28028 Madrid (España)
Aviso legal
Mapa de la Web
Política de cookies
@2015 Editorial Ciudad Nueva. Todos los derechos reservados
facebook