Esta web utiliza 'cookies' propias y de terceros para ofrecerle una mejor experiencia y servicio y poder registrar el proceso de compra. Al navegar o utilizar nuestros servicios el usuario acepta el uso que hacemos de las 'cookies', puedes ver nuestra política de cookies, aquí
Política de cookies +
logorevista

Usuario
Contraseña   
Recordar contraseña
logoIntroduzca su email y recibirá un mensaje de recuperación de su contraseña






                 

Conozca
nuestros
libros
libro

Mirador
Noviembre - 2014


EN ESTE NÚMERO


Suscríbase si quiere tener acceso a la descarga de los pdf de todos los artículos.
Regístrese para poder descargarse dos artículos del número actual y tres de números anteriores al mes.

La familia, una aventura

José Luis Restán


Comienza un año de reflexión tras la asamblea extraordinaria del sínodo sobre la familia.

La primera etapa del camino sinodal emprendido para realizar un nuevo anuncio del Evangelio de la familia en el contexto cultural del siglo XXI ha concluido. Y como ha dicho el Papa Francisco, habría sido extraño y triste que semejante empeño se hubiese saldado sin discusiones ardorosas, en algunos momentos dramáticas, sin movimientos pendulares que a veces producían mareo, sin vencer tantas tentaciones. Porque el desafío es formidable (…). Y no hay que asustarse de que muchos comentaristas hayan supuesto que se libraba una especie de gran combate... Algunos, incluso con buena intención, han llegado a dudar del Espíritu Santo, «que a lo largo de la historia ha conducido siempre la barca, a través de sus ministros, incluso cuando el mar era contrario y agitado, y los ministros infieles y pecadores». Palabras duras y cortantes de Francisco, que sin embargo han actuado como medicina y han sembrado un amplio respiro en un aula en la que se sentía el peso de la historia. Sana dialéctica No hay que tener miedo a la sana dialéctica, ha dicho el cardenal Scola cuando ya se habían votado los 62 parágrafos de la Relatio Synodi. En efecto, muchas formulaciones que habían sido objeto de dura controversia encontraron finalmente el necesario equilibrio, la corrección, el enriquecimiento y los matices necesarios. Recordemos las discusiones enardecidas de grandes padres, doctores e incluso santos de la Iglesia cuando se forjaban los primeros Símbolos de la Fe, o cuando se afrontaba el modo de evangelizar el mundo antiguo. Y sería patético despachar aquellas discusiones con esquemas del tipo conservadores/progresistas o palomas/halcones. En esta ocasión, con la mirada fija en Cristo, los padres sinodales han buscado formas nuevas de decir la verdad del matrimonio y de la familia que Jesús ha desplegado ante unos discípulos estupefactos (ayer como hoy). Una verdad que no es un manual de instrucciones sino una aventura sostenida por la alianza de Dios con su pueblo, que encuentra en el matrimonio una de sus documentaciones más preciosas. Porque a nosotros nos sigue pareciendo tantas veces, como a los apóstoles, un imposible. Que la Iglesia se incline para mirar con mayor inteligencia, realismo y paciencia, los extravíos y dificultades de los hombres y mujeres de esta época, no reduce ni merma la exigencia del Evangelio, no mengua la doctrina (inseparable de la pastoral y de la misericordia). Por el contrario, permite presentarla como respuesta inesperada y liberadora a la desilusión y al cansancio de la vida, pero sobre todo, al anhelo que sigue moviendo a los corazones. En ese sentido, el Papa ha recordado a los pastores que su primer deber es alimentar a la grey que el Señor les ha confiado, y buscar a las ovejas que se han extraviado, para alzarlas del barro y ponerlas de nuevo en camino, hacia su Señor. Relatio Synodi Puede afirmase que el texto de la Relatio Synodi ha alcanzado un amplísimo asentimiento (muy por encima de los dos tercios) salvo en tres de los 62 parágrafos que la componen. Aquellos que se refieren a la búsqueda de caminos nuevos para que los divorciados que se han vuelto a casar civilmente puedan acceder, tras un discernimiento autorizado, a través de un camino penitencial debidamente establecido y en determinadas condiciones, a la recepción de la eucaristía; y el que se refiere a las modalidades de acogida y acompañamiento pastoral a las personas homosexuales. En estos tres puntos se ha alcanzado una amplia mayoría, pero también se vislumbra una seria objeción por parte de un número muy consistente de padres sinodales: 74 (sobre un total de 183) se han opuesto a la redacción del punto sobre el acceso de los divorciados a la eucaristía, y 62 al que se refiere a la pastoral de las personas homosexuales. Esto es un hecho que a buen seguro no será echado en saco roto, y que evidencia la necesidad de madurar y profundizar las respuestas, sin ceder a ninguna de las tentaciones enunciadas por el Papa: la rigidez intelectualista, el buenismo destructivo, la acomodación al siglo, o confundir la custodia del Depósito de la Fe con adueñarse de él. El Papa ha querido que se publicaran los 62 parágrafos acompañados del número de votos a favor y en contra cosechados por cada uno de ellos. De hecho, este documento es sólo el punto de partida para la etapa que ahora se abre, y deberá ser debatido y profundizado por las conferencias episcopales de todo el mundo y por las comunidades cristianas (parroquias, movimientos, congregaciones...). En octubre de 2015 una nueva asamblea, esta vez “ordinaria”, del sínodo de los obispos, retomará el trabajo para presentar al Papa un documento definitivo. Evitando cualquier arbitrariedad Y aquí conviene aclarar un punto decisivo, que Francisco ha dejado bien claro. El Sínodo no toma decisiones, [sino que] expresa y formula el camino de la Iglesia, la conciencia compartida de los pastores sobre los desafíos del presente y sobre la forma de afrontarlos desde el Evangelio, la Tradición y el Magisterio. El Papa quiere (y debe) escuchar y acompañar ese camino, tomando nota de cuanto en él va surgiendo, pero toca sólo al sucesor de Pedro tomar las decisiones que estime convenientes para guiar a la Iglesia en esta hora. Porque sólo él es el garante de la obediencia a la voluntad de Dios, al Evangelio y a la Tradición, evitando cualquier arbitrariedad. Para eso goza (el subrayado es de Francisco en su discurso final) «de la potestad ordinaria, que es suprema, plena, inmediata y universal en la Iglesia». (...) Publicado en páginasDigital.es


Deja aquí tu comentario


Introduce los caracteres que ves en la imagen

Numeros aleatorios Recargar imagen





BUSCADOR
¡¡La búsqueda no ha producido resultados!!
Modos de acceso

De forma gratuita


Acceso a cinco artículos cada mes: dos de la revista del mes en curso y tres de revistas anterior, a su elección
logoIntroduzca los datos para el registro












Suscripción


Recepción de la revista en papel en su domicilio y acceso online a todos los artículos de las revistas

Solicitud de suscripción a la revista Ciudad Nueva


Rellene el siguiente formulario cumplimentando todos los datos solicitados.



Nombre


Apellidos


Dirección


Código Postal


Población




Teléfono de contacto


E-mail



Contraseña



Repita Contraseña



Suscripción anual:
España: 47 €
Otros países: 57 €

Otras suscripciones anuales:
Colaborador: 60 €
España, 5 revistas: 180 €


Forma de pago
Domiciliación bancaria
Giro Postal
Transferencia
Paypal
Pago con tarjeta


Comentario



Acepto los siguientes términos y condiciones: En cumplimiento de lo establecido en el art. 5 de la Ley Orgánica 15/1999, de 13 de diciembre de Protección de Datos de Carácter Personal, procedemos a informarle de que sus datos serán incorporados a un fichero informatizado de datos personales con fines comerciales y promocionales, incluida la publicidad por medios electrónicos que puedan ser de su interés, cuyo responsable es Editorial Ciudad Nueva con domicilio en José Picón, 28 - 28028 Madrid y tiene derecho de acceso, rectificación, cancelación y oposición de los datos que sobre usted figuren en el mismo.


Su solicitud de suscripción ha sido enviada.
Nos pondremos en contacto con usted
Muchas gracias

Enviaremos tres ejemplares a su dirección para que conozca la revista

Conozca la revista Ciudad Nueva


Rellene el siguiente formulario cumplimentando todos los datos solicitados para que podamos enviarle tres ejemplares de la revista a su dirección .



Nombre


Apellidos


Dirección


Código Postal


Población


Provincia


País


Teléfono de contacto


E-mail



Comentario




Recomiende la revista Ciudad Nueva


Rellene el siguiente formulariocon los datos de la persona a la que quiere que le enviemos tres ejemplares de la revista para que la conozca .



Nombre


Apellidos


Dirección


Código Postal


Población


Provincia


País


Teléfono de contacto


E-mail



Comentario








Editorial Ciudad Nueva
C/ José Picón, 28
28028 Madrid (España)
Aviso legal
Mapa de la Web
Política de cookies
@2015 Editorial Ciudad Nueva. Todos los derechos reservados
facebook