Esta web utiliza 'cookies' propias y de terceros para ofrecerle una mejor experiencia y servicio y poder registrar el proceso de compra. Al navegar o utilizar nuestros servicios el usuario acepta el uso que hacemos de las 'cookies', puedes ver nuestra política de cookies, aquí
Política de cookies +
logorevista

Usuario
Contraseña   
Recordar contraseña
logoIntroduzca su email y recibirá un mensaje de recuperación de su contraseña






                 

Conozca
nuestros
libros
libro


-


EN ESTE NÚMERO


Suscríbase si quiere tener acceso a la descarga de los pdf de todos los artículos.
Regístrese para poder descargarse dos artículos del número actual y tres de números anteriores al mes.

Preparar el camino a la unidad

CN


Entrevista a María Voce y Jesús Morán.

Durante la Asamblea General de los Focolares, celebrada en septiembre en Castel Gandolfo (Roma), María Voce fue reelegida como presidenta para el próximo sexenio y el español Jesús Morán Cepedano fue elegido como copresidente. Los directores de varias ediciones de Ciudad Nueva dialogaron con ellos. Reproducimos aquí algunas de las respuestas. –¿Cuáles han sido los momentos más significativos de esta asamblea? (Clare Zanzucchi, Living City, EEUU) –María Voce: Los momentos de comunión. Otro momento significativo ha sido la presentación en el plenario de los candidatos y candidatas, que ha instaurado un original estilo que parece adecuado a nuestra forma de hacer las cosas. Lo habitual en cualquier proceso electoral es que se exalte la figura del candidato, sin que éste comunique sus sentimientos. –Jesús Morán: Destaco los treinta y dos grupos de trabajo, una experiencia muy provechosa gracias a que estaban bien preparados y se llevaron a cabo con una metodología eficaz, de manera que todos han podido expresarse plenamente. En un contexto como esta asamblea, que ha de conducir a una actualización del carisma de la unidad, a una comprensión renovada según la inteligencia y la experiencia del momento, me han parecido importantes el recuerdo y la «presencia» de Igino Giordani y Klaus Hemmerle. Chiara Lubich misma definió al primero como cofundador del Movimiento porque trajo la apertura a la humanidad, y al segundo, que fue obispo de Aquisgrán, también lo definió como cofundador, en el sentido de que sin él no habría surgido determinada realidad [cultural] dentro de los Focolares. –Algunos participantes han puesto el acento en algunas dificultades en la vida y el pensamiento del Movimiento. ¿Cuáles son? (Michele Zanzucchi, Città Nuova, Italia) –María Voce: Por ejemplo, la necesidad de una formación más integral, cosa que (…) se nota sobre todo en la franja juvenil. Prestar mayor atención a los problemas de la humanidad de hoy, lo cual se debería llevar a cabo sumergiéndose en los retos locales, pues lo problemas no son los mismos en todas partes. Otra dificultad podemos calificarla como el «hacerse uno» con el lugar donde se vive, es decir, no sólo adecuar a las personas sino también los medios y las estructuras a la sensibilidad local. Por ejemplo, la exigencia de sobriedad no significa que de repente todos nos volvamos pobres, sino que no nos diferenciemos del ambiente en el que vivimos, no sólo del pequeño círculo de quienes nos rodean y con quienes nos entendemos, sino también de la masa del lugar en que actuamos. Se requiere esfuerzo, pero determinaría una mayor incidencia del carisma de la unidad en un determinado lugar. –Jesús Morán: Otro punto tiene que ver con el «proyecto cultural». Parece necesario que el Movimiento tenga un proyecto cultural claro y sistemático, dado que tiene un notable potencial cultural. Ya contamos con algunas «agencias culturales» que trabajan mucho, pero falta sinergia entre ellas y más visibilidad. Otro punto es el descenso estadístico en la parte juvenil del Movimiento. Se ve la necesidad de actuar más eficazmente ante un fenómeno que no es sólo nuestro. Y otro punto que resulta del informe de la presidencia saliente atañe a la catolicidad y al carácter ecuménico del Movimiento, un tema que requerirá una mayor comprensión de la identidad del carisma y del Movimiento: para qué ha nacido y por qué es portador de aperturas inéditas. –El Movimiento vive en contextos sociales y culturales muy variados. ¿Cómo estar más abiertos a la sociedad y al mismo tiempo mantener la unidad interna? (Muriel Fleury, Nouvelle Citè, Francia) –María Voce: Si todos tenemos la misma finalidad, la unidad está garantizada, porque la unidad es nuestra finalidad misma. Esto deberían tenerlo claro todos los que en algún modo pertenecen a los Focolares: han de trabajar y vivir por un mundo unido. Para los cristianos significa realizar la unidad que Jesús le pidió al Padre en su testamento («que todos sean uno»); para los demás es procurar la fraternidad universal. Si todo lo que hacemos conduce hacia esa meta, la manera de llegar a ella es secundaria y no atenta contra la unidad. –Jesús Morán: En mi grupo de trabajo durante esta asamblea decíamos que no ha de haber contradicción entre misión e identidad, entre ser un Movimiento «en salida» y mantener una identidad consolidada, pero no se puede salir si no se tiene algo que ofrecer. No podemos salir si no estamos unidos y no tenemos claro quiénes somos y qué podemos dar. La salida no puede ser una fuga. Los primeros cristianos salieron enseguida de sus comunidades por celo apostólico, pero poco después tuvieron que pararse a entender su identidad, dado que tenían ideas muy distintas sobre lo que había dicho Jesús. De manera que se aclararon y definieron cuáles eran los Evangelios «verdaderos», y a partir de ese momento la expansión del cristianismo adquirió una gran aceleración. De lo contrario, probablemente no habría sobrevivido. –¿Cómo poner en práctica lo que está diciendo el papa Francisco a la Iglesia y a la sociedad de hoy? (Klaus Brusche, Cidade Nova, Brasil) –María Voce: Tenemos que escucharlo como cualquier católico, sabiendo que tiene la gracia y el carisma del magisterio. Sin embargo, creo que sus palabras nos reconducen a nuestro carisma: tenemos que escucharlo y responder con nuestro carisma a las cuestiones que plantea. Por ejemplo, si nos invita a ir hacia los marginados, sin duda lo seguiremos, pero hemos de hacerlo a partir del carisma de la unidad. (…) ¿Por qué? Porque el magisterio es un don, pero el carisma también lo es. Me entusiasmé cuando el papa Francisco dijo en Redipuglia que «la guerra es una locura». Es una enfermedad, luego hay que curarla. ¿Qué cura podemos aportar los de los Focolares? La única que tenemos es nuestro carisma, no otra. Y este carisma nos pide que cultivemos relaciones de paz, de conocimiento recíproco aun entre personas que no se pueden mirar a la cara, que se odian, y así preparar el camino hacia la unidad. –Jesús Morán: Nosotros no nos caracterizamos por la búsqueda de espacios de poder, no es nuestro estilo; más bien tratamos de iniciar procesos (…). Más que con una esfera, el papa Francisco compara la Iglesia con un poliedro, afirmando de esta manera que las tendencias más importantes a menudo salen de la periferia. Y esto creo que concuerda perfectamente con una Obra con un fuerte principio de unidad. Por otra parte, Chiara misma fundó con frecuencia en la periferia. Valga el ejemplo de la Economía de Comunión, que nació en Brasil, o el del ecumenismo, que adquirió nuevos horizontes con los encuentros de Chiara con [el Patriarca ortodoxo] Atenágoras en Estambul… –María Voce: Es más, diría que casi todo lo que fundó Chiara lo hizo en la periferia. Nuestro estilo de «inculturación» nació en África y las escuelas sociales en distintas partes del mundo. Eso sí, cuando Chiara regresaba a Roma, las universalizaba. O sea, fundaciones de periferia, pero acogidas por un corazón con un carisma que las universalizaba. Éste es un carisma de unidad que universaliza. –¿Cómo responder a los retos de la situación en Oriente Medio, donde los Focolares están en primera línea? (Michele Zanzucchi, Città Nuova, Italia) –María Voce: El Movimiento está haciendo más de lo que parece, pero no se puede contar todo porque pondríamos en peligro a las personas. Me ha llegado en estos días una carta de las focolarinas de Damasco, pidiendo mi consenso para ir a visitar a la comunidad de Aleppo, donde ya están los focolarinos. He respondido que sí, a pesar del riesgo innegable. El carisma de la unidad puede y debe estar en esos lugares para construir relaciones, para llevar un poco de paz. Obviamente se requieren soluciones políticas a nivel internacional, así como la ayuda humanitaria; por su parte, el Movimiento ayuda a erradicar el odio del corazón de los hombres, operación sin la cual nunca se podrán hallar soluciones políticas duraderas. (…) Si hay algo que el carisma [de la unidad] puede hacer es difundir la cultura del encuentro, de la confianza mutua, del amor, por ejemplo ayudando a quien pasa necesidad, independientemente de la religión que profesa, de su estatus social o del confín que lo separa de otra facción. –Jesús Morán: Se trata de desarrollar nuestros típicos diálogos... En mi grupo de reflexión había un musulmán, un hermano de otra religión con quien compartirlo todo, un hermano que se siente representante del Movimiento de los Focolares musulmán. ¡Es un milagro! Por eso, esta presencia de los Focolares en tierras islámicas hay que desarrollarla y hay que promover nuestro diálogo interreligioso. Me parece fundamental.


Deja aquí tu comentario


Introduce los caracteres que ves en la imagen

Numeros aleatorios Recargar imagen





BUSCADOR
¡¡La búsqueda no ha producido resultados!!
Modos de acceso

De forma gratuita


Acceso a cinco artículos cada mes: dos de la revista del mes en curso y tres de revistas anterior, a su elección
logoIntroduzca los datos para el registro












Suscripción


Recepción de la revista en papel en su domicilio y acceso online a todos los artículos de las revistas

Solicitud de suscripción a la revista Ciudad Nueva


Rellene el siguiente formulario cumplimentando todos los datos solicitados.



Nombre


Apellidos


Dirección


Código Postal


Población




Teléfono de contacto


E-mail



Contraseña



Repita Contraseña



Suscripción anual:
España: 47 €
Otros países: 57 €

Otras suscripciones anuales:
Colaborador: 60 €
España, 5 revistas: 180 €


Forma de pago
Domiciliación bancaria
Giro Postal
Transferencia
Paypal
Pago con tarjeta


Comentario



Acepto los siguientes términos y condiciones: En cumplimiento de lo establecido en el art. 5 de la Ley Orgánica 15/1999, de 13 de diciembre de Protección de Datos de Carácter Personal, procedemos a informarle de que sus datos serán incorporados a un fichero informatizado de datos personales con fines comerciales y promocionales, incluida la publicidad por medios electrónicos que puedan ser de su interés, cuyo responsable es Editorial Ciudad Nueva con domicilio en José Picón, 28 - 28028 Madrid y tiene derecho de acceso, rectificación, cancelación y oposición de los datos que sobre usted figuren en el mismo.


Su solicitud de suscripción ha sido enviada.
Nos pondremos en contacto con usted
Muchas gracias

Enviaremos tres ejemplares a su dirección para que conozca la revista

Conozca la revista Ciudad Nueva


Rellene el siguiente formulario cumplimentando todos los datos solicitados para que podamos enviarle tres ejemplares de la revista a su dirección .



Nombre


Apellidos


Dirección


Código Postal


Población


Provincia


País


Teléfono de contacto


E-mail



Comentario




Recomiende la revista Ciudad Nueva


Rellene el siguiente formulariocon los datos de la persona a la que quiere que le enviemos tres ejemplares de la revista para que la conozca .



Nombre


Apellidos


Dirección


Código Postal


Población


Provincia


País


Teléfono de contacto


E-mail



Comentario








Editorial Ciudad Nueva
C/ José Picón, 28
28028 Madrid (España)
Aviso legal
Mapa de la Web
Política de cookies
@2015 Editorial Ciudad Nueva. Todos los derechos reservados
facebook