Esta web utiliza 'cookies' propias y de terceros para ofrecerle una mejor experiencia y servicio y poder registrar el proceso de compra. Al navegar o utilizar nuestros servicios el usuario acepta el uso que hacemos de las 'cookies', puedes ver nuestra política de cookies, aquí
Política de cookies +
logorevista

Usuario
Contraseña   
Recordar contraseña
logoIntroduzca su email y recibirá un mensaje de recuperación de su contraseña






                 

Conozca
nuestros
libros
libro

Ciudad menuda
Septiembre - 2014


EN ESTE NÚMERO


Suscríbase si quiere tener acceso a la descarga de los pdf de todos los artículos.
Regístrese para poder descargarse dos artículos del número actual y tres de números anteriores al mes.

Jorge el sucio

Pilar Cabañas


Jorge era un chaval un tanto desordenado...

Jorge era un chaval un tanto desordenado. Dejaba siempre los zapatos en medio del salón, y cuando se comía un caramelo, dejaba el papel tirado en cualquier lugar: en la cama, en el sofá o entre las páginas de un libro. Su madre estaba desesperada y ya no sabía qué hacer. A Jorge le gustaba mucho ir al campo. Allí se sentía plenamente libre. Le gustaba trepar a los árboles y desde lo más alto ver cómo el viento agitaba los trigales, o cómo un pequeño conejo se comía los tréboles de la orilla del camino. Sin embargo, si se bebía un zumo o se comía una bolsa de patatas, no dudaba en tirar los envases vacíos al suelo. ¿Pensaría que se iban a desvanecer? ¿Quizás creía que esas cosas no tenían consecuencias? Un día, al tirar una lata de Coca-Cola, le dio en la cabeza a una lagartija. Ésta, en lugar de escapar corriendo, se enfrentó a él y muy seria le dijo: «¡Eh, chaval! ¿Pero qué haces? ¿Crees que puedes dejar mi casa como un estercolero?». Jorge, con un tono un tanto chulo, le contestó: «¿Qué quieres? ¿Que me lo guarde en el bolsillo?». Y se fue sin más. Pero la lagartija le lanzó algo con su lengua sin que él se diera cuenta. Después de aquello Jorge abrió su bolsa de bombones y de camino a la granja de sus abuelos comenzó a comérselos. Pero… cada vez que tiraba el papel del envoltorio al suelo, los colores de alrededor desaparecían y todo se volvía de color gris. La primera vez miró alrededor y le pareció extraño, pero pensó que quizá alguna nube había ocultado el sol. Sin embargo, la segunda, la tercera, la cuarta vez, se dio cuenta de que era el resultado de tirar la basura al suelo. Cuando llegó a la casa de sus abuelos, en la cima de la colina, y miró hacia abajo, vio la oscura línea gris en que se había transformado el camino que había recorrido. Tumbado en la cama, quería olvidar aquella imagen y aquellas otras en las que recordaba cada uno de los papeles que había ido arrojando al suelo. Le costó dormirse y cuando lo consiguió, soñó que subía a su árbol favorito. Estaba contento, pero al asomarse entre sus ramas, su vista se fijó en la cantidad de basura que había en la pradera y cómo alrededor de ella en lugar de hierba había un polvo gris pegajoso de color ceniza. Jorge se despertó asustado y sudoroso, y comprendió lo que aquel sueño significaba. Desayunó rápidamente, cogió una bolsa y salió disparado hacia su árbol. Buscó en la pradera toda la guarrería que había esparcida y la fue recogiendo. Al acabar se subió al árbol y contempló maravillado la hermosura de la Naturaleza. Cuando después de aquellos días de vacaciones con sus abuelos, regresó a casa, su madre se dio cuenta de que Jorge había cambiado. Había aprendido que cada cosa que hacemos tiene su consecuencia. Pilar Cabañas - Ilustraciones: Pablo López y Marta Aguado


Deja aquí tu comentario


Introduce los caracteres que ves en la imagen

Numeros aleatorios Recargar imagen





BUSCADOR
¡¡La búsqueda no ha producido resultados!!
Modos de acceso

De forma gratuita


Acceso a cinco artículos cada mes: dos de la revista del mes en curso y tres de revistas anterior, a su elección
logoIntroduzca los datos para el registro












Suscripción


Recepción de la revista en papel en su domicilio y acceso online a todos los artículos de las revistas

Solicitud de suscripción a la revista Ciudad Nueva


Rellene el siguiente formulario cumplimentando todos los datos solicitados.



Nombre


Apellidos


Dirección


Código Postal


Población




Teléfono de contacto


E-mail



Contraseña



Repita Contraseña



Suscripción anual:
España: 47 €
Otros países: 57 €

Otras suscripciones anuales:
Colaborador: 60 €
España, 5 revistas: 180 €


Forma de pago
Domiciliación bancaria
Giro Postal
Transferencia
Paypal
Pago con tarjeta


Comentario



Acepto los siguientes términos y condiciones: En cumplimiento de lo establecido en el art. 5 de la Ley Orgánica 15/1999, de 13 de diciembre de Protección de Datos de Carácter Personal, procedemos a informarle de que sus datos serán incorporados a un fichero informatizado de datos personales con fines comerciales y promocionales, incluida la publicidad por medios electrónicos que puedan ser de su interés, cuyo responsable es Editorial Ciudad Nueva con domicilio en José Picón, 28 - 28028 Madrid y tiene derecho de acceso, rectificación, cancelación y oposición de los datos que sobre usted figuren en el mismo.


Su solicitud de suscripción ha sido enviada.
Nos pondremos en contacto con usted
Muchas gracias

Enviaremos tres ejemplares a su dirección para que conozca la revista

Conozca la revista Ciudad Nueva


Rellene el siguiente formulario cumplimentando todos los datos solicitados para que podamos enviarle tres ejemplares de la revista a su dirección .



Nombre


Apellidos


Dirección


Código Postal


Población


Provincia


País


Teléfono de contacto


E-mail



Comentario




Recomiende la revista Ciudad Nueva


Rellene el siguiente formulariocon los datos de la persona a la que quiere que le enviemos tres ejemplares de la revista para que la conozca .



Nombre


Apellidos


Dirección


Código Postal


Población


Provincia


País


Teléfono de contacto


E-mail



Comentario








Editorial Ciudad Nueva
C/ José Picón, 28
28028 Madrid (España)
Aviso legal
Mapa de la Web
Política de cookies
@2015 Editorial Ciudad Nueva. Todos los derechos reservados
facebook