Esta web utiliza 'cookies' propias y de terceros para ofrecerle una mejor experiencia y servicio y poder registrar el proceso de compra. Al navegar o utilizar nuestros servicios el usuario acepta el uso que hacemos de las 'cookies', puedes ver nuestra política de cookies, aquí
Política de cookies +
logorevista

Usuario
Contraseña   
Recordar contraseña
logoIntroduzca su email y recibirá un mensaje de recuperación de su contraseña






                 

Conozca
nuestros
libros
libro


-


EN ESTE NÚMERO


Suscríbase si quiere tener acceso a la descarga de los pdf de todos los artículos.
Regístrese para poder descargarse dos artículos del número actual y tres de números anteriores al mes.

Granada se ha hecho Mariápolis

Amparo Gómez Olmos


La “ciudad de María”, que temporalmente se construye y se vive como unos días de convivencia y de vacaciones, se ha realizado este verano en Granada.

No era la primera vez que la que fue capital del reino nazarí acogía la Mariápolis, pero sí la primera que lo hacía para participantes de toda España: algo más de 900. Hasta el clima acompañó, de tal manera que el calor, no excesivo de los primeros días, y el fresco nocturno en este marco excepcional facilitaron la experiencia de fraternidad que se proponía. Sí, «Mosaico de fraternidad» ha sido el título de este año, en plena sintonía con la cultura, el arte y la historia de esta ciudad, crisol de civilizaciones. ¿Sabían que Matisse estuvo en la Alhambra en 1910? En su visita, el pintor no sólo quedó fascinado por el palacio sino que la experiencia supuso para él desarrollar un nuevo concepto de relación en el arte: «Y ya pueden usar los colores cuanto quieran, que mientras no consigan una relación entre ellos, todo será en vano. La relación es el parentesco entre las cosas. La relación es el Amor, sí, el Amor. Sin esta relación, sin este Amor, desaparece todo criterio de observación, y, por lo tanto, desaparece la obra de Arte». Trasladando este concepto a las relaciones interpersonales, Chiara Lubich, fundadora de los Focolares, lo expresaba así: «He sentido que he sido creada como un don para quien está a mi lado y quien está a mi lado ha sido creado por Dios como un don para mí». Y de este impulso de amor a los demás, que suscita la reciprocidad, surge un abanico de experiencias concretas que se han ido desplegando día a día en la Mariápolis: el apadrinamiento de dos chicos colombianos por parte de una familia con tres hijos naturales; el proyecto «Fraternidad con África», que ayuda con becas de estudio a jóvenes universitarios africanos, comprometidos a su vez en trabajar en sus propios países para contribuir al progreso de sus pueblos; las visitas de un grupo de adolescentes a un centro de día para ancianos con el fin de establecer puentes de diálogo entre las generaciones. Otras muchas experiencias se fueron tejiendo allí en esos días durante las excursiones, en los momentos de talleres, en la cola para la comida o el aperitivo de acogida, durante la visita nocturna a la Alhambra o los paseos por el Albaicín o el Sacromonte, cuna de los primeros mártires cristianos de la ciudad en el siglo I. Con programas adecuados a las respectivas edades, ésta ha sido también la experiencia de la gente más joven (un tercio de los participantes era menor de 30 años). Una adolescente decía al final: «Me llevo muchos recuerdos, historias bonitas, nuevos amigos y la seguridad de que la unidad y el amor no son conceptos abstractos, sino realidades posibles de alcanzar». De la misma manera que si en un mosaico falta una tesela, por pequeña que sea, se ve incompleto, en este «Mosaico de fraternidad» todos y cada uno han sido interpelados para construir en primera persona esta obra coral, más allá de si eran veteranos o novatos. «¿Y tú, qué traes?» era la pregunta que invitaba a aportar algo propio, desde un talento artístico a un producto típico, con lo que se montó en los descansos una especie de “Expo” de dones recíprocos. Al final, la pregunta se transformó en «¿Y tú, qué te llevas?». Una mujer que desde hacía tiempo no participaba en la Mariápolis se expresaba así: «A nivel espiritual mis sensaciones y emociones han sido las mismas que en mi primera Mariápolis. Hay algo que te envuelve y te hace vibrar, y allí descubres que es el amor de Dios. Me he sentido muy amada, como si el tiempo no hubiera pasado. Cuando conoces el Ideal de la unidad e intentas ponerlo en práctica, vivirlo es algo que va contigo para siempre». ¿Qué nos hemos llevado a casa cada uno de los participantes? En el 70º aniversario del inicio del Movimiento de los Focolares y 50 años después de la primera Mariápolis “ibérica”, hemos cargado las pilas para seguir construyendo mosaicos de fraternidad en cada uno de nuestros ambientes. ¡Nos vemos en Astorga el año que viene! Mil grullas por la paz La Mariápolis ensanchó sus horizontes con una iniciativa por la paz en los jardines delante del Palacio de Congresos en fecha cercana al 70º aniversario del lanzamiento de la bomba atómica en Hiroshima: hacer mil grullas en papiroflexia para expresar el compromiso personal de construir la paz. En Japón la grulla es el símbolo de la paz y de la salud. Cuenta una leyenda que las grullas viven mil años. Si una persona enferma hace mil grullas de papel, los dioses le concederán su deseo de mejorarse. Sadako Sasaki tenía dos años cuando la bomba atómica cayó sobre Hiroshima. Nueve años después se le detectó leucemia. Murió antes de llegar a hacer las mil grullas, pero desde entonces las grullas de papel se multiplican por todo el mundo pidiendo la paz. Mi primera Mariápolis He dedicado a la política activa 16 años de mi vida como concejal del PNV en mi pueblo natal, Andoain (Gipuzkoa). Tanto antes como con posterioridad a mi actividad municipal, he seguido en contacto con la política, fundamentalmente a nivel de partido. Hacia el final de mi actividad política municipal conocí el Movimiento Político por la Unidad (MPpU). Fue hace más de 9 años. En el MPpU conocí el valor de la fraternidad y su aplicación en la política. Fue entonces cuando pusimos en marcha un grupo del MPpU en Euskadi, grupo que hoy en día sigue en marcha y creciendo. Gracias al MPpU he conocido el Movimiento de los Focolares y a personas comprometidas en dicho movimiento. Y por fin, hace un par de años tuve noticias directas de la Mariápolis. Se puede decir que yo he llegado al MPpU, he conocido el Movimiento de los Focolares y he conocido la Mariápolis desde la política, desde mi dedicación a la política y gracias a la política. Y todo ello le ha dado sentido no sólo a mi actividad política sino a toda mi vida en general. De esta manera, después de oír tantas bondades de la Mariápolis (...) he llegado a Granada, a la Mariápolis 2014, con la intención de comprobar in situ todas esas bondades. Y dicha sea la verdad, la comprobación ha sido totalmente satisfactoria. He podido comprobar que todos los asistentes pertenecíamos a una sola familia, a una gran familia. (…) Y lo que más me ha llamado la atención de esta gran familia ha sido la participación de jóvenes de 18 o más años, totalmente integrados en esta gran familia, practicando con total normalidad la fraternidad. Me ha llamado la atención porque en estos días en los que la situación de la sociedad nos lleva a la resignación de una falta de futuro, es esta juventud que he visto en la Mariápolis la que le devuelve a uno la esperanza y la creencia de que esta sociedad tiene futuro y que dicho futuro pasa por la puesta en practica de la fraternidad, del amor que va y viene que he visto en estos jóvenes. Estos jóvenes hacen que la ilusión de una sociedad mejor, de una sociedad más solidaria, más fraterna, se convierta en esperanza de una sociedad futura real. (…) Lo que he vivido allí es algo que no se puede explicar con palabras, hay que vivirlo. He comprobado que de intentar aplicar la fraternidad en política, hay que pasar a hacerlo en todos los aspectos de la vida, y Granada me ha demostrado que eso es posible. Mikel Arregi


Deja aquí tu comentario


Introduce los caracteres que ves en la imagen

Numeros aleatorios Recargar imagen





BUSCADOR
¡¡La búsqueda no ha producido resultados!!
Modos de acceso

De forma gratuita


Acceso a cinco artículos cada mes: dos de la revista del mes en curso y tres de revistas anterior, a su elección
logoIntroduzca los datos para el registro












Suscripción


Recepción de la revista en papel en su domicilio y acceso online a todos los artículos de las revistas

Solicitud de suscripción a la revista Ciudad Nueva


Rellene el siguiente formulario cumplimentando todos los datos solicitados.



Nombre


Apellidos


Dirección


Código Postal


Población




Teléfono de contacto


E-mail



Contraseña



Repita Contraseña



Suscripción anual:
España: 47 €
Otros países: 57 €

Otras suscripciones anuales:
Colaborador: 60 €
España, 5 revistas: 180 €


Forma de pago
Domiciliación bancaria
Giro Postal
Transferencia
Paypal
Pago con tarjeta


Comentario



Acepto los siguientes términos y condiciones: En cumplimiento de lo establecido en el art. 5 de la Ley Orgánica 15/1999, de 13 de diciembre de Protección de Datos de Carácter Personal, procedemos a informarle de que sus datos serán incorporados a un fichero informatizado de datos personales con fines comerciales y promocionales, incluida la publicidad por medios electrónicos que puedan ser de su interés, cuyo responsable es Editorial Ciudad Nueva con domicilio en José Picón, 28 - 28028 Madrid y tiene derecho de acceso, rectificación, cancelación y oposición de los datos que sobre usted figuren en el mismo.


Su solicitud de suscripción ha sido enviada.
Nos pondremos en contacto con usted
Muchas gracias

Enviaremos tres ejemplares a su dirección para que conozca la revista

Conozca la revista Ciudad Nueva


Rellene el siguiente formulario cumplimentando todos los datos solicitados para que podamos enviarle tres ejemplares de la revista a su dirección .



Nombre


Apellidos


Dirección


Código Postal


Población


Provincia


País


Teléfono de contacto


E-mail



Comentario




Recomiende la revista Ciudad Nueva


Rellene el siguiente formulariocon los datos de la persona a la que quiere que le enviemos tres ejemplares de la revista para que la conozca .



Nombre


Apellidos


Dirección


Código Postal


Población


Provincia


País


Teléfono de contacto


E-mail



Comentario








Editorial Ciudad Nueva
C/ José Picón, 28
28028 Madrid (España)
Aviso legal
Mapa de la Web
Política de cookies
@2015 Editorial Ciudad Nueva. Todos los derechos reservados
facebook