Esta web utiliza 'cookies' propias y de terceros para ofrecerle una mejor experiencia y servicio y poder registrar el proceso de compra. Al navegar o utilizar nuestros servicios el usuario acepta el uso que hacemos de las 'cookies', puedes ver nuestra política de cookies, aquí
Política de cookies +
logorevista

Usuario
Contraseña   
Recordar contraseña
logoIntroduzca su email y recibirá un mensaje de recuperación de su contraseña






                 

Conozca
nuestros
libros
libro

Mirador
Septiembre - 2014


EN ESTE NÚMERO


Suscríbase si quiere tener acceso a la descarga de los pdf de todos los artículos.
Regístrese para poder descargarse dos artículos del número actual y tres de números anteriores al mes.

El clamor de los divorciados

Aurelio Molé


La crisis del matrimonio afecta también a muchas familias de creyentes. Debate abierto en vistas del próximo sínodo sobre la familia.

Estoy divorciada y me he vuelto a casar por lo civil. Voy a misa pero no puedo comulgar. Es como si me invitasen a cenar pero no me diesen nada que comer. Se puede perdonar el homicidio pero no el divorcio. Con todo, un sacerdote me ha permitido comulgar de todas formas». «Somos católicos, vamos a misa, pero no podemos comulgar porque yo vengo de un matrimonio anterior. No podéis imaginar qué doloroso es». «¡Estoy furioso! Si abolimos las reglas y damos la comunión a los que se han vuelto a casar, ¿para qué he estado diez años durmiendo solo desde que me separé?, ¿para qué he seguido siendo fiel a mi primer y único matrimonio?». Hay matrimonios que fracasan, también los de personas creyentes como Elisa, Marcos y Francisco, y «entre la doctrina de la Iglesia y las convicciones de muchos cristianos se ha abierto un abismo». Son palabras que pronunció el cardinal Walter Kasper en el consistorio dedicado a tratar el tema de la familia el 22 de febrero pasado. En aquel momento, cierta prensa “laica” afirmó que la Iglesia estaba asumiendo el alcance de la crisis de la institución familiar y parecía decidida a buscar soluciones. El de la comunión a los divorciados es el gran tema que ha animado el debate interno en la Iglesia durante este año en vistas al sínodo sobre la familia que tendrá lugar del 5 al 19 de octubre próximos, y que afrontará «los desafíos pastorales de la familia en el contexto de la evangelización». Durante la homilía por la canonización de Juan Pablo II y Juan XXIII que se celebró en el Vaticano el pasado mes de abril, el papa Francisco dijo que «san Juan Pablo II fue el papa de la familia. Quiero subrayarlo mientras vivimos un camino sinodal sobre la familia y con las familias, un camino que sin duda él acompaña y sostiene desde el Cielo». En ese preciso instante el papa emérito, Benedicto XVI, que estaba sentado muy cerca, alzó la mirada y escuchó con especial atención este pasaje. Es un tema crucial. La reflexión pastoral que presentó el cardenal Kasper en el citado consistorio apela a la misericordia evangélica para proponer un nuevo paradigma que permita admitir a la comunión a los divorciados que se hayan vuelto a casar, tras realizar un oportuno recorrido penitencial. Y no es que se ponga en duda la indisolubilidad del primer matrimonio, ya que «el hombre no puede separar lo que Dios ha unido» desde un principio, según el designio original de la unión esponsal entre el hombre y la mujer, modelo para todo tipo de relación. ¿Cómo conjugar, entonces, verdad y misericordia, doctrina y justicia? Tal y como reafirmó en 2012 Benedicto XVI durante el encuentro internacional de las familias en Milán, hasta ahora los divorciados que se han vuelto a casar sólo pueden recibir la comunión espiritual, no la sacramental. La reflexión del cardenal Kasper, que ha repetido en distintas ocasiones, es la siguiente: «Uno no puede estar en comunión espiritual con Cristo si se encuentra en estado de pecado grave. ¿Por qué esto no se aplica a la Eucaristía?». Por eso su propuesta es que si un divorciado que se ha vuelto a casar se arrepiente del fracaso de su primer matrimonio, cumple con las obligaciones derivadas de él, queda excluido definitivamente que pueda dar marcha atrás, no puede abandonar los compromisos contraídos con su nuevo matrimonio civil sin caer en nuevas culpas, se esfuerza en vivir al máximo de sus posibilidades el segundo matrimonio a partir de la fe y educando a sus hijos en la fe, «si desea recibir los sacramentos en cuanto fuente de energía para su situación, ¿debemos o podemos negarle, tras un tiempo de reorientación (metanoia), el sacramento de la penitencia y el de la comunión?». Sería un cambio de los que marcan época, si bien se fundamenta en la praxis de los Padres de la Iglesia. En definitiva, según el cardenal Kasper, «para el que se convierte siempre es posible el perdón. Si lo es para un asesino, también lo es para un adúltero». La solución que se plantea es que sean los obispos y los sacerdotes los que disciernan quiénes de los divorciados que se hayan vuelto a casar están seriamente interesados en los sacramentos y en llevar una vida verdaderamente cristiana. La problemática, ardua y espinosa, ha ido despertando no pocas perplejidades doctrinales y teológicas entre los purpurados, y una buena parte se ha mostrado contraria al planteamiento del cardenal Kasper. El arzobispo de Bolonia, el cardenal Carlo Caffarra, declaró en una entrevista: «La Iglesia perdona, pero a condición de que haya arrepentimiento. El arrepentimiento en este caso significaría volver al primer matrimonio. No es serio decir: estoy arrepentido pero me quedo en el mismo estado que constituye la ruptura del vínculo». La cuestión queda abierta y es compleja. Veremos qué frutos nos depara esta vendimia otoñal del sínodo. Pero sin duda, se trata de un clamor de dolor que resuena en muchos ámbitos eclesiales y que requiere un profundo discernimiento para obtener respuestas adecuadas. El camino, eso sí, se ha iniciado.


Deja aquí tu comentario


Introduce los caracteres que ves en la imagen

Numeros aleatorios Recargar imagen





BUSCADOR
¡¡La búsqueda no ha producido resultados!!
Modos de acceso

De forma gratuita


Acceso a cinco artículos cada mes: dos de la revista del mes en curso y tres de revistas anterior, a su elección
logoIntroduzca los datos para el registro












Suscripción


Recepción de la revista en papel en su domicilio y acceso online a todos los artículos de las revistas

Solicitud de suscripción a la revista Ciudad Nueva


Rellene el siguiente formulario cumplimentando todos los datos solicitados.



Nombre


Apellidos


Dirección


Código Postal


Población




Teléfono de contacto


E-mail



Contraseña



Repita Contraseña



Suscripción anual:
España: 47 €
Otros países: 57 €

Otras suscripciones anuales:
Colaborador: 60 €
España, 5 revistas: 180 €


Forma de pago
Domiciliación bancaria
Giro Postal
Transferencia
Paypal
Pago con tarjeta


Comentario



Acepto los siguientes términos y condiciones: En cumplimiento de lo establecido en el art. 5 de la Ley Orgánica 15/1999, de 13 de diciembre de Protección de Datos de Carácter Personal, procedemos a informarle de que sus datos serán incorporados a un fichero informatizado de datos personales con fines comerciales y promocionales, incluida la publicidad por medios electrónicos que puedan ser de su interés, cuyo responsable es Editorial Ciudad Nueva con domicilio en José Picón, 28 - 28028 Madrid y tiene derecho de acceso, rectificación, cancelación y oposición de los datos que sobre usted figuren en el mismo.


Su solicitud de suscripción ha sido enviada.
Nos pondremos en contacto con usted
Muchas gracias

Enviaremos tres ejemplares a su dirección para que conozca la revista

Conozca la revista Ciudad Nueva


Rellene el siguiente formulario cumplimentando todos los datos solicitados para que podamos enviarle tres ejemplares de la revista a su dirección .



Nombre


Apellidos


Dirección


Código Postal


Población


Provincia


País


Teléfono de contacto


E-mail



Comentario




Recomiende la revista Ciudad Nueva


Rellene el siguiente formulariocon los datos de la persona a la que quiere que le enviemos tres ejemplares de la revista para que la conozca .



Nombre


Apellidos


Dirección


Código Postal


Población


Provincia


País


Teléfono de contacto


E-mail



Comentario








Editorial Ciudad Nueva
C/ José Picón, 28
28028 Madrid (España)
Aviso legal
Mapa de la Web
Política de cookies
@2015 Editorial Ciudad Nueva. Todos los derechos reservados
facebook