Esta web utiliza 'cookies' propias y de terceros para ofrecerle una mejor experiencia y servicio y poder registrar el proceso de compra. Al navegar o utilizar nuestros servicios el usuario acepta el uso que hacemos de las 'cookies', puedes ver nuestra política de cookies, aquí
Política de cookies +
logorevista

Usuario
Contraseña   
Recordar contraseña
logoIntroduzca su email y recibirá un mensaje de recuperación de su contraseña






                 

Conozca
nuestros
libros
libro

Mirador
Junio - 2014


EN ESTE NÚMERO


Suscríbase si quiere tener acceso a la descarga de los pdf de todos los artículos.
Regístrese para poder descargarse dos artículos del número actual y tres de números anteriores al mes.

Apóstol de los obreros

Daniel Barcala y Félix Mercado


El pasado 27 de febrero se cumplieron 50 años de la muerte de Guillermo Rovirosa.

Guillermo Rovirosa Albet nace en Vilanova i la Geltrú (Barcelona) el 4 de agosto de 1897. De profunda inquietud intelectual, a los 18 años llegó a la conclusión de que sólo la ciencia materialista era fiable, desembocando consecuentemente en el ateísmo. Orientado vocacionalmente hacia la técnica, curso estudios de Dirección de Industrias Eléctricas. Se casó a los veinticinco años con una joven llamada Catalina, con la que en 1929 se instaló por motivos de trabajo en París, ciudad en la que oyó predicar al cardenal Verdier en mayo de 1932: «El cristiano es un especialista en Cristo (…) el mejor cristiano es el que más sabe de teoría y práctica de Jesús». Esta predicación le hizo tomar conciencia de que no conocía al Cristo que negaba y se dio cuenta del absurdo en que había caído, por lo que inició un proceso de investigación sobre la figura de Jesús. En 1933 tuvo que trasladarse para un tratamiento antituberculoso a El Escorial, donde conoció al padre Fariña, que le ayudó a conocer la figura de Jesús, y en la Navidad de ese año se produjo su conversión. En Madrid empezó a estudiar la teología y espiritualidad cristianas y luego, durante la guerra civil española, la doctrina social de la Iglesia. En 1940 se incorpora a la Acción Católica en cuyo seno se funda en mayo de 1946 la Hermandad Obrera de Acción Católica (HOAC) y se le encarga a Rovirosa dirigirla. Éste organizará la Primera Semana Nacional de la HOAC, que supuso el inicio de la Acción Católica Obrera en España. En diciembre de 1946 se publica el semanario «¡Tú!», de amplia difusión, que en 1952 cerró por las presiones del régimen. En 1957 Rovirosa se ve alejado de los puestos directivos de la HOAC por los recelos de ciertos dirigentes católicos que veían en él a un comunista infiltrado. Poco después perdió un pie en un accidente de tranvía. En adelante pasará largos periodos en Montserrat. En 1963 impulsará la creación de la Editorial ZYX, dedicada a publicar libros de carácter social durante la última etapa del franquismo. Fallece en Madrid en 1964 a causa de una embolia cerebral. En julio de 2003 se dio inicio al proceso de su canonización, actualmente en fase diocesana. Apóstol en el mundo del trabajo En palabras de D. Antonio Mª Rouco Varela, arzobispo de Madrid, «el encuentro con el Señor, humilde, pobre y sacrificado, le lleva a ofrecerse plenamente a su servicio. Comprendió que su puesto estaba en el apostolado obrero, pero no porque fuera su gusto. Su vocación no se la da a sí mismo. La llamada de Jesucristo resuena en la apremiante convocatoria del papa Pío XI a evangelizar el mundo del trabajo, y en la situación de los obreros, que él contempla con los ojos y el corazón de Cristo». Rovirosa fue un apóstol en el mundo del trabajo, difusor del evangelio entre la clase obrera, a la que vio maltratada por un sistema hostil y necesitada de un mensaje de justicia y liberación. Con Rovirosa empieza a manifestarse en el catolicismo español una visión crítica del sistema liberal, ya operante en otros países europeos. Hasta ese momento se daba el imperio de una lógica social individualista que nadie discutía según la cual los valores morales se supeditaban a la conducta económica real. En tal contexto la empresa no era un lugar para edificar colectivamente el bien común, sino un medio de poder y lucro económico para su propietario, a costa de lo que fuese, tal y como, todavía hoy, sostiene el neoliberalismo. La causa de los explotados La alternativa de Rovirosa consistió en postular, acordemente con el pensamiento social católico, una lógica de lo social, lo económico y lo político basada en el principio cristiano de la comunión, concretada en el principio social de la «coperación» (la palabra es un neologismo rovirosiano). Rovirosa se tomó muy en serio la invitación de Jesús a tener en cuenta al otro. Entregarse al otro es entregarse a Cristo, pues en el otro encontramos a Dios. Para amar, servir y recibir a Jesús ya no tengo que buscar en la lejanía, sino que le tengo siempre al alcance de la mano en el prójimo. De ahí se deriva un amor no a la humanidad, sino a la persona concreta con la que nos relacionamos. Es el modelo del amor de Jesús, al que Rovirosa conoce como un pobre torturado en los calabozos de Pilatos, abandonado a su suerte y desbordante de sufrimiento y amor. Por eso dice: «Jesús me amó antes de que yo existiera (…) Jesús me ama con locura (…) Por puro amor, Jesús me ha colmado de toda clase de bienes». Y ese amor exige una respuesta, nos llama a entregarnos con el mismo amor a la causa de los explotados y humillados, con respecto a los cuales se asume un compromiso que busca su liberación. Comunitarismo integral Rovirosa elaboró un modelo cristiano de utopía: la utopía «coperatista» o «coperatismo integral» (en sigla COPIN), cuya meta es la transformación social. Este modelo utópico también lo denomina «comunitarismo integral», que define como «la dimensión social de la Trinidad». El comunitarismo integral propone una reorganización de la economía, la sociedad y la política alternativa al modelo individualista y materialista de la mentalidad liberal. En síntesis, se arbitra como la defensa de la propiedad privada en la línea que sostiene la Iglesia, es decir, no en términos absolutos sino rectificada a través de su función social; una propiedad privada a la que todos deben acceder, cosa que impide el actual sistema, generando legiones de empobrecidos; y, finalmente un concepto de empresa en la que todos son propietarios. Estos aspectos del comunitarismo integral exigen una revolución cultural en la que los valores del amor y la solidaridad se establezcan como la raíz de la vida social.


Deja aquí tu comentario


Introduce los caracteres que ves en la imagen

Numeros aleatorios Recargar imagen





BUSCADOR
¡¡La búsqueda no ha producido resultados!!
Modos de acceso

De forma gratuita


Acceso a cinco artículos cada mes: dos de la revista del mes en curso y tres de revistas anterior, a su elección
logoIntroduzca los datos para el registro












Suscripción


Recepción de la revista en papel en su domicilio y acceso online a todos los artículos de las revistas

Solicitud de suscripción a la revista Ciudad Nueva


Rellene el siguiente formulario cumplimentando todos los datos solicitados.



Nombre


Apellidos


Dirección


Código Postal


Población




Teléfono de contacto


E-mail



Contraseña



Repita Contraseña



Suscripción anual:
España: 47 €
Otros países: 57 €

Otras suscripciones anuales:
Colaborador: 60 €
España, 5 revistas: 180 €


Forma de pago
Domiciliación bancaria
Giro Postal
Transferencia
Paypal
Pago con tarjeta


Comentario



Acepto los siguientes términos y condiciones: En cumplimiento de lo establecido en el art. 5 de la Ley Orgánica 15/1999, de 13 de diciembre de Protección de Datos de Carácter Personal, procedemos a informarle de que sus datos serán incorporados a un fichero informatizado de datos personales con fines comerciales y promocionales, incluida la publicidad por medios electrónicos que puedan ser de su interés, cuyo responsable es Editorial Ciudad Nueva con domicilio en José Picón, 28 - 28028 Madrid y tiene derecho de acceso, rectificación, cancelación y oposición de los datos que sobre usted figuren en el mismo.


Su solicitud de suscripción ha sido enviada.
Nos pondremos en contacto con usted
Muchas gracias

Enviaremos tres ejemplares a su dirección para que conozca la revista

Conozca la revista Ciudad Nueva


Rellene el siguiente formulario cumplimentando todos los datos solicitados para que podamos enviarle tres ejemplares de la revista a su dirección .



Nombre


Apellidos


Dirección


Código Postal


Población


Provincia


País


Teléfono de contacto


E-mail



Comentario




Recomiende la revista Ciudad Nueva


Rellene el siguiente formulariocon los datos de la persona a la que quiere que le enviemos tres ejemplares de la revista para que la conozca .



Nombre


Apellidos


Dirección


Código Postal


Población


Provincia


País


Teléfono de contacto


E-mail



Comentario








Editorial Ciudad Nueva
C/ José Picón, 28
28028 Madrid (España)
Aviso legal
Mapa de la Web
Política de cookies
@2015 Editorial Ciudad Nueva. Todos los derechos reservados
facebook